Mises Wire

Nuevo informe sobre empleo: desaparecen empleos a tiempo completo mientras menos americanos encuentran trabajo

Según un nuevo informe de la Oficina de Estadísticas Laborales del gobierno federal publicado el pasado viernes, la economía de EEUU añadió 353.000 puestos de trabajo en el mes de enero, mientras que la tasa de desempleo se mantuvo en el 3,7%. Las noticias de la CNN se aseguraron de decirnos que se trataba de un «informe de empleo sorprendentemente bueno» y que «muestra que la economía de América está en auge».

A estas alturas, muchos de los que seguimos estas cifras nos hemos acostumbrado a la rutina: el BLS publica cada mes cifras de empleo «explosivas», y los medios de comunicación tradicionales informan obedientemente de que el crecimiento del empleo es asombrosamente bueno, lo que demuestra que todo va bien en la economía.

Los medios de comunicación rara vez informan sobre otros indicadores económicos con tanto entusiasmo. El informe mensual sobre el empleo —bueno, una estadística concreta dentro de él— se ha convertido en una especie de indicador indirecto del estado de la economía en general.

Hay un par de problemas con este enfoque, por supuesto. El primero es que las cifras de empleo —un indicador rezagado del crecimiento (o declive) económico— se contradicen repetidamente con al menos media docena de otros indicadores económicos. Muchos de estos otros indicadores son, a diferencia de las cifras de empleo, indicadores adelantados, y son más útiles si realmente estamos buscando algunas pistas sobre lo que nos espera.

Si echamos un vistazo más amplio, encontramos esto: el índice manufacturero de la Fed de Filadelfia está en recesión. Lo mismo ocurre con la encuesta manufacturera de la Fed de Richmond. El índice de indicadores adelantados sigue empeorando. La curva de rendimiento apunta a la recesión. Las quiebras empresariales aumentaron un 58% en 2023. El ahorro neto fue negativo por segunda vez en décadas. El crecimiento económico que vemos está siendo alimentado por los mayores déficits desde el covid.

Pero también existe el problema de que el informe de empleo en sí no es tan impresionante una vez que miramos más allá de los datos de empleo de la encuesta de establecimientos.

La primera mosca en la sopa de este «sorprendentemente buen informe sobre el empleo» son los resultados de la encuesta de hogares. La encuesta de hogares es una encuesta a personas reales a las que se pregunta si tienen empleo. En cambio, la encuesta de establecimientos sólo se refiere a las grandes empresas y al número total de puestos de trabajo, es decir, no a los ocupados

Image
jobs

Así pues, si nos fijamos en la encuesta de hogares, vemos que en realidad se perdieron puestos de trabajo en enero. Mientras que la encuesta a los establecimientos muestra un aumento de 353.000 empleos, la encuesta a los hogares muestra una pérdida de 31.000 personas empleadas. Además, enero fue el segundo mes consecutivo de pérdidas de empleo en la encuesta de hogares. En diciembre, el informe mostró una pérdida de 683.000 personas empleadas. Fue la mayor pérdida desde el colapso covid.

¿Cómo encaja esto con las enormes pérdidas de puestos de trabajo en la encuesta de establecimientos? En parte puede explicarse por el hecho de que la encuesta de empresas no distingue entre trabajadores o empleos a tiempo completo y a tiempo parcial. Es perfectamente posible que se estén creando más puestos de trabajo en la economía, sólo que muchos de ellos van a parar a personas que tienen varios empleos, y muchos de esos empleos son a tiempo parcial. Por lo tanto, si la economía se está llenando con menos personas que tienen dos o más empleos a tiempo parcial, eso se registra como un crecimiento «explosivo» del empleo. La realidad, sin embargo, es que hay menos personas empleadas.

Por otra parte, la encuesta de hogares también nos dice que el crecimiento del empleo entre los trabajadores por cuenta ajena estuvo impulsado sobre todo por los empleos a tiempo parcial en enero. Según la encuesta, el crecimiento de los empleos a tiempo parcial ascendió a 96.000, mientras que el crecimiento de los empleos a tiempo completo fue negativo, con una pérdida de 63.000.

Image
parttime

Mientras tanto, los empleos gubernamentales en enero sumaron más del 20% de todo el nuevo crecimiento interanual del empleo. Desde finales de 2007, cuando la economía se acercaba a la recesión, no se veían cifras similares. 

Image
govjobs

Y luego está la tasa de crecimiento de los empleos temporales. El mes pasado se mantuvo en terreno negativo por decimoquinto mes consecutivo. Como muestra el gráfico, la caída del empleo temporal en los últimos treinta años ha sido un claro indicador de la proximidad de una recesión. 

Image
tempjobs

Por último, podemos fijarnos en el crecimiento real de los salarios. Los medios de comunicación tradicionales se encargaron de cacarear el crecimiento real de los salarios medios en enero. En concreto, los ingresos medios (ajustados al IPC) aumentaron un 1,7% interanual. En un vacío, podría ser una gran cifra. Sin embargo, los trabajadores aún se están recuperando de un periodo de 25 meses de caída de los ingresos medios reales. Eso significaba que los ingresos medios en 2022 estaban por debajo de los de 2019, y el trabajo solo empezó a salir de ese agujero en 2023. De hecho, si nos fijamos en el crecimiento de los ingresos reales desde febrero de 2020 —el último mes antes de los encierros covid— encontramos que los ingresos aumentaron apenas un 1,53% —o 51 céntimos— durante ese período de 47 meses. Durante ese mismo tiempo, los precios de la vivienda aumentaron un 46% (según Fannie y Freddie). Es fácil ver por qué la vivienda asequible está ahora en algunos de los peores niveles que hemos visto en décadas. 

Image
earnings

Sin embargo, a pesar de todo esto, los consumidores americanos de noticias por televisión son alimentados con una dieta constante de buenas noticias sobre la economía en la que cada mes aparece un nuevo informe de empleo «sorprendentemente bueno» o «robusto». Aún más cuestionable es la práctica de tratar el informe de empleo como si fuera un índice de la economía en general. Sin embargo, el informe sobre el empleo sólo es algo de lo que presumir si la definición que uno tiene de una economía de empleo fuerte es aquella en la que menos personas tienen trabajo, los empleos a tiempo completo están desapareciendo y los empleos gubernamentales son un componente cada vez mayor del crecimiento general del empleo.

Si consideramos estas cifras a la luz del declive del sector manufacturero, el aumento de las quiebras, los indicadores adelantados de recesión y el ahorro neto negativo, podríamos sospechar que la economía se encamina hacia algunas turbulencias.

La Reserva Federal, sin embargo, ha fomentado el enfoque tipo láser en los datos de empleo actuales porque el FOMC ha afirmado basar gran parte de su planificación económica en el crecimiento del empleo. Aproximadamente cada mes, por ejemplo, Jerome Powell se dirige a la prensa con una declaración preparada acerca de que la política de la Fed es tal o cual, mientras utiliza las cifras de empleo para justificar su política actual. Al menos, esa es la cara pública que da la Fed. La Reserva Federal quiere que el público crea que la Reserva Federal está «impulsada por los datos» y que está afinando —otro término para la planificación centralizada— la economía basándose en el fino trabajo detectivesco de los economistas de la Reserva Federal. Esa es la historia que cuentan. La realidad es otra, y la Reserva Federal toma sus decisiones por conveniencia política. Las encuestas han demostrado, sin embargo, que el votante medio tiende a basar su opinión sobre la economía en la situación del empleo «ahora mismo». Así que, he aquí que la Fed dice que está haciendo lo mismo.

Pero la economía no funciona así, y si queremos entender en qué dirección va la economía, tenemos que basarnos en teorías sólidas y no en lo que algunos contadores de la Fed digan que ocurrió el mes pasado.

image/svg+xml
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
What is the Mises Institute?

The Mises Institute is a non-profit organization that exists to promote teaching and research in the Austrian School of economics, individual freedom, honest history, and international peace, in the tradition of Ludwig von Mises and Murray N. Rothbard. 

Non-political, non-partisan, and non-PC, we advocate a radical shift in the intellectual climate, away from statism and toward a private property order. We believe that our foundational ideas are of permanent value, and oppose all efforts at compromise, sellout, and amalgamation of these ideas with fashionable political, cultural, and social doctrines inimical to their spirit.

Donate today
Group photo of Mises staff and fellows