Power & Market

Mientras el IPC se alivia, economistas declaran que «no hay recesión» porque esta vez es diferente

Poder y mercado Ryan McMaken

La Oficina de Estadísticas Laborales del Gobierno federal publicó el martes nuevos datos sobre la inflación de los precios y, según el informe, la inflación interanual siguió subiendo, aunque al ritmo más lento desde julio de este año. Según la Oficina de Estadísticas Laborales, la inflación interanual del Índice de Precios al Consumidor (IPC) aumentó un 3,2 por ciento en octubre, antes del ajuste estacional. Es el trigésimo segundo mes consecutivo de inflación de precios por encima del objetivo arbitrario de inflación del dos por ciento de la Reserva Federal. La inflación intermensual fue plana, con un aumento del IPC del 0,04 por ciento (prácticamente cero por ciento) de septiembre a octubre.

El crecimiento continuado del IPC se debió en gran medida a los «alimentos fuera del hogar» (+5,4 por ciento interanual) y a la vivienda, que aumentó un 6,7 por ciento interanual. La moderación de la tasa de aumento, por otra parte, se basó en gran medida en los descensos interanuales de los índices de precios de la gasolina (-5,3 por ciento) y de los automóviles y camiones usados, que bajaron un 7,1 por ciento.

Image
cpinov

Sin embargo, a muchos ciudadanos de a pie les dolerá comprobar que, si bien los precios de los alimentos se han moderado en cierta medida, la otra categoría más esencial del índice general del IPC —la vivienda— se mantiene cerca de su nivel más alto en 35 años si se mide en términos interanuales. El índice de vivienda subió un 6,7 por ciento de octubre de 2022 a octubre de 2023. Se trata de un incremento anual similar al registrado a mediados de 1977 y mediados de 1982. Mientras tanto, el aumento intermensual de septiembre a octubre fue del 0,3 por ciento. Eso para todos los tipos de vivienda. La situación es más sombría si nos fijamos sólo en los inquilinos. El índice de «alquiler de vivienda principal» ha subido durante tres meses seguidos y podría estar reacelerándose hacia el máximo de 27 años de crecimiento mensual de los alquileres alcanzado en septiembre de 2022. 

Image
rent

Sin embargo, a muchos ciudadanos de a pie les dolerá comprobar que, si bien los precios de los alimentos se han moderado en cierta medida, la otra categoría más esencial del índice general del IPC —la vivienda— se mantiene cerca de su nivel más alto en 35 años si se mide en términos interanuales. El índice de vivienda subió un 6,7 por ciento de octubre de 2022 a octubre de 2023. Se trata de un incremento anual similar al registrado a mediados de 1977 y mediados de 1982. Mientras tanto, el aumento intermensual de septiembre a octubre fue del 0,3 por ciento. Eso para todos los tipos de vivienda. La situación es más sombría si nos fijamos sólo en los inquilinos. El índice de «alquiler de vivienda principal» ha subido durante tres meses seguidos y podría estar reacelerándose hacia el máximo de 27 años de crecimiento mensual de los alquileres alcanzado en septiembre de 2022. 

Image
real wage

La noticia de cierta moderación del IPC —que sigue casi un 19 por ciento por encima del índice medido en enero de 2020— fue interpretada tanto por Wall Street como por gran parte de los medios financieros como una gran victoria sobre la inflación de precios y como prueba del imaginado «aterrizaje suave».

El Wall Street Journal, por ejemplo, informó el miércoles:

La economía de EEUU se acerca a lo que la mayoría de los economistas consideraban improbable o imposible: que la inflación vuelva a su nivel prepandémico sin recesión ni mucha debilidad económica, el llamado aterrizaje suave. ... «Lo que esperamos ahora es un aterrizaje suave», dijo Nancy Vanden Houten, economista principal de EEUU en Oxford Economics. «Esperamos que la economía se debilite un poco, pero parece que evitaremos una contracción total» del producto interior bruto. ... Hace seis meses, el consenso entre los economistas encuestados por The Wall Street Journal era que la economía entraría en recesión en los próximos 12 meses. En la encuesta de octubre, la previsión media de los economistas era que no habría recesión.

El argumento ofrecido por la mayoría de estos economistas, sin embargo, equivale a poco más que «esta vez es diferente». Incluso el Journal admite que «si tuvieran razón, sería algo muy inusual. En los últimos 80 años, la Reserva Federal nunca ha conseguido reducir sustancialmente la inflación sin desencadenar una recesión.»

Según la propia medición del BLS, la inflación del IPC se mantiene muy por encima del objetivo del dos por ciento de la Fed, incluso cuando numerosos indicadores económicos apuntan hacia la recesión. Los ingresos fiscales, la curva de rendimientos, los empleos temporales, la actividad manufacturera y el índice de indicadores adelantados apuntan a la recesión.

Sin embargo, lo que realmente importa en términos de precios de las acciones y frenesíes en Wall Street es la perspectiva de un retorno al dinero fácil. Cualquier descenso de la inflación medida por el IPC se interpreta como una señal de que la Reserva Federal volverá a mostrarse muy moderada y forzará una bajada de los tipos de interés. Ahora que la inflación de los precios se está moderando, se supone que pronto habrá recortes en el tipo de interés objetivo, y Wall Street está entusiasmado. Desgraciadamente, el juego de la inversión ya no se centra en los fundamentos subyacentes, sino en ganar dinero con las burbujas creadas por la expansión monetaria inducida por la Fed.

image/svg+xml
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Support Liberty

The Mises Institute exists solely on voluntary contributions from readers like you. Support our students and faculty in their work for Austrian economics, freedom, and peace.

Donate today
Group photo of Mises staff and fellows