Mises Wire

Home | Wire | En España no puedes usar tu propio patio trasero. La policía se asegura de ello.

En España no puedes usar tu propio patio trasero. La policía se asegura de ello.

  • esp
0 Views

Tags Gran GobiernoEconomía Global

03/23/2020

Los últimos días y semanas de la epidemia de coronavirus dan una interesante visión de la psique humana. Las libertades elementales están restringidas en todo el mundo, como la libertad de movimiento o la propiedad privada. Sin embargo, la mayoría de la gente acepta estas restricciones sin pestañear, ya que el Estado declara su indispensabilidad.

Una cronología de los acontecimientos en Madrid: el domingo 8 de marzo se celebró una gran manifestación del Día Mundial de la Mujer contra el supuesto dominio del Patriarcado. Participaron 120.000 personas, y en ella tomaron parte miembros del gobierno, marchando codo con codo en primera fila. Habían pedido una fuerte participación. Un día después se anunció que a partir del miércoles 11 de marzo, las guarderías, escuelas y universidades de Madrid estarían cerradas. Desde el domingo 14 de marzo, hay un toque de queda, que es impuesto por la policía y la fuerza militar. Los ciclistas y corredores que intentan mantenerse en forma al aire libre han sido multados fuertemente. A los españoles ya no se les permite estar en los jardines privados de los bloques de apartamentos, aunque las familias se turnen para usarlos. En resumen, ya no se nos permite usar nuestros propios jardines. Han sido temporalmente expropiados.

A la mayoría de la gente no le molesta el hecho de que el estado esté violando su libertad masivamente. Lo consideran necesario y bueno. No cuestionan en absoluto la autoridad del estado para restringir nuestra libertad. Más bien, denuncian a aquellos que quieren moverse libremente y hacer uso de sus derechos de propiedad. Cuando dos hermanos fueron vistos jugando al fútbol en el jardín del edificio de un conocido, llamaron a la policía.

La gente denuncia a los niños que juegan, a los que se considera perjudiciales para la salud pública, y ponen carteles que dicen «Quédate en casa». Esta es una mentalidad de guardián de bloque. Lo más preocupante es el alto número de colaboradores estatales dispuestos. Los paralelismos con el pasado pasan desapercibidos. A nadie parece importarle, y ni siquiera se discute.

Si la gente está lo suficientemente asustada, se confía a una dictadura (temporal) sin quejarse. Renuncian a su libertad con la esperanza de ser salvados por los líderes del estado aconsejados por sabios expertos. El miedo hace a la gente controlable. En lugar de protestar contra la violación de sus derechos de propiedad, aplauden todos los días a las 8 p.m. en España. Al principio, los aplausos eran principalmente para mostrar el apoyo a los médicos y enfermeras, pero entretanto se han mezclado los aplausos para la policía.

Los líderes estatales planean la violación de la libertad de forma centralizada. No tienen la información necesaria para dar una respuesta racional a la coronacrisis. Tienen en cuenta los beneficios del toque de queda y el cierre económico pero no los costos, porque no son cuantificables.

Uno de los costos inmediatos es la pérdida de una inmunización más rápida de la población. Pero hay otros costos de salud. El hecho de estar confinado a las propias cuatro paredes, con la correspondiente falta de ejercicio físico, conducirá a un aumento de las enfermedades cardiovasculares, la hipertensión, los accidentes cerebrovasculares y las trombosis, entre otras cosas. La carga psicológica de estar encerrado es especialmente inmensa. La tensión psicológica hará que algunos matrimonios y familias se rompan; se crearán traumas y depresión.

El colapso económico desencadenado por la reacción política al coronavirus tiene sus propios costes sanitarios, como los empresarios que sufren ataques cardíacos y los desempleados que caen en la depresión o el alcohol.

Y luego están los costos económicos en el sentido más estricto. El nivel de vida caerá, quizás considerablemente. Eso depende de cuánto tiempo la vida económica permanezca desconectada. Tarde o temprano, las cadenas de suministro se verán amenazadas, incluso para los medicamentos esenciales y los alimentos. Ya hoy en día la gama de productos en los supermercados españoles se reduce. Esto también puede acortar vidas. En todo el mundo, el descenso del nivel de vida afectará especialmente a los más pobres de entre los pobres, cuyo suministro de alimentos y medicinas se verá muy disminuido.

Como los costes y beneficios no son cuantificables, es arrogante confiar en la planificación central para hacer frente a la epidemia de COVID-19 y llegar a la decisión de paralizar un país entero, incluso continentes enteros (por no mencionar la desaparición (temporal) de la libertad). Lamentablemente, las personas asustadas parecen derramar pocas lágrimas por la libertad. Hay un atajo para la servidumbre, y se llama miedo.

Author:

Contact Philipp Bagus

Philipp Bagus is professor at Universidad Rey Juan Carlos. He is a Fellow of the Mises Institute, an IREF Scholar, and the author of numerous books including In Defense of Deflation, The Tragedy of the Euro, and is coauthor of Blind Robbery! , Small States. Big Possibilities: Small states are simply better, and Deep Freeze: Iceland's Economic Collapse.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
File image via Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire