Mises Wire

Home | Wire | El Gran Reinicio, parte V: ideología woke

El Gran Reinicio, parte V: ideología woke

  • coke

Etiquetas FilosofíaPlanificaciónTeoría Política

En artículos anteriores, he hablado del Gran Reinicio y he presentado varias formas de entender su economía. El Great Reset puede pensarse como neofeudalismo, como «socialismo corporativo», como «capitalismo con características chinas» y en términos de «capitalismo de interesados» frente a «neoliberalismo». En futuras entregas, tengo la intención de tratar los aspectos tecnológicos (transhumanistas) y monetarios (banca centralizada y moneda digital) que Klaus Schwab y otros anticipan y prescriben.

Pero en este ensayo, deseo considerar el aspecto ideológico del Gran Reinicio. ¿Cómo pretenden los planificadores establecer el reinicio ideológicamente? Es decir, ¿cómo se produciría un reinicio de la mente de las masas que permitiera poner en marcha los numerosos elementos del Gran Reinicio —es decir, sin una rebelión masiva? Después de todo, para que el Gran Reinicio se consolide, será necesario cierto grado de conformidad por parte de la población, a pesar del control mejorado, ampliado y más preciso sobre la población que la tecnología transhumanista y una moneda digital centralizada permitirían.

Esta es la función de la ideología. La ideología, como ha argumentado el historiador marxista de la ciencia Richard Lewontin, funciona «convenciendo a la gente de que la sociedad en la que viven es justa y equitativa, o si no es justa y equitativa, es inevitable, y que es bastante inútil recurrir a la violencia».1 La ideología establece la «legitimación social» que Lewontin considera necesaria para obtener el asentimiento de los gobernados. «El campo de batalla está en la cabeza de la gente, y si la batalla se gana en ese terreno, la paz y la tranquilidad de la sociedad están garantizadas».2 La ideología, en este sentido, no es lo mismo que la visión del mundo. Es más bien la programación mental necesaria para la dominación y el control sin recurrir a la fuerza. El adoctrinamiento ideológico es más fácil, menos sucio y menos costoso que la violencia estatal y apoyada por el Estado.

Algunos pueden argumentar que la ideología del Gran Reinicio es simplemente la ideología socialista-comunista. Después de todo, en muchos aspectos, la ideología socialista-comunista apoya lo que el Great Reinicio promete ofrecer. Y esto puede funcionar para algunos. Hay quienes darían la bienvenida, por motivos socialistas, a la «justicia», la «igualdad» o la «equidad» que promete el Gran Reinicio. Los socialistas podrían pasar por alto o excusar el control oligárquico de la sociedad sobre la base de la supuesta justicia, igualdad o equidad entre la masa de la población, y en la presunción de que la oligarquía será derrocada en un futuro no muy lejano. El socialismo incorpora una predisposición niveladora que prima la «igualdad» entre la mayoría visible, incluso cuando esa igualdad supone una gran pérdida para muchos sujetos que, de otro modo, serían de «clase media». De hecho, cuando me entretuve brevemente con los dislates de los miembros del Partido Comunista Revolucionario de EEUU, incluido su líder, Bob Avakian, me admitieron que el socialismo mundial significaría una reducción del nivel de vida para gran parte del mundo, especialmente en Estados Unidos. No tenían ningún problema con esto; de hecho, parecían disfrutar de la perspectiva. Sin duda, como sugirió Friedrich Nietzsche, el socialismo está alimentado, al menos en parte, por el ressentiment por el resentimiento y la envidia hacia el propietario. Se podría decir mucho sobre la aparente aprobación de los socialistas, o al menos su aceptación condicional y temporal, de los grandes corporativistas oligárquicos monopolistas y su preferencia por las grandes empresas frente a las pequeñas.3 Los socialistas ven la monopolización bajo el capitalismo como algo inevitable, como algo necesario para producir un objetivo más consolidado que debe ser derrocado, y como una señal del inminente colapso del capitalismo y del próximo apocalipsis socialista-comunista.

