Mises Wire

Home | Wire | Mises explica por qué fracasa el socialismo

Mises explica por qué fracasa el socialismo

  • gameover

Hace un siglo, Mises inició el debate sobre el cálculo socialista, publicando su ensayo El cálculo económico en la comunidad socialista (1920) y su posterior tratado Socialismo: análisis económico y sociológico (1922). Más tarde, Mises incluyó sus argumentos antisocialistas en ALa acción humana [1949] (1999), su obra maestra, especialmente en las secciones III (sobre el cálculo económico) y V (sobre la imposibilidad económica del socialismo).

Mi pregunta sobre el socialismo es directa y simple: ¿Puede una economía socialista asignar recursos de manera eficiente como lo hace el libre mercado (cf. Mises [1949] 1999, p. 691)? Para responder, necesitamos entender (1) cómo funciona una economía de libre mercado, (2) la importancia del cálculo económico y el emprendimiento, y (3) la razón por la que el socialismo es intrínsecamente incompatible con la idea misma de economía.

¿Cómo funciona una economía de libre mercado? Es un sistema de interacciones humanas en el que los seres humanos hacen sus elecciones de consumo y producción de manera eficiente asignando diferentes medios de propiedad privada (recursos escasos con usos alternativos) para satisfacer diferentes fines (deseos de consumo). Dado que los fines humanos (deseos y necesidades de consumo) se valoran subjetivamente, los medios que conducen a su satisfacción (bienes de producción) también se valoran subjetivamente de acuerdo con los fines que satisfacen, es decir, los bienes y servicios de consumo que producen. Por supuesto, en una economía de libre mercado los seres humanos intercambian libremente bienes y servicios tanto consumibles como productivos. Tales intercambios se producen a ratios (precios) libremente acordados, que expresan la esencia de la economía: satisfacer (directamente —vía el consumo— o indirectamente —vía la producción—) los fines elegidos mientras se renuncia a otros menos preferidos.

Por lo tanto, es evidente que el concepto de economía está vinculado a la idea de intercambio, por lo que la economía, la ciencia que se ocupa de la economía, se denomina más acertadamente cataláctica, es decir, la ciencia de los intercambios, del verbo griego katallassein, que significa «intercambiar» (véase Mises [1920] 1990, págs. 15-16). Pero el intercambio requiere una estimación previa y un cálculo de los pros y los contras, para evaluar si lo que dejamos vale realmente menos que lo que ganamos (cf. Mises [1949] 1999, pág. 230).

En una economía de libre mercado, las opciones productivas se rigen por el mecanismo de pérdidas y ganancias, en virtud del cual los consumidores soberanos señalan —mediante sus opciones de consumo— a qué empresarios están dispuestos a «recompensar» y a cuáles están dispuestos a «castigar» (véase Mises, [1949] 1999, págs. 295 a 97). Cuando los empresarios suministran a los consumidores los bienes de consumo deseados (fines) a precios asequibles (es decir, cuando emplean de manera eficaz y eficiente los escasos medios productivos), son recompensados por los consumidores con beneficios empresariales, aumentando así el patrimonio neto de los empresarios, su capital (cf. Mises [1949] 1999, pág. 231). De lo contrario, los consumidores «castigan» a los empresarios con pérdidas —disminuyendo el patrimonio neto de los empresarios, su capital, y convirtiendo sus inversiones en malinversiones.

Por lo tanto, entendemos la importancia fundamental de la iniciativa empresarial dentro de una economía de libre mercado. Los empresarios son, en efecto, la correa de transmisión entre los deseos de los consumidores (bienes y servicios de consumo) y los medios que favorecen su satisfacción (bienes de producción). Por lo tanto, los empresarios son el engranaje central del mecanismo de elección económica. Ellos (1) pronostican, o especulan, cuáles son los deseos que los consumidores están ansiosos por satisfacer, (2) realizan el cálculo económico que establece si tales deseos pueden ser satisfechos eficientemente, y (3) emplean sus propios ahorros —la piel en el juego— mientras invierten y compran bienes de producción.

Por lo tanto, es evidente que los empresarios son a la vez especuladores (prevén posibles escenarios futuros) y ahorradores-capitalistas (ahorran y acumulan el capital que luego invierten).

Pero la especulación requiere herramientas de cálculo, el sistema de precios. ¿Cómo surge? Los precios sólo pueden surgir mientras se intercambian, compran, venden, compran, etc. (cf. Mises [1949] 1999, p. 202). En efecto, los precios son la expresión última de la acción económica: ganar algo (por ejemplo, una camiseta) renunciando a otra cosa a cambio (por ejemplo, veinte dólares). En ausencia de intercambio, los precios no pueden originarse: no sólo serían imposibles, sino incluso inconcebibles. Los precios son, de hecho, ratios (o compensaciones) a los que se realizan determinados intercambios: si se suprimen los intercambios, los precios seguirán el mismo camino. Por lo tanto, si se abolieran los intercambios de determinados bienes (por ejemplo, los bienes de producción), esos mismos bienes dejarían de tener precios de mercado.

El ahorro y la acumulación de capital, en cambio, requieren la existencia de una propiedad privada: en efecto, es gracias a la propiedad privada sobre su propio capital —es decir, los bienes de producción— que los empresarios disfrutan de los beneficios y sufren pérdidas (cf. Mises [1949] 1999, págs. 254, 302-04, 704-05; y Mises [1920] 1999, pág. 37), lo que permite que el mecanismo de pérdidas y ganancias funcione correctamente y que se dirija las actividades productivas en beneficio de los consumidores.

Aquí viene el socialismo: colectivizando la propiedad de los bienes de producción, el socialismo suprime el emprendimiento a través de dos pasos lógicos. Primero, los empresarios son abolidos «directamente» como capitalistas, ya que se les prohíbe legalmente poseer y acumular capital, es decir, bienes de producción. En segundo lugar, como todos los bienes de producción son ahora de propiedad colectiva, ya no pueden ser intercambiados, comprados, vendidos, etc.; por lo tanto, ya no pueden surgir precios para estos bienes, y los empresarios ya no pueden calcular los costos de producción mientras eligen qué producir y cómo producirlo; por lo tanto, los empresarios quedan abolidos «indirectamente» como especuladores.

¿Qué hay de la crítica de moda del socialismo proferida por Hayek y Robbins, es decir, que el socialismo es imposible porque el planificador central carecería de (1) el conocimiento y/o (2) la inteligencia necesaria para planificar la producción? Hayek y Robbins, en efecto, basan su crítica del socialismo en la incapacidad del planificador central para (1) obtener toda la información relevante necesaria para planificar la producción y/o (2) computar y calcular el nivel óptimo de producción (cf. Salerno 1990, pp. 57-64).

Pero el conocimiento y la inteligencia del planificador central no son el argumento relevante para Mises. Mediante la abolición de los empresarios (los pivotes de las opciones de producción del libre mercado), el propio socialismo se vuelve incompatible con la idea misma de economizar los medios disponibles para alcanzar los fines deseados.

Si, en efecto, los bienes de producción son propiedad colectiva de una sola entidad (gobierno, Estado, pueblo, etc.), ¿cómo sería posible comerciar, intercambiar, vender y comprarlos? Sería imposible, ya que no existiría un mercado para ellos. Pero, sin un mercado, ¿cómo podrían surgir los precios? Por supuesto, no podrían (cf. Mises, [1920] 1990, p. 4). Pero de nuevo, sin los precios de los bienes de producción, ¿cómo calcular los costes de producción? ¿Y los beneficios y las pérdidas? Por supuesto, también sería imposible (cf. Mises, [1949] 1999, p. 701). Y, sin ganancias y pérdidas, una economía socialista no tiene ninguna herramienta que permita una asignación eficiente de los bienes de producción.

Así, sin saber si los ingresos son mayores o menores que los costos (porque los costos no se pueden computar), ¿cómo sabría el planificador central socialista si la producción se está llevando a cabo de acuerdo con los deseos de los consumidores? Por supuesto, eso sería imposible de saber (cf. Mises, [1949] 1999, p. 209). En efecto, un planificador central socialista, aun sabiendo cuáles son los bienes de consumo más deseados, no sabría cuáles podrían ser producidos de manera rentable ni cómo producirlos eficazmente (cf. Mises, [1920] 1990, p. 21). A falta de precios de mercado para los bienes de producción, no se puede calcular ni la ganancia ni la pérdida, por lo que los productores no tienen una «brújula» que les guíe en las elecciones de producción. El cálculo económico es imposible para los bienes sin mercado (cf. Mises, [1949] 1999, pp. 215, 230).

Entonces, ¿por qué fracasa el socialismo? Fracasa porque es la negación misma de la idea del hombre economizador. Aboliendo la propiedad privada de los bienes de producción, el socialismo suprime el mercado para ellos y hace imposible que los precios de mercado surjan y que los costes de producción sean computados, lo que perjudica el mecanismo de pérdidas y ganancias. El socialismo no fracasa necesariamente, como pensaron Hayek y Robbins, porque el planificador central carezca de los conocimientos y/o la inteligencia necesarios para planificar la producción; fracasa, en cambio, porque suprime el espíritu empresarial y el cálculo económico.

Author:

Fabrizio Ferrari

Fabrizio Ferrari holds a M.Sc. in Economics from Catholic University, Milan. Follow him on Twitter and Linkedin.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire