Mises Wire

Home | Wire | Dinero y banca después de la Segunda Guerra Mundial: un estudio de extremos

Dinero y banca después de la Segunda Guerra Mundial: un estudio de extremos

  • FDR

Etiquetas Historial mundial

La historia del dinero y la banca en los Estados Unidos desde la Segunda Guerra Mundial es una de extremos.

De la estabilidad al caos, de la arrogancia al miedo paralizante, la época quizá se entienda mejor en términos de dos períodos que se superponen aproximadamente. El primero, que abarca aproximadamente de 1945 a 1971, se caracterizó por una relativa estabilidad. Respaldada por el sistema monetario internacional centrado en el dólar, elaborado en Bretton Woods durante el último año de la Segunda Guerra Mundial, y el sector bancario nacional limitado por la normativa de la época del New Deal, la economía americana creció de forma constante, la inflación después de 1950 se mantuvo bajo control, y el dinero y la banca no fueron el centro de ninguna cuestión política seria hasta la década de 1960. La segunda era del dinero y la banca en Estados Unidos desde la Segunda Guerra Mundial, aproximadamente desde 1971 hasta la actualidad, se ha caracterizado por las turbulencias. A partir de la serie de soluciones ad hoc a las que se llegó tras la ruptura del sistema de tipos de cambio fijos de Bretton Woods, el mundo avanzó hacia un nuevo paradigma político y económico.

Enfrentados a niveles récord de deuda pública y privada, inflación y un crecimiento del PIB ajustado y plano que se remonta a la Gran Recesión, convendría entender en el futuro cómo ha llegado Estados Unidos a este momento.

Cualquier debate sobre el dinero y la banca en Estados Unidos después de 1945 comienza con la introducción de sus dos características centrales: el Sistema Monetario Internacional de Bretton Woods y la serie de regulaciones bancarias de la era del New Deal que habían reescrito minuciosamente las normas que regían la banca en Estados Unidos.

En primer lugar, el sistema de Bretton Woods, en su forma más básica, pretendía vincular todas las monedas al dólar americano, respaldar esas monedas con acceso a dólares americanos y canjear todos los dólares a un precio fijo del oro. Por lo tanto, no se trataba de un verdadero patrón oro, sino de un patrón dólar, en el que los banqueros centrales nacionales acumulaban las monedas locales sobre las reservas de dólares nominalmente canjeables en oro. Esto se convertiría en un problema a medida que la economía mundial creciera y la disciplina fiscal de Estados Unidos flaqueara.

En cuanto a las regulaciones bancarias del New Deal, eran muy restrictivas y determinaban desde los tipos de negocio que los bancos podían realizar hasta los tipos de interés que podían ofrecer a los depositantes. El hecho de que el sistema siguiera funcionando de forma rentable fue el resultado de la mayor estabilidad monetaria del sistema de Bretton Woods. Sin embargo, cuando el sistema fallara, las ramificaciones de estas regulaciones gubernamentales osificadas serían graves y las nuevas intervenciones sólo agravarían y prolongarían los problemas.

Sin embargo, durante las décadas de 1940 y 1950, los beneficios reales y percibidos de estas herencias institucionales hicieron que se cuestionara poco el statu quo. Esto fue así especialmente tras la derrota de Dwight D. Eisenhower frente a William Howard Taft, en 1952, tras la cual la oposición al establishment republicano del noreste dentro del partido quedó marginada. Sin embargo, hay varios acontecimientos que merecen destacarse, ya que en última instancia contribuyeron a la desaparición del sistema de Bretton Woods y a la crisis de confianza de la década de 1970.

La primera, por supuesto, fue la decisión de Harry S. Truman y de las administraciones posteriores de luchar contra la Guerra Fría y seguir la política general de contención. Esto condujo a costosas intervenciones que generaron deudas, limitaron el comercio e hicieron necesario el establecimiento de un complejo militar-industrial. También supuso la formación de la Organización del Tratado de América del Norte (OTAN), así como la reconstrucción de Alemania y Japón como potencias industriales, y el posterior mantenimiento de la estabilidad de estos Estados mediante el acceso a los dólares y mercados americanos en condiciones preferentes. También está la llamada pérdida de China a manos del comunismo, en 1949, cuando los comunistas de Mao Zedong derrotaron a las fuerzas de Chiang Kai-shek, apoyadas por Estados Unidos. Al margen de cualquier consideración militar o política, los planificadores de los años de Franklin D. Roosevelt y Truman habían imaginado un nuevo orden mundial en el que el exceso de producción industrial de Japón se vertía sobre China. Como eso era imposible, se decidió abrir gradualmente el mercado americano a su aliado según las necesidades. Esta fue una política aplicada a prácticamente todos los gobiernos aliados de Occidente durante la Guerra Fría, ya que se ayudó a los aliados a mantener el empleo para alejar cualquier amenaza de la izquierda.

En su propio frente interno, el gasto social bajo el reducido «dime store» New Deal de Eisenhower, así como el aumento del gasto en defensa durante la Guerra de Corea, dieron lugar a un pequeño pero persistente déficit hasta el final de la década. Sin embargo, estos pequeños déficits se vieron eclipsados por el crecimiento de la economía americana. Al ser la única potencia industrial del planeta que no fue completamente destruida durante la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos estaba disfrutando de un breve momento unipolar. Al igual que ocurriría al finalizar la Guerra Fría, una asimetría de poder tan extrema distorsionó las expectativas de quienes la vivieron. Todavía en 1966, Estados Unidos tenía más producción y capacidad industrial que Europa y Japón juntos. Sin embargo, la realidad iba a llegar inexorablemente.

Como los ciudadanos, las empresas y los gobiernos de los países compraban productos americanos, invertían en dólares o los necesitaban para realizar transacciones internacionales, sus bancos centrales, especialmente en Europa, empezaron a acumular grandes cantidades de dólares. Estos se pagaban aparentemente en oro a petición del Tesoro americano, y a medida que la cantidad de dólares en circulación aumentaba rápidamente durante la década de 1960 crecía el descontento entre los aliados. Sus monedas estaban vinculadas al dólar y, por tanto, infravaloradas frente a él. Se les estaba obligando a subvencionar el dólar, y lo sabían. Bajo el mandato de Lyndon B. Johnson, el gasto en la guerra de Vietnam y en los programas de la Gran Sociedad se había disparado, y el exceso de dólares, como llegó a conocerse, provocó una brecha fatal. Por su parte, a Richard Nixon le importaba poco. Después de que se cerrara bruscamente la ventana del oro en 1971 —sin que Nixon se molestara en notificarlo con antelación al Banco Mundial, al Fondo Monetario Internacional o a cualquier gobierno aliado— el Acuerdo Smithsoniano intentó preservar la esencia del sistema mediante una gran devaluación puntual del dólar y el paso a monedas parcialmente flotantes. La consternación de Europa, aunque considerada, se vio suavizada tanto por el hecho de que Estados Unidos abandonara su insistencia en un mayor reparto de la carga de la OTAN, como por el reconocimiento de que el sistema de Bretton Woods se había vuelto insostenible y debía ser abandonado. Sin embargo, el nuevo acuerdo sólo duraría unos meses. Con el dólar aún sobrevalorado y la especulación monetaria, la Reserva Federal volvió a recortar los tipos de interés. En respuesta, Gran Bretaña hizo flotar la libra, y el resto de Europa siguió su ejemplo. Era 1972, y había llegado la era de los valores monetarios determinados por el mercado en lugar de por el gobierno.

Sean cuales sean las quejas de los japoneses y los europeos por este vuelco unilateral del orden monetario mundial, pronto fueron la menor de las preocupaciones de Nixon. Había un conjunto de países especialmente disgustados por la devaluación del dólar, y en la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) de 1973, los estados miembros coordinaron un embargo a Estados Unidos. Apenas unas horas después de que Estados Unidos declarara su apoyo a Israel en la Guerra del Yom Kippur, los estados árabes miembros de la OPEP cesaron los envíos de petróleo a Estados Unidos, y poco después todos los miembros participaron en una duplicación del precio del petróleo. Fue una tremenda conmoción tanto psicológica como económica, y ambas se agudizaron al intensificarse los efectos del embargo por varios factores exógenos. En primer lugar, la inflación ya se había calentado debido a los enormes aumentos del gasto social y militar comprometidos durante la década de 1960. La llamada Gran Sociedad y la Guerra de Vietnam ya habían costado más de 120.000 millones de dólares (850.000 millones en dólares de hoy) entre ambas, mientras que los recortes fiscales habían ampliado aún más los crecientes déficits presupuestarios. En segundo lugar, el estrecho aliado de Nixon en la Reserva Federal, Arthur F. Burns, había bajado sucesivamente los tipos de interés en un esfuerzo por impulsar la economía en el período previo a las elecciones de 1972 y ahora lo hacía de nuevo. En tercer lugar, una serie de pérdidas de cosechas ese año presionó al alza los precios de los alimentos. Por último, todo esto ocurría en el contexto de una economía americana lastrada por unas relaciones industriales osificadas que producían aumentos salariales por encima del mercado, unas regulaciones de la era del New Deal que asfixiaban a grandes partes de la economía y una política antimonopolio hiperactiva que impedía el desarrollo de economías de escala. Estas deficiencias estructurales se vieron amplificadas por la creciente competencia de las manufacturas japonesas y europeas reconstruidas: de sólo 403 coches a Estados Unidos en 1957, en 1975 Japón exportaría más de ochocientos mil.

Sin embargo, uno de los lugares donde las deficiencias estructurales creadas por las regulaciones gubernamentales estaban teniendo sus efectos más nocivos era en el sector bancario, las propias arterias de la sociedad capitalista.

Entre otras cosas, las regulaciones bancarias establecidas durante la década de 1930, como la Glass-Steagall, impusieron fuertes restricciones a las actividades de los bancos, limitándolas principalmente a la concesión de préstamos hipotecarios y empresariales a tipo fijo. Por ello, la aceleración de la inflación que acompañó a la inestabilidad monetaria del orden monetario posterior a Bretton Woods supuso una gran presión para el sector bancario. De hecho, las restricciones impuestas que limitaban los tipos de negocios que podían realizar los bancos, el número de sucursales que podían tener y dentro de qué límites geográficos, así como los topes a los tipos de interés que podían ofrecer a los ahorradores e inversores, se combinaron con la elevada inflación de la década para hacer que todo el modelo del sector dejara de ser rentable. Obligadas a ofrecer tipos de interés inferiores a los del mercado, lucharon por mantener los depósitos, ya que los ahorradores vieron cómo el valor real de su dinero se volvía negativo. Al depender en gran medida de las hipotecas, los beneficios generados por los plazos originales de la amplia cartera de hipotecas fijas a treinta años también estaban siendo consumidos por la inflación. Temiendo por su supervivencia, muchos prestamistas habían empezado a eludir la normativa, ofreciendo nuevos productos como los certificados de depósito jumbo, que permitían a los bancos ofrecer tipos de interés de mercado a los inversores interesados. El gobierno reaccionó tardíamente, eliminando estos topes, así como las restricciones geográficas a la ubicación de las sucursales, pero los problemas creados por su injerencia ya habían calado hondo. El sector de las cajas de ahorro y los préstamos se vio especialmente afectado. Prácticamente todo su negocio había consistido en generar y mantener hipotecas a treinta años. En resumen, se habían sembrado las semillas de la posterior crisis de las cajas de ahorro y los préstamos.

La salida de Nixon cambió poco, y Gerald Ford entró en la Casa Blanca ante una situación económica que los planificadores macroeconómicos keynesianos de la posguerra habían dicho que era imposible: alta inflación, alto desempleo y bajo crecimiento. Para un país que ya se tambaleaba por la pérdida de la guerra de Vietnam y estaba desilusionado por los escándalos públicos de las revelaciones de los Papeles del Pentágono y el Watergate, la estanflación añadió una sensación de decadencia a la sensación pública de crisis. A pesar de todos sus esfuerzos durante su único mandato, Ford fue incapaz de resolver la maraña gordiana que había en el centro del malestar económico. El dólar se había «liberalizado». Era el momento de que la normativa siguiera su ejemplo.

Continúa en la parte 2.

Author:

Joseph Solis-Mullen

A graduate of Spring Arbor University and the University of Illinois, Joseph Solis-Mullen is a political scientist and graduate student in the economics department at the University of Missouri. A writer and blogger, his work can be found at the Ludwig Von Mises Institute, Eurasian Review, Libertarian Institute, and Sage Advance. You can contact him through his website http://www.jsmwritings.com or find him on Twitter.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire