Mises Wire

Home | Wire | Patriotismo

Patriotismo

  • patriotism

Etiquetas Guerra y política exterior

04/26/2021

[Publicado originalmente en Facts and Comments (1902)]

Si alguien me llamara deshonesto o falso, me tocaría la fibra sensible. Si dijera que soy antipatriota, me dejaría indiferente. «¿Qué, entonces, no tienes amor a la patria?» Esa es una pregunta que no se responde en un suspiro.

La temprana abolición de la servidumbre en Inglaterra, el temprano crecimiento de las instituciones relativamente libres, y el mayor reconocimiento de las reivindicaciones populares después de que la decadencia del feudalismo hubiera divorciado a las masas de la tierra, fueron rasgos de la vida inglesa que pueden mirarse con orgullo. Cuando se decidió que cualquier esclavo que pusiera un pie en Inglaterra quedaba libre; cuando se detuvo la importación de esclavos a las colonias; cuando se pagaron veinte millones por la emancipación de los esclavos en las Indias Occidentales; y cuando, aunque de forma poco acertada, se mantuvo una flota para detener el comercio de esclavos; nuestros compatriotas hicieron cosas dignas de ser admiradas. Y cuando Inglaterra dio un hogar a los refugiados políticos y se hizo cargo de las causas de los pequeños estados que luchaban por la libertad, volvió a mostrar rasgos nobles que excitan el afecto. Pero hay rasgos, desgraciadamente últimamente más frecuentes, que hacen lo contrario. La contemplación de los actos por los que Inglaterra ha adquirido más de ochenta posesiones—asentamientos, colonias, protectorados, etc.—no despierta sentimientos de satisfacción. Las transiciones de misioneros a agentes residentes, luego a funcionarios que tienen fuerzas armadas, luego a castigos de los que se resisten a su gobierno, que terminan en la llamada «pacificación»—estos procesos de anexión, ahora graduales y ahora repentinos, como el de la nueva provincia de la India y el de Barotzilandia, que fue declarada colonia británica sin tener más en cuenta la voluntad de los habitantes que la de las bestias que habitan—no excitan la simpatía hacia sus autores. El amor a la patria no se fomenta en mí al recordar que cuando, después de que nuestro Primer Ministro declarara que estábamos obligados por el honor ante el Jedive a reconquistar el Sudán, nosotros, después de la reconquista, comenzamos inmediatamente a administrarlo en nombre de la Reina y del Jedive, anexionándolo prácticamente; ni cuando, después de prometer por boca de dos ministros coloniales no interferir en los asuntos internos del Transvaal, procedimos a insistir en ciertos acuerdos electorales, e hicimos de la resistencia la excusa para una guerra desoladora.* Tampoco me parece adorable el carácter nacional mostrado por una ovación popular a un líder de los filibusteros, o por la concesión de un honor universitario a un archiconspirador, o por los aplausos estruendosos con que los estudiantes universitarios saludaron a quien se mofaba de la «rectitud untuosa» de quienes se oponían a sus planes de agresión. Si debido a que mi amor a la patria no sobrevive a estas y otras muchas experiencias adversas se me llama antipatriota—pues me conformo con que se me llame así.

El grito—«¡Nuestra patria, con razón o sin ella!» me parece detestable. Al asociarse con el amor a la patria, el sentimiento que expresa adquiere cierta justificación. Sin embargo, si se le quita la capa, se ve que el sentimiento contenido es de lo más bajo. Observemos los casos alternativos.

Supongamos que nuestro país tiene razón —que se resiste a la invasión. Entonces la idea y el sentimiento encarnados en el grito son justos. Se puede sostener efectivamente que la autodefensa no sólo está justificada, sino que es un deber. Ahora supongamos, por el contrario, que nuestro país es el agresor —que ha tomado posesión del territorio de otros, o que está forzando por medio de las armas ciertos productos básicos a una nación que no los quiere, o que está apoyando a algunos de sus agentes para «castigar» a los que han tomado represalias. Supongamos que está haciendo algo que, según la hipótesis, se admite que está mal. ¿Cuál es entonces la implicación del grito? El bien está del lado de los que se oponen; el mal está de nuestro lado. ¿Cómo debe expresarse en ese caso el llamado deseo patriótico? Evidentemente, las palabras deben ser—«¡Abajo el bien, arriba el mal!». Ahora bien, en otras relaciones esta combinación de objetivos implica el colmo de la maldad. En las mentes de los hombres del pasado existía, y todavía existe en muchas mentes, la creencia en un principio personalizado del mal—un Ser que sube y baja en el mundo luchando por todas partes contra el bien y ayudando al triunfo del mal. ¿Puede expresarse más brevemente el objetivo de ese Ser que en las palabras «Arriba con el mal y abajo con el bien»? ¿Acaso a los llamados patriotas les gusta el refrendo?

Hace algunos años expresé mi propio sentimiento —sentimiento antipatriótico, se le llamará sin duda— de una manera un tanto sorprendente. Fue en la época de la segunda guerra afgana, cuando, en cumplimiento de lo que se consideraba «nuestros intereses», estábamos invadiendo Afganistán. Llegaron noticias de que algunas de nuestras tropas estaban en peligro. En el Athenæum Club, un conocido militar -entonces capitán, pero ahora general—me llamó la atención sobre un telegrama que contenía esta noticia, y me lo leyó dando a entender que debía compartir su ansiedad. Le sorprendí contestando—«Cuando los hombres se alquilan para disparar a otros hombres por encargo, sin preguntar nada sobre la justicia de su causa, no me importa si ellos mismos son disparados».

Preveo la exclamación que se producirá. Tal principio, se dirá, haría imposible un ejército y un gobierno impotente. Nunca serviría que cada soldado usara su juicio sobre el propósito por el que se libra una batalla. La organización militar se paralizaría y nuestro país sería presa del primer invasor.

No tan rápido, es la respuesta. Para una guerra el ejército seguiría estando tan disponible como ahora—una guerra de defensa nacional. En una guerra así, cada soldado sería consciente de la justicia de su causa. No se dedicaría a repartir la muerte entre hombres de cuyos actos, buenos o malos, no sabía nada, sino entre hombres que eran transgresores manifiestos contra él mismo y sus compatriotas. Sólo se negaría la guerra agresiva, no la defensiva.

Por supuesto que se puede decir, y se dice de verdad, que si no hay guerra agresiva no puede haber guerra defensiva. Sin embargo, está claro que una nación puede limitarse a la guerra defensiva cuando otras naciones no lo hacen. De modo que el principio sigue siendo operativo.

Pero aquellos cuyo grito es—«¡Nuestra patria, con razón o sin ella!» y que añadirían a nuestras ochenta y tantas posesiones otras que se obtuvieran de manera similar, contemplarán con disgusto tal restricción a la acción militar. Para ellos no hay mayor locura que la de practicar el lunes los principios que profesan el domingo.

Author:

Herbert Spencer

Herbert Spencer was one of the leading 19th-century English radical individualists. He began working as a journalist for the laissez-faire magazine The Economist in the 1850s. Much of the rest of his life was spent working on an all-encompassing theory of human development based upon the ideas of individualism, utilitarian moral theory, social and biological evolution, limited government, and laissez-faire economics.

The image comes from "The Warren J. Samuels Portrait Collection at Duke University."

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire