Mises Wire

Home | Wire | Mientras que Occidente entró en pánico, algunos regímenes asiáticos tomaron un camino diferente

Mientras que Occidente entró en pánico, algunos regímenes asiáticos tomaron un camino diferente

  • kmask

04/09/2020

Cada vez más voces se cuestionan los motivos del bloqueo general impuesto en la mayor parte de Europa y los EEUU en respuesta a la epidemia de coronavirus. Esta supresión sin precedentes de las libertades civiles y económicas durante la paz sigue golpeando a muchos como difícilmente justificado. Ya sea desde un punto de vista legal, ético o económico, pronto nos daremos cuenta de que el costo de la reacción política fue inmenso y grave. Aún no hemos visto el verdadero costo de las medidas draconianas de confinamiento tomadas para detener el contagio. También hay que pagar un alto precio por los gigantescos paquetes financieros y fiscales que se supone que alivian el impacto de la crisis económica, en gran parte autoinfligida.

Pero no todos los regímenes han tomado este camino. Varios países asiáticos en el epicentro del brote de COVID-19, en particular Corea y Japón, pero también Taiwán y Hong Kong, no han instituido cierres generales. La mayoría reaccionó pronto con pruebas generalizadas, rastreando y aislando sólo a los que dieron positivo para el virus. Estos países pudieron evitar un contagio importante y el número de infecciones y muertes se ha mantenido bajo hasta ahora. Al mismo tiempo, la actividad social y económica ha continuado en gran medida sin obstáculos. Corea es ahora ampliamente aclamada como una historia de éxito, mientras que la autoproclamada victoria de China está siendo cuestionada.

¿Qué muestran las estadísticas?

Cabe señalar que las estadísticas de salud no son plenamente comparables a nivel internacional en lo que respecta tanto a las personas infectadas como a las muertes. Los países están utilizando diferentes enfoques para las pruebas y el rastreo, así como diversas normas para clasificar las muertes por causa. Además de estas discrepancias, las estadísticas oficiales de China son muy poco fiables. Sin embargo, corroboradas con pruebas anecdóticas, todavía pueden darnos un panorama general.

La reacción inicial de China fue lenta y poco transparente. Los primeros casos de la enfermedad se identificaron a principios de diciembre, pero no se tomaron medidas hasta un mes después. Se establecieron estrictas restricciones de movilidad y cierres, no sólo en la ciudad de Wuhan y la región de Hubei, sino en todo el país. El número de casos confirmados aumentó exponencialmente hasta mediados de febrero, después de lo cual se estabilizó en unos 80.000 casos (57 casos por millón de habitantes, Gráfico 1), desacelerándose notablemente en marzo (Gráfico 4). Si es exacto,1 el número oficial de muertes se mantuvo limitado en alrededor del 4 por ciento de los casos (Gráfico 2). No obstante, tanto las estadísticas oficiales de China como su supuesta salida exitosa se cuestionan seriamente. Todavía hay nuevos casos cada día, y éstos podrían ser importados, pero también podrían provenir de casos nacionales asintomáticos no reportados. Recientemente se cerraron cines después de haber sido reabiertos, y un pequeño condado de la provincia de Henan entró en cierre. Estas anécdotas alimentan los temores obvios de una posible segunda ola de infecciones, lo que representa un talón de Aquiles para una estrategia de confinamiento masivo que impide a la mayoría de la población crear inmunidad contra el virus.

mima

Otros países asiáticos han logrado contener la propagación de la enfermedad hasta ahora, aunque no siguieron la receta de China. Han limitado el número de infecciones a niveles relativamente bajos a pesar de que realizaron muchas más pruebas en promedio (Gráfico 3). Este es particularmente el caso de Corea del Sur, que realizó más de 300.000 pruebas, con hasta 10.000 por día ya a mediados de marzo. También han registrado un número muy bajo de muertes, superando claramente no sólo a Italia, Alemania y los EEUU, sino también a China. Corea supera ligeramente a China en términos de muertes por población, pero esto podría explicarse por las estadísticas menos creíbles de China. Por ahora, China y Corea parecen ser los dos únicos ejemplos importantes de países que han dominado el brote, con las advertencias estadísticas explicadas anteriormente (Gráfico 4). El número de nuevos casos en el Japón sigue aumentando, pero con bastante lentitud, lo que ha desconcertado a los expertos en salud.

mima

¿En qué difieren las políticas sanitarias y las estrategias de salida?

La actividad económica se derrumbó en China de enero a febrero, a raíz de las medidas draconianas de confinamiento.2 Los dirigentes chinos declararon que el confinamiento fue un éxito, reclamaron la victoria en la lucha contra COVID-19 y reabrieron gradualmente la vida social y económica. Sin embargo, muchas restricciones siguen vigentes. Los restaurantes y las tiendas están reabriendo, pero la mayoría de las escuelas siguen cerradas y se siguen aplicando estrictas normas de distanciamiento social. Las mascarillas y los controles de temperatura generalizados se han convertido en una norma. Se están realizando pruebas más generalizadas y se está implementando un sistema de código de colores de salud que utiliza grandes datos, lo que plantea problemas de privacidad y preocupaciones sobre la vigilancia masiva. La atención se ha desplazado a los casos importados, y se ha prohibido en gran medida la entrada de extranjeros al país. Como persiste el temor a una segunda oleada de infecciones, parece que China está saliendo de su encierro sólo gradualmente.

En Corea del Sur, tanto el Estado como el sector privado reaccionaron muy rápidamente a las angustiosas noticias provenientes de China. Ya en enero, una empresa privada desarrolló una prueba para el coronavirus y en tres semanas los reguladores la aprobaron con una rapidez sin precedentes. Esto permitió a Seúl lanzar un programa de pruebas públicas masivas, incluyendo instalaciones de pruebas de conducción, enfocadas a cualquiera que pudiera haber estado expuesto al virus. Aquellos que dieron positivo fueron puestos en cuarentena. El gobierno coreano también llevó a cabo un rastreo de contactos intrusivos para rastrear los casos conocidos y sospechosos por igual, utilizando los datos de los proveedores de telefonía móvil y las compañías de tarjetas de crédito y las redes de televisión de circuito cerrado (CCTV). Cuando el contagio aumentó repentinamente en torno a un culto religioso en Daegu, el gobierno lo cerró rápidamente. También extendió las vacaciones escolares y universitarias hasta finales de marzo y cerró las actividades religiosas, deportivas y de entretenimiento. Al mismo tiempo, la mayoría de las fábricas, centros comerciales y restaurantes se mantuvieron abiertos. El éxito de Corea también refleja un sector sanitario de muy alto rendimiento y, en gran medida, privado, que se ha modernizado a fondo tras las epidemias de MERS (síndrome respiratorio de Oriente Medio) en 2015.

El Japón fue uno de los primeros países afectados por el coronavirus, pero su gobierno no ha impuesto un bloqueo general y tampoco ha realizado pruebas masivas.3 A pesar de la cancelación de eventos deportivos y el cierre de escuelas, gran parte de la vida japonesa sigue siendo normal. No hay cuarentena, hasta ahora, ni cierres forzados de bares, clubes o restaurantes. Los trabajadores siguen viajando en lugar de teletrabajar, en parte debido a la notoria cultura del trabajo duro y a las formas más tradicionales de hacer negocios. Las bajas tasas de pruebas pueden explicar el bajo número de infecciones, pero no hay otras pruebas de la propagación de la enfermedad, como un sistema de salud abrumado4 o altas tasas de mortalidad. Parece que Japón ha hecho «lo justo» en términos de distanciamiento social y aislamiento de los casos infectados, dada su cultura de buena higiene y limitado contacto físico. Algunos expertos todavía temen que un aumento de las infecciones pueda venir más tarde, especialmente cuando el número de casos comenzó a aumentar en Tokio la semana pasada. Como resultado, el Primer Ministro Abe ha sido criticado por no imponer el estado de emergencia, lo que puede ser políticamente conveniente para él. Actualmente se están debatiendo los cierres limitados, pero incluso en ese caso, las medidas de cierre deberían ser competencia de las autoridades locales, que tienen la mejor información para imponerlas de manera selectiva.

En Taiwán y Hong Kong5 tampoco ha habido cierres generales.6 En general, la respuesta de la salud se ha centrado en las pruebas tempranas, el mapeo de virus, el distanciamiento social y la higiene estricta mediante el lavado intensivo de manos y el uso de máscaras. Estos países cerraron las fronteras y suspendieron los viajes desde los países infectados. También utilizaron tecnologías digitales y grandes datos para permitir un seguimiento preciso en vivo de la situación y la divulgación de información a la población en general. Hong Kong, por ejemplo, ha recurrido a una «supercomputadora» policial que se utiliza normalmente para investigar delitos complejos a fin de rastrear posibles supercargadores y puntos conflictivos. Todos estos países parecen haberse beneficiado de un alto nivel de preparación tras brotes epidémicos similares en el pasado. A diferencia de China, es probable que la salida de la epidemia sea más fácil. Dado que las personas siguen expuestas al virus, en particular los jóvenes, que probablemente desarrollen síntomas más leves, la inmunidad colectiva puede lograrse más rápidamente. Al mismo tiempo, la realización de pruebas generalizadas puede ayudar a prevenir un pico de contagio mientras la vida social y económica sigue en gran medida igual que antes. Este enfoque también puede mitigar el riesgo de posteriores olas de reinfección.

Conclusiones

La experiencia de algunos países asiáticos refuerza los argumentos contra los cierres impuestos en la mayor parte de Europa y los Estados Unidos. Demuestra que los respectivos gobiernos podrían haber seguido un camino diferente, con un número probablemente menor de casos y muertes, si hubieran estado dispuestos a tomar medidas tempranas y proporcionadas. Esos gobiernos todavía pueden cambiar de rumbo y emular el enfoque coreano en lugar de seguir los pasos de China, un país al que anteriormente se había vapuleado por su régimen autoritario, sus políticas poco transparentes y sus prácticas de competencia desleal. Las preocupaciones sobre la intrusión en la privacidad mediante el uso de tecnología de rastreo deben ser examinadas cuidadosamente. Sin embargo, esa vigilancia debe ser limitada en el tiempo y probablemente sea menos perjudicial que el confinamiento de toda la población. Y en el caso de que una persona que haya dado positivo en el análisis del virus represente una «amenaza palpable, inmediata y directa»7 para la salud de los demás, los Estados están autorizados a limitar el contacto con esa persona dentro de los límites de sus derechos de propiedad.

Todo el mundo desea reducir al mínimo el riesgo de infecciones, el número de muertes y el impacto económico negativo de la epidemia de coronavirus. Sin embargo, las emociones y los intereses políticos no deben asumir un juicio racional y equilibrado de todos los riesgos involucrados. Hace casi dos siglos, el economista francés Frederic Bastiat argumentó que el hecho de no examinar todas las consecuencias de una acción, incluidas las que no se ven inmediatamente, puede empeorar las cosas. El cierre hará más difícil la salida de la epidemia y al mismo tiempo magnifica el ya alto intervencionismo del gobierno. Como explicó Mises, el intervencionismo engendra más del tipo hasta que termina en el pleno socialismo. Así, la guerra contra el coronavirus puede convertirse fácilmente en una guerra contra el bienestar general del pueblo.

  • 1. Otras fuentes estiman el número de muertes en unas 45.000, quince veces más que el número oficial, sólo en Wuhan.
  • 2. La producción industrial cayó en un 13,5 por ciento año tras año (YOY), las ventas al por menor en un 20,5 por ciento YOY, y la inversión en activos fijos en un 24,5 por ciento. El Índice de Gerentes de Compras de Manufactura (PMI) cayó a 40.3 puntos mientras que el PMI de servicios cayó a un mínimo histórico de 26.5 en febrero.
  • 3. A partir del 9 de abril, se está debatiendo un cierre limitado, aunque «los cafés, restaurantes y otras instalaciones [están] abiertos como de costumbre el jueves».
  • 4. Japón tiene un sector de salud eficiente con unas trece camas de hospital por cada mil personas, el más alto entre las naciones del G7.
  • 5. Singapur anunció medidas de confinamiento más estrictas, el equivalente a un cierre parcial el 3 de abril.
  • 6. Hong Kong, por ejemplo, ha ordenado que los restaurantes funcionen a «media capacidad».
  • 7. Como dijo Rothbard en La ética de la libertad.
Author:

Contact Mihai Macovei

Dr. Mihai Macovei (macmih_mf@yahoo.com) is an associated researcher at the Ludwig von Mises Institute Romania and works for an international organization in Brussels, Belgium.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire