Mises Wire

Home | Wire | Las sanciones comerciales son inmorales e ineficaces

Las sanciones comerciales son inmorales e ineficaces

  • iran
0 Views

Tags Proteccionismo y Libre ComercioGuerra y Política Exterior

El 10 de enero, el secretario de Estado Mike Pompeo y el secretario del Tesoro Steve Mnuchin anunciaron nuevas sanciones económicas impuestas a Irán en respuesta a sus ataques con misiles contra las fuerzas estadounidenses en Irak. Las sanciones se dirigen a las empresas que operan en los sectores manufacturero, textil, de la construcción y minero. El presidente Trump dijo que «Estas sanciones de castigo permanecerán hasta que el régimen iraní cambie su comportamiento».

Los ataques iraníes fueron una represalia al ataque con aviones no tripulados de Estados Unidos que mató a Qasseim Soleimani, el poderoso general iraní y líder de la Fuerza Quds. Afortunadamente, el Presidente Trump ha decidido no responder con ninguna acción militar para evitar una guerra total.

No obstante, las nuevas sanciones contra Irán probablemente no cambiarán mucho. Una larga historia de sanciones fallidas, que no fueron capaces de cambiar los regímenes opuestos, puede atestiguar eso.

Las consecuencias económicas no deseadas de las sanciones comerciales

Hace casi diez años, Jonathan Catalán escribió un artículo sobre este mismo tema para el Mises Wire. Las cosas no han cambiado desde entonces. Los gobiernos siguen imponiendo restricciones comerciales a las naciones rivales. Catalán explicó eso:

Las sanciones comerciales tienen por objeto desestabilizar los regímenes, obligándolos a transigir con el gobierno agresor. Las sanciones lo hacen amenazando la capacidad de supervivencia del régimen, socavando cualquier apoyo que pueda tener entre la población.

De hecho, el objetivo de estas medidas es la población de la nación, no su gobierno. En una economía debilitada, la gente puede volverse contra el régimen bajo el que viven. En el Irán no ha ocurrido así, aunque el régimen le ha impuesto embargos desde la Revolución de 1979.

Las sanciones debilitan las economías de estas naciones, porque impiden los intercambios que se habrían realizado de otra manera. Dado que cualquier intercambio sólo se hace porque es mutuamente beneficioso, ambas partes terminan peor. Podemos ilustrar esto en términos de un comercio entre dos individuos. Supongamos que Jim trabaja para la industria textil en Irán y quiere comprarle algodón a Josh, quien lo cultiva en Nueva Zelanda. Con los nuevos embargos, el algodón de Josh se vuelve demasiado caro y Jim se ve obligado a comprar a un comerciante nacional menos productivo. Si Juan no puede reducir los costos, debe aumentar los precios y su negocio podría incluso dejar de ser rentable de inmediato.

Josh también está peor en este escenario. Ha perdido un cliente, tal vez uno de confianza y de larga data. Ambas partes de la transacción pierden con una prohibición como esta. No sólo los importadores iraníes pierden su capacidad de comprar productos más baratos y/o mejores del extranjero, sino que los extranjeros también pierden su capacidad de comprar productos iraníes.

Las sanciones destruyen la división internacional del trabajo, que, como explicó Ludwig von Mises, es el fundamento de la civilización misma. Si la división del trabajo permite la especialización en una economía, los recursos tienden a desplazarse hacia aquellos lugares donde son más productivos en valor, y las sanciones obstaculizan este mecanismo de generación y distribución de la riqueza.

Por supuesto, la magnitud del daño es proporcional a la fuerza y el alcance del embargo. En el Irán, hemos visto varios casos de las consecuencias de la alteración de la posición de estas personas y empresas en el mercado mundial. Catalán continuo

Las sanciones comerciales que han estado en vigor desde 1979 han hecho demasiado difícil para las líneas aéreas iraníes modernizar sus flotas de aviones o adquirir las piezas de repuesto necesarias para mantenerlas. El resultado desafortunado ha sido un aumento en la tasa de accidentes aéreos, que ha llevado a la lesión y muerte de al menos docenas - si no cientos - de individuos. No puede ser el temor de que las piezas de repuesto destinadas a las aerolíneas civiles iraníes se utilicen para el mantenimiento de los aviones de combate iraníes. Es dudoso que dos máquinas muy complejas y muy diferentes utilicen las mismas piezas.

Además de eso, las sanciones más recientes a las instituciones financieras han causado escasez de medicamentos. Aunque el comercio de bienes humanitarios sigue estando permitido, muchos bancos extranjeros y proveedores externos están rompiendo sus relaciones con los socios iraníes, lo que pone en peligro la importación de bienes y equipos vitales utilizados en el tratamiento de enfermedades graves.

En un artículo escrito para la revista médica The Lancet, tres médicos que trabajan en el Centro de Tratamiento e Investigación de Cáncer Pediátrico MAHAK de Teherán señalaron que el establecimiento de sanciones ha causado una «escasez de medicamentos debido a la reticencia de las compañías farmacéuticas a tratar con Irán». También advirtieron que

En los próximos 3 meses, la escasez de vincristina e ifosfamida impedirá el tratamiento adecuado de los tumores del SNC, linfomas, tumor de Wilms, sarcomas y retinoblastoma. Se desarrollará rápidamente una situación insostenible porque los medicamentos esenciales para los tratamientos pediátricos del cáncer en los países de ingresos bajos y medios enumerados por la OMS son los 30 medicamentos más prescritos en nuestro hospital. La compra de cualquier equipo médico... se convertirá en algo casi imposible y pondrá en peligro aún más las condiciones del tratamiento. Durante el embargo anterior, los tratamientos de radiación en nuestro hospital se interrumpieron durante 2 meses hasta que se pudieran importar las piezas de repuesto.

La historia fallida de las sanciones comerciales

¿Pero qué pasa si, desde el punto de vista del gobierno estadounidense, las sanciones comerciales cumplen sus objetivos? ¿No podrían estas consecuencias indeseadas ser sólo el costo de oportunidad de un Irán pacífico y próspero del futuro, cuando el régimen actual sea destronado y se instituya un régimen democrático para el resto del tiempo?

Históricamente, este no ha sido el caso en absoluto. Irán es en sí mismo un gran ejemplo. El primer embargo, como ya hemos comentado, se emitió en 1979, cuando un grupo terrorista tomó rehenes en la embajada de Estados Unidos en Teherán. Este embargo congeló los activos iraníes en los bancos estadounidenses y se convirtió en una sanción comercial completa. Duró hasta 1981, cuando se firmó un acuerdo con el gobierno iraní.

Pero las sanciones se instituyeron de nuevo en 1987, en 1995, en 2011 y también en los últimos dos años. Las Naciones Unidas también impusieron sanciones en 2006, 2007, 2008, 2010, 2011, 2012 y 2015. Irán no ha hecho la transición a un régimen democrático desde 1979, y no parece que vaya a suceder pronto. El programa nuclear del gobierno tampoco está siendo desechado.

Otro ejemplo de sanciones fallidas es el de Cuba. Ha sido objeto de embargos desde 1960 como respuesta a las expropiaciones de ciudadanos y empresas estadounidenses por parte del gobierno revolucionario cubano. Según Nelson Rodríguez Chartrand:

En 1992, el embargo se convirtió en ley y, en 1996, el Congreso de los Estados Unidos aprobó la llamada Ley Helms-Burton, que prohibía a los ciudadanos estadounidenses hacer negocios dentro de la Isla o con el Gobierno cubano, aunque la justificación del embargo ha sido, durante mucho tiempo, la falta de libertades civiles y las violaciones de los derechos humanos por parte del régimen cubano.

Además de tener que soportar la economía colectivista impuesta por el régimen, la población tiene que vivir con un estrangulamiento adicional de la riqueza causado por las sanciones. Por supuesto, la principal causa de la pobreza en Cuba es el socialismo, que hace imposible la acumulación de capital y la asignación racional de recursos. Pero los embargos ayudan a mantener a los cubanos más pobres. Sin embargo, no hay razón para creer que la población cubana esté más cerca de derrocar el estado cubano de lo que estaba en 1960. Y si la población aumenta en la revuelta, no hay razón para asumir que el levantamiento se debe a las sanciones americanas.

Mercados libres y gente libre

Si la historia de las sanciones es un fracaso total, entonces, ¿qué podría ser una salida para Irán? Tenemos que cambiar la guerra, las restricciones y las prohibiciones por la paz, el comercio y la información.

Si la historia nos ha enseñado una lección, es ciertamente que el intervencionismo no funciona. En el ámbito económico causa empobrecimiento, y en los campos de batalla causa muerte, sufrimiento y daños innecesarios. Ahora es el momento de poner fin a las empobrecedoras e ineficaces sanciones económicas en todas sus formas.

Author:

Matheus Fialho Vieira

Matheus Fialho Vieira is a Brazilian electronic engineering student and currently works for the metals industry, in Belo Horizonte.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire