Art Laffer no está demente por cuestionar la independencia de la Reserva Federal

Art Laffer no está demente por cuestionar la independencia de la Reserva Federal

07/09/2019Tho Bishop

Arthur Laffer, el reciente ganador de la Medalla presidencial de la libertad y ocasional compañero de apuestas de Peter Schiff, fue noticia ayer por cuestionar el valor de una Reserva Federal independiente.

Como le dijo a Squawk Box de la CNBC:

«No entiendo por qué la Reserva Federal es independiente, para ser honesto», dijo Laffer, ex asesor económico del presidente Donald Trump y ex presidente Ronald Reagan. «La política fiscal no es independiente. La política militar no es independiente. La política social no lo es. ¿Por qué la política monetaria, esta poderosa herramienta para controlar la economía, no debería estar sujeta a la democracia como cualquier otro instrumento del Estado?»

Como era de esperar, rápidamente fueron atacados por los románticos de la Reserva Federal que creen que una independencia nunca debe ser cuestionada (una fe a la que se aferran a pesar del historial de fracasos de la Reserva Federal y su historia de estar influenciada políticamente).

De hecho, como el Dr. Joseph Salerno ha escrito a lo largo de los años, puede haber un valor real en deshacerse de la ilusión de un banco central independiente.

Como escribió en The Austrian:

El desiderátum del economista político austriaco de inclinaciones clásico-liberales o libertarias implica la separación completa del gobierno y el dinero a través del establecimiento de una mercancía monetaria como el oro (o la plata), cuya oferta está determinada exclusivamente por las fuerzas del mercado. Sin embargo, hay un gran mérito en reemplazar el control opaco y pseudocientífico del «proceso de suministro de dinero» por empleados y funcionarios de la Reserva Federal arraigados con un control abiertamente político del dinero por parte de funcionarios electos y personas designadas por la administración partidista. Hay una serie de beneficios al despojar a la Reserva Federal de su condición de cuasi independiente y transformarla en una sierva del Tesoro, como lo exigen el Instituto Monetario Americano y los primeros programas de reforma friedmanita.

Por supuesto, un mejor enfoque sería abrir la Reserva Federal a la competencia mediante la derogación de las leyes de curso legal y la exención de los impuestos sobre las monedas paralelas. Pero, considerando otras reformas de la Reserva Federal que se han discutido en los últimos años, la sugerencia de Laffer no es tan descabellada.

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

¿Por qué Kanye (y un montón de billonarios) consiguieron esos préstamos del PPP?

07/09/2020Robert Aro

Era sólo cuestión de tiempo que el tesoro publicara la lista de receptores del Programa de Protección de Cheques de Pago (PPP). El programa de casi 700 mil millones de dólares financiados por los contribuyentes fue diseñado para mantener a los trabajadores en nómina, por lo que los receptores podían pagar a sus empleados incluso en los casos en los que el empleado no trabaja realmente. En las próximas semanas, sin duda seguiremos viendo más artículos, como este en Forbes:

El multimillonario Kanye West, Yeezy, recibió un préstamo multimillonario del PPP

¡Suena escandaloso! Empezando por..:

La compañía de moda de Kanye West, Yeezy, recibió más de 2 millones de dólares a través del Programa de Protección de Cheques (PPP) - es dueño del 100% de la compañía que Forbes estima que aportó cerca de 1.3 billones de dólares en 2019.

El absurdo de los receptores de dinero también es señalado por The Hill:

Una cadena de restaurantes de lujo cofundada por el actor Robert De Niro recibió hasta 27,7 millones de dólares a través de 14 préstamos respaldados por los contribuyentes del Programa de Protección de Cheques (PPP).

La CNBC se unió al análisis proporcionando una lista de multimillonarios y clubes de campo que recibieron préstamos para pequeñas empresas del gobierno:

Soho House, el exclusivo club de socios controlado por el multimillonario Ron Burkle, recibió préstamos por un total de entre 9 y 23 millones de dólares al solicitar siete préstamos...

El artículo informa que más de 400 clubes de campo y centros de golf recibieron préstamos. Después de leer varios titulares de prensa, emerge un patrón; por el cual, se nos habla de ricos beneficiarios de los dólares de los contribuyentes pero poco más. Es comprensible burlarse de «los ricos» cuando se aprovechan de «los pobres»; pero los medios de comunicación siguen estando equivocados en cuanto a dónde deben apuntar el dedo.

Debemos recordar que el Congreso hizo el programa de préstamos perdonables en primer lugar, financiado por el dinero de los contribuyentes, apoyado por la Fed para proporcionar un incentivo directo a las pequeñas empresas para retener a los trabajadores. Parece fuera de lugar estar molesto con el empresario por recibir un «préstamo condonable» en el que era elegible.

El PPP nos da una excelente oportunidad para estudiar los problemas de los programas sociales del gobierno, ya que casi siempre invocan una envidia casi primitiva. Muchos se oponen a algo que no se considera «justo» según su juicio de valor. Asumiendo que la compañía de Kanye recibió 2 millones de dólares y mantuvo a 40 personas en nómina, el programa podría considerarse exitoso, ya que el objetivo era mantener a los trabajadores empleados. De hecho, bajo el socialismo, comparado con una hipotética pizzería local, que sólo puede emplear a 10 personas, podemos argumentar que Kanye es 4 veces más merecedora.

El préstamo condonable de Kanye no le quitó a otros negocios en dificultades, como se ilustra en el informe del 30 de junio del PPP. Todavía quedan 131 mil millones de dólares en el programa. Seguramente, cualquiera que «necesite» el dinero ya habría solicitado el programa.

La última arruga (que no se mencionará en ningún medio de comunicación) es que de los 521.000 millones de dólares de préstamos aprobados, sólo 68.000 millones han llegado al balance de la Reserva Federal. Ciertamente, es posible que todos devuelvan voluntariamente este dinero. ¿Pero qué pasa si no lo hacen?

En este caso, se añadirán unos 450.000 millones de dólares más al balance de la Reserva Federal, ya que ninguna institución crediticia quiere mantener un préstamo condonable en sus libros. O bien los préstamos permanecerán en los libros de la Reserva Federal indefinidamente, o más probablemente, la SBA (financiada por el tesoro) pagará los saldos de los préstamos, posiblemente con dinero prestado directamente de la Fed a través de los tesoros de EEUU.

Los medios de comunicación señalarán la culpa a los multimillonarios codiciosos para mostrar cómo se aprovecharon de los débiles y pobres. ¡Nosotros sabemos que no es así! El problema no es que el dinero haya ido a parar a la gente equivocada, sino que el PPP existe en primer lugar. No debería importar si uno es rico o pobre. Las cosas malas tienden a suceder cuando los planificadores centrales deciden que es mejor pagarle a la gente para que no haga nada, como lo permite el PPP. Los efectos serán numerosos e inconmensurables, que van desde la pérdida de poder adquisitivo del dólar, el aumento de los precios de los activos y los bienes de consumo, el aumento de los niveles de deuda nacional y el aumento de la disparidad entre los ricos y los pobres ... por nombrar algunos.

En última instancia, no importa cómo pudieron asignarse los cientos de miles de millones de dólares, e incluso si ningún multimillonario recibió este dinero, son los miembros más pobres de la sociedad los que pagan por este programa causado por políticas monetarias inflacionarias sin sentido, aparentemente comprendidas sólo por unos pocos.

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

El «exceso» de mortalidad total en los EEUU disminuyó rápidamente en mayo de 2020

07/09/2020Ryan McMaken

Debido en parte a los grandes aumentos de las muertes atribuidas a COVID-19 en el noreste de los Estados Unidos, la mortalidad total aumentó en abril a más del 34% por encima del promedio de 2017-2019 en los Estados Unidos. De acuerdo con los datos de los CDC, desde la semana 14 (que termina el 4 de abril) hasta la semana 18 (que termina el 2 de mayo) la mortalidad total fue de 366.592. Eso fue un aumento de 34,9 por ciento del promedio de las mismas semanas de 2017 a 2019 (274,096). Por otra parte, para las semanas de mayo, encontramos que desde la semana 19 (que termina el 9 de mayo) hasta la semana 22 (que termina el 30 de mayo) la mortalidad total aumentó en un 15 por ciento en 2020 (totalizando 241.095) en comparación con el promedio de las mismas semanas durante 2017-2019 (213.358).

Estamos a cinco semanas de finales de mayo, por lo que es probable que los totales se ajusten todavía un poco, lo que tal vez dé lugar a un aumento de alrededor del 20% por encima de la media de 2017-2019.

Es probable que este aumento porcentual sea aún menor para las semanas de junio, una vez que se compilen esas cifras de manera más completa. Como vemos en el primer gráfico, la mortalidad total fue considerable durante abril, superando incluso la mortalidad bastante grave de 2018 atribuida a una temporada de gripe particularmente mortal.

Desde el 2 de mayo, ningún total semanal ha alcanzado el máximo de 67.495 en 2018.

Observar la mortalidad total es importante para medir el impacto total de COVID-19. Mientras que en una semana típica en los Estados Unidos, mueren entre 50.000 y 60.000 estadounidenses. Es importante examinar el total de muertes atribuidas a COVID-19 en este contexto. Que ha habido un «exceso» de muertes está claro en este punto. El total de muertes aumentó alrededor de un cuarenta por ciento a mediados de abril en los Estados Unidos. No todo esto podría ser atribuido a COVID-19, pero mucho de ello podría ser, o al menos a enfermedades con síntomas similares.

No obstante, los Estados Unidos nunca alcanzaron verdaderas tensiones a nivel de crisis en su infraestructura médica, como señaló el médico John Ioannidis en una entrevista reciente:

Greek Reporter: Nos habían dicho que necesitábamos «aplanar la curva» y lo hicimos en los Estados Unidos, ¿no es así? Ningún sistema de salud estaba completamente abrumado, ni siquiera en Nueva York, donde no se agotaron completamente los respiradores.

Dr. Ioannidis: Las predicciones de la mayoría de los modelos matemáticos en términos de cuántas camas y cuántas camas en la UCI se necesitarían eran astronómicamente erróneas. De hecho, el sistema de salud no fue invadido en ningún lugar de los EEUU, aunque varios hospitales fueron estresados. Por el contrario, el sistema de atención de la salud estaba gravemente dañado en muchos lugares debido a las medidas adoptadas.

Greek Reporter: Por último, habías declarado en marzo que, con respecto a los cierres, pueden ser «soportables por un tiempo, pero ¿cómo pueden los políticos decir si están haciendo más bien que mal?» si son prolongados. «Los cierres de escuelas», declaró, «pueden reducir las tasas de transmisión» pero también «pueden disminuir las posibilidades de desarrollar la inmunidad de la manada». Quizá sea aún más importante este punto que usted ha planteado: «Una de las líneas fundamentales es que no sabemos cuánto tiempo se pueden mantener las medidas de distanciamiento social y los cierres sin mayores consecuencias para la economía, la sociedad y la salud mental.

«Pueden producirse evoluciones impredecibles, incluyendo crisis financieras, disturbios, conflictos civiles, guerras y un colapso del tejido social». Sus pensamientos, por favor, sobre cuántas de estas cosas han sucedido en este país, como lo había temido.

Dr. Ioannidis: Me siento muy triste de que mis predicciones se hayan verificado. «Las principales consecuencias en la economía, la sociedad y la salud mental» ya han ocurrido. Espero que sean reversibles, y esto depende en gran medida de si podemos evitar la prolongación de los cierres draconianos y lograr lidiar con COVID-19 en un enfoque inteligente, de precisión-riesgo, en lugar de cerrar todo a ciegas. Del mismo modo, ya hemos empezado a ver las consecuencias de «la crisis financiera, los disturbios y los conflictos civiles». Espero que no vaya seguido de «guerra y colapso del tejido social».

De hecho, muchas de las muertes que se han tenido en cuenta en la mortalidad total durante abril y mayo pueden atribuirse no a COVID-19 en sí mismo, sino a los confinamientos y paralizaciones obligatorios ordenados por los gobiernos. Todavía no hemos visto los efectos completos reflejados en ninguna estadística gubernamental, pero sabemos que el abuso infantil grave, el abuso doméstico, los suicidios, las sobredosis de drogas y las muertes por cáncer aumentaron debido a las órdenes de permanencia en el hogar impuestas por el gobierno y al aplazamiento forzado por el gobierno de los procedimientos médicos necesarios para las afecciones no relacionadas con COVID. Muchos de estos procedimientos médicos fueron etiquetados arbitrariamente como procedimientos «electivos», y muchos estadounidenses no pudieron recibir importantes pruebas de diagnóstico o procedimientos médicos.

Los funcionarios del gobierno que causaron sus muertes y lesiones siguen ignorando estos impactos, y están insinuando de nuevo la aplicación de nuevas órdenes de permanencia en el hogar.

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Hiperinflación en la guerra civil china

07/09/2020Matthew Tanous

Recientemente he estado leyendo «Last Boat Out of Shanghai» de Helen Zia, que presenta la historia de un puñado de refugiados que huyeron de Shangai cuando el Partido Comunista tomó el control de China a finales de los cuarenta. Al enmarcar esta huida de la ciudad, Zia detalla las experiencias de los refugiados durante la ocupación japonesa durante la guerra chino-japonesa, así como justo después de la guerra civil china. Naturalmente, hay mucho sufrimiento desgarrador documentado en estas páginas, de personas de diversos orígenes, pero encontré la experiencia de la hiperinflación a finales de los años cuarenta particularmente interesante como algo de lo que no había oído hablar antes.

Zia describe primero la experiencia de esa hiperinflación desde el punto de vista de las personas que tratan de pagar por lo que necesitan:

Todos en Shanghai habían tenido la inquietante experiencia de mirar en una vitrina cuando un dependiente llegaba para tachar un precio y garabatear un nuevo precio, mucho más alto, a menudo x-escribiendo los precios varias veces en un mismo día. Ni siquiera la inflación durante la guerra les había preparado para unos costes que parecían multiplicarse por minutos. En junio de 1948, un saco de arroz había costado 6,7 millones de yuanes; en pocas semanas el precio había alcanzado los 63 millones.

En respuesta a la inflación fuera de control, el gobierno nacionalista de Chiang Kai-shek hizo lo que la mayoría de los gobiernos de la historia han hecho. Chiang Kai-shek nombró a su hijo, Chiang Ching-kuo, ministro de finanzas y lo hizo ir tras los «acaparadores» y «especuladores». Más atrozmente, el joven Chiang ordenó a los ciudadanos chinos que entregaran todo el oro, la plata y la moneda extranjera al gobierno, así como los yuanes pendientes, para una nueva versión del yuan supuestamente respaldado por el oro. Zia cita a Chiang Ching-kuo como amenazante, «¡A aquellos que dañen la nueva moneda basada en el oro les cortarán la cabeza!»

Sin embargo, esta política no duró mucho tiempo. Chiang Ching-kuo cometió el error de arrestar a la persona equivocada por «especulación»:

Chiang Ching-kuo también arrestó a David Kung, el sobrino de su madrastra, Madame Chiang. Al saber que su sobrino favorito estaba en la cárcel, Madame Chiang irrumpió en la oficina de su hijastro y le dio una bofetada. Luego le envió un telegrama a su marido, el Generalísimo...

Esta grave pérdida de prestigio puso fin al intento de Chiang Ching-kuo de reformar la moneda. Obligado a abandonarlo, liberó a los «acaparadores» y «especuladores» de la prisión. La nueva versión del yuan fracasó de forma espectacular:

La moneda recién emitida se derrumbó, convirtiéndose instantáneamente en menos valiosa que el papel en el que fue impresa. Todos los que habían obedecido las órdenes del gobierno de usar la nueva moneda perdieron todo; sus activos de oro, plata y moneda extranjera estaban ahora encerrados en el tesoro de Chiang Kai-shek.

Es importante señalar que Zia no es economista, y da por sentado esencialmente que la inflación se debió al acaparamiento y la especulación más que a la impresión de dinero por parte del gobierno nacionalista para financiar sus esfuerzos bélicos (aunque no explica por qué, si ese es el caso, la moneda extranjera seguía siendo «mejor que el oro contra el nuevo yuan chino que se derrumba»). Sin embargo, todavía hay mucho valor que se puede extraer de esta historia narrativa y vale la pena examinarla en detalle. Animo al lector a considerar la compra de este libro sólo por eso.

Reimpreso de «Disinthrallment».

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Otros 1,3 millones de estadounidenses solicitan el seguro de desempleo mientras se avecinan despidos de cuello blanco

07/09/2020Ryan McMaken

El departamento de trabajo publicó hoy nuevos datos sobre las declaraciones iniciales de desempleo, y el total de declaraciones sigue siendo obstinadamente alto, 1,3 millones para la semana que terminó el 4 de julio.

Esto fue ligeramente inferior al total de la semana anterior de 1,4 millones de nuevas declaraciones de desempleo.

El total de nuevas declaraciones es muy inferior al máximo de 6,8 millones de la semana que terminó el 28 de marzo. Esto puede parecer una gran mejora, pero en el pico de la Gran Recesión, las declaraciones iniciales alcanzaron «sólo» 660.000. En otras palabras, el total de declaraciones de desempleo actuales está todavía muy, muy por encima de lo que llamaríamos «normal» incluso en un período de recesión.

Si las declaraciones iniciales siguen rondando entre 1 millón y 1,5 millones, como lo hicieron durante todo el mes de julio, la promesa de una recuperación en forma de «V» se hará aún más lejana:

Mientras tanto, los reclamos continuos, a partir de la semana que termina el 27 de junio, se mantienen por encima de los 18 millones.

Nada de esto debería sorprender, dado que los gobiernos estatales están forzando de nuevo el cierre de empresas, y los propietarios de las mismas están funcionando en un entorno de extrema incertidumbre. Como informa hoy USAToday:

«Los reclamos iniciales del estado apenas han cambiado en el último mes, y son sólo un 16% más bajos que el 6 de junio», dijo Andrew Stettner, investigador principal de la Fundación Century, en una declaración. «Igualmente preocupante es que las reclamaciones estatales iniciales aumentaron en 23 estados la semana pasada, incluyendo aquellos con grandes picos de virus, como Texas y Louisiana».

Ahora, se avecinan más despidos. United Airlines advirtió esta semana que puede despedir a 36.000 empleados en los EEUU, incluyendo asistentes de vuelo y agentes de servicio al cliente, si el viaje no se recupera. Los minoristas también podrían perder más empleos si tiendas como Bed, Bath & Beyond continúan cerrando sus puertas.

Y parece que otros despidos están llegando también. The Observer informa:

El jueves, Bloomberg Law informó que Wells Fargo, el mayor empleador de la industria bancaria de EEUU, está considerando un plan para recortar miles de puestos de trabajo de su fuerza laboral de 263.000 personas a partir de finales de este año. Una orden de gestión para reducir drásticamente los costos está llegando a un alto ejecutivo dentro del banco, de acuerdo con las personas con conocimiento de la discusión confidencial.

Lo que es peor, si el despido se materializa, es probable que tenga un efecto sísmico en toda la industria bancaria y podría poner fin prematuramente a las promesas de otros grandes bancos de proporcionar seguridad laboral para los empleados hasta por lo menos el final de 2020.

El mes pasado, varios observadores sugirieron que los despidos de cuello blanco se materializarían pronto.

Y como Jack Kelly en Forbes concluyó a mediados de junio, la contratación de cuellos blancos había disminuido sustancialmente año tras año. Naturalmente, esto llevará a más desempleo en esos sectores con el tiempo:

Según Jed Kolko, economista jefe del Indeed Hiring Lab (que forma parte de Indeed.com, el gran sitio de agregación de empleos), su estudio concluyó que la tendencia actual de las ofertas de empleo era un 34% más baja que en 2019. Esto fue una mejora en comparación con cuando los nuevos anuncios bajaron alrededor del 45% desde el mismo momento del año pasado. Los puestos de trabajo de cuello blanco, como los de desarrollo de software, están un 36,3% por debajo de la tendencia del año pasado. Las ofertas de empleo en banca y finanzas han bajado un 51,3%.

La incertidumbre del régimen sigue siendo un problema importante para los empleadores. En las condiciones actuales, con muchos consumidores reduciendo el consumo por preocupaciones relacionadas con COVID-19, las empresas ya deben luchar para hacer frente al cambiante paisaje. Pero la situación se agrava mucho más a medida que los responsables políticos (concretamente los gobernadores de los estados y los alcaldes de las grandes ciudades) siguen insinuando que podrían volver a imponer cierres forzosos a innumerables empresas. En estas condiciones, es mucho menos probable que los empleadores amplíen sus empresas y, con ello, el empleo total.

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

¿Caerá la economía en manos de los políticos?

07/07/2020Jeff Deist

La intensa presión para politizar cada aspecto de la academia no perdonará a la economía, ¿y por qué lo haría? Una sociedad dispuesta a derribar estatuas no es una sociedad que se preocupe por el derribo de un cuerpo de conocimientos, especialmente uno hábilmente caracterizado por la izquierda como un programa político en lugar de una verdadera ciencia social.

cartoon

Tengan en cuenta que el canon literario inglés y el «civismo occidental» generalmente están bajo fuego en los campus de todos los Estados Unidos. Lo que pensamos que son obras importantes y fundamentales en los clásicos, la literatura, la filosofía y la historia son cada vez más cuestionadas y descartadas. Incluso los planes de estudio de ciencia dura STEM no son inmunes, y no sólo por la falta de diversidad entre los que trabajan y enseñan en los campos STEM, sino porque el conocimiento en sí mismo se considera demasiado occidental y anglocéntrico. Incluso las ciencias físicas no se consideran objetivas en nuestro sombrío mundo político.

2+2=4, ¿dice quién?

No podemos imaginar que la economía sea inmune a esta burda politización. La ciencia lúgubre está igualmente llena de hombres blancos muertos: nombres como Adam Smith, Karl Marx, John Maynard Keynes, Alfred Marshall, Paul Samuelson, junto con austriacos como Hayek y Mises, vienen a la mente cuando se nombran trabajos seminales. ¿Creemos que este edificio no será atacado por razones identitarias, incluso aparte de la creencia general de que la economía es en su mayoría una disciplina falsa diseñada para proporcionar una falsa cobertura intelectual a los intereses comerciales?

Los economistas académicos supuestamente se han inclinado, y todavía se inclinan, a ser más «conservadores» que sus colegas profundamente izquierdistas en los departamentos de ciencias sociales—al menos según este perecedero estudio de 2010 de la Reserva Federal de Nueva York. Pero esto no es realmente cierto hoy en día, y lo es menos cada año. Según Forbes, el 70 por ciento de los economistas apoyaron a Hillary Clinton por encima de Donald Trump en 2016 y la mayoría son Demócratas.

Así que mientras los economistas universitarios pueden ser menos izquierdistas que los académicos en general, pueden ser más izquierdistas que la población en general. Esto es evidente si se pasa mucho tiempo consumiendo el fintwit, abreviatura de «Twitter financiero», donde se reúnen los economistas y los tipos de finanzas que están activos en la plataforma. En el universo del Fintwit, caballos viejos como Paul Krugman se encuentran a un lado por voces jóvenes profundamente progresistas como Noah Smith en Bloomberg, Marshall Steinbaum en la Universidad de Utah, y la defensora de la teoría monetaria moderna Stephanie Kelton en SUNY Stony Brook. Estos escritores se centran con especial celo en «rehacer» la economía, cuestionando si algún conocimiento del pasado, por muy minuciosamente desarrollado que esté, encaja en el mundo moderno. Necesitamos una «nueva economía», siempre una que sirva a «la gente sobre las ganancias» — que es otra forma de decir que sirve a su programa político preferido de socialismo democrático.

Cada vez más, la economía se entiende no como una disciplina con principios, axiomas y leyes, sino más bien como una herramienta maleable dirigida por orden legislativa o del banco central. Las economías pueden ser dirigidas. Después de todo, el Congreso acaba de apropiarse de más de 2 billones de dólares en la Ley CARES, sin nuevos impuestos, y la administración Trump tiene planes para otra ronda de estímulos de un billón de dólares. Si los 600 dólares semanales adicionales a los beneficios de desempleo se extienden hasta agosto y más allá, ¿no nos estamos acercando a una forma de ingreso básico universal? La Reserva Federal, por su parte, ya ha creado más de 3 billones de dólares en «liquidez» sólo desde febrero de este año, y parece dispuesta a aumentar su balance a 10 billones de dólares según sea necesario para aliviar los mercados de bonos corporativos.

Cualquier observador casual se ve obligado a no preguntarse si el gobierno no puede simplemente crear dinero y crédito indefinidamente. ¿Por qué no puede este «nuevo sistema normal» mantenernos a todos alojados y alimentados incluso después de que la crisis del coronavirus se desvanezca? ¿Por qué no podemos sustituir la política por la economía, y de hecho redefinir esta última como un programa estatal?

Aquellos de nosotros que creemos en los mercados y la propiedad es mejor que despertemos. Envíe a todos sus conocidos este enlace, para empezar, y equípese con la munición intelectual para luchar contra los negadores de la realidad. La economía no puede ser falsificada, ignorada o legislada más que la física o la química. La economía, como Mises entendía, es el estudio de la cooperación social. Cuando la economía cae en la política, la paz y la prosperidad caen en la pobreza y la violencia.

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Cómo los austriacos enseñan economía

07/06/2020Joshua Schubert

Owen Holzbach escribió recientemente en Power and Market «Cómo las escuelas públicas enseñan economía». Tuve una experiencia similar en mi clase de macroeconomía en la escuela secundaria. Como se enseña, la economía keynesiana proporciona un «kit de herramientas» para los aspirantes a planificadores centrales.

Después de la secundaria asistí al Grove City College, donde estoy aprendiendo economía real. Lo que mis profesores de la escuela austriaca hacen de manera diferente a sus primos de la corriente principal es demostrar la verdad de sus conclusiones de los primeros principios de la acción humana y la realidad empírica del mundo.

Todos los estudiantes de economía, y muchos otros estudiantes del CCG, toman la clase del Dr. Shawn Ritenour «Fundamentos de Economía». Esta es la clase que me hizo interesarme en la economía. Siguiendo a Mises, la clase cubre la epistemología básica antes de empezar con el axioma de acción, es decir, el comportamiento intencionado, y proceder a derivar cuidadosamente la economía.

Con una firme comprensión del método económico, las preferencias subjetivas, la interacción cooperativa frente a la agresiva, la división del trabajo, el surgimiento del dinero, la preferencia de tiempo y el espíritu empresarial, los estudiantes reciben una firme base en el derecho económico.

En la clase se discute la ética, las consecuencias de la política y la visión del hombre. A los estudiantes, por ejemplo, se les presentan (y se les muestra el error en) las ideas de Gustav Schmoller sobre el historicismo, Milton Friedman sobre el positivismo, Marx sobre la explotación laboral, y Malthus sobre la población.

Algunas de mis clases avanzadas favoritas hasta ahora son micro y macroeconomía intermedia. En ambas clases se presentan diferentes puntos de vista en sus propios términos. Los estudiantes aprecian este nivel de honestidad intelectual.

En macro intermedia, por ejemplo, el Dr. Ritenour explica la estructura del capital y deriva la teoría del ciclo comercial austriaco. Pero también aprendemos el sistema simple keynesiano, el modelo IS-LM (inversión-ahorro, preferencia de liquidez-oferta de dinero), el modelo de desplume de Friedman, la teoría del ciclo de negocios real, y más.

En microeconomía intermedia, el Dr. Caleb Fuller enseña el enfoque principal basado en el cálculo para el análisis de utilidad y bienestar. Aprendemos y criticamos el modelo de competencia perfecta, así como la teoría neoclásica del consumidor y la teoría del productor basada en los costes.

La comprensión de las raíces de las ideas proporciona una base que muchos economistas carecen. En la primavera pasada, tomé Historia del Pensamiento Económico desde 1870, donde nos concentramos en la Revolución Marginal, así como en el pensamiento económico de Keynes, Marshall, Friedman, Hayek, Mises, Böhm-Bawerk, Veblen, y mucho más. Los dos cursos de Historia del Pensamiento Económico son ahora obligatorios para las carreras de economía en la universidad.

Por ejemplo, es fácil dar por sentada la Revolución Marginal. Sin embargo, hay mucho más en la historia que tres economistas independientes descubriendo la misma idea. Resulta que el marginalismo de Carl Menger es un poco diferente al de William Stanley Jevons y al de Léon Walras.

Para Walras, la utilidad marginal es la clave para completar su modelo de equilibrio general. En lugar de moverse desde los primeros principios, comienza con una idea de competencia perfecta y baja hasta la utilidad marginal. Este modelo es rigurosamente estático y carente de acción. En su lugar, un subastador walrasiano intemporal equilibra los mercados.

Jevons basa su análisis de utilidad marginal en el cálculo utilitario de Jeremy Bentham sobre el dolor y el placer. Este uso de las funciones de utilidad cardinales y la asunción de bienes infinitamente divisibles, en oposición a la preferencia ordinal demostrada, ha llevado a descuidar los aspectos cualitativos de la elección humana que son irreducibles a una función matemática.

Menger también toma el enfoque del valor subjetivo, pero está incrustado en la estructura de los medios y fines en lugar de un cálculo de dolor y placer. En su libro Principios de Economía Política, Menger enfatiza el proceso de acción del mundo real, en oposición a un modelo de equilibrio que se abstrae de la acción.

Estas diferencias, menores en su momento, han confirmado en los últimos 150 años que los principales economistas, obsesionados con sus modelos de competencia perfecta, han abogado por la intervención del gobierno en los mercados para garantizar la competencia. La realidad es la contraria, que la acción antimonopolio para desmantelar las grandes empresas perjudica a los consumidores. No es el número de empresas en sí mismo, sino la amenaza de la competencia real y potencial lo que incentiva a las empresas a actuar de manera competitiva.

Este es un microcosmos de lo que he aprendido de mis «heterodoxos» profesores de la escuela austriaca. Los austriacos aportan mucho más en términos de honestidad intelectual y curiosidad, relevancia en el mundo real, profundidad de comprensión y sólidos principios básicos. Me gradúo este diciembre, y a pesar de todo lo que está pasando en el mundo ahora mismo, debo considerar mi educación en la economía austriaca causal-realista como un éxito.

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Tres semanas después: las actas de la Reserva Federal

07/04/2020Robert Aro

En algún lugar existe una lista de comportamiento ostentoso y sin disculpas exhibido por la Reserva Federal. En esa lista debe haber un lugar para el retraso de tres semanas en la publicación de las actas de la junta, como se vio en las actas de la reunión del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC) del 9 y 10 de junio. Sólo podemos preguntarnos si las actas han sido editadas significativamente o si se han omitido por completo los casos de gran disensión entre los banqueros centrales. Entre los muchos problemas con la Reserva Federal está la falta de responsabilidad. Sólo sabemos qué información proporcionan.

El presidente Powell comenzó mencionando los actuales disturbios civiles que enfrenta el país. En un intento de abordar la desigualdad, o al menos parece que lo hace, añadió:

Todos merecen la oportunidad de participar plenamente en nuestra sociedad y en nuestra economía.

La hipocresía, por supuesto, es cómo se puede lograr esto cuando la Reserva Federal toma medidas como la compra de bonos de corporaciones de miles de millones de dólares (a trillones) o se centra en la gestión de los aumentos de precios de los bienes de consumo mientras descuida el aumento de los precios de los activos. Las propias acciones de la Fed dañan primero a los miembros más vulnerables de la sociedad, mientras que afirman servir a toda la nación!

Pasan rápidamente a la modelización financiera, señalando:

Las simulaciones sugirieron que el Comité tendría que mantener condiciones financieras muy flexibles durante muchos años para acelerar de manera significativa la recuperación de la grave crisis actual.

Podríamos argumentar que la Reserva Federal ha sido «muy complaciente» con los mercados financieros desde la Gran Recesión, manteniendo las tasas en mínimos históricos, sólo reduciendo brevemente el balance desde 2008 hasta mediados de 2019 hasta finalmente capitular después de que el mercado de valores estuvo al borde del colapso. Tal vez, no deberíamos temer que las tasas bajas o el fin del estímulo se produzcan pronto, si es que se producen.

Se discutió brevemente el Control de la Curva de Rendimiento o Objetivo (YCT). Esto parece permanecer en la fase de discusión ya que la FED señaló algunos pros y contras. Si bien descifrar el lenguaje de la FED no es una tarea fácil, parece que no están completamente detrás de la idea todavía, sobre todo porque:

...el personal también destacó el potencial de las políticas de YCT para requerir que el banco central compre cantidades muy considerables de deuda pública bajo ciertas circunstancias...

¿No sería grandioso si hacer grandes deudas gubernamentales para controlar los tipos de interés fuera algo que la Reserva Federal quisiera evitar?

Continuaron con opiniones favorables sobre la compra de activos a gran escala, ya que fueron «eficaces» durante la Gran Recesión y ahora son «partes clave del conjunto de herramientas de política monetaria».

...como resultado, tienen importantes funciones que desempeñar para apoyar el logro de los objetivos de empleo máximo y estabilidad de precios del Comité.

Sería interesante verlos intentar justificar cómo las compras de activos de los bancos centrales conducen al «máximo empleo» y a la «estabilidad de precios». La «inflación» de los precios también recibió una mención honorífica:

Los precios cayeron en marzo y abril en muchas categorías que se vieron más afectadas por las medidas de distanciamiento social, como los precios de los viajes aéreos y el alojamiento en hoteles.

Seguramente los economistas calcularon las cifras de inflación correctamente y tuvieron en cuenta la disminución de los precios al considerar el cambio en la importancia relativa de cada artículo utilizado para llegar a su número de inflación. ¿Alguien puede imaginar lo que pasaría si la «tasa de inflación» real fuera mucho más alta, como el 5%? ¿Qué significaría eso para el mercado de valores, el mercado de bonos, las calificaciones de riesgo, los precios del tesoro, los planes de pensiones, los contratos a largo plazo y toda una serie de otros cálculos que tienen en cuenta la inflación?

Se deliberó mucho y se hicieron muchas proyecciones económicas, cada dato se utilizó para ayudar a planificar nuestro futuro, asegurando que la Reserva Federal se acerque a alcanzar su mandato de máximo empleo y precios estables, ostensiblemente en beneficio de la sociedad. En última instancia, por toda la pompa y circunstancia que rodea a la Reserva Federal, realmente no hay mucho que revelar. El Congreso les concedió el monopolio del dólar americano permitiéndoles crear y destruir dinero (crédito) como les parezca, todo ello mientras manipulan los tipos de interés. Trágicamente, ni siquiera lo negarán. Es la política y todo explicado en su sitio web

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Las cifras de empleo de junio mostraron un gran crecimiento. Pero los datos de las recientes declaraciones semanales de desempleo son preocupantes.

07/02/2020Ryan McMaken

Según los nuevos datos de empleo publicados hoy por el Departamento de Trabajo de EEUU, el empleo total no agrícola creció en 4,8 millones en junio (ajustado estacionalmente). El aumento fue aún mayor (5,1 millones) en los totales no ajustados estacionalmente.

La tasa de desempleo de junio fue del 11,1 por ciento, una caída del 2,2 por ciento.

Esto significa que el empleo total está ahora «sólo» 14,6 millones por debajo del máximo de noviembre, lo que significa que los EEUU están ahora de vuelta a donde estaba el empleo total en 2015.

Como podemos ver en el primer gráfico, hasta ahora parece posible una «recuperación en forma de V». En abril, el empleo se estrelló en la mayor cantidad vista desde la Gran Depresión. La economía recuperó más de 3 millones de empleos en mayo, además de los 4,8 millones de empleos de junio.

Pero sigue sin estar claro si la actual recuperación del empleo continuará al mismo ritmo. En junio parecía que los cierres de empresas impuestos por el gobierno podrían estar desapareciendo, pero a finales de junio los gobernadores de los estados y otros responsables políticos habían empezado a anunciar o amenazar con el cierre de nuevas empresas. Esto sin duda tendrá un efecto en el empleo en julio, pero el alcance del efecto es imposible de predecir en este momento.

Si la recuperación continúa al ritmo actual, el empleo total podría recuperarse en unos pocos meses, con lo que la recesión de 2020 (al menos en lo que respecta a los puestos de trabajo) sería considerablemente más breve que la Gran Recesión. Aquí está el empleo total (por recesión y el último mes de cada ciclo antes de que comenzaran las pérdidas de empleo) indexado al mes pico, y el número de meses que pasaron antes de que el empleo volviera a los niveles máximos:

Sin embargo, en las últimas semanas, las declaraciones de desempleo se han mantenido obstinadamente planas. En la semana que terminó el 27 de junio, las nuevas declaraciones de desempleo aumentaron en 1,43 millones. Esto fue sólo una ligera disminución con respecto a la semana anterior, cuando hubo 1,48 millones de nuevas declaraciones. Desde marzo, las nuevas declaraciones de desempleo han totalizado más de 48 millones.

Esa cifra de 1,43 millones de la semana pasada sigue siendo muy grande. Durante la Gran Recesión, las nuevas solicitudes de desempleo alcanzaron un máximo de 660.000 a finales de 2009. Mientras las solicitudes de desempleo sigan siendo más de un millón, estamos viendo pérdidas de empleo muy por encima de lo que se consideraría «normal» incluso en una recesión.

Además, las continuas declaraciones de desempleo aumentaron ligeramente desde la semana que terminó el 13 de junio hasta la semana que terminó el 20 de junio, subiendo a 17,9 millones.

Si las declaraciones de desempleo continúan moviéndose de lado, hay buenas razones para sospechar que el empleo en julio podría hacer lo mismo.

Al mismo tiempo, la tasa de desempleo podría seguir disminuyendo si la participación en la fuerza de trabajo sigue disminuyendo. A medida que la gente deja la fuerza de trabajo, la tasa de desempleo podría teóricamente caer incluso sin ningún crecimiento del empleo.

Y la participación en la fuerza de trabajo está disminuyendo. En abril de este año, la participación (para todas las edades) cayó a su nivel más bajo en 43 años, llegando aproximadamente a lo que era en abril de 1976. La participación volvió a subir en mayo y junio, pero sigue siendo la más baja de los últimos 40 años en junio.

 

El débil mercado laboral parece tener más impacto en los trabajadores jóvenes y en los viejos, ya que la participación de la fuerza de trabajo en los años de mayores ingresos no se ha visto tan afectada. En el caso de los trabajadores de la categoría de 25 a 54 años, la participación en la fuerza de trabajo ha vuelto a ser la misma que en 2015.

A menos que empecemos a ver una caída más rápida de las solicitudes de desempleo, es difícil ver cómo continuará la recuperación en forma de V. Además, mucho dependerá de cuán duros sean los cierres de empresas en curso y los «cierres» parciales en los EEUU Dado que estas políticas se establecen a nivel estatal, es probable que las cifras de empleo sean muy desiguales de un estado a otro. Como vimos en los datos de estado a estado para mayo, muchos estados con confinamientos particularmente duros, como Nueva York y Michigan, estaban entre los estados con las tasas de desempleo más altas.

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

¿Quién es el mayor economista vivo?

07/02/2020Jeff Deist

Con el venerable Dr. Thomas Sowell cumpliendo noventa años esta semana, surge una pregunta en el mundo fintwit (Twitter financiero): ¿Quién es el mayor economista vivo?

Esta pregunta es más difícil de lo que parece. Primero, determinar el «más grande» individuo en cualquier campo humano es siempre un esfuerzo altamente subjetivo, ya sea que estemos hablando de economistas o de jugadores de baloncesto. ¿Nos referimos al economista más brillante, en términos de pura potencia mental, o al más influyente? ¿El más prolífico? ¿El más «correcto»? ¿El más respetado? ¿El más escuchado, ya sea por los políticos o el público? ¿El economista con el impacto más significativo hoy en día? ¿El más famoso? ¿Alguien que es más popular entre sus colegas académicos, o más conocido por el público laico? ¿Un técnico torpe, o un editorialista pop como Paul Krugman? ¿Alguien con una fuerte orientación política, como Thomas Piketty, o un profesor ideológicamente inescrutable? ¿Y el público no especializado debería tener voto, o sólo economistas profesionales y académicos equipados para juzgar la destreza técnica y la sustancia de un colega?

Una vez más, esta pregunta es muy subjetiva y es poco probable que produzca una respuesta de amplio consenso. Pero permítanme ofrecer tres criterios aparentemente obvios para la grandeza: i) el individuo ha hecho contribuciones originales significativas a la literatura económica existente, y no sólo en un área o subdisciplina muy estrecha; ii) el individuo ha producido un tratado significativo (no sólo un libro o artículos) que sintetiza y amplía el cuerpo de conocimientos existente en al menos un área importante de la economía (por ejemplo, el dinero y la banca); y iii) el individuo seguirá siendo ampliamente leído y citado después de su muerte.

Con todo esto en mente, pedí a varios economistas que nombraran al más grande economista vivo. Admito que todos los que pregunté son austriacos o de libre mercado en su orientación, pero a todos se les pidió que consideraran la profesión en su conjunto en sus respuestas. Y yo insistí en que se limitaran a un nombre (pero cedieron a la presión e hicieron una excepción con Bob Murphy).

Aquí están algunas de las respuestas, para ser actualizadas a medida que reciba más (¡algunos pidieron que lo consultaran con la almohada!):

Profesor Walter Block, Universidad de Loyola, Nueva Orleans: Bill Barnett. «Voto por Bill Barnett. Ha sido mi mentor en economía durante los últimos 20 años más o menos, particularmente en macroeconomía del dinero. Es brillante, creativo».

Profesor Per Bylund, Universidad Estatal de Oklahoma: Hernando de Soto. «Estoy de acuerdo con los nombres que ya se han mencionado. Si tuviera que añadir un nombre con un tipo diferente de impacto e importancia, podría elegir Hernando de Soto. Por su descubrimiento de cómo los pobres de los países pobres tienen capital pero carecen del apoyo institucional para usarlo. Si esto hubiera ocurrido hace un par de años, habría añadido a Harold Demsetz a la lista».

Profesor Thomas DiLorenzo, Universidad de Loyola, Maryland: Thomas Sowell. «Buen economista formado en Chicago cuyo trabajo ha educado a millones, desde su libro de texto al estilo de Economía en una Lección hasta libros sobre razas y todo lo demás».

Profesora Carmen Elena Dorobăț, Escuela de Negocios de Manchester: Jagdish Bhagwati. «Interesante pregunta, difícil de responder porque la economía está tan fragmentada en estos días; nadie está escribiendo tratados y por lo tanto discutiendo la economía en su conjunto. Dicho esto, mi opinión es (probablemente sesgada) que el trabajo sobre la teoría monetaria y/o el comercio internacional, por la naturaleza de los temas, es lo más parecido a hacer economía en su sentido original (una explicación unificada del funcionamiento de los mercados). Teniendo esto en cuenta, Jagdish Bhagwati y Douglas Irwin, por el lado del comercio internacional, y Robert Mundell, por el lado monetario, son posibles candidatos. Todos ellos también hacen bastante historia del pensamiento económico, e historia de la política económica, que se está convirtiendo en un arte perdido en la corriente principal en estos días. Si tuviera que clasificarlos, probablemente sería Bhagwati, Mundell, Irwin. ¡Espero que esto ayude! Y para que quede claro, Joe Salerno es mejor que todos ellos».

Peter Earle, Instituto Americano de Investigación Económica: Israel Kirzner. «Yo elegiría a Israel Kirzner. Él salvó la brecha entre la teoría austriaca y la neoclásica de una manera que no comprometió la base metodológica de la escuela austriaca y puso al empresario en el centro del proceso de mercado: coordinando las demandas de consumo con los planes de producción a través de constantes movimientos relativos de precio y la interacción entre ganancia (recompensa) y pérdida (sanción). Un proceso por el cual la vigilancia dentro de los sistemas de mercado conduce al descubrimiento y la creación es mucho más matizado que el modelo valdés prefigurado».

Profesor Richard Ebeling, The Citadel: Israel Kirzner. «En mi opinión, el mayor economista vivo es Israel M. Kirzner. ¿Por qué? En primer lugar, es el último gigante viviente de la escuela austriaca moderna que ha ayudado con éxito a preservar y restaurar la tradición «austriaca» (junto con el difunto Murray N. Rothbard), y, en segundo lugar, debido a sus propias contribuciones únicas e importantes (basándose en Ludwig von Mises y Friedrich A. Hayek) a la teoría del empresario y el proceso de mercado».

Gene Epstein, Barron's (retirado) y el Foro Soho: George Reisman. «Irónicamente, no por lo que George piensa que es su mayor contribución (a la teoría del beneficio) sino por todas las ideas energéticas e imaginativas que encuentro en su gran libro El capitalismo. Por ejemplo, a menudo cito su lúcida explicación de por qué los salarios aumentan bajo el capitalismo de libre mercado, a pesar de la "necesidad de los trabajadores y la codicia de los empleadores"; su reconocimiento de que, aunque la adquisición de tierras tiene raíces históricamente injustas, la "mancha" se borra bajo el capitalismo de libre mercado; o su equilibrada crítica a Adam Smith por haber escrito algunas de las mejores y peores cosas sobre el libre mercado».

Dr. David Gordon, Instituto Mises: Joseph Salerno. «Joe Salerno es el economista en el que me basaría para entender la economía austriaca».

Profesor Steve H. Hanke, Universidad Johns Hopkins: PENDIENTE.

Profesor emérito Hans-Hermann Hoppe, Universidad de Nevada Las Vegas: PENDIENTE.

Profesor Peter Klein, Universidad de Baylor: Robert Lucas. «Voy a interpretar su pregunta para referirme no a los economistas que me gustan personalmente, sino a aquellos que son universalmente reconocidos en el campo de la realización, la influencia, etc. La forma en que «el más grande economista» podría haber sido interpretado en los días de Menger o Mises. Eso descartaría a personas como Krugman y Stiglitz que son ampliamente considerados como intelectuales públicos políticamente motivados, no como economistas serios, junto con los altamente citados, sino como académicos más jóvenes como Daron Acemoglu».

Profesor Matthew McCaffrey, Universidad de Manchester: Amartya Sen: «El trabajo de Sen sobre el desarrollo marca una ruptura con las cuentas estrechas y técnicas del desarrollo que lo tratan puramente como una cuestión de aumento de los indicadores económicos como el PIB. Aunque los austríacos pueden encontrar mucho que criticar en su enfoque más amplio de la economía, su trabajo plantea cuestiones y desafíos interesantes que suelen estar ausentes de la investigación convencional».

Dr. Robert Murphy, Instituto Mises e Instituto Independiente: Robert Lucas, cubierto con el Dr. Joe Salerno. «El problema es que mis puntos de vista personales están tan alejados de la profesión que engañaré y responderé a dos preguntas relacionadas, en lugar de lo que Jeff preguntó. 1) ¿Quién es el economista más importante entre los premios Nobel vivos? Yo diría que Robert Lucas. Su crítica de los modelos macroeconométricos keynesianos de la vieja escuela fue un logro asombroso en la ciencia, la forma en que los intelectuales conciben el avance de la ciencia. Luego su trabajo sobre las expectativas racionales sentó las bases para la RBC y mucho del enfoque de la escuela moderna de Chicago sobre los mercados financieros. Además, es simplemente un tipo súper inteligente; por ejemplo, en la escuela de postgrado usamos su libro de texto sobre métodos matemáticos recursivos. Incluso sus críticos están de acuerdo en que los modelos de la literatura que él generó eran elegantes y rigurosos; simplemente estaban equivocados. 2) La razón por la que no digo que Lucas sea el más grande economista vivo es que se está perdiendo la importancia del cálculo económico tal y como se desarrolló en la tradición misesiana. Entonces, ¿quién es el mejor economista vivo para ejemplificar lo que le falta al resto de la profesión? Joe Salerno».

Profesor emérito George Reisman, Universidad de Pepperdine: George Reisman. «Las razones por las que me nombro a mí mismo serán evidentes para cualquier lector entendido que se tome la molestia de leer Capitalism: A Treatise on Economics. El libro contiene un número de importantes contribuciones originales, cualquiera de las cuales es digna de un Premio Nobel. Por ejemplo, mi demostración en el capítulo 15 de que, contrariamente a la «macroeconomía» contemporánea, la mayor parte del gasto en el sistema económico no es consumo sino que se oculta bajo el título de inversión neta».

El profesor Mark Thornton, de la Universidad de Auburn y el Instituto Mises: Robert Higgs. «Nombro a Bob Higgs por su reinterpretación de la historia moderna americana. Pasó de ser un economista de la corriente principal a un austriaco radical».

Por supuesto, ninguna opinión es determinante. Pero es importante considerar a los economistas en el contexto más amplio de la verdad y el progreso humano, y evaluar sus contribuciones relativas. En este momento la disciplina corre un gran riesgo de perder su lugar como ciencia significativa gracias a una orgía de métodos matemáticos y demandas politizadas de una «nueva» economía. Necesitamos construir una generación de jóvenes economistas que realmente entiendan la historia y la teoría, y necesitamos construirla rápidamente.

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

La Reserva Federal rescata a las grandes corporaciones, una vez más

07/02/2020Robert Aro

De todos los problemas que el año 2020 ha dado al mundo, quizás uno de los más grandes ha sido concedido por la Reserva Federal a un puñado de directores generales de todo el país, es decir, si su corporación tiene una calificación crediticia de bono basura o superior.

El lunes, la Reserva Federal anunció la apertura de su muy anticipada Facilidad de Crédito Corporativo para el Mercado Primario (PMCCF), el programa de 500 mil millones de dólares por el cual la Fed creará dinero de la nada y prestará directamente a los «grandes empleadores» en Estados Unidos. La hoja de términos dice que el precio será «específico del emisor». Pero podemos asumir que estará por debajo del mercado, de lo contrario nadie pediría prestado directamente a un banco central.

La justificación detrás de esto ha sido proporcionada por la Reserva Federal de Nueva York. Esta vez es:

En general, la disponibilidad de crédito se ha contraído para las corporaciones y otros emisores de deuda mientras que, al mismo tiempo, las perturbaciones de la actividad económica han aumentado la necesidad de las empresas de obtener financiación.

Los tiempos pueden ser muy difíciles, especialmente para los grandes empleadores como Microsoft, una empresa que actualmente está valorada en 1,5 billones de dólares y que ha caído en tiempos difíciles últimamente. La semana pasada anunció el cierre permanente de sus ochenta y tres locales de venta al por menor, según la CNBC:

Microsoft dijo que el cierre de sus locales físicos «resultará en un cargo antes de impuestos de aproximadamente 450 millones de dólares, o 0,05 dólares por acción».

No sabremos si Microsoft decide aceptar la oferta de la Reserva Federal para comprar deuda hasta el final del mes, cuando la Reserva Federal proporcione sus informes mensuales de préstamos al Congreso.

Aparte de usar el dinero para pagar las indemnizaciones, un gran empleador podría refinanciar la deuda existente. Según la hoja de términos del PMCCF:

Los emisores pueden recurrir al Servicio para refinanciar la deuda pendiente, a partir del período de tres meses anterior a la fecha de vencimiento de dicha deuda pendiente.

Esto sería estupendo, sobre todo porque el Congreso financia el PMCCF con 50.000 millones de dólares. ¡Los contribuyentes pueden ayudar a financiar el ahorro de intereses para sus empleadores!

Por supuesto, si la refinanciación no es un problema, la recompra de acciones podría ser una solución. En 2019, muchos grandes empleadores y algunas empresas al borde de la quiebra gastaron 730 mil millones de dólares en la recompra de sus propias acciones, mientras que en 2018, esa cifra fue de 1,1 billones de dólares como informó Fox News, citando los índices S&P DOW. ¿Quizás esta liquidez ayudará a las corporaciones a restaurar sus hábitos de gasto para que coincidan con los niveles anteriores a la crisis?

En una época en la que la ubicación física de las tiendas puede resultar indeseable y problemática, y en la que los niveles de deuda existentes están por las nubes, ¿qué pueden hacer las corporaciones más grandes de los Estados Unidos con este dinero, aparte de reestructurar, reemplazar la vieja deuda con una nueva deuda más barata, o comprar de nuevo sus propias acciones? Lamentablemente, vivimos en una época en la que unos pocos miles de millones de dólares no pueden llegar muy lejos.

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon power-market-v2