Mises Wire

Home | Wire | Los llamados a la planificación central en el pánico del COVID-19 son como los llamados al «socialismo de guerra» de antaño

Los llamados a la planificación central en el pánico del COVID-19 son como los llamados al «socialismo de guerra» de antaño

  • soviet

Etiquetas SocialismoGuerra y Política Exterior

04/11/2020

En las horas oscuras, cuando la gente teme por sus vidas, entregan ansiosamente su libertad al Estado. Muchos quieren que el gobierno tome el control de sus vidas, porque piensan que será mejor para ellos. Ludwig von Mises ha escrito extensamente sobre la errónea creencia de que en una emergencia el Estado debe tomar el control de la economía porque la economía de mercado supuestamente falla. Específicamente, Mises trató este tema en sus escritos sobre el socialismo de guerra.

En La acción humana, escribe sobre el razonamiento a favor de la planificación estatal:

La economía de mercado, dicen los socialistas e intervencionistas, es en el mejor de los casos un sistema que puede ser tolerado en tiempos de paz. Pero cuando llega la guerra, tal indulgencia es inadmisible. Pondría en peligro los intereses vitales de la nación en beneficio exclusivo de las preocupaciones egoístas de los capitalistas y empresarios. La guerra, y en cualquier caso la guerra total moderna, requiere perentoriamente el control gubernamental de los negocios. (1998, p. 821).

En Nación, Estado y economía Mises observaciones similares:

El llamado socialismo de guerra se ha considerado suficientemente argumentado y justificado con referencia sobre todo a la emergencia creada por la guerra. En la guerra, la inadecuada economía libre supuestamente no puede permitirse que siga existiendo; en su lugar debe intervenir algo más perfecto, la economía administrada. (2006, p. 117).

La similitud entre el razonamiento a favor del socialismo de guerra y los argumentos que se han presentado durante la emergencia de la corona es sorprendente. Hoy en día la retórica de la guerra abunda. Emmanuel Macron declaró explícitamente, «Estamos en guerra», y envió, como en España, a los militares a las calles. El presidente de los EEUU Donald Trump habla de forma similar de «Nuestra Gran Guerra» e invoca la autoridad en tiempo de guerra de la Ley de Producción de Defensa. Escuchamos el eslogan «Estamos juntos en esto» todo el tiempo.

Mises discute en detalle el socialismo de guerra alemán durante la Primera Guerra Mundial. Señala que el emperador Guillermo II básicamente perdió todos los poderes del Estado Mayor. El General Ludendorff «se convirtió en un dictador virtualmente omnipotente», explica en Gobierno Omnipotente (1985, p. 42), y subordinó todo al esfuerzo bélico.

Se pensaba que ganar la guerra era el objetivo más importante, que sólo podía lograrse centralizando todos los poderes. Estos poderes fueron dados a los militares. Después de todo, ellos eran los expertos en asuntos militares.

Hoy en día, nos enfrentamos a una tiranía similar de expertos, por tomar prestado un término de William Easterly. En la emergencia médica, un enorme poder está en manos de doctores como Anthony Fauci en los EEUU o Christian Drosten en Alemania. Estos expertos aconsejan a los gobiernos lo que deben hacer, por ejemplo, qué tamaño de reuniones se prohibirá (eventos de 1000, 100, o 3 personas), si y por cuánto tiempo las economías se bloquearán, y si el uso de máscaras se convertirá en obligatorio. Y los políticos siguen el consejo de los médicos. Después de todo, ellos son los expertos.

Las similitudes con el socialismo de guerra no terminan ahí. De hecho, en diferentes grados estamos experimentando el socialismo de guerra, porque la guerra contra el virus implica una invasión central masiva de la propiedad privada. Casi toda la actividad económica se ha subordinado al esfuerzo bélico. En muchos países, las empresas que no se consideran esenciales para el esfuerzo bélico se ven obligadas a cerrar, como las tiendas minoristas, los negocios de gastronomía o los hoteles. Otros se ven forzados indirectamente a cerrar, ya que sus clientes están confinados.

En cierto sentido, toda la población ha sido reclutada en la lucha contra el virus. A algunas personas se les permite seguir produciendo, porque se considera que vale la pena. Otras personas han sido reclutadas y se les ha ordenado luchar la guerra en el frente interno. No se les permite salir de sus casas, ya que los expertos consideran que esta es la mejor manera de luchar contra el virus y ganar la guerra. Incluso los niños se ven obligados a contribuir al esfuerzo de la guerra quedándose en casa. Los planificadores centrales también deciden cuándo vale la pena salir de las trincheras de la casa, es decir, para pasear al perro o comprar comida.

Como en otras guerras, las fronteras están temporalmente cerradas y la división internacional del trabajo está severamente obstaculizada. La guerra se financia de tres maneras principales (Mises 2006, págs. 136-42).

En primer lugar, se confiscan los bienes y servicios. En la guerra de la corona, se incauta material médico. Las empresas son cerradas y los individuos confinados. Cambian su «producción» hacia el esfuerzo de la guerra. Producen el «distanciamiento social», que se considera el principal «bien» necesario para ganar la guerra contra el virus. En segundo lugar, se aumentan los impuestos. De hecho, los impuestos sobre los beneficios de la guerra son especialmente populares. Ya estamos escuchando las primeras propuestas en esa dirección. Tercero, la imprenta se acelera, lo que también estamos experimentando.

En resumen, las intervenciones del gobierno en la epidemia de la corona pueden considerarse como una forma de socialismo de guerra.

La siguiente pregunta es: ¿es el socialismo de guerra el verdadero socialismo?

Según Mises, el verdadero socialismo existe cuando hay una «transferencia de los medios de producción de la propiedad privada de los individuos a la propiedad de la sociedad». Eso solo y nada más es el socialismo. (Mises, 2006, pág. 142).

Mises declara: «las medidas del socialismo de guerra equivalían a poner la economía sobre una base socialista. El derecho de propiedad permaneció formalmente intacto. Según la letra de la ley, el propietario seguía siendo el dueño de los medios de producción. Sin embargo, se le quitó el poder de disponer de la empresa» (2006, pág. 143).

En el socialismo, la autoridad central decide lo que se produce. En el corona socialismo, el gobierno también lo hace indirectamente: decide qué empresas pueden abrir y cuáles no. Así, decide qué se puede producir (máscaras, ventiladores) y qué no se producirá (turismo o eventos deportivos).

Mises aclara: «El socialismo de guerra no era en absoluto un socialismo completo, pero era una socialización plena y verdadera sin excepción si uno se mantenía en el camino que se había tomado» (Mises 2006, pág. 144). Por supuesto, el socialismo de la corona, como ejemplo de socialismo de guerra, se considera temporal, como «disposiciones excepcionales para la duración de la guerra» (Mises 2006, pág. 146).

¿Pero el socialismo de guerra logra su objetivo? Los defensores del esfuerzo centralizado afirman que «la economía organizada es capaz de rendir más que la economía libre» (Mises 2006, pág. 117).

Lo contrario es cierto. Es la economía privada la que gana las guerras. La economía privada está produciendo más bienes y servicios para aliviar la epidemia de la corona. La eficiencia de las empresas privadas en estos días es asombrosa. Incontables soluciones vienen del sector privado, que está cambiando a la producción de máscaras, trajes médicos, medicamentos, ventiladores o a la creación de nuevas formas seguras de proporcionar bienes y servicios a los consumidores.

Las empresas privadas cambian rápidamente sus esfuerzos de producción debido a los beneficios previstos. En una economía de mercado, son los beneficios los que dirigen la producción, teniendo rápidamente en cuenta todas las necesidades humanas. Por el contrario, los zares de la producción médica tienden a tener sólo un fin o necesidad humana en mente. Quieren reducir las tasas de infección a toda costa. No tienen en cuenta otros fines humanos, como la creación de empresas exitosas y el disfrute de una amplia gama de bienes y servicios como las vacaciones u otras actividades de ocio. Cuando estos fines no pueden alcanzarse, puede haber otros problemas de salud, como enfermedades cardíacas o problemas psíquicos. El encierro forzoso trae consigo la miseria económica. Se produce una caída general del nivel de vida con todas sus consecuencias.

La planificación médica central se centra sólo en variables mensurables como la tasa de infección. Al no tener en cuenta otros fines (y no poder hacerlo), esta planificación ejerce un enorme daño desde el punto de vista de los individuos que interactúan voluntariamente. A diferencia del enfoque de planificación central, que se centra en un fin, todos los fines de la sociedad humana se tienen en cuenta en la economía de mercado a través de los beneficios (esperados). La producción se ajusta rápida y eficientemente hacia los cambiantes fines de los consumidores.

Es la búsqueda del beneficio empresarial lo que desencadena la creatividad y el genio humanos y, por lo tanto, satisface las necesidades humanas de la manera más eficiente posible. La respuesta correcta a una guerra, y a la guerra de la corona también, es por lo tanto eliminar todas las barreras al espíritu empresarial:

Para cualquiera que opine que la economía libre es la forma superior de la actividad económica, precisamente la necesidad creada por la guerra tenía que ser una nueva razón que exigiera que todos los obstáculos que se interponen en el camino de la libre competencia se dejaran de lado. (Mises 2006, p. 117)

En otras palabras, para ganar la guerra de la corona, el gobierno debe recortar los impuestos y regulaciones vigorosamente. Desafortunadamente, los gobiernos de todo el mundo han optado por el camino opuesto, es decir, el socialismo de guerra. Si no rectifican rápidamente sus respuestas y terminan la guerra, la socialización de nuestras economías continuará. Mises advierte: «a largo plazo la guerra y la preservación de la economía de mercado son incompatibles» (1998, p. 824).

Author:

Contact Philipp Bagus

Philipp Bagus is professor at Universidad Rey Juan Carlos. He is a Fellow of the Mises Institute, an IREF scholar, and the author of numerous books including In Defense of Deflation and The Tragedy of the Euro, and is coauthor of Blind Robbery!, Small States. Big Possibilities.: Small States Are Simply Better!, and Deep Freeze: Iceland's Economic Collapse.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire