Power & Market

El programa Obamacare estaba destinado a ahorrar dinero, en lugar de eso mató a miles

Al elaborar Obamacare, la principal prioridad para los redactores de políticas no era identificar las mejores formas en que los pacientes podían recibir la atención médica que necesitaban, sino identificar formas de reducir los costos de la atención. En lugar de trabajar para deshacer el laberinto de la regulación y los programas gubernamentales que contribuyen directamente a los altos costos de la atención médica estadounidense, los expertos en políticas de la administración de Obama trabajaron para identificar formas en que el Estado podría ahorrar dinero reformando los programas existentes y cambiando las operaciones de los hospitales.

Una de esas iniciativas fue el programa de reducción de readmisiones hospitalarias, diseñado por la agencia gubernamental a cargo de Medicare y Medicaid. El propósito del plan era simple, los estudios mostraron que el 20% de los pacientes de Medicare que fueron dados de alta de los hospitales terminaron regresando dentro de los 30 días, a menudo por causas prevenibles. El objetivo de este nuevo programa era incentivar a los hospitales a tomar medidas proactivas para tratar a estos pacientes, penalizándolos por las altas tasas de reingreso.

El programa fue aclamado inicialmente como una de las partes más exitosas de la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio. Las tasas de reingreso disminuyeron, lo que dio como resultado ahorros para el programa Medicare. Algunos incluso pidieron expandir el programa.

Si bien el programa logró ahorrarle dinero al Estado, nuevos estudios ahora muestran que los ahorros pueden haber contribuido a miles de muertes prevenibles.

En el New York Times, los cardiólogos Rishi K. Wadhera, Robert W. Yeh y Karen E. Joynt Maddox explicaron los resultados de un nuevo estudio que analiza el programa.

En sus palabras:

Una mirada más profunda al Programa de Reducción de Lecturas Hospitalarias revela algunas tendencias preocupantes. Primero, desde que se implementó la política, es más probable que los pacientes que regresan a un hospital sean atendidos en salas de emergencia y unidades de observación. Esto ha generado preocupación porque algunos hospitales pueden estar evitando reingresos, incluso para los pacientes que se beneficiarían más de la atención de pacientes hospitalizados.

En segundo lugar, los hospitales de la red de seguridad con recursos limitados han sido penalizados desproporcionadamente por el programa porque tienden a atender a más pacientes de bajos ingresos que tienen un riesgo mucho mayor de reingreso. La penalización financiera de estos hospitales de escasos recursos puede impedir su capacidad para brindar una buena atención.

Finalmente, y lo más preocupante, existe una creciente evidencia de que mientras las tasas de reingreso están disminuyendo, las tasas de mortalidad pueden estar aumentando... Si asumimos que el programa fue directamente responsable de estos aumentos en la mortalidad y que las tendencias anteriores no hubieran continuado, el programa puede haber resultado en 10.000 muertes más entre los pacientes con insuficiencia cardíaca y neumonía.

Los autores del artículo concluyen con la pregunta “¿Por qué las políticas que influyen profundamente en la atención al paciente no se estudian rigurosamente antes de la implementación generalizada?”

La mejor es “¿por qué deberían los responsables de las políticas gubernamentales influir en las prácticas generales de los hospitales en primer lugar?”

Desafortunadamente, este es simplemente el último ejemplo de los peligros de la atención médica administrada por el gobierno en los Estados Unidos. Desde los planes de seguro del gobierno con programas de pago, hasta la codificación médica y los programas gubernamentales de arriba hacia abajo en nombre del “control de costos”, los políticos de Washington han continuado ubicando a los burócratas del gobierno y las compañías de seguros entre un paciente y su profesional médico.

En palabras del Dr. Michel Accad:

De todos los sectores económicos, la atención de salud debe estar claramente entre los más dependientes del conocimiento local. Después de todo, la forma de tratar mejor a un paciente está decididamente limitada en el aquí y ahora. Sin embargo, atraídos por la idea de que la medicina es una empresa científica, perseveramos en nuestro intento de administrar la atención médica con los mismos métodos que no optimizarían la construcción y distribución de incluso un simple lápiz.

Si bien este nuevo estudio debería detener a todos los responsables de la formulación de políticas federales que luchan por lograr un mayor control gubernamental sobre la atención médica, sabemos que no lo hará. Ya están creciendo los tambores para que la Cámara controlada por los demócratas obligue a votar el mal llamado proyecto de ley de Medicare para Todos, defendido por Bernie Sanders y sus compañeros socialistas democráticos.

Continuarán diciendo que su programa “ahorrará dinero”. Aquellos que estén familiarizados con la historia sabrán que simplemente costará vidas.

All Rights Reserved ©
Support Liberty

The Mises Institute exists solely on voluntary contributions from readers like you. Support our students and faculty in their work for Austrian economics, freedom, and peace.

Donate today
Group photo of Mises staff and fellows