Del mismo modo, muchos socialistas estarán dispuestos a aceptar el Gran Reinicio por principio, especialmente aquellos que aceptan su retórica al pie de la letra. Pero a pesar de su nueva popularidad, el socialismo-comunismo todavía no representa a la mayoría. Aunque es popular entre milenials y otros milenaristas, el socialismo-comunismo sigue siendo desagradable para muchos. Se le considera ajeno, oscuro y que connota vagamente algo negativo. Pero lo más importante es que, por las razones que expondré más adelante, la ideología socialista-comunista no es la que mejor se ajusta a los objetivos del Gran Reinicio. Aquí es donde entra en juego la wokeidad.

¿Qué es exactamente la wokeidad? Como escribo en Beyond Woke,

Según el credo de la justicia social, estar «woke» es el despertar político que se deriva de la aparición de la conciencia y el conocimiento de la injusticia social y política. La «wokeidad» es la inscripción indeleble de la conciencia de la injusticia social en la mente consciente, provocando el aguijón de la conciencia, que obliga a los recién despertados a cambiar sus creencias y comportamientos.4

Esto es lo más parecido a una definición de wokeidad que he podido conseguir, deduciéndola de las afirmaciones de quienes la adoptan. Por supuesto, la etimología de la palabra «woke», y cómo se convirtió en un adjetivo que describe a aquellos que se despiertan en la conciencia de la injusticia social y política, es otra cuestión. Discuto la etimología en Archipiélago Google:

«Woke» comenzó en inglés como tiempo pasado y participio pasado de «wake». Sugiere «haber despertado». Pero, en la década de los sesenta, woke empezó a funcionar también como adjetivo, adquiriendo el significado figurado en la comunidad afroamericana de «bien informado» o «actualizado». Hacia 1972, el que fuera un modesto tiempo verbal pasado comenzó a describir una elevada conciencia política. En 2017, el Oxford English Dictionary (OED) reconoció la conciencia social de woke y añadió la definición: «alerta ante la discriminación e injusticia racial o social».5

Sin embargo, hay tantas definiciones de «wokeidad» como personas que han oído hablar de ella, como ocurre con la mayoría de las cosas mínimamente controvertidas. Estoy seguro de que otros pueden y van a añadir a la definición o sugerir que la wokeidad debe ser definida de manera totalmente diferente. Pero la definición anterior y las interpretaciones histórico-semánticas son suficientes para nuestros propósitos. Según sus partidarios, la wokeidad es una mayor conciencia de la injusticia social y política y la determinación de erradicarla.

Pero, ¿qué puede tener que ver la wokeidad con el Gran Reinicio? Como correctivo, la wokeidad no se dirige a los sufridores cuyas quejas, o quejas imaginadas, pretende reparar. La wokeidad actúa sobre la mayoría, los supuestos beneficiarios de la injusticia. Lo hace haciendo que la mayoría comprenda que se ha beneficiado de «privilegios» y preferencias basados en el color de la piel (blancura), el género (patriarcado), la proclividad sexual (heteronormatividad), el lugar de nacimiento (colonialismo, imperialismo y primermundismo), la identidad de género (privilegio del género cis) y la dominación de la naturaleza (especismo), por nombrar algunos de los principales culpables. La lista podría continuar y se amplía cada día. Esta mayoría debe ser rehabilitada, por así decirlo. Las masas deben comprender que han obtenido las ventajas de las que han disfrutado hasta ahora sobre la base del trato injusto de los demás, ya sea directa o indirectamente, y este trato injusto se basa en las circunstancias del nacimiento. El «privilegio» de la mayoría se ha producido a expensas de las minorías designadas como beneficiarias de la wokeidad, y la wokeidad es el medio para rectificar estas numerosas injusticias.

¿Y cuáles son los efectos de ser reprendido repetidamente como tal, de que le digan a uno que ha sido el beneficiario de un «privilegio» inmerecido, que la riqueza y el bienestar relativos de uno han llegado a expensas de los Otros oprimidos, marginados y maltratados? Vergüenza, culpa, remordimiento, indignidad. ¿Y cuáles son los ajustes de actitud y comportamiento que se espera que adopte la mayoría? Se espera que esperen menos. Bajo la ideología woke, se espera que uno renuncie a sus derechos, porque incluso estos derechos, no, especialmente estos derechos, han llegado a expensas de otros.

Así, la wokeidad funciona habituando a la mayoría a las reducidas expectativas que introduje en mi primera entrega sobre el Gran Reinicio. Lo hace inculcando la creencia en la indignidad de la mayoría para prosperar y disfrutar de sus vidas. La wokeidad adoctrina a la mayoría en el futuro sin propiedades (para ellos, al menos) del Gran Reinicio, mientras gratifica a la izquierda, sus principales propagadores ideológicos, con un sentido de superioridad moral, incluso cuando ellos también están programados para quedar desprovistos de perspectivas.

Queda una pregunta. ¿Por qué la wokeidad es más adecuada para los objetivos del Gran Reinicio que la ideología socialista-comunista? Para responder a esta pregunta, debemos recordar los argumentos de venta del socialismo-comunismo. A pesar de la nivelación a la baja que he mencionado anteriormente, el socialismo-comunismo es prometedor. Promete beneficios, no déficits. No opera prometiendo a la mayoría que perderá con su establecimiento. Por el contrario, el socialismo-comunismo promete mejorar enormemente las condiciones, sí, la justicia, la igualdad o la equidad, pero también la prosperidad para la masa de la humanidad, prosperidad que le ha sido negada bajo el capitalismo. Los trabajadores del mundo están llamados a unirse, no bajo la perspectiva de unas expectativas reducidas, sino sobre la base de unas grandes expectativas; no, según Marx, para establecer una utopía, pero al menos para destruir y sustituir la actual distopía por una cornucopia compartida. Sabemos, por supuesto, cómo se cumple esta promesa. Pero, sin embargo, sigue siendo ofrecida y creída por demasiados de entre nosotros.

Hemos visto, por otra parte, el carácter sustractivo de la ideología woke. La wokeidad exige la renuncia a las ventajas por motivos morales. A diferencia del socialismo-comunismo, no ofrece un empoderamiento ni aboga por la toma de los medios de producción y del Estado por medios políticos. La wokeidad es una forma de recriminación que obliga a abdicar de los bienes, no a adquirirlos.

La ideología woke, sostengo, ha labrado la tierra y plantado las semillas para la cosecha que el Gran Reinicio representa para la élite gobernante. ¿Fue la wokeidad creada intencionalmente para este propósito? No lo creo, pero sin embargo puede y está siendo adoptada para estos fines, al igual que otras formaciones ideológicas han sido utilizadas para otros fines. La élite gobernante se apropia de los medios disponibles para llevar a cabo sus planes, incluyendo las ideologías disponibles. La ideología woke estaba disponible y lista para su apropiación y aplicación. La wokeidad sirve mejor al Gran Reinicio, y por ello vemos el lenguaje de la wokeidad en los libros y demás literatura dedicada a su establecimiento: equidad, inclusión, etc.

Naturalmente, la wokeidad no funcionará con todo el mundo. Pero la exigencia se ha hecho tan universal que los disidentes que no se disculpen son considerados regresivos, reaccionarios, racistas, supremacistas blancos, etc., y son desestimados, si no castigados, por esos motivos. La wokeidad ha alcanzado así el predominio. Contrarrestarla será un requisito importante para desafiar al Gran Reinicio.

  • 1. R.C. Lewontin, Biology as Ideology: The Doctrine of DNA (Nueva York: HarperPerennial, n.d.), p. 6.
  • 2. Lewontin, Biology as Ideology, p. 7.
  • 3. Matt Bruenig, «Small Businesses Are Overrated», Jacobin, 16 de enero de 2018, https://jacobinmag.com/2018/01/small-businesses-workers-wages.
  • 4. Michael Rectenwald, Beyond Woke (Nashville, TN: New English Review Press, 2020), pp. 7-8.
  • 5. Michael Rectenwald, Archipiélago Google: The Digital Gulag and the Simulation of Freedom (Nashville, TN: New English Review Press, 2019), p. 42.
Author:

Contact Michael Rectenwald

Michael Rectenwald is the author of eleven books, including Thought Criminal, Beyond Woke, Google Archipelago, and Springtime for Snowflakes.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire