Mises Wire

Home | Wire | Los disturbios sólo ayudan a alimentar el empobrecimiento urbano

Los disturbios sólo ayudan a alimentar el empobrecimiento urbano

  • riot

09/18/2020

En una reciente entrevista, el organizador de Black Lives Matter (BLM) Ariel Atkins sostuvo que los saqueos son una reparación para los afroamericanos. Atkins denunció la sugerencia de que se puede ganar cualquier cosa con las protestas pacíficas. «Ganar ha llegado a través de las revueltas, ganar ha llegado a través de los disturbios», dijo. Desafortunadamente, la beligerancia de personas como Atkins ha sido alimentada por los intelectuales de la corriente principal, que originalmente minimizaron las intenciones malévolas de activistas peligrosos. Por lo tanto, como adultos, no tenemos otra alternativa que recordarles a estos jóvenes que provocar disturbios es una estrategia ineficaz para promover la causa de los afroamericanos.

Un caso sorprendente contra los disturbios se expresa claramente en las conclusiones de la profesora Mary C. King, cuya investigación demuestra «poca relación entre el progreso regional de los afroamericanos y los disturbios raciales relativamente próximos». El comportamiento descontrolado a menudo da lugar a que las empresas huyan de las comunidades minoritarias, privando así a los residentes de empleo e ingresos. El racismo es un asunto extremadamente delicado; sin embargo, la sensibilidad debe ser atenuada por la lógica. Los afroamericanos han experimentado un progreso sustancial en el último siglo. Es posible que se pierdan esos avances si los adultos racionales se abstienen de corregir a los activistas equivocados. Tal fue el impacto de los disturbios raciales de la década de los sesenta. Al examinar los efectos de los disturbios civiles en las pequeñas empresas de los centros urbanos, los sociólogos Howard Aldrich y Albert Reiss comprobaron que los disturbios no sólo infligían graves daños a la propiedad, sino que a largo plazo hacían que fuera prohibitivo operar en los centros urbanos, lo que elevaba los costos de los seguros. Como resultado, los negocios migraron a entornos más propicios. Los residentes de bajos ingresos son los principales beneficiarios del espíritu empresarial en los centros urbanos, por lo que cuando las emociones superan a la lógica y los negocios salen de estas comunidades, los perdedores son la pobre gente negra.

Los agitadores actuales también parecen ignorar el impacto de los disturbios en los propietarios negros. Los eminentes economistas Robert Margo y William Collins, en su evaluación de los efectos de los disturbios posteriores al asesinato de Martin Luther King Jr. sostienen que «los disturbios deprimieron el valor medio de las propiedades de los negros entre 1960 y 1970, con poco o ningún repunte en la década de los setenta». El análisis de los datos de los hogares sugiere que la brecha racial en el valor de la propiedad se amplió en los disturbios infligidos a las ciudades durante los años 70». La vivienda es un factor que contribuye a la brecha de riqueza racial, por lo tanto, si las propiedades se deprecian debido al riesgo de disturbios, ¿cómo pueden los afroamericanos avanzar en el cierre de la brecha de riqueza? La implicación a largo plazo de los disturbios es que estigmatizan a las comunidades afroamericanas como semilleros de disturbios sociales. Las casas en esos barrios no serán compradas por personas progresistas interesadas en crear riqueza. Lo que esto significa es que los afroamericanos se ven privados del capital social y las redes necesarias para tener éxito en un entorno competitivo.

En otro estudio, los autores indican que los disturbios redujeron los ingresos de los empleados negros en las ciudades impactadas; escriben: «las conclusiones sugieren que los disturbios tuvieron efectos negativos en los ingresos y el empleo de los negros que fueron económicamente significativos y que pueden haber sido mayores a largo plazo (1960-1980) que a corto plazo (1960-1970)». Sus resultados no son sorprendentes. Los negocios en el interior de las ciudades ofrecen a los negros pobres la oportunidad de obtener un empleo y construir habilidades relevantes. El empleo en una pequeña empresa es un paso hacia mayores oportunidades. Cuando a los ciudadanos poco cualificados se les roban estas opciones, se hace más difícil para ellos establecerse en un entorno dinámico.

Otro efecto negativo de los disturbios es que mueven a la opinión pública a favorecer medidas de control social opresivas como estrategia de lucha contra el crimen, estableciendo así a los Republicanos de línea dura como candidatos atractivos. Como señala Omar Wasow de Princeton en un estudio reciente:

Evaluando las protestas lideradas por negros entre 1960 y 1972, encuentro que el activismo no violento, particularmente cuando se encontró con un estado de represión vigilante, impulsó la cobertura mediática, la enmarcación, el discurso en el Congreso y la opinión pública sobre los derechos civiles. Los condados cercanos a las protestas no violentas vieron aumentar el porcentaje de votos presidenciales demócratas entre los blancos en un 1,3-1,6%. La violencia iniciada por las protestas, por el contrario, ayudó a mover la agenda de las noticias, los marcos, el discurso de la élite, y la preocupación pública hacia el control social... En 1968, encuentro que las protestas violentas probablemente causaron un cambio de 1,6-7,9% entre los blancos hacia los Republicanos e inclinaron la elección.

Kelly Anne Conway ilustró bellamente este punto cuando le dijo a Fox News que «cuanto más caos y anarquía y vandalismo y violencia reinen, mejor será para la elección muy clara de quién es el mejor en seguridad y orden público».

Evidentemente, los efectos de los disturbios en los afroamericanos son destructivos. Por lo tanto, los adultos en la sala deben decir la verdad—los disturbios nunca redundan en su beneficio y tampoco tiene sentido permitir las demandas poco realistas del movimiento BLM y sus ingenuos partidarios. Sería irresponsable que el pueblo estadounidense alimentara los deseos de los activistas que buscan destruir el tejido de su república. Debemos rechazar no sólo el vandalismo, sino también el radicalismo del movimiento BLM.

Author:

Contact Lipton Matthews

Lipton Matthews is a researcher, business analyst, and contributor to mises.org, The Federalist, and the Jamaica Gleaner. He may be contacted at lo_matthews@yahoo.com or on Twitter (@matthewslipton).

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire