Mises Wire

Home | Wire | El derecho a poseer un arma no es sólo para los estadounidenses

El derecho a poseer un arma no es sólo para los estadounidenses

  • self-defense

11/28/2020

Escucha la versión de Audio Mises Wire de este artículo.

Estados Unidos es único por su tradición de posesión de armas de fuego, que a menudo sorprende a los extranjeros y los deja en un estado de incredulidad por la omnipresencia de la posesión de armas de fuego. Además, la idea de que la gente lleve armas de fuego casi parece irreal para muchos. De hecho, la posesión de armas es tan estadounidense como el pastel de manzana y no desaparecerá tan fácilmente, para consternación de los más rabiosos defensores del control de armas.

Mira las ventas de armas desde que se produjo el cierre de la pandemia del Covid 19. Sólo en los primeros seis meses de 2020, 10.3 millones de transacciones de armas de fuego pasaron por el Sistema Nacional de Verificación Instantánea de Antecedentes Penales (NICS). De enero a octubre, se realizaron 17,2 millones de comprobaciones de antecedentes, que superaron el récord de 2016 de 15,7 millones.

En resumen, la posesión de armas en América no desaparecerá tan fácilmente. Es una tradición firmemente establecida que tiene sus raíces en prácticas que se remontan a las Islas Británicas. La Asignación de Armas de 1181 emitida por Enrique II obligó a todos los hombres libres de Inglaterra a poseer y llevar armas al servicio del rey.

Además, Ryan McMaken ha observado que el sistema de milicias de los Estados Unidos se inspiró en gran medida en los reformistas de mentalidad libertaria de los Levellers, que abogaban por una milicia descentralizada que se oponía a los esfuerzos de la Corona Británica por centralizar el poder político a mediados del siglo XVII.

La «vía popular» de la posesión de armas de fuego se abrió camino hasta las colonias americanas, donde tomó un giro más radical y se convirtió en una parte única de la experiencia americana. A través de su codificación en la Segunda Enmienda, el derecho a portar armas se convirtió en una libertad civil integral y en un aspecto único de la cultura política americana que ha resistido en gran medida el exceso del gobierno. Pero ahora hay razones para creer que este concepto probablemente se internacionalice.

¿Aceptará Europa el derecho a las armas?

Suiza ha sido tradicionalmente uno de los países europeos atípicos en lo que respecta a las armas de fuego, gracias a su arraigada costumbre de poseer armas de fuego, que se remonta a la Edad Media. Sin embargo, esto está cambiando gradualmente debido a una iniciativa aprobada por los votantes en 2019 que puso freno a la propiedad de ciertas armas de fuego que la Unión Europea considera peligrosas. Es probable que la intimidación de la UE haya contribuido a este resultado: la entidad supranacional revocará los viajes sin pasaporte de los nacionales suizos si rechazan una iniciativa de votación que habría armonizado la normativa suiza sobre armas de fuego con las restricciones draconianas de la UE.

Aunque los votantes suizos han hecho retroceder al país en la política de armas, ahora hay renovados llamamientos a favor de la liberalización de las leyes sobre armas tras un ataque terrorista de alto perfil en la vecina Austria. La amenaza inminente del terrorismo en el continente europeo y los límites de la capacidad de las fuerzas del orden para proteger a los ciudadanos hacen que propuestas como la liberalización de la posesión de armas resulten más atractivas para ciertos miembros de la clase política suiza.

Por otro lado, países como la República Checa se han movido en la otra dirección. Los checos se han enfrentado a la extralimitación de la UE de una manera más audaz durante los últimos años. En junio de 2017, el gobierno checo anunció su apoyo a un plan para codificar la propiedad individual de armas de fuego con el propósito de la autodefensa en su constitución como respuesta a la aprobación de una enmienda restrictiva a la Directiva Europea de Armas de Fuego de la UE.

Esta ley se aplica a los veintisiete Estados miembros de la UE y restringe fuertemente la capacidad de los ciudadanos de la UE para comprar y poseer armas de fuego. El esfuerzo checo por consagrar el derecho a la autodefensa en su carta nacional pudo pasar por la cámara baja del Parlamento checo, pero no pudo recibir la luz verde final en el Senado.

Los esfuerzos por ampliar los derechos de armas en la República Checa no se hicieron esperar hasta la noche después de esta pérdida inicial. Se renovaron una vez más en 2019 después de que treinta y cinco miembros del Senado checo introdujeron un proyecto de ley para modificar la Carta de Derechos y Libertades Fundamentales de la Constitución Checa. En este momento, el proyecto de ley todavía se está debatiendo en el Parlamento checo, pero hay un creciente optimismo con respecto a su aprobación. Es probable que los checos conozcan su historia como parte de Checoslovaquia, un Estado satélite soviético que sufrió una buena parte de la represión política a manos de los soviéticos. No se arriesgarán a confiar en que los órganos de gobierno supranacionales microgestionen sus asuntos de seguridad.

Aunque la reacción de la UE ante la posible aprobación de un proyecto de ley favorable a las armas será probablemente hostil, tales enfrentamientos deben ser plenamente aceptados. Las controversias entre jurisdicciones políticas pueden a menudo dar resultados políticos dinámicos y podrían poner en el mapa la idea de la liberalización de la propiedad de armas en una región en la que estos debates han estado notablemente ausentes. La República Checa no sólo ha cambiado el discurso sobre la política de armas de fuego dentro de su jurisdicción, sino que también puede inspirar a otros países, en particular a sus colegas de los Cuatro de Visegrad, a seguir sus pasos. El Cuatro de Visegrad, integrado por Eslovaquia, Hungría, Polonia y la República Checa, ya se ha establecido como una alianza política contraria dentro de la Unión Europea en cuestiones de migración masiva y exceso de alcance por parte de Bruselas. Puede seguir agitando la olla utilizando el comportamiento de la República Checa como norma rectora y desafiando a Bruselas en lo que respecta a la política de armas.

Otros países están cambiando sus políticas de armas de fuego

Bajo el liderazgo del controvertido ex ministro del interior Matteo Salvini, Italia también aligeró sus restricciones de armas de fuego. En 2018, el gobierno italiano relajó las leyes sobre la licencia de armas de fuego y los tipos de armas de fuego que los italianos pueden poseer legalmente. Al año siguiente, Italia aprobó una ley que permite a los italianos usar armas de fuego en defensa propia contra los invasores de casas. En el hemisferio occidental, Brasil relajó sus restricciones sobre la posesión de armas de fuego después de la elección de Jair Bolsonaro en 2018. Según un informe del New York Times, las ventas de armas de fuego han ido en aumento bajo la administración de Bolsonaro, que no sólo ha flexibilizado sus leyes sobre armas, sino que ha utilizado activamente el púlpito de los matones para promover la posesión de armas de fuego como medio para combatir la delincuencia. Tal vez estamos siendo testigos de un movimiento internacional a favor de las armas que empieza a echar raíces. Ya se trate de un delito fuera de control o de la amenaza percibida de actos terroristas, muchos países están empezando a reconocer la validez de que los civiles tengan un acceso más fácil a las armas de fuego. Si estas tendencias se mantienen, es posible que los Estados Unidos ya no sean el único país que respeta la propiedad de las armas de fuego.

Occidente puede no ser tan excepcional

Debido a lo radicalizada que se está volviendo la cultura política en EEUU y a la omnipresencia de los tropos antiarmas en los medios de comunicación y en la cultura popular, puede ser sólo cuestión de tiempo antes de que las políticas públicas antiarmas empiecen a ser una realidad en toda América. Las instituciones no pueden durar mucho tiempo en un medio cultural que se está volviendo cada vez más hostil hacia la propiedad privada y las libertades personales.

A su favor, Occidente no se ha adherido plenamente al modelo de gobernanza mundial que muchas elites políticas desean imponerle. Occidente sigue manteniendo nominalmente una estructura de nación-estado competitiva que permite a los países experimentar con respecto a las decisiones políticas. Varios países de Europa central y oriental han aprovechado esta circunstancia y han abierto sus propios caminos, mientras que el resto de Occidente se tambalea en un mar de estatismo.

Esto recuerda el discurso que el presidente del Instituto Mises, Jeff Deist, pronunció en Viena el año pasado, en el que hizo un llamamiento a los seguidores del Instituto Mises para que miraran hacia el Este —los Balcanes, los países bálticos, Europa del Este e incluso Asia— en busca de climas políticos más sanos. Muchos de estos antiguos Estados del bloque soviético y satélites no han sido tan infectados por el virus mental de la corrección política y su descendencia mutante de «despertar», que ha engullido a los países desarrollados de Occidente. La experiencia de pasar por el comunismo no sólo rompió y endureció a estas poblaciones, sino que también las hizo escépticas ante cualquier esfuerzo radical de reingeniería de la sociedad desde arriba.

Con el Occidente desarrollado comprando el control del pensamiento woke, la vigilancia masiva, la explosión de la deuda y un mayor papel del Estado en la economía, otros países tendrán que intervenir y asumir el manto de la racionalidad política en esta era de engaño masivo.

Author:

Contact José Niño

José Niño is a freelance writer based in Austin, Texas. Sign up for his mailing list here. Contact him via Facebook or Twitter. Get his premium newsletter here.

 
 
 
 
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire