Mises Wire

Home | Wire | El caso nacionalista a favor del libre comercio, en palabras de los economistas clásicos

El caso nacionalista a favor del libre comercio, en palabras de los economistas clásicos

  • shipping1.PNG
0 Views

Tags Proteccionismo y Libre Comercio

Los fundadores de la economía clásica, a saber, David Hume (1711-1776), Adam Smith (1723-1790) y David Ricardo (1772-1823) y sus seguidores británicos eran fervientes defensores del principio del libre comercio entre naciones. Y más aún J.-B. Say (1767-1832), Frederic Bastiat (1801-1850) y sus discípulos continentales de la escuela liberal (a quienes por simplicidad clasificaré ampliamente como economistas clásicos debido a su vínculo con Adam Smith). A pesar de su devoción al libre comercio, los economistas clásicos eran nacionalistas. Consideraban que el libre comercio era uno de los medios más importantes para promover la seguridad, la prosperidad y los logros culturales de sus propias naciones. En este sentido, tendían a ser lo que Ludwig von Mises describió como nacionalistas «pacíficos» o «liberales»,1 que reconocían la existencia de profundas diferencias entre las naciones y nacionalidades y amaban a sus propias naciones por encima de todas las demás, pero que discernían que el florecimiento económico y cultural de cada nación estaba inextricablemente ligado al florecimiento de todas las demás naciones. Al reconocer esta armonía internacional de intereses, los economistas clásicos eran naturalmente totalmente cosmopolitas y antibélicos.

El cosmopolitismo y el pacifismo de los economistas clásicos han sido malinterpretados en el pasado (a menudo deliberadamente) por sus oponentes proteccionistas como una falta de afecto y preocupación por su nación y sus intereses. Esta interpretación errónea del caso clásico del libre comercio ha vuelto a ganar terreno en los escritos de algunos libertarios contemporáneos y economistas del libre mercado que han adoptado la agenda antinacionalista y globalista. Afortunadamente, eminentes historiadores del pensamiento económico han demolido previamente esta burda caricatura de la posición clásica y han aclarado la lógica de los economistas clásicos en la promoción del libre comercio. Tomemos algunos ejemplos.

Lionel Robbins fue un economista británico muy influenciado por Mises, Hayek y los fundadores de la escuela austriaca al principio de su carrera. También fue uno de los historiadores más destacados de la escuela clásica de economía, habiendo escrito varios artículos y libros sobre el tema. Robbins fue enfático en defender la opinión de que los economistas clásicos británicos promovían el libre comercio porque mejoraba las condiciones económicas de Gran Bretaña:

En la medida en que los [economistas clásicos] repudiaron las antiguas máximas de la guerra económica y asumieron la ventaja mutua en el intercambio internacional, es cierto que la perspectiva de los economistas clásicos parece, y de hecho lo es, más amplia y pacífica que la de sus antagonistas. Pero hay pocas pruebas de que a menudo fueran más allá de la prueba de la ventaja nacional como criterio de política, y menos aún de que estuvieran dispuestos a contemplar la disolución de los vínculos nacionales. Si examinamos el terreno sobre el que recomiendan el libre comercio, veremos que siempre es en términos de un uso más productivo de los recursos nacionales... No encuentro rastro alguno en sus escritos del vago cosmopolitismo con el que a menudo son acreditados por escritores continentales [como el proteccionista Friedrich List]... Todo lo que sostengo es que nos equivocamos si suponemos que los economistas clásicos ingleses habrían recomendado, porque era bueno para el mundo en general, una medida que ellos pensaban que sería perjudicial para su propia comunidad. Era el consumo de la economía nacional lo que ellos consideraban el fin de la actividad económica.2

En una obra clásica, publicada justo después de la Segunda Guerra Mundial, Edmund Silberner estudió el pensamiento de los principales economistas del siglo XIX, incluidos los economistas liberales británicos clásicos y franceses, sobre el problema de la guerra, sus causas y su solución.3 Silberner señaló que los economistas clásicos, a quienes llamó «liberales», consideraban que la guerra era «económica y socialmente dañina» y «no sólo inmoral sino estúpida» porque «es en efecto el estado natural de los hombres que ignoran las leyes de la economía política».4 Silberner resumió la posición clásica liberal sobre la conexión entre el libre comercio, la prosperidad, la guerra y la ciencia de la economía política de la siguiente manera:

Al favorecer el acuerdo internacional... El [libre comercio] contribuye no sólo a la prosperidad material de las naciones, sino también al progreso intelectual y moral de la humanidad en su conjunto. De todos los sistemas económicos conocidos, es, por lo tanto, el más favorable para cada nación, así como para el género humano en su totalidad... El establecimiento de la libertad comercial traerá consigo una de las revoluciones más profundas de la historia. El libre comercio asegurará a todos los hombres el máximo bienestar material posible, que de hecho no conocerá más límites que los recursos naturales del planeta y el trabajo creativo de los hombres. Es más, la influencia del libre comercio no se limitará al ámbito económico: la libertad de comercio internacional también aumentará considerablemente la seguridad exterior de las naciones... El papel asignado por los liberales, en esta materia, a la economía política es el más significativo. Esta ciencia debe ocuparse de la guerra porque la paz es un elemento esencial de la prosperidad pública. La economía política... es considerada por los liberales como la ciencia par excellence de la paz. La difusión del conocimiento económico tiende así, a su juicio, a prevenir las guerras.5

Habiendo demostrado las actitudes profundamente cosmopolitas y pacíficas de los economistas clásicos, Silberner, al igual que Robbins, enfatizó que eran ante todo nacionalistas. Así escribió: «Aunque hostiles al militarismo, dejan claro que su actitud no se opone ni a un patriotismo ilustrado ni al principio de las nacionalidades».6 Además, los economistas clásicos no sólo veían el libre comercio como la política más eficaz para evitar la guerra, sino también como el mejor medio para prepararse para una guerra inminente. Según Silberner, «cualesquiera que sean sus diferencias de opinión [sobre la eficacia relativa del libre comercio como elemento disuasorio de la guerra], todos dan por sentado que, si la guerra es verdaderamente inevitable, el libre comercio, al enriquecer a las naciones, las prepara mejor que el sistema de protección, que las empobrece a todas ellas».7 Por último, a pesar de su aborrecimiento de la guerra, los economistas clásicos, «con algunas excepciones», se oponían o eran «hostiles» a la entrega de la soberanía nacional a una «organización de paz supernacional».8

En un importante trabajo reciente, Razeen Sally ha investigado los puntos de vista sobre el orden económico internacional de los liberales clásicos, desde Hume y Smith hasta Wilhelm Röpke y otros economistas de la escuela ordoliberal alemana del siglo XX.9 En su tratamiento de Hume y Smith, Razeen argumenta que ambos consideran que el amor discriminatorio de una persona por su nación está psicológica y moralmente justificado:

[A]mbos, Hume y Smith creen firmemente que el sentimiento humano de compañerismo (o la aprobación de los demás), el famoso principio de «simpatía» de la filosofía moral del siglo XVIII, puede aplicarse dentro de una nación, pero difícilmente entre naciones. La simpatía subsume un sentimiento de patriotismo o «amor a la patria», pero no se extiende al «amor a la humanidad»... Tanto Hume como Smith opinan que esto es correcto y apropiado, ya que el interés público está asegurado cuando uno fija su atención en algo limitado y próximo, extendiéndose al patriotismo o al amor a la patria, en lugar de algo vago e incierto como el amor a la humanidad.10

Por consiguiente, Razeen insiste en que la defensa de Hume y Smith del libre comercio se basa en su creencia de que es la política que mejor conduce a mejorar la riqueza y el bienestar de su propia nación. Sally es enfática en este punto:

...Hume y Smith se aferran a las consideraciones de la nación y el interés nacional como objetos prácticos de análisis. Este es un punto de vital importancia. Nótese que Smith no se refiere a la riqueza del «mundo», sino que se centra en la riqueza de las naciones. En primer lugar, la interrelación de los fenómenos económicos se examina según el criterio de maximización de la riqueza nacional, no global... En contradicción con los mercantilistas, sin embargo, sostiene que, bajo el libre comercio, el interés nacional corresponde al interés global. Sin embargo, como subproducto, este régimen beneficia al resto del mundo a través de una mejor asignación de los recursos mundiales, sin mencionar los beneficios dinámicos de la transferencia de tecnología, la emulación competitiva y un mercado cada vez más amplio que se extiende por todo el mundo... Este es el contexto en el que Smith aboga por el libre comercio unilateral, en el que también creen los economistas clásicos del siglo XIX: una o varias naciones adoptan el libre comercio de forma independiente en su propio interés; es probable que otras, actuando también en su propio interés, sigan el ejemplo de naciones pioneras en el libre comercio una vez que los beneficios de dicha política se hagan evidentes. [Énfasis en el original]11

Sin embargo, no necesitamos depender sólo de la interpretación de los historiadores modernos del pensamiento sobre este asunto, ya que tenemos las palabras de los propios economistas clásicos. No hay mejor lugar para empezar que una famosa declaración de uno de los primeros economistas clásicos, David Hume. El dictado de Hume ilustra de manera conmovedora cómo, a los ojos de los economistas clásicos, el libre comercio armonizaba perfectamente el nacionalismo y el cosmopolitismo.

Por lo tanto, me atreveré a reconocer que, no sólo como hombre, sino como súbdito británico, rezo por el florecimiento del comercio de Alemania, España, Italia e incluso de la propia Francia. Estoy al menos seguro de que Gran Bretaña y todas esas naciones florecerían más si sus soberanos y sus ministros adoptaran sentimientos tan amplios y benévolos entre sí.12

Como señaló Robbins,13 Adam Smith «repudia expresamente» la posición globalista que coloca el bienestar de la propia nación a cuatro patas con el de otras naciones:

Francia puede contener, tal vez, cerca de tres veces el número de habitantes que tiene Gran Bretaña. Por lo tanto, en la gran sociedad de la humanidad, la prosperidad de Francia debería parecer un objeto mucho más importante que la de Gran Bretaña. El súbdito británico, sin embargo, que por ese motivo preferiría en todas las ocasiones la prosperidad del primero a la del segundo país, no se consideraría un buen ciudadano de Gran Bretaña. No amamos a nuestro país simplemente como parte de la gran sociedad de la humanidad; lo amamos por su propio bien, e independientemente de cualquier consideración de este tipo.14

El discípulo más cercano de Ricardo, J. R. McCulloch (1789-1864), argumentó que el libre comercio une a todas las naciones y pueblos en interés común. «El comercio abarca diferentes naciones», declaró McCulloch,

al... hacer que cada pueblo dependa en gran medida de los demás... forma un poderoso principio de unión y une a la sociedad universal de las naciones por medio de lazos poderosos de interés mutuo y obligación recíproca.15

Ahora McCulloch no está diciendo que el libre comercio disolverá a los pueblos y naciones en una masa globalista homogénea o erradicará el deseo de la mayoría de los individuos por el florecimiento y la preeminencia de la nacionalidad o «pueblo» con el que se identifican. De hecho, está diciendo todo lo contrario: que el libre comercio y los beneficios mutuos que confiere a todas las naciones son los únicos medios racionales disponibles para sostener la propia nación y asegurar el deseado avance y distinción entre otras naciones. En palabras de McCulloch:

Se ha demostrado una y otra vez que nada puede ser más irracional y absurdo que el temor al progreso de otros en la riqueza y la civilización que alguna vez prevaleció; que lo que beneficia a un estado beneficia a todos; y que la verdadera gloria y el interés real de cada pueblo se promoverá más ciertamente al tratar de superar a sus vecinos en esta carrera de la ciencia y la civilización, que al participar en planes de conquista y agresión.16

Henri Baudrillart (1821-1892) fue un eminente economista liberal francés e historiador económico y seguidor de Bastiat. Era un ávido comerciante libre y antimilitarista, que se oponía a los ejércitos en pie. Sin embargo, Baudrillart sostuvo que el libre comercio internacional y la división del trabajo no sólo son consistentes con las diferencias entre naciones y nacionalidades, sino que también requieren dicha separación y diferencias. Escribió Baudrillart:

Aquellos que no consideran en absoluto las diferencias producidas entre los hombres por el clima, la raza y las instituciones, son los mismos teóricos de las prohibiciones que quieren que cada nación sea autosuficiente y se dedique a todas las industrias al mismo tiempo... Al esforzarse por mantener la división del trabajo que la Providencia misma ha establecido entre los hombres, la economía política no es obviamente hostil al espíritu de la nacionalidad; basa la alianza de los pueblos en la diferencia de caracteres y facultades; quiere que cada uno sobresalga en las condiciones que le son propias, y que cada uno produzca para tener medios de intercambio. Para generalizar y ampliar el comercio, localiza la industria.17

Es imperativo enfatizar la base nacionalista del caso clásico del libre comercio por dos razones. En primer lugar, los libertarios modernos y los liberales «clásicos» que favorecen la apertura de las fronteras y son indiferentes a la disolución de las naciones históricas a menudo invocan los nombres de Hume, Smith y Bastiat en apoyo de su posición. Pero como vimos, la liberalidad, el pacifismo y el cosmopolitismo de estos grandes pensadores y sus seguidores del siglo XIX es muy diferente del globalismo homogeneizador que abrazan sus epígonos modernos. En segundo lugar, sin pronunciarse sobre la controvertida cuestión de la inmigración, es importante tener en cuenta que la lógica clásica de la libre circulación de mercancías no puede extenderse simplemente para justificar la «libre circulación de trabajadores», es decir, la apertura de fronteras, especialmente si el resultado es una inmigración masiva. Como nacionalistas, los economistas clásicos difícilmente mirarían con ecuanimidad cuando su nación se desintegrara.

  • 1. Para la descripción y defensa de Mises del nacionalismo liberal, véase Joseph T. Salerno, «Mises, sobre el nacionalismo, el derecho de autodeterminación y el problema de la inmigración», Mises Wire (17 de marzo de 2017), y las referencias que contiene.
  • 2. Lionel Robbins, The Theory of Economic Policy in English Classical Political Economy (Londres: Macmillan & Co. Ltd., 1953), pp. 10-11.
  • 3. Edmund Silberner, The Problem of War in Nineteenth Century Economic Thought, trans. Alexander H. Krappe (Princeton, NJ: Princeton University Press, 1946).
  • 4. Ibídem, pág. 280.
  • 5. Ibídem, págs. 281 a 82.
  • 6. Ibídem, pág. 282.
  • 7. Ibídem.
  • 8. Ibídem, pág. 283.
  • 9. Razeen Sally, Classical Liberalism and International Economic Order: Studies in Theory and Intellectual History (Nueva York: Routledge), 1998.
  • 10. Ibídem, págs. 56-57.
  • 11. Ibídem, p. 58.
  • 12. David Hume, «Of the Celousy of Trade», en David Hume, Writings on Economics, ed. (en inglés) Eugene Rotwein (Madison, WI: The University of Wisconsin Press, 1970), p. 82.
  • 13. Robbins, The Theory of Economic Policy, p. 10, nota 5.
  • 14. Adam Smith, Teoría de los sentimientos morales (New Rochelle, NY: Arlington House, 1969), p. 337.
  • 15. John R. McCulloch, Los principios de la economía política, 5ª edición. (Nueva York: Augustus M. Kelley, 1965), pág. 92.
  • 16. Ibídem, págs. 92 y 93.
  • 17. Henri Baudrillart citado en Silberner, The Problem of War in Nineteenth Century Economic Thought, p. 111.

Joseph Salerno is academic vice president of the Mises Institute, professor emeritus of economics at Pace University, and editor of the Quarterly Journal of Austrian Economics.

Image source:
Getty

Add Comment

Shield icon wire