Mises Wire

Home | Wire | Por qué Ludwig von Mises abogó por el nacionalismo liberal después de la Primera Guerra Mundial

Por qué Ludwig von Mises abogó por el nacionalismo liberal después de la Primera Guerra Mundial

  • GettyImages-1058001202.jpg
0 Views

Tags Descentralización y SecesiónHistorial MundialTeoría Política

En su crítica de las políticas imperialistas al servicio del socialismo, el sindicalismo y la economía de guerra socialista, Ludwig von Mises no podia repetir muchos argumentos convencionales. Se enfrentó a una tarea sin precedentes al confrontar la afirmación de que el imperialismo puede mejorar el bienestar de una nación. Su análisis pionero confirmó brillantemente la idea de Carl Menger de que el individualismo metodológico es capaz de analizar incluso fenómenos colectivos grandes.

La tesis principal en el primer capítulo de Nación, Estado y Economía es que los Estados son incapaces de mejorar la condición de las naciones que gobiernan. La razón es que el origen, la emergencia, el crecimiento, el florecimiento y el declive de las naciones están sujetos a leyes naturales. La operación de estas leyes puede ser modificada por el poder del gobierno pero no abrogada, y cualquier alteración se llevará a cabo en detrimento de la nación. Mises demostró su caso analizando primero las naciones en una sociedad libre y luego examinando el impacto del poder del Estado en su evolución. Sus conclusiones prácticas pidieron la desnacionalización de la nación, o más precisamente, para mantener la intervención del Estado en la medida de lo posible fuera de la vida de las comunidades lingüísticas.

Siguiendo a Scherer, Grimm y Otto Bauer, Mises definió a las naciones como comunidades lingüísticas. Destacó que, en lo que respecta a los regímenes democráticos, esta definición es más que una mera convención. En las democracias, la comunicación, y por lo tanto el lenguaje, es el principal medio político. Las comunidades lingüísticas son por lo tanto de importancia política crítica.1,2 ¿Cuáles fueron las leyes naturales que determinaron el auge y la caída de las comunidades lingüísticas? Mises consideró diversos factores objetivos que determinaron su evolución.3 Pero sus consideraciones decisivas comienzan con el hecho de que la pertenencia a una comunidad lingüística no es algo inalterable. Cada persona humana puede decidir abandonar su antigua nación y unirse a otra. En una sociedad libre, subrayó Mises, las naciones serían asociaciones puramente voluntarias:

Ningún pueblo ni parte de un pueblo podrá ser retenido contra su voluntad en una asociación política que no quiera. La totalidad de las personas con mentalidad de libertad que tienen la intención de formar un Estado aparece como la nación política; Patrie, Vaterland se convierte en la designación del país que habitan; Patriota se convierte en sinónimo de mentalidad libre.4

El liberalismo no conoce conquistas, ni anexiones; así como es indiferente hacia el Estado mismo, el problema del tamaño del Estado no le importa. No fuerza a nadie contra su voluntad a la estructura del Estado. Quien quiera emigrar no se detiene. Cuando una parte de la gente del Estado quiere abandonar la unión, el liberalismo no le impide hacerlo. Las colonias que quieren volverse independientes solo necesitan hacerlo. La nación como una entidad orgánica no puede ser aumentada ni reducida por cambios en los Estados; el mundo en su conjunto no puede ganar ni perder de ellos.5

¿Qué determina, entonces, la pertenencia individual a una comunidad lingüística? Dejando de lado los factores objetivos como el entorno familiar, histórico, cultural y político del individuo, Mises se centró en el factor voluntario de la asimilación. Afirmó que, por razones prácticas, las minorías lingüísticas tienden a asimilarse a las mayorías lingüísticas con las que están afiliadas a través del comercio y otras formas de relaciones sociales. Por lo tanto, las naciones minoritarias locales ceteris paribus tienden a desaparecer con el tiempo. Mises hizo hincapié en que este proceso de asimilación dependía de la membresía individual en ciertas clases sociales porque los contactos sociales dependían de la clase. Las minorías podrían preservar una existencia separada mientras la movilidad espacial y social estuvieran fuertemente controladas a través de la costumbre y las leyes. Las cosas cambiaron radicalmente cuando el liberalismo clásico abolió tales leyes. El resultado fue una migración dramática, tanto física como social, que rompió los equilibrios establecidos entre las naciones. Mises prestó especial atención al impacto del aumento de la movilidad espacial, que a finales del siglo XIX ya había alcanzado una escala masiva. Estas migraciones produjeron constantemente áreas de culturas mixtas, amenazando a los grupos establecidos con su desaparición mediante la asimilación, lo que provocó la rivalidad política y el conflicto.6

Mises no creía que estos movimientos pudieran detenerse porque reflejaban el interés propio de los migrantes.7 ¿Qué se podría hacer, entonces, para aliviar los conflictos nacionales que fueron consecuencia necesaria de esas migraciones? La única solución viable, argumentó Mises, era reducir el papel del Estado dentro de la sociedad, porque los conflictos políticos entre las nacionalidades se referían principalmente al control del aparato estatal:

Por supuesto, la lucha de las nacionalidades sobre el Estado y el gobierno no puede desaparecer completamente de los territorios políglotas. Pero perderá agudeza en la medida en que las funciones del Estado estén restringidas y la libertad del individuo se extienda. Quien quiera la paz entre los pueblos debe combatir el estatismo.8

El camino hacia la paz eterna no conduce a través del fortalecimiento del poder estatal y central, como lo busca el socialismo. Cuanto mayor es el alcance que reclama el Estado en la vida del individuo y cuanto más importante es la política para él, más áreas de fricción se crean en territorios con población mixta. Limitar el poder estatal al mínimo, como buscaba el liberalismo, suavizaría considerablemente los antagonismos entre las diferentes naciones que conviven en el mismo territorio. La única verdadera autonomía nacional es la libertad del individuo contra el Estado y la sociedad. La "estatificación" de la vida y de la economía conduce con necesidad a la lucha de las naciones.9

Mises ofreció aquí una alternativa radical a los modelos prevalecientes para resolver conflictos nacionales.Austria tuvo la experiencia más larga con luchas nacionales dentro de un estado común, y su historia intelectual, política e institucional fue, por lo tanto, más rica que la de cualquier otro país para analizar y resolver este problema.10 Por ejemplo, la constitución del gran ducado austriaco de Siebenbürgen, que existió hasta 1848, preveía parlamentos y administraciones separadas para los sajones (alemanes), húngaros y szeklers.Los asuntos de interés general se trataron en un parlamento común, que se debatió en latín. El lado feo de este arreglo, por lo demás encantador, era que los rumanos, que eran mayoría numérica en Siebenbürgen, no tenían representación.11 Durante la revolución de 1848, se desarrolló un enfoque prometedor para superar este y otros problemas similares. El 4 de marzo de 1849, los diputados de la asamblea constitutiva (que para entonces se habían trasladado a la ciudad de Kremsier) votaron sobre la propuesta Constitución de Kremsier, cuyo punto era abolir las antiguas unidades territoriales que componían el imperio (los "reinos y tierras") Y reemplazarlos con condados administrativos, cuyos límites se trazarían de acuerdo con la afiliación nacional de los habitantes. Los nacionalistas alemanes reaccionaron el mismo día con una contrapropuesta presentada por el Príncipe Schwarzenberg. A partir de entonces, el principio de igual tratamiento legal de los diferentes idiomas estuvo a la defensiva y finalmente fue derrotado.12

El fracaso de la revolución impidió la aplicación práctica de la Constitución de Kremsier, pero la idea continuó, especialmente en los diversos programas del partido socialdemócrata. En su convención de 1899 en Brünn, los socialdemócratas decidieron abordar el problema de los conflictos nacionales creando organizaciones estatales paralelas a lo largo de líneas nacionales. Ellos creían que este enfoque aseguraría la "autonomía nacional" a cada nación y, por lo tanto, evitaría las luchas entre las naciones de una vez por todas. Para servir como modelo para el resto de Austria, transformaron su propio partido, creando organizaciones nacionales paralelas.13 En los años siguientes, sus líderes intelectuales, Karl Renner y el joven Otto Bauer, revivieron y refinaron y popularizaron la idea de reemplazar las antiguas unidades territoriales con nuevos condados nacionales.14 Sin embargo, resultó que las pasiones nacionalistas eran demasiado fuertes para ser domadas incluso por el espíritu de solidaridad socialista. Después de la introducción del sufragio universal en 1907, el partido se disolvió rápidamente en organizaciones nacionales y perdió todo impacto en la política austriaca. En retrospectiva, y con la ayuda de la teoría de Mises, podemos identificar la causa raíz de estas fallas. Todos sus predecesores habían tratado de usar el Estado para resolver el problema de las luchas nacionales. Ninguno de ellos reconoció (o admitió) que la asociación coercitiva —el sine qua non del Estado era la fuente misma de los conflictos nacionales. Un esquema de gobierno diferente no puede ser una solución para un conflicto causado por la naturaleza del Estado mismo.

Pero, ¿hasta dónde se puede llegar para mantener al Estado fuera de la sociedad? ¿Hasta dónde debe ir uno? Mises argumentó que los únicos límites son de naturaleza técnico-administrativa:

El tamaño del territorio de un Estado ... no importa. Otra cuestión es si un Estado es viable cuando su población es pequeña. Ahora, hay que señalar que los costos de muchas actividades estatales son mayores en los Estados pequeños que en los grandes. Los Estados enanos, de los cuales todavía tenemos un número en Europa, como Liechtenstein, Andorra y Mónaco, pueden organizar sus sistemas judiciales por niveles de jurisdicción, por ejemplo, solo si se vinculan con un Estado vecino. Está claro que sería financieramente imposible que un Estado de este tipo establezca un sistema judicial tan completo como el que un Estado más grande pone a disposición de sus ciudadanos, por ejemplo, estableciendo tribunales de apelación.15

Por eso, Mises abogó por una completa liberalización de la sociedad. No debe haber límites políticos a este proceso. Y en la práctica estaría limitado solo por consideraciones técnicas banales. En otras palabras, Mises acogió con satisfacción la competencia sin trabas entre los territorios nacionales, que en una sociedad libre "internacional" sería una competencia pacífica entre culturas basadas en el idioma, en la que cada individuo, a través de sus opciones de asimilación, determinaría el destino de la varias comunidades lingüísticas. Mises sintió que la única actitud digna hacia la realidad de la competencia cultural era la autoconfianza nacional:

Una nación que cree en sí misma y en su futuro, una nación que significa enfatizar la sensación segura de que sus miembros están vinculados entre sí, no solo por accidente de nacimiento, sino también por la posesión común de una cultura que es sobre todo valiosa para cada uno de ellos. Ellos, necesariamente, podrían permanecer sin ser perturbados cuando vieran a personas individuales mudarse a otras naciones. Un pueblo consciente de su propio valor se abstendría de detener por la fuerza a quienes querían alejarse y de incorporar por la fuerza a la comunidad nacional a aquellos que no se unieran a ella de su libre albedrío. Permitir que la fuerza atractiva de su propia cultura se demuestre a sí mismo en libre competencia con otros pueblos, eso solo es digno de una nación orgullosa, eso solo sería una verdadera política nacional y cultural. Los medios de poder y de gobierno político no eran necesarios para eso.16

Mises argumentó no solo que el gobierno político es innecesario para mejorar la condición de una nación, sino también que es incapaz de hacerlo. En una sociedad libre, las personas emigran constantemente a esos lugares que ofrecen las condiciones más favorables para la producción. Cada individuo tiene un incentivo para migrar de un área relativamente pobre a un área relativamente rica. Estas migraciones continuarán hasta que las tasas salariales y las tasas de interés sean iguales en todos los lugares.17 En un mundo liberalizado, por lo tanto, habría una tendencia a alejarse de las diferencias en los ingresos. Eventualmente no habría países ricos o pobres en el mundo. Solo habría países que estén más densamente poblados, y otros países que lo estén menos.

Mises señaló que la intervención del Estado no cambia nada sobre los motivos de las personas para migrar de áreas relativamente pobres a áreas relativamente ricas. Por el contrario, si el Estado intenta mantener a su gente en la tierra a través de un sistema de aranceles protectores, solo exacerba el problema. Los aranceles proteccionistas podrían impedir la emigración de quienes serían los más afectados por la competencia extranjera, pero reducirían el ingreso per cápita de todos los demás miembros de la sociedad, multiplicando aún más los incentivos para la emigración. Nuevamente, un análisis de idoneidad desapasionado sale en contra de la intervención del gobierno. Mises concluyó que el único enfoque racional en cuestiones de nacionalismo político era seguir los preceptos liberal-clásicos: reducir el estado, abrir fronteras y enfrentar la competencia cultural de las migraciones internacionales.

Extraído del Capítulo 8 de Mises: The Last Knight of Liberalism
  • 1. Ver Mises, Nation, Staat und Wirtschaft, pp. 9f. Afirmó que el lenguaje específico de una nación generaba "construcciones políticas" específicas y, en particular, ideas fundacionales específicas que determinaban el funcionamiento de sus gobiernos (Staatsgedanken); ver ibid., pp. 12, 38, 41, 87.
  • 2. Mises no argumentó que las comunidades lingüísticas son el único factor, o el más importante, en la política moderna. Especuló que las comunidades raciales eran mucho más importantes. El problema era que la sociología de la raza y de las relaciones raciales no estaba suficientemente desarrollada para justificar afirmaciones científicas. Sin embargo, reconoció que se había convertido en un "principio de la ley política mundial moderna" de que "ya no es aceptable usar la fuerza en los pueblos de la raza blanca". Es decir, el uso de la fuerza contra personas de piel oscura en el país. Las colonias europeas se consideraron legítimas, pero no el uso de la fuerza contra los demás blancos. El imperialismo alemán hizo enemigos en todos los ámbitos al violar esta distinción. Ver Mises, Nation, Staat und Wirtschaft, pp. 62, 64f .; Nación, Estado y Economía, pp. 76, 79f.
  • 3. Por ejemplo, examinó el papel del lenguaje escrito y declaró que había jugado un papel crucial en la competencia entre dialectos.El primer dialecto escrito se convirtió en el lenguaje estándar. Ver Mises, Nation, Staat und Wirtschaft, pp. 17ff.
  • 4. Mises, Nation, Staat und Wirtschaft, pág. 27; Nación, Estado y Economía, p. 34.
  • 5. Mises, Nation, Staat und Wirtschaft, pp. 31f.; Nación, Estado y Economía, pp. 39f.
  • 6. Ver Mises, Nation, Staat und Wirtschaft, pág. 48
  • 7. De manera pasiva, mencionó su contribución a la economía de la migración al destacar la importancia de la superpoblación relativa, en distinción a la superpoblación absoluta ya conocida. Ver Mises, Nation, Staat und Wirtschaft, pp. 45ss. Había desarrollado el concepto de sobrepoblación relativa en su "Vom Ziel der Handelspolitik", Archiv für Sozialwissenschaft und Sozialpolitik 42, no. 2 (1916): 576.
  • 8. Mises, Nation, Staat und Wirtschaft, pág. 62; Nación, Estado y Economía, p. 77.
  • 9. Mises, Nation, Staat und Wirtschaft, pp. 78f .; Nación, Estado y Economía, p. 96.
  • 10. Para las encuestas sobre la legislación de la lengua austriaca, ver Alfred Fischel, editor, Materialien zur Sprachenfrage (Brünn: Irrgang, 1902); Idem, ed., Das österreichische Sprachenrecht, 2ª ed. (Brünn: Irrgang, 1910); Sieghart, Die letzten Jahrzehnte einer Grossmacht, pp. 421ff.
  • 11. Ver Eduard Bernatzik, Die Ausgestaltung des Nationalgefühls im 19. Jahrhundert (Hannover: Helwing, 1912), pág. 30.
  • 12. Ver Sieghart, Die letzten Jahrzehnte einer Grossmacht, pág. 323; RöskauRydel, “Galizien, Bukowina, Moldau”, pág. 97.
  • 13. La facción socialdemócrata en el parlamento central a partir de entonces se llamó a sí misma "unión de diputados socialdemócratas". Ver Sieghart, Die letzten Jahrzehnte einer Grossmacht, pp. 351ff.
  • 14. Ver Otto Bauer, Die Nationalitätenfrage und die Sozialdemokratie (Viena: Verlag der Wiener Volksbuchhandlung, 1907); Traducido como La Cuestión de las Nacionalidades y la Democracia Social (Minneapolis: University of Minnesota Press, 2000). Antes de la Primera Guerra Mundial, Karl Renner publicó sus ideas sobre la cuestión de la nacionalidad bajo los seudónimos "Synoptikus" y "Rudolf Springer". Ver Synoptikus, Staat und Nation (Viena: Dietl, 1899); Rudolf Springer, Die Krise des Dualismus und das Ende der Déakistischen Episode in der Geschichte der Habsburgschen Monarchie: eine politische Skizze (Viena: publicado por el mismo autor, 1904); Idem, Grundlagen und Entwicklungsziele der Österreichisch-Ungarischen Monarchie (Leipzig: Deuticke, 1906). Al final de la Primera Guerra Mundial, publicó bajo su verdadero nombre: Das Selbstbestimmungrecht der Nationen: en el dominical Anwendung auf Oesterreich (Leipzig: Deuticke, 1918).
  • 15. Mises, Nation, Staat und Wirtschaft, pp. 66f .; Nación, Estado y Economía, p. 82.
  • 16. Mises, Nation, Staat und Wirtschaft, pág. 61; Nación, Estado y Economía, p. 76.
  • 17. Con esta consideración, Mises complementó el análisis ricardiano del libre comercio, que se basaba en el supuesto de que el capital y la mano de obra eran móviles solo dentro de las fronteras del Estado. Ver Mises, Nation, Staat und Wirtschaft, pp. 51ff.

Jörg Guido Hülsmann is senior fellow of the Mises Institute where he holds the 2018 Peterson-Luddy Chair and was director of research for Mises Fellows in residence 1999-2004.  He is author of Mises: The Last Knight of Liberalism and The Ethics of Money Production. He teaches in France, at Université d'Angers. His full CV is here.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire