Mises Wire

Home | Wire | Los medios están impulsando abiertamente la secesión a medida que se acercan las elecciones

Los medios están impulsando abiertamente la secesión a medida que se acercan las elecciones

  • spli

Etiquetas Descentralización y Secesión

10/07/2020

Cada vez es más claro, incluso para los medios de comunicación, que es poco probable que las cosas vuelvan a la «normalidad» después de las elecciones de 2020.

No importa quién gane, es probable que el lado perdedor considere que el lado ganador ha obtenido su victoria usando trucos sucios, intromisión extranjera o a través de la implacable propaganda ofrecida por un medio de comunicación muy parcial y unilateral.

Y si aproximadamente la mitad del país considera que el presidente ganador es ilegítimo, ¿a dónde se llega a partir de ahí?

Los datos de la encuesta no son exactamente tranquilizadores en este tema. Como informó Politico la semana pasada, el porcentaje de estadounidenses que creen que está justificado usar la violencia para «avanzar en las metas políticas» se ha cuadruplicado desde 2017, tanto para los republicanos como para los demócratas.

Después de todo, la invectiva política ha llegado a un punto álgido desde que Hillary Clinton declaró que una parte considerable de la población de los Estados Unidos constituía una «canasta de deplorables». Tal vez no desde los años 1870 y 1880, cuando los católicos, los sureños y los irlandeses (todos los principales integrantes del Partido Demócrata) fueron denunciados por los republicanos como espías, traidores y borrachos, la mitad del país ha despreciado tanto a la otra mitad. Ya en 2017, cuando se les preguntó sobre las posibilidades de otra guerra civil en los Estados Unidos, alrededor de un tercio de los académicos de política exterior encuestados dijeron que era probable.

Tal vez, entonces, no es sorprendente que ahora estemos viendo artículos incluso en las principales publicaciones que sugieren que tal vez, sólo tal vez, Estados Unidos no puede continuar en su forma actual. Además, esta opinión está siendo promovida cada vez más por escritores e ideólogos ajenos a los grupos conservadores y libertarios habituales que durante mucho tiempo han abogado por la descentralización y el control local.

El 18 de septiembre, por ejemplo, Steve Chapman en el Chicago Tribune preguntó: «¿Pueden los Estados Unidos sobrevivir a estas elecciones?» Durante el siglo pasado, la respuesta dada por la mayoría de los principales periodistas habría sido un sí decisivo. La narrativa habitual ha sido esta: «¡Por supuesto que América perdurará durante los siglos venideros! Los estadounidenses somos maestros del compromiso. ¡Pronto nos daremos cuenta de que estamos todos juntos en esto y nos uniremos en la unidad!»

Pero ahora Chapman escribe:

El concepto de separación es tan estadounidense como el 4 de julio. El punto culminante del sentimiento de separación vino después de la elección de Abraham Lincoln en 1860, resultando en la Guerra Civil. Pero los estados de Nueva Inglaterra contemplaron irse durante la Guerra de 1812.... Los lazos que mantienen unidos a los estadounidenses se han deshilachado, y lo que ocurra el 3 de noviembre puede hacer un daño adicional. Ninguna nación dura para siempre, y la nuestra no será la primera. Esta elección no será el fin de Estados Unidos. Pero podría ser el principio del fin.

Además, Chapman señala que, aunque muchos sin duda continuarán viendo a Estados Unidos como fuerte y con probabilidades de perdurar indefinidamente, tales suposiciones pueden ser imprudentes dada la realidad de la experiencia en otros lugares:

En 1970, el disidente ruso Andrei Amalrik escribió un libro titulado «¿Sobrevivirá la Unión Soviética hasta 1984?» En ese momento, la idea de una superpotencia gigante desintegrándose sonaba como una fantasía. Pero finalmente se hizo realidad. ... Países como Checoslovaquia y Yugoslavia también se han desintegrado. Gran Bretaña está dejando la Unión Europea, y Escocia podría presionar para dejar Gran Bretaña. Sería una locura pensar que los Estados Unidos son inmunes a estas fuerzas.

Chapman no está solo.

El mes pasado en el Philadelphia Inquirer Chuck Bonfig sospechó que tal vez el fin está cerca:

El país ha pasado por muchos períodos de lucha en mi tiempo aquí: asesinatos, recesiones, desegregación, inflación, crisis del gas, Watergate, hanging chads, la crisis del SIDA, el 11-S. Tal vez sea el ciclo de noticias de 24 horas o la inmediatez de los medios sociales lo que hace que el paisaje parezca tan sombrío, pero no recuerdo que hayamos estado tan divididos.

Nadie en nuestro país parece feliz hoy. La derecha está enfadada. La izquierda está abatida. Nuestra nación me recuerda a esos matrimonios que intentan permanecer juntos por «los niños» pero terminan haciendo miserables a todos los que los rodean.

Tal vez es hora de una ruptura…. Sólo piénsalo, América. Sé que romper es difícil de hacer. Solíamos ser buenos juntos. ¿Pero cuál es el punto de tener el «mejor país del mundo» si a ninguno de nosotros nos gusta?

El debate sobre la separación y la secesión ha sido empujado adicionalmente al debate nacional por Richard Kreitner y su libro Break It Up: Secession, Division, and the Secret History of America’s Imperfect Union. Kreitner, que escribe para la revista izquierdista The Nation, sugiere que los Estados Unidos nunca han estado tan unificados como muchos sugieren y también concluye que la secesión y la división pueden ser una táctica necesaria para llevar a cabo las reformas de izquierda que le gustaría ver. En una entrevista con The Nation, Kreitner discutió cómo empezó a pensar en la secesión como una solución seria:

¿Qué pasaría si Estados Unidos se separara? ¿Sería eso algo tan malo? ¿Es posible que las políticas y programas progresistas que quería ver puestos en marcha sean más fáciles de promulgar en una entidad más pequeña que Estados Unidos, con sus 330 millones de personas y la necesidad de convencer siempre a personas con actitudes e intereses muy diferentes? Así que, con esa pregunta, tenía curiosidad por saber si alguien más en la historia estadounidense había favorecido la secesión por razones nobles o progresistas—no para perpetuar la esclavitud sino incluso para oponerse a ella.

La respuesta, la encontré rápidamente, es sí: Había abolicionistas desunidos que estaban ferozmente en contra de la esclavitud y que querían que los estados del norte se separaran de la unión en las décadas de 1840 y 1850 como una forma no sólo de protestar contra la esclavitud sino de socavarla. Tomar sus argumentos y su retórica fue muy, muy interesante.

Kreitner continúa señalando que la secesión ha estado por mucho tiempo en la vanguardia de la ideología política americana. Esto, por supuesto, se remonta a la secesión de la Revolución de Estados Unidos y también se puede encontrar en el movimiento de secesión favorecido por los abolicionistas y en los esfuerzos de Nueva Inglaterra por separarse durante la Guerra de 1812.

Kreitner tiene razón.

La secesión ha sido entretenida por muchos estadounidenses, y no sólo por los defensores de la vieja Confederación. En los primeros días de la secesión del Sur, muchos estadounidenses—incluyendo aquellos a los que no les gustaba el Sur o la esclavitud—estaban bien con la salida de la Confederación. El neoyorquino George Templeton Strong, por ejemplo, declaró en 1861, «los miembros auto-amputados [los estados del Sur] estaban enfermos más allá de la cura inmediata, y su virus ya no infectará nuestro sistema». Ese mismo año, otros neoyorquinos discutieron seriamente la posibilidad de dejar la Unión y convertirse en una ciudad-estado dedicada al libre comercio. En 1876, la batalla sobre quién ganaba las elecciones presidenciales estuvo a punto de producir una división nacional, con el gobernador pro Demócrata de Nueva York «prometiendo resistencia estatal» a los usurpadores Republicanos.

Los fundadores de la nación tampoco se oponían necesariamente a la división. Thomas Jefferson expresó opiniones proselitistas, incluso cuando era un presidente en ejercicio. En una carta de 1803 a John Breckinridge, Jefferson explicó que, si los futuros estados del Territorio de Louisiana buscaban la secesión, le parecía bien:

Si el gran interés de esas naciones es separarse de esto, si su felicidad depende de ello tan fuertemente como para inducirles a pasar por esa convulsión, ¿por qué deben temerlo los estados del Atlántico? Pero sobre todo, ¿por qué nosotros, sus actuales habitantes, debemos tomar partido en esta cuestión?

Y en 1804, Jefferson escribió a Joseph Priestly diciendo:

Ya sea que permanezcamos en una confederación, o formemos en las confederaciones del Atlántico y del Misisipi, creo que no es muy importante para la felicidad de ninguna de las dos partes.

Sólo la descentralización puede salvar la unión

En este momento, sólo hay una estrategia que puede evitar un deslizamiento continuo hacia el conflicto, la desunión y (posiblemente) la violencia: la descentralización del poder político.

Gracias a décadas de creciente centralización del poder en Washington, DC, la política estadounidense es cada vez más hecha por el gobierno nacional y no por las autoridades estatales y locales. Esto significa que la vida estadounidense está cada vez más regida por políticas de talla única ideadas por políticos lejanos en DC. Así, con cada elección que pasa, lo que está en juego es mayor ya que la política de armas, la atención sanitaria, el alivio de la pobreza, el aborto, la guerra contra las drogas, la educación y mucho más será decidido por el partido que gane en DC, y no en el capitolio del estado o en el consejo de la ciudad. En otras palabras, las leyes que gobiernan Arizona serán hechas principalmente por políticos y jueces de otros lugares. Estos políticos lejanos estarán más preocupados por las necesidades y la ideología de un partido nacional, que por las necesidades específicas de las personas que viven en Arizona.

Es natural que a medida que el gobierno nacional se sobrecargue de esta manera, muchos estadounidenses podrían empezar a considerar formas de ir más allá del alcance del gobierno central.

No tiene por qué ser así. Estados Unidos podrían seguir otro camino en el que la política nacional se cree y se aplique de manera descentralizada, en el que las leyes para los tejanos se hagan en Texas y las leyes para los californianos se hagan en California. Esto, por supuesto, es lo que Thomas Jefferson imaginó cuando escribió que los estados deberían ser autónomos y estar unificados sólo en cuestiones de política exterior:

La verdadera teoría de nuestra constitución es seguramente la más sabia y mejor, que los estados son independientes en cuanto a todo dentro de ellos mismos, y unidos en cuanto a todo lo que respeta a las naciones extranjeras. Dejemos que el gobierno general se reduzca sólo a asuntos exteriores.

En un esquema político descentralizado como este, lo que está en juego en una elección nacional es mucho menor. No importa tanto para los habitantes de Ohio qué partido está en el poder en Washington cuando relativamente pocas leyes que afectan a los habitantes de Ohio se hacen a nivel federal. 

Sin embargo, para adoptar esta forma de hacer las cosas, se requeriría un cambio considerable de la ideología actual que reina en Washington. Especialmente a la izquierda, parece que pocos pueden imaginar un mundo donde la gente en Iowa o Indiana se les permita dirigir sus propias escuelas y sistemas de salud sin entrometerse desde Washington. Mientras que los esfuerzos de los conservadores para forzar la prohibición de la marihuana en estados como Colorado muestran que la Derecha no es inmune a este impulso, está muy claro que la Izquierda está muy entusiasmada con la idea de enviar agentes federales para asegurar que los estados promulguen el aborto a pedido, adopten el Obamacare, y hagan cumplir las prohibiciones de drogas como lo dicta Washington.

Pero a menos que los estadounidenses cambien de opinión y comiencen a descentralizar el sistema político, se espera una creciente falta de voluntad para aceptar los resultados de las elecciones nacionales y una creciente resistencia al gobierno federal en general. Lo que sigue es poco probable que sea agradable.

Author:

Contact Ryan McMaken

Ryan McMaken (@ryanmcmaken) is a senior editor at the Mises Institute. Send him your article submissions for the Mises Wire and The Austrian, but read article guidelines first. Ryan has degrees in economics and political science from the University of Colorado and was a housing economist for the State of Colorado. He is the author of Commie Cowboys: The Bourgeoisie and the Nation-State in the Western Genre.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
hxc via Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire