Mises Wire

Lanzando la maquinaria de la Fed en reversa: las políticas de tipos de interés de la Fed siguen dañando la economía

Según las actas de la Reserva Federal del mes pasado, los funcionarios de la Fed expresaron su voluntad de seguir adelante con una postura de tipos de interés estrictos para erradicar la amenaza inflacionista. Para la mayoría de los comentaristas, la inflación se considera un aumento generalizado de los precios de los bienes y servicios, por lo que el aumento de los tipos de interés suavizará el incremento de los precios.

La lógica en este caso es que una postura de tipos de interés más estrictos debilitará la demanda de bienes y servicios y hará que la demanda global de la economía se ajuste a la oferta. Esto, a su vez, detiene las presiones al alza de los precios de los bienes y servicios, lo que se basa en las ideas keynesianas de que la demanda de bienes y servicios impulsa el crecimiento económico.

Sobre la base de este marco de pensamiento, si observamos fuertes aumentos en los precios de los bienes y servicios, todo lo que se necesita es debilitar la demanda global de la economía en relación con la oferta. A la inversa, si empezamos a observar un debilitamiento significativo de la demanda global en relación con la oferta, junto con un descenso de los precios, entonces la economía necesita un impulso a través del fortalecimiento de la demanda.

Si la inflación es el resultado de la diferencia entre la demanda agregada y la oferta agregada, ¿por qué se considera una mala noticia? La mayoría de los expertos creen que la inflación provoca compras especulativas, que generan despilfarro. La inflación también erosiona los ingresos reales de los pensionistas y de las rentas bajas y provoca una mala asignación de recursos, lo que socava el crecimiento económico real.

Pero, ¿por qué una subida generalizada de los precios ha de perjudicar a algunos grupos de personas y no a otros? O bien, ¿cómo puede la inflación provocar una mala asignación de recursos? ¿Por qué una subida generalizada de los precios debería debilitar el crecimiento económico real?

Definir los precios

 

El precio de un bien es la cantidad de dinero que se paga por él. De ello se deduce que, para una determinada cantidad de bienes, puede producirse un aumento general de los precios en respuesta al incremento o inflación de la oferta monetaria.

Cuando se discute la cuestión del aumento general de los precios, los «expertos» afirman que no existe una correlación histórica entre las variaciones del dinero y las variaciones de diversos índices de precios, como el Índice de Precios al Consumo. Creemos que una correlación estadística —o la falta de ella— entre variables no debe ser el factor determinante para establecer la causalidad. En cambio, hay que entender la estructura de la causalidad.

La inflación es un acto de malversación causado por el aumento de la oferta monetaria. El aumento de la oferta monetaria mediante el intercambio de nada por algo desvía la riqueza real de los generadores de riqueza hacia los poseedores del dinero recién generado. Esto, y no el aumento real de los precios, provoca una mala asignación de los recursos. Los ingresos reales de los generadores de riqueza disminuyen no por el aumento general de los precios, sino porque el aumento de la oferta monetaria desvía la riqueza de ellos.

Cuando se genera dinero de la nada, los poseedores del dinero recién generado desvían bienes hacia ellos mismos sin producirlos. Como resultado, los generadores de riqueza que han contribuido a la producción de bienes descubren que el poder adquisitivo de su dinero ha disminuido, ya que ahora quedan menos bienes en el fondo común.

Cuando los generadores de riqueza tienen menos bienes a su disposición, esto perjudica la formación de riqueza. Como resultado, el crecimiento económico se verá presionado. Los aumentos generales de los precios, que siguen a los aumentos de la oferta monetaria, sólo apuntan a una erosión de la riqueza. Sin embargo, el aumento de los precios no ha provocado esta erosión.

Del mismo modo, el aumento de la oferta monetaria, y no el de los precios, erosiona los ingresos reales de los pensionistas y de las rentas bajas. Por regla general, tienen ingresos fijos y son los últimos receptores del dinero recién bombeado.

¿Pueden las expectativas de inflación desencadenar una subida general de precios?

Algunos economistas afirman que una vez que los individuos anticipan una mayor inflación en el futuro, aumentan sus demandas de bienes en el presente y ofrecen precios más altos de los bienes. Además, las expectativas de los trabajadores de una mayor inflación les llevan a exigir salarios más altos. El aumento de los salarios incrementa entonces el coste de producción de bienes y servicios y obliga a las empresas a trasladar estos aumentos a los consumidores mediante el aumento de los precios de los bienes y servicios, lo que los keynesianos denominan la «espiral salarios-precios».

Ahora bien, los empresarios, al fijar los precios, también tienen en cuenta diversos costes de producción. Sin embargo, los consumidores toman la decisión final sobre los precios, ya que determinan si el precio fijado es «correcto». Si el stock de dinero no aumenta, los consumidores no tendrán más dinero para soportar las subidas de precios.

Independientemente de las expectativas de los individuos, si la oferta monetaria no aumenta, el gasto monetario de los individuos en bienes tampoco puede aumentar. Esto significa que no puede producirse un aumento general de los precios sin que aumente el bombeo monetario, en igualdad de condiciones.

Las políticas de tipos de interés de los bancos centrales distorsionan las señales del mercado

Obsérvese que, en un mercado libre, las fluctuaciones de los tipos de interés reflejan los cambios en las preferencias de los consumidores respecto al consumo presente frente al consumo futuro. Si los consumidores disminuyen su preferencia por el consumo presente frente al consumo futuro, esto se reflejará en una disminución de los tipos de interés del mercado. Por el contrario, si los consumidores aumentan su preferencia por el consumo presente, esto se reflejará en un aumento de los tipos de interés de mercado.

Una vez más, en un mercado libre, un descenso de los tipos de interés responderá a la disminución de la preferencia de los consumidores por el consumo presente frente al consumo futuro. Los empresarios, si quieren tener éxito, deben atenerse a las señales de los tipos de interés. Esto significa que los empresarios tendrían que aumentar la asignación de recursos hacia la construcción de una infraestructura con el fin de ser capaz de producir una mayor cantidad de diversos bienes de consumo en algún momento en el futuro.

Cuando el banco central manipula el mercado financiero y los tipos de interés, falsea las instrucciones de los consumidores a las empresas. Como resultado, las empresas invierten en la infraestructura equivocada —es decir, no en línea con los deseos de los consumidores. Debido a la mala asignación de recursos, se pondrá en marcha el proceso de empobrecimiento económico.

Por qué una postura monetaria estricta no puede borrar los efectos de una postura fácil

Una postura monetaria estricta no puede deshacer los aspectos negativos de la anterior postura flexible. La mala asignación de recursos debida a una política monetaria flexible no puede revertirse con una postura más restrictiva. Según Percy L. Greaves Jr:

Mises también se refiere al hecho de que la deflación nunca puede reparar el daño de la inflación a priori. En su seminario, a menudo comparaba ese proceso con un conductor de automóvil que hubiera atropellado a una persona y luego tratara de remediar la situación dando marcha atrás a la víctima. La inflación revuelve de tal manera los cambios en la riqueza y la renta que resulta imposible deshacer los efectos.

Una postura monetaria más estricta, aunque probablemente socavará varias actividades de la burbuja, también generará varias distorsiones, infligiendo así un daño a los generadores de riqueza. Por lo tanto, no se deduce que una postura más estricta pueda revertir los daños causados por la política inflacionista.

Los funcionarios de la Fed sostienen que tienen todas las herramientas necesarias para acabar con la inflación. Antes de decidirse a combatir la inflación, deben establecer lo que realmente es. Si consideran que la inflación es un aumento de los precios y no de la oferta monetaria, van a luchar contra el enemigo equivocado. Una vez que los funcionarios de la Fed se den cuenta de que la inflación tiene que ver con el aumento de la oferta monetaria, podrían detenerla muy rápidamente cerrando todos los resquicios para la generación de dinero de la «nada». Si no lo hacen, sólo prolongarán el empobrecimiento económico.

Conclusión

Creemos que liberando a la economía de la interferencia del banco central con los tipos de interés y la oferta monetaria, se puede detener el proceso de destrucción de riqueza. Esto reforzará el proceso de generación de riqueza y, con una mayor reserva de riqueza, será más fácil absorber diversos recursos mal asignados.

image/svg+xml
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Support Liberty

The Mises Institute exists solely on voluntary contributions from readers like you. Support our students and faculty in their work for Austrian economics, freedom, and peace.

Donate today
Group photo of Mises staff and fellows