Mises Wire

Home | Wire | Los rescates de Europa corren el riesgo de una crisis financiera total

Los rescates de Europa corren el riesgo de una crisis financiera total

  • gettyimages-1159985174.jpg

Etiquetas Economía GlobalDinero y Bancos

07/06/2020

Las medidas aplicadas por los gobiernos de la zona del euro tienen un denominador común: un aumento masivo de la deuda de los gobiernos y del sector privado.

Los préstamos lideran los paquetes de estímulo desde Alemania hasta España. El objetivo es dar a las empresas y a las familias cierta influencia para pasar los meses malos de los cierres de COVID y permitir que la economía se recupere con fuerza en el tercer y cuarto trimestres. Esta apuesta por una rápida recuperación puede poner al atribulado sector bancario europeo en una situación difícil.

Los bancos en Europa están en mucho mejor forma que en 2008, pero eso no significa que sean fuertes y estén preparados para aceptar miles de millones de préstamos de mayor riesgo. Los bancos europeos han reducido sus préstamos en mora, pero la cifra sigue siendo grande, con un 3,3 por ciento de los activos totales, según el Banco Central Europeo. Las entidades financieras también se enfrentan a los próximos dos años con pobres márgenes de ingresos netos debido a las tasas negativas y a un rendimiento muy débil de los fondos propios.

Las dos medidas más importantes que los gobiernos han utilizado en esta crisis son los grandes préstamos a las empresas parcialmente garantizados por los estados miembros y los importantes planes de subsidios de desempleo para reducir la carga del desempleo.

Casi 40 millones de trabajadores en las grandes naciones europeas están bajo un plan de subsidios de desempleo según Eurostat y Bankia Research. Se han concedido préstamos que suman el 6 por ciento del PIB de la zona euro para permitir a las empresas navegar por la crisis. Entonces, ¿qué pasa si la recuperación es débil y desigual y las cifras de crecimiento del tercer y cuarto trimestre decepcionan, como creo que sucederá? En primer lugar, el aumento de la morosidad puede elevar la cifra total al 6 por ciento del total de los activos del sector bancario, o sea 1,2 billones de euros. En segundo lugar, hasta el 20 por ciento de los trabajadores desempleados subvencionados probablemente se unirán al desempleo total, lo que puede aumentar significativamente el riesgo en los préstamos hipotecarios y personales.

Los bancos pueden enfrentarse a un tsunami de problemas al chocar tres factores:

  1. un aumento de los préstamos improductivos
  2. las presiones deflacionarias de una crisis prolongada
  3. el banco central mantiene tipos de interés negativos que destruyen la rentabilidad de la banca.

Estimamos que el aumento de la deuda neta al EBITDA (ganancias antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización) de las mayores corporaciones del Stoxx 600 se eleva a 3x desde el actual 1.8x. Esto significa que los bancos pueden enfrentarse a un muro de morosidad y al debilitamiento de la solvencia y la liquidez de la gran mayoría de sus activos (préstamos), de la misma manera que las presiones deflacionistas afectan a la economía, el crecimiento se debilita y el banco central aplica medidas de liquidez aún más agresivas pero inútiles y recortes de tipos perjudiciales.

Esta combinación de estos tres problemas al mismo tiempo puede generar el riesgo de una crisis financiera creada por el uso masivo de los balances de los bancos para rescatar a todos los sectores posibles. Puede deshacer toda la mejora del balance de las entidades financieras, lograda lenta y dolorosamente en el último decenio y destruida en unos pocos meses.

Debilitar los balances de los bancos y ocultar en ellos un mayor riesgo a tasas más bajas puede ser una política extremadamente peligrosa a largo plazo. Los gobiernos han presionado a los bancos para que concedan préstamos a empresas y familias con condiciones financieras muy difíciles y esto puede volver como un bumerán y golpear la economía europea, donde el 80 por ciento de la economía real está financiada por el sector bancario según el BCE.

Los gobiernos deberían haber tomado medidas más prudentes y haber abordado la crisis de COVID-19 con recortes de impuestos y subvenciones y no tanto a través de préstamos masivos, aunque estos estén parcialmente garantizados por los estados. Si la crisis de la deuda soberana comienza a aumentar de nuevo, habrá un cuarto riesgo que puede perjudicar a los bancos y a la financiación de la economía real.

La respuesta de los bancos en esta crisis ha sido positiva pero puede ser demasiado pronto. Y es evidente que están asumiendo demasiado riesgo a tasas demasiado bajas. Hasta ahora, las entidades financieras están siendo prudentes y han hecho grandes provisiones para reforzar sus balances. Sin embargo, es posible que estas provisiones deban duplicarse en los próximos trimestres. La adopción de medidas para evitar la creación de una crisis financiera a partir de estas políticas extremas será fundamental para evitar un problema mayor en 2021-22.

Author:

Daniel Lacalle

Daniel Lacalle, PhD, economist and fund manager, is the author of the bestselling books Freedom or Equality (2020), Escape from the Central Bank Trap (2017), The Energy World Is Flat (2015), and Life in the Financial Markets (2014).

He is a professor of global economy at IE Business School in Madrid.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire