Mises Wire

Home | Wire | Los gobiernos están utilizando el coronavirus para distraer de sus propios fallos

Los gobiernos están utilizando el coronavirus para distraer de sus propios fallos

  • sickmoney

Etiquetas Gran GobiernoEconomía Global

03/04/2020

El Monitor de Casos Globales del Coronavirus de la Universidad Johns Hopkins muestra que la tasa de mortalidad de la epidemia es muy baja. Al momento de escribir este artículo,1 ha habido 92.818 casos, 3.195 muertes y 48.201 recuperaciones. Es normal que los medios de comunicación se centren en las dos primeras cifras, pero creo que es importante recordar la última. La cifra recuperada es más de diez veces superior a la del fallecido. Esto no debe hacer que el lector ignore la epidemia, pero vale la pena leer el estudio científico que muestra que la tasa de mortalidad en los ciudadanos menores de 60 años es inferior al 1,3%, el 0,2% en la población joven, y un máximo del 4 por ciento en promedio.2

He asistido a varios debates en medios de comunicación internacionales en los que los científicos repiten estos importantes factores para evitar las reacciones de pánico de la población. La historia nos muestra que estas epidemias tienen tasas de mortalidad decrecientes y se contienen relativamente rápido.

Debemos recordar a las víctimas y a sus familias y rezar por una rápida respuesta de la comunidad científica, una solución que seguramente llegará... Aunque no en el tiempo que los participantes del mercado y los medios de comunicación desearían.

El impacto económico es completamente diferente. Hay más lógica en la reacción negativa de los mercados, porque el impacto del coronavirus se suma a una economía mundial ya débil e hinchada que mostraba un crecimiento pobre, una deuda elevada y una temporada de ganancias evidentemente decepcionante antes de que se incluyera en las estimaciones cualquier epidemia.

Las ramificaciones no son pequeñas. China ha cerrado 21 provincias que representan alrededor del 90 por ciento de las exportaciones y el 80% del PIB. En el momento de redactar este informe, 13 provincias, que representan alrededor del 51% del PIB de China, han comenzado a recuperar la actividad económica, pero a un ritmo muy lento. Los índices de directores de compras de China (PMI) llegaron al nivel más bajo en décadas, incluso por debajo de las cifras de 2008. El PMI manufacturero cayó a 35,7 en febrero, en comparación con los 50 anteriores y las estimaciones de 46. Más importante aún, el PMI no manufacturero se desplomó a un mínimo histórico de 29,6 en comparación con el 54,1 anterior.

Pocos analistas esperaban que China publicara cifras de recesión, incluso en sus estimaciones más negativas. China podría imprimir un PIB cero en el primer trimestre, lo que muestra el alcance del cierre económico.

Los PMIs mencionados anteriormente son importantes por dos razones: La manufactura, que ya era pobre y estaba en contracción en la mayoría de las economías líderes, es probable que se desplome en el primer trimestre. Sin embargo, la segunda conclusión es aún más preocupante. Los sectores no manufacturero y de servicios han mantenido a flote la economía mundial en una contracción de las ganancias y la manufactura, y esta vez los servicios se verán afectados con más fuerza y por más tiempo.

¿Por qué? Porque la única medida que pueden adoptar las autoridades para evitar el colapso de los sistemas de salud de sus países es cerrar las fronteras, limitar los viajes, cancelar las grandes reuniones y eventos, así como reducir la actividad comercial internacional para disminuir la velocidad de propagación del virus, no porque la tasa de mortalidad sea elevada, sino para evitar un flujo masivo de ciudadanos hacia los hospitales y el acaparamiento de medicamentos.

La reacción de las autoridades de muchos países y el temor a lo desconocido generan un efecto dominó de anulación de las decisiones de inversión, así como una caída del comercio internacional. Por lo tanto, no podemos caer en el pánico injustificado de un desastre sanitario mundial o en la complacencia de pensar, como leímos en algunos trabajos de investigación económica en febrero, que todo esto se resolverá en un mes y que en dos meses se relanzará el crecimiento mundial.

Debemos ser cautelosos porque la tarjeta de coronavirus será usada, como las tarjetas del Brexit y de guerra comercial antes, para recortar las ya optimistas estimaciones de crecimiento global.

Antes de que se conociera la noticia de la epidemia, economías como la de España, Francia, Italia, Alemania, Japón o China ya mostraban debilidad en el cuarto trimestre de 2019. La energía y los productos básicos industriales, que han entrado ahora en una fase de corrección, ya habían comenzado el año con una débil acción de los precios. No podemos olvidar señales importantes como el índice Baltic Dry, que refleja el enorme exceso de capacidad mundial y el colapso de los precios de los fletes marítimos, o los escasos volúmenes registrados por los exportadores de cobre, petróleo, carbón y mineral de hierro.

En su análisis de los riesgos económicos, PricewaterhouseCoopers mostró una estimación del impacto económico mundial que puede generar el coronavirus. Afirmó que podría reducirse hasta alrededor del 0,7% del PIB mundial, utilizando la metodología de Johns Hopkins y McKibbins y Lee. Sin embargo, ese impacto puede ser visto como conservador una vez que hayamos tenido en cuenta la pérdida global del valor de mercado de las acciones y los PMIs de China. Bloomberg elevó el impacto a 1 billón de dólares, considerando que el efecto sobre los productos básicos, las industrias y los servicios será probablemente mayor de lo que se temía a corto plazo y la recuperación puede no ser la forma en V que la mayoría de los analistas desearía, sino más lenta.

Es esencial recordar la anterior debilidad de muchas economías, especialmente de la zona del euro, debido al exceso de deuda, el bajo crecimiento y el alto intervencionismo. Tampoco podemos olvidar el impacto en los mercados emergentes, ya que se enfrentan a un enorme muro de vencimientos de más de 1,4 billones de dólares en deuda denominada en dólares, justo cuando el precio de los productos básicos se derrumba y los volúmenes exportados caen a nuevos mínimos.

El Deutsche Bank analizó las economías más expuestas a la epidemia y llegó a la conclusión de que Corea del Sur, Japón y México serán probablemente los más afectados, mientras que Estados Unidos, que exporta muy poco (11 por ciento del PIB, más o menos), se ve menos afectado.

El mayor error, y que casi está garantizado que se cometa, es tratar de disimular el impacto económico de la epidemia reduciendo los tipos de interés (el consenso ya descuenta un 68% de probabilidad de que se reduzcan los tipos de interés de la Reserva Federal) e inyectando más liquidez. Ninguna empresa invertirá más con tipos inferiores a cero si se enfrenta a un descenso de las ventas a causa de una epidemia, y hay un exceso de complacencia en los gobiernos que ven que el rendimiento de sus bonos alcanza niveles aún más bajos. La caída de los rendimientos de los bonos soberanos hace que los gobiernos crean que están haciendo lo correcto y que no hay riesgo, dos grandes errores y una combinación muy negativa. Los bajos rendimientos de los bonos son una señal de alta aversión al riesgo, no de excelentes políticas gubernamentales.

China y Hong Kong han prometido programas de gasto masivo para «compensar el impacto económico». Enormes elefantes blancos, proyectos de gasto público innecesarios para disfrazar el impacto económico de un evento, pueden generar un efecto mucho peor y acelerar el camino hacia la estanflación. Los precios de los núcleos aumentan debido al impacto de la cadena de suministro y el crecimiento económico se estanca.

No olvidemos las lecciones de Japón. El país gastó más de 6 billones de dólares en planes de infraestructura masiva después del estallido de su burbuja inmobiliaria y la economía se volvió menos dinámica y más endeudada.

Estoy convencido de que tendremos una solución médica a esta epidemia, pero la economía real y la ciencia no se mueven tan rápido como los participantes del mercado desearían.

El exceso de pesimismo que se refleja en estos días sólo puede explicarse por el anterior e imprudente exceso de optimismo que todos nosotros, los agentes del mercado financiero, teníamos a finales de 2019 y principios de 2020, cuando los mercados de valores alcanzaron nuevos niveles históricos a pesar de los titulares sobre el coronavirus en China, las escasas ganancias y las débiles noticias macroeconómicas.

En las próximas semanas, tenemos que empezar a pensar en importantes efectos secundarios, como el aumento de las tasas de impago y los riesgos en los países emergentes expuestos a grandes desequilibrios monetarios y comerciales, y analizarlos con calma.

Los bancos centrales y los gobiernos no van a disfrazar el impacto económico real de la epidemia, sino todo lo contrario. Las medidas de cierre agresivas empeorarán una tendencia económica ya débil.

Muchos lo llaman «incertidumbre», pero nosotros tenemos muchas certezas:

  • El impacto de esta epidemia será más largo de lo que a la mayoría le gustaría.
  • Los bancos centrales y los gobiernos tratarán de disfrazar los riesgos con más represión financiera y monetaria y ahogarán la cuestión en un mar de gastos.

Como en todos los episodios de pánico, uno de los mayores riesgos es que los gobiernos sientan la necesidad de hacer algo rápido y masivo, lo que probablemente contribuya a ese mismo pánico que llaman a mitigar. Tomar medidas intervencionistas innecesarias, cerrar la economía y disfrazar el riesgo con ladrillos y mortero puede ser una solución aún peor que el problema mismo.

Confío en la comunidad científica y en las redes de colaboración mundial, pero no olviden esto: la tarjeta del coronavirus se utilizará como excusa para recortar las estimaciones de crecimiento y empleo, culpar a un enemigo exterior y presentar al gobierno como la solución, lanzando miles de millones a un mayor gasto alimentado por la deuda.

Publicado originalmente en DLacalle.com, con números actualizados de la Universidad John Hopkins.

  • 1. Este artículo fue publicado originalmente el 3 de marzo de 2020.
  • 2. El Equipo de Epidemiología de Respuesta a Emergencias de Neumonía por Coronavirus, «Las características epidemiológicas de un brote de 2019 Enfermedades por Coronavirus Novedoso», Zhonghua Liu Xing Bing Xue Za Zhi 41, no. 2 (Febrero 2020):145-151.
Author:

Daniel Lacalle

Daniel Lacalle, PhD, economist and fund manager, is the author of the bestselling books Freedom or Equality (2020), Escape from the Central Bank Trap (2017), The Energy World Is Flat (2015), and Life in the Financial Markets (2014).

He is a professor of global economy at IE Business School in Madrid.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire