Mises Wire

Home | Wire | La economía austriaca mira hacia Oriente

La economía austriaca mira hacia Oriente

  • Vienna
0 Views

Tags Descentralización y SecesiónTeoría Política

11/20/2019

[Este artículo contiene extractos de una presentación realizada en el 70º aniversario de la publicación de Acción humana, en Viena, en el Palais Coburg, el 23 de noviembre de 2019.]

A Mises le complacería mucho la idea de esta reunión de hoy, saber que su Viena todavía tiene un latido en Europa, incluso cuando sus políticos, banqueros y académicos van en la dirección equivocada. Ciertamente, le agradaría y sorprendería saber que su trabajo estará disponible en todo el mundo, en muchos idiomas, de forma gratuita e instantánea en línea. Sobre todo, le encantaría saber que su nombre es más conocido hoy en día, y que su obra es más leída, que durante su vida. ¿Qué más podría querer cualquier intelectual o escritor? Esto por sí solo es un gran logro.

Sin embargo, aunque incluso los críticos más duros de Mises reconocen ahora su influencia, no lo leen mucho ni lo entienden en absoluto. Una búsqueda superficial del nombre «Mises» en el New York Times o en el Washington Post produce docenas de menciones en los últimos años, casi siempre en el contexto de alguna toma de control nefasta del gobierno por parte de los radicales del mercado libre. ¿Quién sabía que Mises era un avatar del neoliberalismo, algo que nadie define bien pero que todo el mundo sabe que es malo? La New Republic de izquierda afirma incluso que el neoliberalismo «surgió de las ruinas del Imperio Austro-Húngaro a principios del siglo XX». Y The Marginal Revolutionaries, un nuevo libro del profesor Janek Wasserman de la Universidad de Alabama, a pocas horas de Auburn, afirma que Mises y su movimiento «no sólo transformaron la economía y la teoría social, sino que cambiaron nuestro mundo».

Cuando la izquierda crea una caricatura de ti, sabes que lo has logrado.

Durante la mayor parte de los últimos 70 años, la economía austriaca, o al menos los economistas austriacos, siempre han mirado hacia Occidente. Por eso, desde mediados del siglo XX, la economía austriaca creció y floreció en los Estados Unidos, mientras que en Viena se atrofió lentamente. Es por eso que Janek Wasserman y otros usan el término «austriacos americanos», con cierta burla. Todos los austriacos vieneses parecían ir hacia Oriente.

Considere al joven Carl Menger, nacido en lo que ahora es la ciudad polaca de Nowy Sącz Su educación, en Cracovia, Praga y Viena, lo llevó hacia Occidente tanto geográfica como intelectualmente. Su puesto en la Universidad de Viena debió parecer un puesto cosmopolita en Occidente para un galiciano, y sus viajes como tutor del Archiduque Rodolfo de Habsburgo lo llevaron a Occidente, a través de la Europa continental y las Islas Británicas.

Mises, por supuesto, se movió hacia al Occidente a lo largo de su vida, de Lemberg a Viena, luego a Ginebra y finalmente a Nueva York. Hayek también, de Viena a la London School of Economics, luego a la Universidad de Chicago, e incluso una temporada en la Universidad de Arkansas (!) antes de retirarse a la Universidad de Freiberg en Alemania Occidental. Murray Rothbard se mudó de su amada ciudad de Nueva York (donde había sido protegido en el seminario de Mises) a Las Vegas y a la Universidad de Nevada un poco tarde en su vida. Incluso nuestro invitado especial de hoy, el Dr. Hans-Hermann Hoppe, parece haber tenido una orientación hacia Occidente. Desde su lugar de nacimiento en Peine, Baja Sajonia, se dirigió al menos un poco hacia Occidente a la universidad en Saarbruken, se desvió ligeramente hacia Oriente para realizar estudios de postgrado en Frankfurt, pero luego se trasladó decisivamente hacia Occidente a Nueva York, y luego a Las Vegas para unirse a Rothbard. Tal vez Las Vegas en los años ochenta y noventa fue la marca del agua, el punto más occidental de la Viena de Mises.

Ahora el Dr. Hoppe se ha trasladado a Oriente, incluso más allá de su Alemania natal, a Estambul. Quizá sea una metáfora para todos los que nos consideramos «occidentales». Nos hemos acostumbrado tanto a nuestra concepción de Occidente que no podemos aceptar plenamente lo verdaderamente antiliberal e intelectualmente decadente que se ha vuelto. Después de todo, Occidente siempre significaba «nuevo» y Oriente siempre significaba «viejo». Occidente significaba capitalismo y Oriente colectivismo o misticismo.

¿Pero eso sigue siendo cierto hoy en día? ¿Y la escuela austriaca de economía es, en última instancia, geográfica, teórica o sociológica? De hecho, son los tres. Deberíamos considerar si, al menos metafóricamente, la economía austriaca se encuentra ahora mirando hacia Oriente.

Desde una perspectiva americana, arraigada en nuestra historia como colonias anglosajonas, Viena es Oriente. Incluso Alemania es «oriental» en un sentido muy importante, porque la mayoría de los estadounidenses piensan que «civilización occidental» es sinónimo de Europa occidental, lo que resta importancia a la influencia de Alemania y prácticamente ignora el bloque oriental y su superposición geográfica con el antiguo imperio de los Habsburgo. Nuestro gran amigo y filósofo David Gordon señala el libro del historiador Jonathan Clark titulado Our Shadowed Present, que examina la relación entre Gran Bretaña y Europa. Clark sostiene, y David está de acuerdo, que los intelectuales de la Guerra Fría utilizaron deliberadamente «el Occidente» para desviar la atención del papel central de Alemania en la historia europea.

Pero hoy en día el concepto de Oriente y Occidente es tanto metafórico como geográfico.

Tal vez tengamos que volver a Viena, a los Balcanes, al Báltico, al antiguo bloque del Este, e incluso a Asia, para encontrar gente interesada en lo que hace a una sociedad libre y próspera. No podemos ignorar lo triste, cansado y confuso que se ha vuelto Occidente. No podemos ignorar cuántos en Occidente simplemente ya no se preocupan por lo que nos hace ricos, o peor aún, imaginar que la riqueza continuará manifestándose a nuestro alrededor a pesar de los incentivos o depredaciones del Estado. Es por eso que vemos el surgimiento de candidatos como Elizabeth Warren y el creciente apoyo al socialismo entre los jóvenes de toda América y Europa.

Muchos en Occidente simplemente se han dado por vencidos.

El gran inversionista y fanático de la economía austriaca Jimmy Rogers dice que los jóvenes que buscaban fortuna en 1900 se mudaron al oeste a Estados Unidos, mientras que los jóvenes que buscaban fortuna en 2000 se mudaron al este a Asia, razón por la cual él cría a sus hijos en Singapur. Por supuesto, los recientes acontecimientos en Hong Kong muestran la terrible realidad del autoritarismo estatal chino, pero la gente de Oriente en el siglo XXI quiere enriquecerse, construir riqueza, disfrutar de todas las comodidades materiales de Occidente, mientras que Occidente se reduce a esquemas socialistas de redistribución de la riqueza ya existente. Occidente consume capital creado por nuestros abuelos, Oriente construye capital para sus nietos.

Como ayudante, China es quizás el mercado de más rápido crecimiento para el interés en la economía austriaca. Constantemente recibimos solicitudes de materiales de profesores chinos que enseñan en universidades de las que nunca hemos oído hablar, en ciudades de cinco o diez millones de personas que son poco conocidas en Occidente.

Considere estas preguntas sobre la gente en Oriente y la gente en Occidente: ¿quién ahorra e invierte más de sus ingresos? ¿Quién compra más oro? (de hecho, los chinos, turcos, rusos, indios). ¿Quién busca una educación significativa y rigurosa para sus hijos, no estudios con guión? ¿Quién tiene los ojos despejados sobre la naturaleza humana y quién los tiene llenos de estrellas? ¿Quién pone más énfasis en la familia, o incluso quiere tener hijos? ¿Quién está construyendo, con horizontes a largo plazo y quién sólo está consumiendo?

¿Dónde resuena con más fuerza la visión de Mises hoy en día?

Han pasado 70 años desde la La acción humana, pero 100 años desde Nación, Estado y economía y casi tanto tiempo desde el Liberalismo. En esos dos textos relativamente breves, Mises estableció casi literalmente un plan para que los gobiernos occidentales disfrutaran de prosperidad y paz después de la Gran Guerra.

El Dr. Joe Salerno describe el programa de Mises como «nacionalismo liberal», un reconocimiento de los Estados nacionales pero arraigado en la propiedad y la autodeterminación rigurosa en el país, hasta el punto de permitir la secesión de las minorías políticas, lingüísticas o étnicas. El nacionalismo liberal misesiano requiere laissez-faire en casa, un libre comercio robusto con los vecinos para evitar la tendencia hacia la autarquía, y una política exterior no intervencionista para evitar la tendencia hacia la guerra y el imperio.

Sólo podemos imaginarnos cómo sería Occidente hoy en día si esos libros se hubieran leído y absorbido en ese momento. Si los gobiernos occidentales hubieran sido algo razonables durante el siglo pasado: consumiendo, digamos, sólo 10 o 15 por ciento de la riqueza privada en impuestos; manteniendo monedas razonables respaldadas por oro; permaneciendo mayormente fuera de la educación, la banca y la medicina; y sobre todo evitando las guerras supranacionales y los enredos militares, todavía podríamos vivir en una era dorada como la Viena de antes de la guerra, pero con los beneficios inimaginables de la tecnología y los avances materiales de hoy en día.

Pero el liberalismo no se mantuvo. No se mantuvo en Occidente, ni en ningún otro lugar. Nunca echó raíces en el pleno sentido misesiano en ninguna parte, y nunca echó raíces en ninguna parte por mucho tiempo. Por eso estamos todos aquí hoy. Si el mundo hubiera escuchado a Mises, incluso un poco, si los estados occidentales se hubieran comprometido con su prescripción de dinero sólido, mercados y paz, la teoría libertaria y anarcocapitalista podría haber sido innecesaria. Podríamos simplemente refunfuñar sobre el Estado, en lugar de verlo como una amenaza existencial a la civilización.

El defecto del programa liberal misesiano fue la votación democrática, algo que nos resultaba obvio en retrospectiva, pero apenas obvio hace un siglo en el caso de una Europa que salía de la monarquía. Desde la perspectiva de Mises, la democracia prometía la liberación de la aristocracia. Vio la democracia como el mecanismo para la transferencia pacífica del poder político, y aunque esto ha demostrado ser cierto, ciertamente no ha sido uniformemente cierto desde los años de entreguerras en los que escribió. La democracia no previno a Franco, Hitler o Tito, y sólo tenemos que mirar al Brexit y Trump para ver los límites del consenso democrático cuando el tipo equivocado o la causa equivocada gana. Resulta que, después de todo, «nosotros» no creemos realmente en la democracia.

Pero lo más importante es que ahora comprendemos cómo la votación democrática erosiona necesaria e inexorablemente los derechos de propiedad. Los políticos y sus electores se benefician de la alta preferencia temporal, de vivir hoy a expensas de mañana —  no sólo a través del gasto gubernamental, la deuda y los préstamos, sino también a través de tasas de interés artificialmente bajas, todo por cortesía de las políticas del banco central tan enloquecidas que ni siquiera las previsiones de Mises las reconocerían como prácticas bancarias en la actualidad. Los votantes y la clase política en una democracia liberal tienen todos los incentivos equivocados, y por lo tanto cualquier programa liberal conducido a través de la votación democrática masiva contiene las semillas de su propia destrucción. La propiedad y el laissez-faire no pueden sobrevivir mucho tiempo a la democracia.

Así que aunque el liberalismo de Mises proporcionó un plan profundo y subestimado para Occidente, no se mantuvo. Tenemos que aceptarlo y lidiar con ello. Los gobiernos occidentales podrían haber optado por dejar en paz a la gente, pero no lo hicieron. Podrían haber escogido dinero seguro, escogieron el fiat político. Podrían haber escogido la paz, escogieron los enredos. La próxima vez que un supuesto «liberal clásico» — un término artificial, como explica nuestro amigo David Gordon —  critique los excesos de la teoría anarcocapitalista rothbardiana, o lamente movimientos disidentes como Brexit, o ataque a la AFD en Alemania o a Orban en Hungría, o se sienta consternado por Trump y el populismo antiglobalista —  recuérdales que estos acontecimientos ocurrieron como reacciones a los fracasos del bastardizado liberalismo occidental. Las élites del siglo XX nos fallaron en todos los frentes: guerra y paz, dinero y banca, medicina, educación. Y tienen la temeridad de preguntarse por qué los populistas ganan apoyo.

Occidente no escuchó a Mises, ¡así que obtuvo a Rothbard y a Hoppe!

Si la democracia liberal ha fracasado en la defensa de la propiedad, la libertad y la paz en los siglos XX y XXI, está totalmente justificado considerar qué debería reemplazarla. Por supuesto, la izquierda no ofrece ninguna ayuda porque su programa de estatismo, igualitarismo, derechos positivos y políticas de identidad es totalmente antiliberal en diseño y práctica. Mientras tanto, la Derecha sólo ofrece una mezcla confusa de constitucionalismo, «gobierno limitado» e «imperio de la ley», al tiempo que comparte en gran medida los fines progresistas pero aboga por medios ligeramente diferentes. Ambos comparten la política exterior neoconservadora de la hegemonía y ocupación de Estados Unidos — también conocida como construcción democrática de la nación.

Por lo tanto, nos corresponde a nosotros crear una visión para la época actual. Nos corresponde a nosotros reconsiderar el nacionalismo liberal misesiano para el siglo XXI. No es una tarea fácil, pero tenemos el beneficio de la retrospectiva. Sabemos lo que la civilización y la sociedad necesitan y deben evitar, porque tenemos el siglo XX para aprender de él. También tenemos el trabajo de Rothbard y Hoppe, post-Mises, para guiarnos y corregirnos. ¿Cómo es un programa misesiano del siglo XXI, complementado por Rothbard y Hoppe?

¿Cómo es un programa misesiano del siglo XXI, complementado por Rothbard y Hoppe?

  • En primer lugar, reconoce que la nación no es necesariamente un Estado; la primera puede unirse orgánicamente mientras que la segunda es siempre artificial;
  • Tiene sus raíces en la propiedad y los mercados, rechazando el virus utópico del igualitarismo que anima a la izquierda;
  • Aboga por entidades más pequeñas y descentralizadas, entidades más parecidas a Liechtenstein o Suiza y menos a Alemania o los Estados Unidos, con mecanismos democráticos estrictamente limitados a los consejos locales y a los asuntos locales;
  • Permite entidades separables para cualquier grupo o minoría;
  • Más allá de esto, aboga por comunidades totalmente privadas de acuerdo con las líneas hoppeanas;
  • En particular, exige la provisión privada de educación, medicina y pensiones de jubilación;
  • Rechaza la banca central en favor del dinero y la banca privada y competitiva, por lo que no es posible el hedonismo monetario;
  • Es estrictamente no intervencionista y rechaza a cualquier fuerza militar permanente; y
  • Por último, para su propia conservación, el modelo misesiano del siglo XXI fomenta y nutre las instituciones intermediarias vitales de la sociedad, incluidas la fe y la familia, y rechaza la cultura libertina. Por lo tanto, reconoce la naturaleza humana y la necesidad de una gobernanza interna para reducir la necesidad de una gobernanza externa. Fomenta la cultura real por encima de la cultura pop, el intelectualismo por encima del antiintelectualismo, la búsqueda de la verdad y la belleza por encima de las búsquedas irracionales, y la verdadera educación en artes liberales, incluyendo la historia y los idiomas clásicos, por encima de los planes de estudio modernos y los estudios híbridos.

En conclusión, damas y caballeros, nuestra revolución es paleo, no neo. Se inspira en Viena y encuentra sus orígenes en una mejor y más antigua cosmovisión misesiana. Cada vez más mira hacia Oriente, no hacia Occidente, ni hacia el fracaso y el pensamiento esclerótico de Frankfurt o Bruselas o Londres o Nueva York o Washington DC. Es localista y descentralizada, no globalista. Y coloca la propiedad al frente y en el centro del programa liberal, como hizo Mises hace 100 años.

Author:

Contact Jeff Deist

Jeff Deist is president of the Mises Institute. He previously worked as chief of staff to Congressman Ron Paul, and as an attorney for private equity clients. Contact: email; twitter.

Image source:
Getty Images/bluejayphoto/520947144

Add Comment

Shield icon wire