Mises Wire

La guerra ruso-ucraniana: una nueva oportunidad para que los demagogos destruyan las libertades en casa

Mises Wire José Niño

Los políticos disfrutan enormemente de los tiempos de guerra. Los periodos de belicosidad son los momentos en que los miembros más ávidos de poder de la clase política dan rienda suelta a sus fantasías políticas más depravadas. La guerra ruso-ucraniana no ha sido una excepción a esta tendencia.

Los políticos occidentales han aprovechado el mayor conflicto militar convencional en suelo europeo desde la Segunda Guerra Mundial para reprimir las libertades civiles en casa y arrastrar a sus países hacia un conflicto abierto con una potencia nuclear. Las medidas internas que los gobiernos occidentales han aplicado han sido especialmente sorprendentes.

Por ejemplo, la Unión Europea ya ha prohibido los medios de comunicación estatales rusos, como RT y Sputnik, por presunta difusión de desinformación. En Estados Unidos, donde la protección de la libertad de expresión es más fuerte, los ataques contra la libertad de expresión han tomado un tinte más corporativo. Por ejemplo, gigantes de la tecnología como Google han bloqueado con entusiasmo los canales que reciben financiación de Rusia.

Aún más atroces han sido las acciones de miembros de la UE y de la Organización del Tratado del Atlántico Norte, como la República Checa y Eslovaquia. Estos países han tipificado como delito cualquier comportamiento que pudiera interpretarse como un apoyo a la invasión rusa de Ucrania.

Del mismo modo, Letonia ha creado una línea directa de la policía en la que los ciudadanos pueden denunciar a las personas que manifiestan su apoyo a la acción militar de Rusia en Ucrania. Varios estados alemanes han ido aún más lejos al perseguir a las personas que muestran el símbolo Z relacionado con la campaña militar de Rusia.

La prensa corporativa y los gobiernos están sentando un precedente sorprendente. La definición de contenido «pro-ruso» podría ampliarse potencialmente para atacar a los activistas antiguerra y a los no intervencionistas que se muestran escépticos ante los países occidentales que intentan involucrarse en la guerra ruso-ucraniana.

Si bien la invasión rusa de Ucrania es horrorosa, es necesario que haya un debate honesto sobre esta invasión y lo que condujo a ella. El especialista en relaciones internacionales John Mearsheimer ha hablado de cómo las medidas de política exterior de Estados Unidos, como la expansión de la OTAN, contribuyeron a crear las condiciones para la actual tragedia de las grandes potencias. Por el mero hecho de exponer una teoría alternativa sobre las causas de la actual crisis de seguridad, Mearsheimer estuvo a punto de ser sometido a una sesión de lucha por parte de los estudiantes de la Universidad de Chicago, que se negaron rotundamente a considerar las opiniones contrarias del profesor.

Dada la trayectoria reciente, no sería descabellado sugerir que incluso las críticas realistas a la política exterior occidental podrían ser objeto de sanciones sociales y políticas. El simple hecho de señalar que las ambiciones geopolíticas de Estados Unidos han desempeñado un papel importante en la creación de la actual inestabilidad podría ser tratado como un discurso «pro-ruso» si los defensores del Estado profundo se salen con la suya.

Que los disidentes sean castigados por sus opiniones antibélicas no es nada nuevo en la historia de Estados Unidos. El líder socialista Eugene V. Debs lo aprendió por las malas durante la Primera Guerra Mundial. Para asegurarse de que el esfuerzo bélico de Estados Unidos no fuera cuestionado, la administración Wilson aprobó la Ley de Espionaje en 1917, seguida de la Ley de Sedición en 1918.

Estos proyectos de ley imponían duras sanciones penales. El 16 de junio de 1918, Debs dio un discurso en Canton, Ohio, en el que imploró a los asistentes que se resistieran al reclutamiento de la Primera Guerra Mundial. Las acciones de Debs acabaron por causarle problemas con la ley, y fue acusado de diez cargos de sedición. El activista socialista fue condenado a diez años de prisión y se enfrentó a una privación de derechos de por vida.

Fue necesario un indulto del presidente Warren G. Harding, uno de los presidentes más vilipendiados por los historiadores de la corte, para sacarlo finalmente de la cárcel, y Debs fue liberado a finales de 1921.

Más tarde, durante la guerra de Vietnam, hubo varios casos en los que el FBI vigiló a los grupos antiguerra o incluso se infiltró en ellos para dificultar su eficacia. Como proclamó Randolph Bourne en un manuscrito inacabado, «la guerra es la salud del Estado». Y sigue siéndolo, ya que los gobiernos occidentales trabajan horas extras para aumentar su poder durante un conflicto de grandes potencias.

Las autoproclamadas democracias liberales ya mostraron sus verdaderos colores durante la pandemia del covid-19, cuando trataron a sus ciudadanos como mero ganado que debía ser pinchado y empujado por tecnócratas caprichosos. Ahora, mientras la guerra ruso-ucraniana hace estragos, están manifestando aún más sus deseos tiránicos reprimidos.

Una parte integral de la propuesta de valor única de Occidente es su respeto por las libertades civiles, algo que innumerables sociedades nunca han consagrado en sus documentos de gobierno. Pero ahora eso ha cambiado drásticamente. La altanera retórica de los gobiernos occidentales sobre la profilaxis de la libertad es, en el mejor de los casos, vacía cuando se observa su comportamiento real.

La ironía es que Occidente ha caído en el clásico camino de «te conviertes en lo que combates». Los mismos países occidentales que se jactan de su excepcionalidad se están convirtiendo en los países contra los que luchan.

La política no está exenta de sentido de la ironía.

image/svg+xml
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Support Liberty

The Mises Institute exists solely on voluntary contributions from readers like you. Support our students and faculty in their work for Austrian economics, freedom, and peace.

Donate today
Group photo of Mises staff and fellows