Mises Wire

Home | Wire | Por qué los precios al productor (como los precios de la madera) están aumentando más rápido que el IPC

Por qué los precios al productor (como los precios de la madera) están aumentando más rápido que el IPC

  • lum

06/24/2021

«La construcción de viviendas repuntó menos de lo esperado», informó recientemente la NBC, «ya que la madera muy cara y la escasez de otros materiales siguieron limitando la capacidad de los constructores para aprovechar la aguda escasez de casas en el mercado».

La madera no es el único material que ha experimentado subidas de precio significativas en el último año. El mismo artículo de la NBC señala que los precios del acero y el cobre también están obstaculizando el mercado inmobiliario. La pauta general de la inflación de los precios es que los bienes de mayor categoría —los más alejados del consumidor en el proceso de producción— tienden a reaccionar antes y de forma más significativa a los cambios en la oferta monetaria. Podemos ver esta tendencia en la dramática disparidad entre el Índice de Precios de Producción (IPP) y el Índice de Precios de Consumo (IPC).

calt

Cuando la gente habla de inflación, rara vez tiene en mente la expansión monetaria, que es un importante motor de la inflación de los precios. En cambio, piensan casi exclusivamente en los precios al consumo.

El mito de la neutralidad monetaria

La teoría de la neutralidad monetaria justifica esta forma de pensar, bajo el supuesto de que los precios se ajustan uniformemente a los cambios en la oferta monetaria. La neutralidad monetaria es una reliquia de la época anterior a la revolución marginal, cuando las teorías objetivas del valor —sobre todo la teoría del valor del trabajo— eran habituales entre los pensadores económicos, incluidos los liberales como Adam Smith. De hecho, esta idea fue expresada tempranamente por una de las mayores influencias de Smith, David Hume, quien planteó un experimento mental en sus Discursos políticos:

Supongamos que, por milagro, todos los hombres de Gran Bretaña recibieran cinco libras en su bolsillo en una noche: esto sería mucho más que el doble de todo el dinero que hay actualmente en el reino; y, sin embargo, no habría al día siguiente, ni durante algún tiempo, más prestamistas, ni ninguna variación en el interés. Y si no hubiera más que terratenientes y campesinos en el estado, este dinero, por muy abundante que fuera, nunca podría acumularse en sumas; y sólo serviría para aumentar los precios de todas las cosas, sin ninguna otra consecuencia.1

Esta idea tenía sentido bajo las teorías del valor objetivo; los precios deberían tender siempre hacia su valor «natural», derivado de la misma fuente original de valor (el trabajo), por lo que los precios de equilibrio se ajustarían lógicamente de forma proporcional. Dos décadas antes de que Hume ofreciera este experimento mental, Richard Cantillon, un fisiócrata francés, ya había demostrado que este supuesto no se cumplía en el mundo real, donde los precios se ajustaban de forma desigual, un fenómeno que ahora lleva su nombre: los efectos Cantillon.2

Tras la revolución marginal, los economistas aceptaron gradualmente la teoría subjetiva del valor, pero los economistas austriacos han sido prácticamente los únicos en considerar las implicaciones que esto tenía para la teoría clásica. Por esta razón, la economía austriaca es la única escuela de pensamiento que rechaza la neutralidad monetaria por su incapacidad para explicar los precios del mundo real.

El problema de los supuestos irreales de la corriente principal

Los economistas de la corriente principal, por el contrario, defenderán la neutralidad monetaria como un «supuesto irreal» que «se aproxima a la realidad». Esta es la explicación estándar para los supuestos económicos problemáticos, ya que no hay manera de definir objetivamente lo que constituye una «aproximación» suficiente del mundo real, pero el gráfico mostrado anteriormente podría poner en duda la utilidad de este supuesto. Si se aproxima a la realidad, deberíamos esperar que el IPP y el IPC estuvieran razonablemente próximos y siguieran aproximadamente el mismo patrón de cambio. En cambio, lo que vemos es una notable volatilidad, con el IPP fluctuando salvajemente del IPC y a menudo en la dirección opuesta. Entonces, ¿a qué realidad se aproxima la neutralidad monetaria?

La teoría económica estándar es incapaz de explicar esto, fuera de las explicaciones particularistas que no ofrecen ninguna visión sobre los fenómenos económicos generales. La excusa actual para la dramática disparidad actual de los índices de precios es (por supuesto) el covid-19. La pandemia, según la explicación, perturbó la economía, provocando una escasez de bienes, lo que hizo subir el precio de la madera, el acero y otros bienes de producción. El covid —o, más exactamente, la respuesta de los gobiernos a la pandemia— ciertamente perturbó la economía, pero esto sigue sin explicar por qué el IPC se vio menos afectado por estas perturbaciones que el IPP.

La expansión masiva del crédito durante el año pasado, impulsada en gran medida por la ley de estímulo del presidente Trump, que batió récords, antes de su abrupto cambio de actitud hacia las políticas de bloqueo, también ofrece una explicación para la inflación de los precios, pero esto tampoco explica la disparidad entre los índices.

Por qué los precios de consumo y los precios de producción son tan diferentes

La economía austriaca vuelve a ser la única capaz de explicar este fenómeno. Dado que los austriacos consideran el tiempo como una variable relevante en la teoría económica, reconocen que la expansión del crédito, al bajar artificialmente los tipos de interés, animará a las empresas a endeudarse para ampliar las líneas de producción, desplazando así los recursos hacia las fases superiores de la producción. Esto significa que los nuevos dólares se gastan desproporcionadamente en bienes de producción. Entender este punto es lo que permitió a Ron Paul, al escribir sobre la política de Alan Greenspan de fijar el tipo de interés objetivo en el 1 por ciento, señalar en 2002 que «está bien establecido que, en determinadas circunstancias, la nueva inflación crediticia puede encontrar su camino en el mercado de valores o inmobiliario, como ocurrió en la década de 1920, mientras que los precios al consumidor permanecen relativamente estables». En 2008, cuando Ben Bernanke defendía el historial de la Reserva Federal de mantener los precios estables, Paul señaló que el IPP estaba en la friolera del 12 por ciento, una cifra que superaba con creces las cifras del IPC que el presidente de la Fed estaba pregonando.

La sombría implicación de la comparación entre el IPP y el IPC en el gráfico anterior es que la última vez que vimos un pico desproporcionado en el IPP similar al que estamos enfrentando ahora fue en 2008. La política de la Reserva Federal durante el último año ha sido, junto con el gobierno federal, bombear dinero en la economía para apuntalar el mercado de valores. Al no aprender ninguna lección de las crisis pasadas, tanto los republicanos como los demócratas aceptan mayoritariamente la falacia de que el mercado de valores es un indicador de la salud económica.

  • 1. David Hume, Hume's Political Discourses (Lenox, MA: Hardpress Publishing, 2012), p. 43.
  • 2. Para evitar posibles confusiones en mi cronología, el tratado de Cantillon se publicó tres años después de los Discursos de Hume, pero era habitual que los manuscritos circulasen entre los intelectuales europeos durante años antes de su publicación, y los escoceses de la Ilustración tomaban muchos préstamos de los economistas franceses en otras áreas, por lo que no es improbable que Hume estuviese familiarizado con la obra de Cantillon.
Author:

Chris Calton

Chris Calton is an economic historian and a former Mises Research Fellow. He was the writer and host of the Historical Controversies podcast.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here