Mises Wire

Home | Wire | Para detener a la izquierda, América necesita una derecha rothbardiana

Para detener a la izquierda, América necesita una derecha rothbardiana

  • rothbard_flag2.png

Etiquetas Descentralización y secesiónDemocraciaVieja Derecha

03/06/2021

El eslogan oficial de la Conferencia de Acción Política Conservadora (CPAC) de este año fue «América No Cancelada», y la conferencia presentó una lista de temas confinados a puntos de vista tan controvertidos como «Por qué la izquierda odia la Carta de Derechos... y nosotros la amamos» y «El socialismo californiano: Prometiendo el cielo, entregando el infierno». Como corresponde al mayor evento anual del movimiento conservador de América, el CPAC se celebró en un hotel corporativo que aplicó estrictamente los mandatos de máscara de un gobierno local controlado por los Demócratas y contó con un polémico escenario construido por un importante donante Demócrata.

Todo esto dio el aspecto familiar de los conservadores americanos que se enfrentan a la historia gritando «basta» mientras entregan el poder operativo a la izquierda.

Sin embargo, más interesante que los eventos oficiales ofrecidos por la Unión Conservadora Americana es la conversación más amplia sobre el futuro de la derecha americana. Ahora que más de 50 millones de americanos han perdido la fe en el funcionamiento de la democracia americana, y que muchos consideran el valor de la secesión, ¿cuál es el mejor camino a seguir en un momento en el que parece posible un reajuste político?

La cabeza visible política de la derecha americana sigue representada por Donald Trump, como demuestran los resultados de la encuesta anual de la CPAC y la forma en que su presencia en Orlando atrajo a simpatizantes de todo el país para concentrarse frente al hotel.

Intelectualmente, sin embargo, sigue habiendo un enorme vacío dejado por el rechazo de MAGA a instituciones como la National Review y la mayoría de los «think tanks» conservadores que ocupan el Beltway. Se entiende en gran medida que el futuro del GOP es uno que apela al tipo de votantes de clase trabajadora que son más víctimas de las políticas económicas y culturales de la izquierda autoritaria. Esto ha hecho que muchas figuras de la derecha populista aboguen por un conservadurismo «económicamente de izquierdas, culturalmente de derechas», representado en sus mentes por figuras como Teddy Roosevelt o Huey Long.

La ironía aquí es que Teddy Roosevelt fue el primer reformista progresista de América en la Casa Blanca, y el que comenzó el proceso de cartelización económica que ha creado el mundo corporativista corrupto en el que ahora vivimos. Aunque probablemente se benefició de unos niveles de testosterona más altos que el promedio de los progresistas modernos, ayudó a preparar el escenario para el mundo que ahora manejan. Del mismo modo, es precisamente el tipo de programas gubernamentales de redistribución de la riqueza que Long defendió lo que, como ha señalado Hans-Hermann Hoppe, ha contribuido directamente a la decadencia de las estructuras familiares, la sociedad civil y el orden social conservador.

La woketopía distópica del siglo XXI, culturalmente de izquierda y económicamente de izquierda, es el resultado directo de los actores políticos del siglo XX, culturalmente de derecha y económicamente de izquierda.

Afortunadamente para la derecha americana, existe otra alternativa al neoconservadurismo de William Buckley, al neoliberalismo de Milton Friedman y al paleoprogresismo de Teddy Roosevelt: el populismo libertario de Murray Rothbard.

Lo que hace que Murray Rothbard sea una figura intelectual única no es simplemente que fuera un brillante polímata que hizo contribuciones originales en muchos campos —antes del crecimiento del Estado burocrático, se esperaba que los economistas estuvieran formados en otras ciencias sociales—, sino que fue su dedicación y energía para intentar que sus ideas se tradujeran en darle forma al mundo real. Aunque sus estrategias políticas y su coalición cambiaron con el tiempo, el núcleo de sus ideas —una defensa intransigente de la libertad y el odio a los males inherentes del Estado— siguió siendo una fuerza constante en su obra.

Es su trabajo en los años 90 el que tiene una relevancia más evidente para una derecha americana que hoy reconoce la corrupción inherente al poder federal y los peligros de las tácticas de guerra contra el terrorismo cuyo uso en el extranjero muchos aplaudieron pero que ahora amenazan directamente su libertad en casa.

En 1992, Rothbard identificó que el público político más importante para organizarse contra el imperio americano es el que más sufre su dominio en el país: la clase media americana. Mucho antes de que la frase «la Catedral» se popularizara en Internet, Rothbard señaló:

La realidad del sistema actual es que constituye una alianza impía de la Gran Empresa «progresista corporativa» y de las élites mediáticas que, a través del gran gobierno, han privilegiado y hecho surgir una subclase parasitaria que, entre todos, están saqueando y oprimiendo al grueso de las clases medias y trabajadoras en América.

Es fácil leer estas palabras en 2021 y escuchar la voz de una figura como Tucker Carlson.

Un punto clave de la plataforma populista de derechas de Rothbard es «Abolir la Reserva Federal; atacar a los banksters», lo que pone de manifiesto una importante diferencia entre él y el Sr. Carlson. Mientras que este último a menudo ofrece una crítica mordaz de la naturaleza depredadora de los mercados financieros modernos, es el primero quien ofrece un ataque directo a la fuerza principal que ha enriquecido a Wall Street a expensas de Main Street: un régimen monetario politizado establecido por la élite política y financiera. Aunque bitcoin y otras criptodivisas se ven como opciones cada vez más atractivas para eludir los aspectos de censura de un sistema bancario regulado por el Estado, una de las grandes debilidades de la nueva derecha —quizá resultado directo del relativo desinterés por el análisis económico riguroso— es el papel directo que han desempeñado los bancos centrales y el dinero fiduciario en la construcción del Estado gerencial moderno.

Esta cuestión también va directamente a la narrativa clasista que se ha hecho cada vez más popular en los círculos de la nueva derecha. La sustitución del patrón oro por el patrón PhD es lo que ha impulsado la financiarización de la economía americana que ha enriquecido enormemente a la industria de servicios financieros a costa de los trabajadores estadounidenses. Como muestra el penetrante análisis de Murray Rothbard sobre la creación de la Reserva Federal —un brillante ejemplo de su análisis de la élite del poder—, el objetivo subyacente fue siempre dar poder a una élite seleccionada a expensas del resto de la nación.1

Curiosamente, una figura en la órbita de Donald Trump que fue capaz de articular este nivel de comprensión fue la candidata a la Reserva Federal Judy Shelton, que comparó directamente el gobierno de los banqueros centrales formados en la Ivy League con el poder de los planificadores centrales soviéticos. Pero muchos en la derecha populista se opusieron a la nominación de Shelton debido a sus comentarios favorables sobre la inmigración, un área en la que la Fed tiene poca influencia directa.

La comprensión de Rothbard del poder de la política populista y su creencia en la resistencia del espíritu americano también lo llevaron a reconocer el impacto que una figura similar a Donald Trump podría tener en la realineación de la política. Basándose en su análisis que contrasta el tono de la política del siglo XIX con el del siglo XX, Murray reconoció hasta qué punto el establishment temía la energía y el entusiasmo en la política:

Es importante darse cuenta de que el establishment no quiere emoción en la política, quiere que las masas sigan siendo adormecidas. Quiere ser más amable, más gentil; quiere el tono y el contenido medido, juicioso y blando de un James Reston, un David Broder o un Washington Week in Review. No quiere a un Pat Buchanan, no sólo por la emoción y la dureza de su contenido, sino también por su tono y estilo similares.

Así pues, la estrategia adecuada para la derecha debe ser lo que podemos llamar «populismo de derecha»: emocionante, dinámico, duro y conflictivo, que despierte e inspire no sólo a las masas explotadas, sino también a los cuadros intelectuales de la derecha, a menudo neuróticos de guerra. Y en esta época en la que las élites intelectuales y mediáticas son todas progresistas-conservadoras del establishment, todas en un sentido profundo una variedad u otra de socialdemócrata, todas amargamente hostiles a una derecha genuina, necesitamos un líder dinámico y carismático que tenga la capacidad de cortocircuitar a las élites mediáticas, y de alcanzar y despertar a las masas directamente. Necesitamos un liderazgo que pueda llegar a las masas y atravesar la paralizante y distorsionante niebla hermenéutica difundida por las élites mediáticas.

En aquel momento, Rothbard se inspiró en la campaña de Pat Buchanan, que ciertamente no era un devoto de Ludwig von Mises. Sin embargo, la pureza ideológica era secundaria con respecto a la creación de una coalición lo suficientemente poderosa como para enfrentarse a las fuerzas del régimen permanente. Esta visión se vio influida por la comprensión de la Vieja Derecha y otras coaliciones antiprogresistas en las que los académicos libertarios —como Mises y otros— tenían una influencia mucho mayor que el número de «libertarios» dentro del movimiento.

Como señalaba en el mismo artículo, «los intelectuales libertarios eran minoría, y necesariamente establecieron los términos y la retórica del debate, ya que la suya era la única ideología pensada y contrastante frente al New Deal».

¿Cuántas veces se puede decir realmente que «los libertarios... establecen los términos y la retórica del debate» en la era moderna?

Es precisamente la determinación de Rothbard de hacer que las ideas libertarias sean relevantes y poderosas en la era del imperio americano lo que le ha convertido en objeto de tanto desprecio por parte de ciertos tipos de académicos que se contentan con lo que consideran (quizás incorrectamente) los confines seguros del mundo académico. Este culto anti-Rothbard le critica por haberse vuelto demasiado político o, lo que es más absurdo, insinúa que se ha vendido a la vulgar política de derecha.

Como es el caso de quienes más se parecen a los intelectuales de derecha moderna, el objetivo político para Murray Rothbard no era simplemente ganar unas elecciones para un candidato considerado valioso, sino debilitar el poder de un régimen peligroso y antihumano que representa la mayor amenaza para el mundo civilizado. Con ese fin, el colapso de la Unión Soviética ayudó a inspirar uno de los grandes artículos políticos de Rothbard, «Naciones por consentimiento».

Podría decirse que es su obra política más misesiana, y en ella Rothbard reconoce muchos puntos que se utilizan hoy en día contra los libertarios:

Los libertarios contemporáneos suelen suponer, erróneamente, que los individuos están vinculados entre sí únicamente por el nexo del intercambio de mercado. Olvidan que todo el mundo nace necesariamente en una familia, una lengua y una cultura. Cada persona nace en una o varias comunidades superpuestas, que suelen incluir un grupo étnico, con valores, culturas, creencias religiosas y tradiciones específicas. Generalmente nace en un «país». Siempre nace en un contexto histórico específico de tiempo y lugar, es decir, barrio y zona de tierra.

Esto contrasta con el orden político actual:

El Estado-nación europeo moderno, la típica «gran potencia», no comenzó como una nación en absoluto, sino como una conquista «imperial» de una nacionalidad —generalmente en el «centro» del país resultante, y con sede en la capital— sobre otras nacionalidades de la periferia. Dado que una «nación» es un complejo de sentimientos subjetivos de nacionalidad basados en realidades objetivas, los Estados centrales imperiales han tenido distintos grados de éxito a la hora de forjar entre sus nacionalidades súbditas de la periferia un sentimiento de unidad nacional que incorpore la sumisión al centro imperial.

Escrito en 1994, uno de los últimos artículos que publicó en una revista, el análisis de Rothbard tiene una enorme relevancia para las renovadas discusiones sobre el nacionalismo tanto en América como en el extranjero. La ruptura de las instituciones globalistas, como la Unión Europea, debería ser el principal objetivo político de cualquier movimiento «conservador» que quiera restaurar los vínculos sociales tradicionales y la sociedad civil, incluso si las motivaciones subyacentes de la causa secesionista no son puramente «libertarias».

El mayor defecto de la multitud nacionalista únicamente americana —una extensión natural de los que todavía idolatran a Abraham Lincoln— es la incapacidad de apreciar que no existe una nación americana singular. El aspecto más emocionante de la etapa política moderna es el creciente reconocimiento de esta cuestión.

En conclusión, la historia no está formada únicamente por grandes hombres, sino que está moldeada por la ideología imperante en una época. Sin embargo, en última instancia, la fuerza y el poder duradero de un movimiento dependen del rigor y la fuerza de su inspiración intelectual. La derecha americana moderna ha conseguido reconocer muchas de las causas institucionales que han dado lugar al dominio de la «izquierda evangélica», pero el objetivo de sustituirlas simplemente por otra variedad de estatismo progresista es poco probable que dé lugar a sus fines deseados.

Para amenazar realmente al Estado progresista moderno, América necesita una derecha rothbardiana.

  • 1. Para más información sobre el análisis de la élite del poder de Rothbard, véase Murray N. Rothbard, Wall Street, Banks, and American Foreign Policy, 2d ed. (Auburn, AL: Ludwig von Mises Institute, 2011). (Auburn, AL: Ludwig von Mises Institute, 2011).
Author:

Contact Tho Bishop

Tho is an assistant editor for the Mises Wire, and can assist with questions from the press. Prior to working for the Mises Institute, he served as Deputy Communications Director for the House Financial Services Committee. His articles have been featured in The Federalist, the Daily Caller, and Business Insider.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire