Mises Wire

Home | Wire | Preservando capital a través de la bancarrota

Preservando capital a través de la bancarrota

  • ban

Etiquetas Auges y caídas

09/01/2021

El New York Times publicó recientemente un artículo titulado «When Kmart Moved Out, Churches and Flea Markets Moved In». El artículo, escrito por Kevin Williams, lleva un subtítulo instructivo: «Los antiguos almacenes de minorista están siendo utilizados por inquilinos que normalmente no podrían conseguir un espacio comercial tan grande a un precio asequible».

«Cuando se fusionó con Sears en 2005, Kmart tenía 2.085 locales. Con el abrupto cierre del Kmart de Astor Place en Manhattan el mes pasado, el número de tiendas Kmart abiertas se reduce a 17», escribe Williams.

Sears se declaró en bancarrota en 2018, con los activos vendidos al gestor de fondos de cobertura Edward Lambert's Transformco. Pero si bien la quiebra tiene una connotación negativa en el mundo de los negocios, como escribió Jörg Guido Hülsmann en The Ethics of Money Production, «la bancarrota cumple la función social crucialmente importante de preservar el stock de capital disponible. Y desempeña esta función en todos los escenarios concebibles: cuando resulta del fraude, cuando resulta de la insolvencia y cuando resulta de la iliquidez».

El capital, en el caso de Kmart, tuvo en su día ofertas de luz azul; ahora la gente acude a algunos de los edificios readaptados para ver la luz. Por ejemplo, Elevation Church, un ministerio bautista con veinte sedes, quería expandirse más y ahora ocupa una parte de un antiguo Kmart. Al no necesitar todo el espacio, un vecino improbable es una bolera, con los últimos treinta y ocho mil pies cuadrados sin utilizar para ser posiblemente un centro de llamadas.

Royal Emerald Pharmaceuticals encontró el espacio perfecto en un Kmart cerrado en Desert Hot Springs, California, en 2019. «Necesitábamos un laboratorio, y lo necesitábamos rápido para los contratos del gobierno», dijo el director ejecutivo de Royal Emerald, Mark Crozier, al Times. «Nos habría costado millones de dólares perdidos en contratos construir una caja como esta desde cero».

La empresa se puso en marcha en treinta días y desde entonces ha realizado mejoras en los edificios por valor de 30 millones de dólares.

Aunque la bancarrota es reciente, los errores empresariales de Kmart comenzaron hace décadas. Robert Lang, vicepresidente inmobiliario de Kamin Realty Group en Pittsburg, explicó que cuando la empresa se expandió en los años 60 y 70, los ejecutivos de la compañía ignoraron el impacto de las interestatales y nunca cambiaron de rumbo, mientras que competidores como Walmart situaron las tiendas junto a los intercambios interestatales, centrándose en las zonas de crecimiento más allá de los suburbios, conocidas como exurbios.

Aunque los antiguos Kmarts no son para todos los inquilinos, dada la antigüedad de la construcción y los posibles problemas de amianto, «muchas de estas ubicaciones en el centro de la ciudad son realmente buenas para la entrega de última milla de productos en línea», dijo el profesor Strong de William and Mary. Además, todos los Kmarts tienen muelles de carga, lo que facilita las entregas. «La huella de Kmart tiene muchos usos alternativos en comparación con la típica tienda de grandes superficies», dijo.

Lo bonito del capitalismo son los ajustes que hacen los empresarios para utilizar el capital existente. Como escribió el profesor Hülsmann sobre la bancarrota, «pone fin a las empresas despilfarradoras—y por tanto socialmente indeseables—y obliga a sus interesados (trabajadores, capitalistas) a invertir sus recursos humanos y materiales en otras empresas, donde las recompensas son menores, pero que producen más de lo que consumen».

Aunque en lo que sigue Hülsmann escribe sobre la deflación, el punto se aplica a la quiebra:

Desde el punto de vista agregado (social), no importa quién controla los recursos existentes. Lo que importa desde este punto de vista global es que los recursos permanezcan intactos y sean utilizados. Ahora bien, lo importante es que la deflación no destruye físicamente esos recursos. Simplemente disminuye su valor monetario, por lo que sus actuales propietarios se arruinan. Por lo tanto, la deflación se reduce en general a una redistribución de los activos productivos de los antiguos propietarios a los nuevos. El impacto neto en la producción es probablemente nulo.

Williams escribe: «Aproximadamente 230 millones de pies cuadrados de superficie comercial de Kmarts cerrados han salido al mercado, gran parte de ellos en la última década, el equivalente a 100 estadios MetLife o 50 Mall of Americas».

Se está dando un buen uso a una enorme cantidad de capital social.

Author:

Doug French

Douglas French is former president of the Mises Institute, author of Early Speculative Bubbles & Increases in the Money Supply, and author of Walk Away: The Rise and Fall of the Home-Ownership Myth. He received his master's degree in economics from UNLV, studying under both Professor Murray Rothbard and Professor Hans-Hermann Hoppe.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire