Mises Wire

Home | Wire | No, el mercado de valores no es un «indicador líder» de la prosperidad económica

No, el mercado de valores no es un «indicador líder» de la prosperidad económica

  • stock market economic growth

10/19/2020

«BOLSA DE VALORES EN OTROS 300 PUNTOS», Donald Trump twiteó el 12 de octubre, con la característica sobrecapitalización. «¡¡¡EL MAYOR INDICADOR DE TODOS ELLOS!!!»

El uso del Presidente Trump del mercado de valores como un indicador económico no es inusual. A los Demócratas les gusta promocionar el rendimiento del mercado de valores bajo el mandato de Obama como un contrapunto a la fanfarronería de Trump. Este tipo de pensamiento, que equipara el rendimiento del mercado de valores con la salud económica, está muy extendido. También es algo comprensible; en el siglo XX, la propiedad de acciones de la clase media se había convertido en la estrategia estándar para ahorrar e invertir, dando a la mayoría de los ciudadanos un interés personal en la actividad del mercado. Cuando el mercado sube, los inversores se benefician, y esto hace que la actividad del mercado sea una cuestión política poderosa.

Sin embargo, como medida de la salud general de la economía, el rendimiento del mercado de valores es, en el mejor de los casos, un indicador engañoso y poco fiable. Estrictamente hablando, los precios de las acciones no indican nada más que el precio que la gente está dispuesta a pagar por las reclamaciones de propiedad parcial en los negocios. Con una oferta monetaria estable—un escenario de fantasía en el mundo moderno—las ganancias del mercado bursátil reflejarían el aumento de los niveles de ahorro y productividad y serían, de hecho, indicativos de crecimiento económico.

Por qué los precios de las acciones en una economía inflacionaria son diferentes

Pero para las economías inflacionarias, que se han convertido en la norma mundial, el dinero recién creado hace subir estos precios, sin—o con un exceso de—ahorro real. En cierto sentido, esto no es diferente del efecto que la inflación de la oferta monetaria tiene en todos los demás bienes comercializables, y la falacia de ver las subidas de precios impulsadas por la inflación como económicamente deseables no es tan absurda como podría parecer inmediatamente. En la década de los treinta, fue precisamente esta línea de pensamiento la que impulsó a los políticos del New Deal. Pensando que el aumento de los precios podría de alguna manera estimular la economía a nuevas alturas, los New Deal redujeron la producción, quemaron cosechas y sacrificaron ganado para apuntalar los precios agrícolas como solución a la Gran Depresión, incluso mientras millones de estadounidenses luchaban por alimentar a sus familias.

Hoy en día, los funcionarios federales no buscan el aumento de los precios mediante la reducción de la producción, sino que aumentan la oferta de dinero mediante los esfuerzos del banco central en el mercado abierto (entre otras estrategias). La Fed está ahora involucrada en una amplia variedad de compras de activos que requieren la creación de nuevo dinero. Y es probable que amplíe estos esfuerzos en el futuro. Por el momento, al menos, la Fed no compra acciones directamente, aunque recientemente ha comenzado a comprar bonos de empresas por primera vez, lo que sugiere que es probable que se produzcan compras directas de acciones en el horizonte.

¿Pero cómo se relaciona esto con los precios de las acciones? La cuestión principal que vincula la expansión del crédito y el mercado de valores es la mala asignación de recursos impulsada por un tipo de interés artificialmente bajo.

Comprender las consecuencias de la política inflacionaria es una de las muchas razones por las que el estudio de la economía austriaca, y la teoría austriaca del ciclo económico en particular, es tan importante. A medida que los bancos centrales inyectan nuevo dinero en la economía—con el fin de estimular el consumo, aunque en realidad para financiar los déficits del gobierno mediante la compra de valores del Tesoro—se amplía la oferta de fondos prestables, lo que produce tipos de interés más bajos para los prestatarios.

Con una oferta de dinero no fiduciario (por ejemplo, metales preciosos o criptodivisas) los tipos de interés reflejan la tasa general de ahorro, y el ahorro requiere un retraso en el consumo. Pero la expansión del crédito (es decir, la creación de dinero de la «nada») distorsiona esta señal y facilita la obtención de préstamos incluso cuando la gente consume más en el presente. Las empresas invierten en líneas de producción ampliadas, compitiendo con los consumidores por los recursos. A corto plazo, la economía disfruta de bajas tasas de desempleo, un consumo indulgente y, por supuesto, un mercado de valores en alza.

Consecuencias negativas a largo plazo

Sin embargo, con el tiempo los precios se ajustan a la nueva oferta monetaria, dejando a las empresas con costos de producción más altos de lo que habían previsto originalmente, y los bienes producidos encuentran mercados limitados; sin un consumo tardío, hay menos consumo futuro, pero el tipo de interés no lo reflejó. En otras palabras, la caída del mercado de valores que sigue no es la causa de una mala economía, sino más bien la consecuencia de un crecimiento artificial y una mala asignación de recursos.

La relación entre el mercado de valores y los hábitos de consumo se puede relacionar fácilmente a través de las decisiones financieras comunes que la mayoría de la gente enfrenta en algún momento de su vida. Considere la decisión de comprar una casa, que para la mayoría de las personas representa la decisión de consumo más importante de sus vidas. Cuando la Reserva Federal establece un objetivo de tipo de interés bajo, lo que significa que tienen la intención de aumentar la oferta de dinero en busca de ese tipo de interés, las personas que solicitan hipotecas disfrutan de tipos de interés más bajos también. Los compradores de viviendas con ahorros en fondos mutuos o algo similar a menudo comparan la tasa de rendimiento anualizada con los bajos tipos de interés de las hipotecas y deciden que tiene más sentido pedir un préstamo, en lugar de sacar sus ahorros del mercado de valores para pagar una parte o la totalidad de su vivienda.

El dinero barato lleva a más dinero en acciones

Esta, de hecho, es una recomendación estándar de los asesores financieros profesionales. E individualmente, la recomendación es sólida—al menos sobre el papel, lo que no refleja la seguridad de la propiedad absoluta para capear las crisis económicas. Sin embargo, en conjunto, decisiones como ésta reflejan la forma en que los tipos de interés artificialmente bajos facilitan el aumento simultáneo del consumo y la inversión en el mercado de valores. Al optar la gente por pedir dinero prestado en lugar de cobrar las acciones, las empresas amplían esencialmente el consumo como si estos compradores de viviendas no tuvieran una hipoteca mensual. Por lo tanto, el tipo de interés distorsionado da lugar a decisiones financieras que crean falsas expectativas sobre los futuros ingresos discrecionales. Considerada en su conjunto, esta lógica individual—junto con el conjunto de decisiones personales y empresariales similares que sopesan los préstamos frente a los rendimientos previstos de la inversión—pone de manifiesto la relación entre la política fiscal inflacionaria, el crecimiento del mercado bursátil y las crisis económicas.

Volviendo al presuntuoso tweet del presidente, es importante recordar que la expansión crediticia para reducir los tipos de interés ha sido la política estándar de la Fed desde mucho antes de que Trump asumiera el cargo. Esto no significa que esté libre de culpa por las consecuencias económicas que inevitablemente siguen a los auges inflacionarios. Tan recientemente como en mayo, el presidente pidió que se establecieran objetivos de tipos de interés negativos, lo que indica una política fiscal aún más expansiva que la de su predecesor. Con la necesidad de financiar los déficits récord que Trump ha apoyado, en lugar del presupuesto equilibrado que prometió durante su campaña de 2016, su llamamiento a la pérdida de dinero no es una sorpresa. Aunque esto significa que Trump merece al menos algo de crédito por el aumento del mercado de valores, las únicas ganancias que pueden provenir de sus políticas fiscales son las ganancias malsanas y temporales que acompañan a la mala asignación de recursos antes de la caída correctiva. En la medida en que el mercado de valores refleja este crecimiento artificial—y ciertamente lo hace—no puede servir como una medida exacta de la salud económica.

Author:

Chris Calton

Chris Calton is a 2018 Mises Institute Research Fellow and an economic historian. He is writer and host of the Historical Controversies podcast.

See also his YouTube channel here.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire