Mises Wire

Home | Wire | La ética del COVID: es inmoral confinar a personas inocentes que podrían ser una amenaza

La ética del COVID: es inmoral confinar a personas inocentes que podrían ser una amenaza

  • Ethics
0 Views

Etiquetas SaludEstrategiaFilosofía y Metodología

05/27/2020

Hace unas semanas presenté una visión libertaria de la ética del confinamiento. Siguiendo a Murray Rothbard en su Ética de la libertad, argumenté que el Estado no tiene derecho a confinar o poner en cuarentena a gente inocente, aunque pueda alargar algunas vidas. El Estado no es el único dueño de las calles. Más bien los ciudadanos o los contribuyentes lo son, y por consiguiente tienen el derecho de usar sus calles. Además, cualquiera es inocente hasta que se demuestre lo contrario y no se puede asumir que esté infectando intencionadamente a otros con un virus mortal.

Sin embargo, hay algunos que reclaman la superioridad moral y sostienen que no es ético salir de casa durante la epidemia del coronavirus. Su argumento es que al salir de la casa se puede contribuir a la transmisión de un virus mortal. Las personas pueden ser confinadas durante una pandemia como la actual, porque son (potenciales) agresores. Cualquiera podría, sin saberlo, portar el virus y transmitirlo, y por lo tanto representa una amenaza potencial para la salud de los demás.

Mi respuesta es que no se puede justificar la violencia preventiva contra alguien que sólo es un agresor potencial. Hay que probar más allá de toda duda razonable que alguien está infectado y quiere infectar a otros. No es ético usar la violencia defensiva sin haber probado un ataque inminente.

La cuestión del uso de la calle es más fácil en una sociedad libre. Como todo es propiedad privada en una sociedad libre, los propietarios establecerían reglas para el uso de su propiedad, incluyendo las calles. Tenga en cuenta que las personas en su sano juicio asegurarían los derechos de acceso antes de comprar o alquilar una propiedad y no se les podría negar simplemente el acceso o la salida de su propiedad en una epidemia.

Sin embargo, mientras las calles no estén totalmente privatizadas, la cuestión sigue en pie: ¿Debería haber alguna restricción en el uso de las calles para sus dueños, los ciudadanos? Parece razonable no permitir un comportamiento negligente cuando pone en peligro la propiedad privada de otros, como los demás usuarios de la calle.

Por ejemplo, un conductor ebrio que no controla su coche y no mantiene una distancia prudente podría considerarse que está actuando de manera negligente, y parece justificado detener a este conductor. Aplicando este razonamiento a la epidemia del coronavirus, a alguien que esté infectado con el virus y no se mantenga lo suficientemente alejado de los demás o estornude en la calle sin cubrirse podría pedírsele que tomara precauciones o que se le enviara de vuelta a su propiedad. Lo que es claramente injusto y desproporcionado es prohibir a todos que conduzcan por la mera posibilidad de una conducción negligente, o poner en cuarentena a todos porque existe un riesgo de infección.

Para hacer el punto más pronunciado aplicaré este razonamiento a un ejemplo útil proporcionado por Walter Block: imagínese a alguien apuntando con una flecha mortal a un árbol de su propiedad. La suposición es que si falla su objetivo, la flecha volará hacia la propiedad de su vecino, posiblemente hiriendo a gente inocente. ¿Es el disparo de la flecha un comportamiento negligente que debe ser detenido? Dependiendo de las circunstancias exactas, así parece. Sin embargo, no justifica la cuarentena de la población general. En primer lugar, no todo el mundo tiene un arco y una flecha. Del mismo modo, hoy en día no todo el mundo tiene el virus y puede «dispararlo» a otros. En segundo lugar, no todo el mundo que posee un «arco y flecha» (está infectado) «dispara» (propaga los gérmenes) de forma negligente en dirección a sus vecinos.

Si en el caso de la epidemia se justifica el confinamiento de todos porque podrían infectarse, y además podrían actuar con negligencia, se puede hacer un argumento análogo en el caso del arco y la flecha: cualquiera podría en principio comprar un arco y una flecha y podría en principio disparar flechas con negligencia. Por lo tanto, cualquiera es una potencial «amenaza de flecha» y todos deben ser encerrados en sus casas. O, alternativamente, la venta de arcos y flechas debe ser prohibida. Sin embargo, esto viola claramente los derechos de propiedad privada. Los violadores de los derechos de propiedad privada, lejos de ocupar el terreno moral, deben ser considerados criminales.

Si permitimos el uso de la violencia contra personas inocentes porque son un riesgo potencial o una amenaza para los demás, entonces no habrá prácticamente ningún límite a la coerción que pueda justificarse. Por ejemplo, en la Segunda Guerra Mundial el gobierno de los EEUU internó a japoneses y a ciudadanos estadounidenses de ascendencia japonesa en campos de concentración, porque se suponía que estos ciudadanos eran una amenaza. Se esperaba que cometieran actos de sabotaje matando a personas inocentes. Posiblemente estos actos de sabotaje animarían a otros a copiar estos actos, llevando a más y más actos de sabotaje y a la pérdida de la guerra. Incluso si concedemos que había un mayor riesgo de que los ciudadanos estadounidenses de ascendencia japonesa cometieran tales actos, esto no justifica el internamiento de personas inocentes. Uno debe probar que alguien está planeando cometer un acto de sabotaje. La prueba debe ser presentada para cada individuo. La responsabilidad es individual, nunca colectiva. Si permitimos la violencia basada en la culpa colectiva, no hay límite para la violencia.

¿Por qué no encerrar, como medida preventiva, a los grupos étnicos que han tenido una mayor probabilidad de cometer delitos en el pasado que otros grupos? Cuando permitimos la violencia contra alguien que se considera una amenaza basada en las estadísticas, no hay límite para la violencia.

¿Y qué hay de otras enfermedades infecciosas? Si infectar a otros con el coronavirus es un acto agresivo, ¿qué hay de infectar a otros con la gripe o un resfriado leve? Un resfriado leve puede convertirse en un problema grave para alguien con un sistema inmunológico débil. Estas son sólo diferencias de grado. Si uno de estos casos es una agresión e inmoral, los otros también lo son. ¿Cuál es el castigo justo para alguien que se resfría? ¿Debemos poner en cuarentena a toda la población cada invierno porque miles mueren de gripe? Si seguimos este razonamiento, no hay límite para la violencia.

¿Por qué no confinar a toda la población todo el tiempo? Esto salva vidas (o podría salvar al menos algunas vidas a corto plazo). Siempre existe el riesgo de que alguien contraiga un nuevo y desconocido virus, digamos COVID-20, e infecte a otros, convirtiéndose en un «agresor». Siguiendo este razonamiento, cualquier persona es una amenaza potencial para cualquier otro, sólo por estar vivo y en contacto con otros, porque puede propagar bacterias y virus. No hay límite a este razonamiento.

Vivimos en la naturaleza y con cosas que no controlamos completamente. Desafortunadamente, también ocurren accidentes. La vida es arriesgada. Supongamos que el neumático de un conductor se pinchó en la carretera, provocando un accidente que hirió a otros. La persona era un conductor cuidadoso cuyo coche había pasado recientemente la inspección. Lo que sucedió no fue debido a la negligencia del conductor, sino a un accidente. Ciertamente no justifica la prohibición de conducir. ¿La transmisión de un resfriado, la gripe o el coronavirus no suele ser más parecida a un accidente que a un acto criminal? Si no podemos prohibir la conducción por la posibilidad de accidentes, no podemos poner en cuarentena a las personas porque podrían contagiar accidentalmente un resfriado o una gripe.

Tomemos otro escenario de la conducción. ¿Qué pasa si alguien intenta cruzar una autopista a pie o en silla de ruedas y es atropellado? ¿La solución es obligar a todo el mundo a conducir a cinco millas por hora en las autopistas a partir de entonces porque existe la posibilidad de que alguien en silla de ruedas intente cruzar y pueda resultar herido? Tiene más sentido crear un cruce para aquellos que están en peligro de ser atropellados, o para que encuentren caminos más seguros hacia sus destinos. En el caso de la epidemia del coronavirus, las personas mayores con enfermedades preexistentes pueden tomar medidas de precaución y aislarse si lo desean. Si permitimos que se emplee la violencia contra personas inocentes porque otra persona puede beneficiarse de ella, no hay límite a la violencia que puede emplearse.

En resumen, la mera posibilidad de una «agresión» no justifica la violación de los derechos de propiedad privada. Todos son inocentes hasta que se demuestre lo contrario. La violencia contra personas inocentes no es ética. Una vez que permitimos la agresión contra gente inocente, como un encierro o una cuarentena general, estamos en una pendiente resbaladiza sin límites.

Author:

Contact Philipp Bagus

Philipp Bagus is professor at Universidad Rey Juan Carlos. He is a Fellow of the Mises Institute, an IREF scholar, and the author of numerous books including In Defense of Deflation and The Tragedy of the Euro, and is coauthor of Blind Robbery!, Small States. Big Possibilities.: Small States Are Simply Better!, and Deep Freeze: Iceland's Economic Collapse.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire