Mises Wire

Home | Wire | La muy extraña definición de «ahorro» de la TMM

La muy extraña definición de «ahorro» de la TMM

  • savings mmt deficit
0 Views

Etiquetas Monetary PolicyIntervencionismoOtras Escuelas de Pensamiento

07/30/2020

La teoría monetaria moderna, que ahora está experimentando sus quince minutos de fama, contiene una serie de proposiciones extrañas y contrarias a la intuición.1 Una de ellas es que el sector privado sólo puede ahorrar si el gobierno tiene un déficit. Dentro del mundo auto-consistente y persistente de la TMM, estas afirmaciones son verdaderas por definición. Sin embargo, cuando los aforismos de la TMM se interpretan utilizando su significado normal en el idioma inglés, sus conclusiones no sólo son falsas, sino también tontas.

La TMM define el ahorro como la acumulación de activos del sector no privado. Debe darse el caso de que todos los pasivos entre los actores del sector privado se compensen a cero. Y a partir de ahí, la única manera en que el sector privado puede tener un crédito neto positivo es si algo fuera de él tiene un neto negativo. Ese algo es el gobierno (quizás, pero probablemente no sea así, como argumentaré más adelante).

La definición de ahorro

Una buena definición permite a la gente tener una conversación sobre un tema estableciendo un significado compartido. Si bien cualquiera es libre de definir «arriba» para que signifique abajo y viceversa, a pesar de Humpty Dumpty, una buena definición, para evitar confusiones, debe ser coherente con el uso normal. En el inglés y español normal, el ahorro consiste en lo que se produce y no se consume. Demostraré que usando esta definición es posible que el sector privado ahorre sin un déficit gubernamental.

La primera y más simple forma de ahorro son los bienes de consumo ahorrados. Se producen bienes de larga duración como casas, coches, electrodomésticos, ropa y muebles y luego se liberan sus servicios con el tiempo. El sector privado de los EEUU tiene alrededor de 33 billones de dólares de bienes raíces residenciales, que consiste en servicios de bienes raíces ahorrados en forma de casas que se utilizarán durante décadas. También se pueden ahorrar bienes de consumo de menor duración, como comida congelada o sardinas en lata, tubos extra de pasta de dientes, y en los días del virus no debemos subestimar la importancia del papel higiénico ahorrado. Las empresas también han ahorrado inventarios de bienes de consumo que planean vender en un futuro próximo.

El papel de los bienes de capital ahorrados

La segunda y más importante forma de ahorro es el ahorro de bienes de capital. Se trata de activos productivos que, al igual que los bienes de consumo ahorrados, se han producido pero no se han consumido. De acuerdo con la Reserva Federal, los Estados Unidos tienen 56 billones de dólares en bienes de capital ahorrados. Algunos de ellos pueden ser propiedad de los gobiernos, pero incluso una fracción del valor en manos privadas es una cantidad enorme. La importancia de los bienes de capital es que se necesitan para producir bienes de consumo. La productividad laboral depende de la cantidad de capital que tienen los trabajadores, lo que impulsa los salarios reales. El aumento gradual de nuestro nivel de vida a lo largo de los siglos es atribuible a la cantidad y calidad de los bienes de capital ahorrados.

Incluso el Robinson Crusoe varado en una isla puede ahorrar bienes de consumo como pescado capturado y secado, cocos y tubérculos cosechados y almacenados. Crusoe también puede ahorrar bienes de capital—como una caña de pescar, una red o una escalera para cosechar cocos de los árboles—al crearlos más rápido de lo que se desgastan.

Ahorros y saldos de caja

Otro uso común del término «ahorros» es el de los saldos de caja. Si bien la TMM señala correctamente que los gastos de una persona son los ingresos de otra y, por lo tanto, se reducen a cero, el sector privado no puede acumular un saldo de caja neto a menos que haya flujos de dinero que entren y salgan de él. En un sistema monetario de oro, el sector privado podría acumular efectivo a través de la minería. Pero suponiendo por el momento que no hay flujos de efectivo entre el sector privado y el gubernamental, y que no hay creación de dinero, el sector privado no puede acumular efectivo neto. Sin embargo, el sector privado puede aumentar su saldo de efectivo real mediante la reducción de los precios. Esto sucede cuando la preferencia pública por el efectivo en relación con los bienes cambia en la dirección del efectivo.

El problema de la definición de ahorro de la TMM

En este punto podemos ver el principal problema de la definición de ahorro de la TMM como deuda pública neta. Los activos pueden dividirse en dos grandes categorías: deuda y patrimonio (el patrimonio es lo que se posee y la deuda es lo que se debe). Toda deuda tiene dos caras: el acreedor, para quien es un activo, y el deudor, para quien es un pasivo. La deuda neta debe equilibrarse a cero si se incluyen ambas partes en el conjunto. El capital, al estar libre de cargas y tener sólo un lado, es un valor positivo, y puede crecer. El aumento del patrimonio de una persona en forma de capital ahorrado o bienes de consumo no requiere un débito compensatorio en ninguna otra parte. Para ver esto, consideremos a Robinson en su isla ancestral, ocupado secando pescado y almacenando cocos. Su capital bruto aumenta diariamente sin ninguna obligación de compensación en ninguna parte del Pacífico Sur. La definición de la TMM es incompleta, porque sólo considera el componente de deuda de los activos, ignorando el capital social.

La deuda neta del sector privado es siempre cero por definición. Este tópico no nos dice nada interesante sobre el mundo y es sólo otra forma de establecer la definición de deuda. Los activos brutos del sector privado en forma de capital ahorrado y bienes de consumo son la base de nuestro bienestar económico y por lo tanto son muy importantes. Al contrario que la TMM, el objeto de estudio adecuado debería ser el ahorro bruto en lugar del ahorro neto. Los activos netos en forma de deudas externas con países extranjeros no carecen de interés para algunos fines, pero deben pagarse con la producción actual o futura, que depende del ahorro bruto.

Ahora volveré a la cuestión de si la posición neta del sector privado en el mercado de la deuda pública es realmente un activo. En teoría, la deuda pública podría pagarse mediante la venta de activos públicos (y en algunos casos lo han hecho), pero en la mayoría de los casos, la deuda pública representa un reclamo sobre el poder tributario del gobierno en cuestión. Y la deuda tributaria es en gran medida adeudada por el mismo sector privado que es propietario de los bonos. Cada aumento de la deuda pública impone una obligación fiscal futura de la misma cantidad al mismo sector privado. Si desglosamos por individuo o familia, algunos individuos deben más en impuestos que lo que poseen en bonos del gobierno, y otros lo contrario. Aunque no creo en la equivalencia ricardiana, la posición positiva neta de activos del sector privado en bonos del gobierno se compensa con una obligación fiscal igual a nivel agregado.

Muchas partes de la TMM dependen de que el emisor de la deuda sea también el soberano monetario—el organismo que puede crear dinero de la nada. Cabe señalar que esta cuestión particular no se aplica sólo al emisor de dinero del gobierno. Mientras la definición del sector privado excluya a todos los gobiernos de cualquier nivel que se endeuden en el mercado de bonos, se aplica la misma identidad contable. Los gobiernos estatales y municipales podrían crear ahorros en la TMM mediante préstamos. La TMM podría rebatir mi punto de vista sobre la deuda soberana que impone una obligación fiscal al sector privado, basándose en que el soberano monetario puede imprimir y gastar el dinero en su existencia «gratuitamente» (es decir, sin imponer ningún costo al resto de la sociedad). No abordaré ese punto aquí, pero Robert Murphy lo ha hecho en otra parte.

Los bienes de capital y los bienes de consumo pueden acumularse sin ningún requisito en un sentido contable para las obligaciones entre el gobierno y el sector privado. Si el gobierno no tuviera deuda, permitiría al sector privado acumular aún más ahorros, ya que quedaría liberado de la obligación fiscal.

Puede definir la palabra «ahorros» para que signifique lo que quiera. El ahorro de la TMM definido como las tenencias de deuda pública neta permite la tautología de la TMM de que el sector privado no puede ahorrar sin que el gobierno tenga un déficit. Sin embargo, esto no nos dice nada útil. En todo caso, el ahorro de la TMM debe ser desalentado, porque el gobierno drena los recursos del dominio del cálculo económico y la propiedad privada hacia el socialismo y el control gubernamental. La atención debe centrarse en las políticas económicas que permitan a los particulares y a las empresas acumular ahorros brutos para mejorar nuestro bienestar.

  • 1. Ver Dan Sánchez, «La guerra es la salud de la... economía», Dan Sánchez (sitio web), 3 de julio de 2014, http://www.dansanchez.me/feed/war-is-the-health-of-the-economy. «Una explicación más probable es la participación de Cowen en la moda de la 'economía pop', inaugurada por el bestseller Freakonomics de 2005: A Rogue Economist Explores the Hidden Side of Everything, de Steven Levitt y Stephen Dubner. Un rasgo característico de esta moda es la mezcla de argumentos novedosos, llamativos, semi-escandalosos y extravagantes, que supuestamente son férreos a pesar de lo contrario de lo intuitivo que son. Estas curiosidades intelectuales ayudan a pulir la imagen de los economistas pop como iconoclastas "pícaros" y dan un toque de modernidad a una profesión que, por lo demás, se considera generalmente sobria y "lúgubre"».
Author:

Contact Robert Blumen

Robert Blumen is a software engineer and podcast editor. Send him email.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire