Mises Wire

Home | Wire | Los gobiernos «sancionan» a sus propios ciudadanos todos los días. Las sanciones a Rusia son sólo una evolución natural.

Los gobiernos «sancionan» a sus propios ciudadanos todos los días. Las sanciones a Rusia son sólo una evolución natural.

  • government's cut tax

Etiquetas Guerra y política exterior

03/19/2022

La invasión de Ucrania por parte del presidente ruso Vladimir Putin en la última semana de febrero de 2022 fue la culminación de décadas de expansión estatista transnacional.

La Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), que los gestores del imperio centrado en Washington de la posguerra crearon para contrarrestar el imperialismo comunista coordinado desde Moscú, quedó obsoleta cuando la Unión Soviética se derrumbó en la Navidad de 1991. Pero en lugar de alegrarse por la caída de un imperio adverso y reducir la alianza de la OTAN, los estatistas transnacionales dirigidos por Washington la ampliaron. Uno a uno, los países de Europa del Este y del Báltico, muchos de ellos antiguos miembros del bloque del Pacto de Varsovia respaldado por la Unión Soviética, se unieron a las filas occidentales.

Vladimir Putin dejó claro que no toleraría el ingreso de Ucrania o Georgia en la OTAN, e incluso invadió partes de ambos países a medida que se profundizaba su enredo con Occidente. En febrero de 2022, la presa finalmente se rompió, y Putin invadió Ucrania en lo que parece ser un impulso para apoderarse de todo el país, o al menos de una parte suficiente para proporcionar una zona de amortiguación entre el campo de la OTAN, en continua expansión, y la Federación Rusa. El estatismo transnacional de Occidente se encontró con el estatismo nacional del Este.

A su vez, Estados Unidos, como casi todo el mundo esperaba ante tal eventualidad, golpeó a Rusia y a muchos de sus dirigentes con sanciones. Muchas empresas privadas —bancos, compañías de tarjetas de crédito y equipos deportivos, por ejemplo— y organizaciones internacionales, como el Comité Paralímpico Internacional, también anunciaron prohibiciones generales de hacer negocios con los rusos. En cuestión de horas, las sanciones empezaron a hacer mella. Los bancos rusos se vieron afectados, el tipo de cambio del rublo ruso se desplomó y los precios de la energía se dispararon en todo el mundo al volverse incierto el futuro suministro de petróleo y gas ruso.

No es necesario señalar a los lectores de Mises que estas sanciones son inmorales e injustas. En primer lugar, es incorrecto castigar a los civiles ordinarios, incluidos, por supuesto, los niños y los discapacitados, por las acciones de su gobierno. La aplicación de las sanciones, además, es arbitraria e incluso caprichosa: el gobierno de Estados Unidos invadió las naciones soberanas de Afganistán e Irak hace unas dos décadas, y antes había estado imponiendo sanciones al pueblo iraquí a costa de grandes pérdidas de vidas inocentes, pero Washington no sufrió ningún castigo por estas acciones.

Además, ningún gobierno debería controlar la actividad económica de los ciudadanos y las empresas privadas. Las sanciones son un arma que ningún Estado debería tener a su disposición en primer lugar. Ver la facilidad con la que Washington aprovechó el sistema financiero mundial para librar una guerra económica contra un rival (que Washington, según la mayoría de las opiniones, provocó innecesaria y unilateralmente) debería hacer reflexionar a todo el mundo. Esto es algo que Washington podría hacer a cualquiera, en cualquier momento, por cualquier razón o por ninguna.

Pero la magnitud de las sanciones que Washington ha impuesto a Rusia (y a los rusos) no debe distraernos de un hecho crucial. Lo que Washington está haciendo contra Moscú no es raro. Es algo que ocurre todos los días. Y es algo que sucede no sólo a países y personas a miles de kilómetros de la patria americana, sino en cada rincón habitado de Estados Unidos. Washington no sólo está sancionando a Rusia. Washington nos sanciona a ti y a mí, todo el tiempo.

Considere que cuando usted compra un galón de gasolina o un paquete de cigarrillos, Washington lo sanciona por hacerlo con la imposición de impuestos al consumo y otras restricciones estatistas al comercio. Cuando ganas dinero en tu trabajo, Washington también se queda con parte de eso. No sólo Washington —los estados y las ciudades también imponen sanciones. Hay sanciones por poseer una propiedad, sanciones por alquilar una propiedad (incluso por una noche — impuestos de hotel), sanciones por ganar intereses sobre el capital, sanciones por no ganar intereses sobre el capital, sanciones por emplear a personas, sanciones por pasar lo que queda después de todo esto a tus herederos cuando mueres.

No es sólo América, por supuesto. Yo vivo en Japón, un país muy agradable que también toma mi dinero a voluntad. Todos los gobiernos lo hacen. Todos los gobiernos se sirven, en mayor o menor medida, de la propiedad privada. Dentro de unos momentos, iré a la tienda de la esquina a comprar mi almuerzo. Me costará un 10 por ciento de la cuenta salir con un sándwich y una bebida, por el privilegio, supongo, de caminar por la acera del gobierno y respirar su aire.

Se nos dice que los gobiernos nos sancionan por nuestro propio bien, que recibimos aceras, y también carreteras y escuelas y hospitales, a cambio del dinero que nos quitan. La calidad de los bienes y servicios proporcionados es muy discutible, pero en aras de la discusión, supongamos que los impuestos producen servicios de primera clase. Eso sigue dejándonos con el problema de la hinchazón y la estafa del gobierno, un recargo sobre un recargo y una réplica a cualquiera que argumente que sancionar a los ciudadanos es la forma más eficiente de lograr objetivos comunes. La tienda de la esquina donde voy a comprar mi almuerzo no tiene lobistas y empleados en la parte de atrás que intentan que el dueño suba los precios de las barras de helado y las botellas de sake para que los lobistas y los empleados se lleven una tajada. El hombre que dirige la tienda tiene que ofrecer precios bajos y alta calidad o se quedará sin negocio, exactamente lo contrario de lo que hace el gobierno.

Luego está el propio dinero, el medio de la sanción. El gobierno japonés establece los presupuestos con un mínimo de atención a la realidad, pero esto no ha impedido a los políticos acumular una deuda más de dos veces y media superior a la que produce toda la nación en un año. El banco central de Tokio crea dinero ex nihilo a su antojo, con el efecto de que todo el mundo es sancionado dos veces: una cuando se grava su actividad económica y otra cuando la inflación que provoca el gobierno disminuye el valor del dinero que queda tras la primera ronda de sanciones. Ninguna empresa funciona así. Ninguna banda opera de esta manera, para el caso. Sólo los gobiernos pueden cometer un robo a mano armada con tanta impunidad (la cárcel es la recompensa por resistirse al recaudador de impuestos) y luego dar la vuelta y cometer un latrocinio continuo a través de la inflación después de que el robo a mano armada se haya llevado a cabo.

Consideremos ahora a Washington. Washington, a diferencia de Tokio, tiene la ventaja de contar con el privilegio de imprimir moneda fiduciaria extendida a prácticamente todo el mundo. La moneda de reserva preferida del planeta es el dólar de EEUU. El sistema de Bretton Woods de la posguerra, que hizo que la OTAN fuera fiscalmente viable en primer lugar, es el secreto de la omnipotencia económica de Washington. Washington puede sancionar prácticamente a cualquiera, en cualquier lugar y en cualquier momento. Puede presionar al grupo SWIFT, nominalmente privado, para que corte las transacciones financieras, y puede hacerlo porque Washington controla no sólo la mesa de SWIFT sino todo el casino, todos los casinos del Strip, de hecho. Esto es una grave parodia moral. Esto es un saqueo a una escala inaudita antes de la era moderna. Y continúa sin que la mayoría de nosotros nos demos cuenta.

Vladimir Putin está bombardeando centros civiles y centrales nucleares en Europa del Este. Esto es un gran crimen, pero sigue siendo un crimen localizado. Washington está estrangulando toda la economía rusa, y por extensión las economías de todos los demás países del mundo. Pero está haciendo más que eso. No nos dejemos distraer por los acontecimientos actuales, por muy terribles que sean. La expansión de la OTAN es ciertamente la causa próxima de la actual guerra y de las sanciones de represalia, pero bajo la ronda de noticias diarias hay un desafío estructural mucho más pernicioso para la libertad en todas partes. Washington y todos los gobiernos nos sancionan a todos, todo el tiempo. No es sólo que el dinero de los rusos no esté seguro, es que la propiedad privada de todos, incluido el dinero, está a merced del Estado. Por decirlo de otra manera, si Washington no sancionara ahora a Moscú, Moscú sancionaría a los rusos de a pie. Es una situación en la que todos pierden, excepto el Estado.

Está bien estar con el pueblo de Ucrania y pedir que Rusia salga de los asuntos de ese país. Es aún mejor estar con la gente de todos los países insistiendo en que todos los gobiernos se mantengan al margen de las libretas de ahorro de los ciudadanos. Si es moralmente incorrecto sancionar a los rusos, entonces es al menos igual de incorrecto sancionar al resto de nosotros.

Author:

Contact Jason Morgan

Jason Morgan is associate professor at Reitaku University in Kashiwa, Japan, and was a 2016 Mises Institute Fellow. For a list of his books and publications, see his personal site.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here