Mises Wire

Home | Wire | Terminen la paralización

Terminen la paralización

  • Shuttered Business
0 Views

Etiquetas Gran GobiernoSalud

03/31/2020

La paralización de la economía estadounidense por decreto del gobierno debería terminar. Los daños duraderos y de gran alcance causados por este precedente autoritario superan con creces los causados por el virus COVID-19. El pueblo estadounidense — individuos, familias, negocios — deben decidir por sí mismos cómo y cuándo reabrir la sociedad y volver a sus vidas diarias.

Ni la administración de Trump ni el Congreso tienen la autoridad legal para paralizar la vida americana sin al menos el debido proceso de base. Como escribió recientemente el juez Andrew Napolitano, los cierres de empresas, las restricciones de reunión y movimiento y las cuarentenas no están permitidas constitucionalmente en virtud de alguna doctrina mágica de «emergencia». Como mínimo, el gobierno federal debe demostrar un daño potencial inminente por parte de individuos infectados específicos en alguna forma de audiencia o juicio.

Estos requisitos del debido proceso no se suspenden.

Los funcionarios estatales y locales pueden reclamar, o incluso poseer, poderes policiales legítimos para paralizar sus comunidades. No ofrecemos ningún análisis de tales poderes o reclamaciones bajo la miríada de constituciones estatales y legislación de autorización. Pero deberían resistirse a ejercer estos poderes. El gobernador de Virginia, en particular, merece una amonestación por imponer unilateralmente un largo período de virtual arresto domiciliario.

No sabemos, y aún no podemos saber, cuántos estadounidenses se enfermarán o morirán a causa del virus. Sabemos que las predicciones sobre la infección y la tasa de mortalidad son muy poco fiables. Incluso las muertes reales atribuibles a COVID-19 no son tan fáciles de contar, como ha descubierto Italia. La edad, la salud general y la comorbilidad son variables difíciles de evaluar, y la gente puede morir «con» el virus pero no «por» él. También es muy difícil evaluar la letalidad del virus en relación con los tipos de gripe y resfriados conocidos anteriormente.

Hasta la fecha, las muertes por COVID-19 en los EEUU son mucho menos que las muertes en temporadas de gripe ordinarias o por pandemias pasadas como el virus H1N1. Esta comprensión es de vital importancia para poner el virus, y la respuesta del gobierno a él, en perspectiva. Incluso durante las pandemias, depresiones y guerras mundiales del pasado, los estadounidenses fueron a trabajar.

En 1850, el economista francés Frédéric Bastiat ayudó al mundo a comprender los «costos visibles e invisibles» de las políticas estatales. Es simple ver cómo las cuarentenas y los cierres frenarán la propagación de COVID-19. Es crítico, pero no tan simple, ver los costos y daños causados por la paralización económica.

Sólo entonces podremos entender racionalmente las compensaciones involucradas.

¿Cuántos estadounidenses que sufren de otras enfermedades no pueden ver a un médico ahora? ¿Cuántos estadounidenses perderán sus trabajos, los ahorros de toda su vida, sus perspectivas de jubilación y su incalculable sentimiento de autoestima? ¿Cuántos sucumbirán a la depresión, al abuso de drogas o alcohol y al suicidio? ¿Cuántos perderán sus casas, se divorciarán de sus cónyuges o sufrirán abusos? ¿Cuántos no se recuperarán nunca en sus carreras? ¿Cuántas pequeñas empresas, incluidas las vitales de médicos, dentistas y veterinarios, desaparecerán de su comunidad? ¿Cuántos jóvenes «no se independizarán»?

Peor aún, ¿las tiendas de comestibles y las gasolineras permanecerán abiertas y abastecidas? ¿Aumentará el crimen? ¿Se desgarrará el tejido social estadounidense, ya debilitado por la política?

Estas preguntas no son retóricas. Todas estas cosas sucedieron, hasta cierto punto, después de la Gran Recesión de 2008. Sucederán de nuevo, muy pronto, si no actuamos inmediatamente. Mañana, el 1 de abril, millones de americanos no pagarán el alquiler o las hipotecas. Millones de pequeñas empresas cerrarán, como ya lo han hecho muchos grandes empleadores como Macy's, Kohl's, aerolíneas y hoteles. Millones de trabajadores de servicios ya están desempleados, y se perderán muchos más trabajos. Los efectos serán en cascada.

No hay conflicto entre las preocupaciones humanitarias y las económicas; de hecho, son caras de la misma moneda. Unos Estados Unidos más pobre serán unos Estados Unidos mucho menos saludable, uno más vulnerable a futuras enfermedades y dolencias. La tecnología, la medicina moderna y los agentes del mercado pueden hacer frente a un virus; ya vemos a empresarios que producen ventiladores más baratos y a médicos que utilizan medicamentos genéricos baratos con resultados muy prometedores.

Este enfoque local, de abajo hacia arriba, es la única forma efectiva de enfrentar el virus. El gobierno federal, como vemos ahora y hemos visto en el pasado, es cómicamente incapaz de tener competencia en tiempos de crisis.

En un nivel fundamental, la libertad es realmente más importante que la seguridad o, en este caso, una ilusión de seguridad. Todos lo demostramos en nuestra vida personal todos los días, desde volar, conducir o montar en bicicleta, hasta consumir comida y bebida no saludable simplemente porque nos gusta. La seguridad nunca ha sido el único o incluso el principal objetivo de un país nacido de la rebelión.

El gobierno no puede decidir qué aspectos de nuestras vidas son esenciales o no esenciales. El pueblo americano no puede simplemente sentarse en casa y esperar los cheques del gobierno escritos sobre fondos que el gobierno no tiene.

Terminen la paralización.

Author:

The Editors

The Editors of the Mises Institute.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire