Mises Wire

Home | Wire | Una reseña de The Deficit Myth de Stephanie Kelton

Una reseña de The Deficit Myth de Stephanie Kelton

  • deficit mmt money fed spending
0 Views

Etiquetas Book ReviewsMonetary PolicyImpuestos y GastoTeoría Monetaria

[Revisión de Stephanie Kelton, The Deficit Myth: Modern Monetary Theory and the Birth of the People's Economy (Nueva York: PublicAffairs, 2020).]

Tengo buenas y malas noticias. La buena noticia es que Stephanie Kelton —profesora de economía en Stony Brook y asesora de la campaña de Bernie Sanders en 2016— ha escrito un libro sobre la teoría monetaria moderna (TMM) que es muy legible y que a muchos lectores les parecerá persuasivo e inteligente. La mala noticia es que Stephanie Kelton ha escrito un libro sobre la TMM que es muy legible y que a muchos lectores les parecerá persuasivo e inteligente.

Para ilustrar el sabor del libro, podemos repasar las reminiscencias de Kelton de servir como economista jefe del personal demócrata en el Comité de Presupuesto del Senado de los EEUU Cuando fue seleccionada por primera vez, los periodistas informaron que la senadora Sanders había contratado a un «búho deficitario», un nuevo término que Kelton había acuñado. A diferencia de un halcón del déficit o una paloma del déficit, el búho del déficit de Kelton era «una buena mascota para la TMM porque la gente asocia los búhos con la sabiduría y también porque la capacidad de los búhos para girar sus cabezas casi 360 grados les permitiría mirar los déficits desde una perspectiva diferente» (Kelton 2020, p. 76).

Poco después de unirse al Comité de Presupuestos, Kelton el búho del déficit jugó un juego con los empleados. Primero preguntaba si agitarían una varita mágica que tuviera el poder de eliminar la deuda nacional. Todos dijeron que sí. Luego Kelton preguntaba: «Supongamos que esa varita tuviera el poder de librar al mundo de los bonos del Tesoro de EEUU». ¿La agitaría?» Esta pregunta —aunque equivalía a pedir la eliminación de la deuda nacional— «dibujaba miradas desconcertadas, cejas fruncidas y expresiones pensativas. Eventualmente, todos decidirían no agitar la varita mágica» (Kelton 2020, p. 77).

Tal es el espíritu del libro de Kelton, The Deficit Myth. Lleva al lector a trenes de pensamiento que ponen de cabeza la sabiduría convencional sobre los déficits presupuestarios federal. Kelton hace afirmaciones absurdas que el lector pensará que seguramente no pueden ser ciertas... pero luego parece justificarlas apelando a las tautologías contables. Y porque usa analogías adecuadas y anécdotas relevantes, Kelton es capaz de mantener el libro en movimiento a pesar de su árido tema. Ella promete al lector que la TMM abre grandes posibilidades para que el gobierno federal ayude a los desempleados, a los no asegurados, e incluso al propio planeta... si tan sólo abriéramos nuestras mentes a un cambio de paradigma.

Entonces, ¿por qué son malas noticias? Porque las propuestas políticas concretas de Kelton serían un desastre absoluto. Su mensaje puede reducirse a dos frases (y estas son mis palabras, no una cita exacta): Debido a que la Reserva Federal tiene la capacidad legal de imprimir un número ilimitado de dólares, deberíamos dejar de preocuparnos por cómo el gobierno «pagará» los diversos programas de gastos que el público desea. Si imprimen demasiado dinero experimentaremos una alta inflación, pero el Tío Sam no necesita preocuparse por «encontrar el dinero» de la misma manera que lo hace un hogar o un negocio.

Este es un mensaje increíblemente peligroso para ser inyectado en el discurso estadounidense. Si se tratara de un mero inflacionismo, podríamos esperar que una parte suficiente del público y de los adeptos a las políticas se basaran en su sentido común para rechazarlo. Sin embargo, como Kelton viste su mensaje con ecuaciones y experimentos de pensamiento, puede terminar convenciendo a un número alarmante de lectores de que la TMM realmente puede convertir los inasequibles fondos públicos en inversiones sensatas, simplemente cambiando la forma en que pensamos sobre ellos.

Precisamente porque el libro de Kelton es tan inesperadamente impresionante, instaría a los críticos de larga data de la TMM a resistirse al impulso de descartarlo con el ridículo. Aunque es divertido arremeter contra la «teoría monetaria mágica» en los medios de comunicación social y preguntarse: «¿Por qué no te mudas a Zimbabwe?», tales acciones sólo servirán para mejorar la credibilidad de la TMM a los ojos de aquellos que son receptivos a él. Por consiguiente, en esta reseña haré una larga crítica que toma a Kelton bastante en serio para mostrar a los lectores cuán equivocado es su mensaje, a pesar de su aparente sofisticación e incluso encanto.

Soberanía monetaria

En su capítulo introductorio, Kelton atrae al lector con la promesa de la TMM y también arroja luz sobre el título de su libro:

¿Qué pasa si el presupuesto federal es fundamentalmente diferente al presupuesto de su hogar? ¿Y si te mostrara que el hombre del saco del déficit no es real? ¿Y si pudiera convencerte de que podemos tener una economía que ponga a la gente y al planeta en primer lugar? ¿Que encontrar el dinero para hacer esto no es el problema? (Kelton 2020, p. 2, negrita añadida)

En el primer capítulo del libro se hace la distinción fundamental para la TMM, entre los emisores de moneda y los usuarios de moneda. Nuestro discurso político está plagado, según Kelton, con la falacia de tratar a los emisores de moneda como el Tío Sam como si fueran meros usuarios de moneda, como tú, yo y Walmart.

Nosotros, los meros usuarios de moneda, tenemos que preocuparnos por financiar nuestros gastos; tenemos que conseguir el dinero —y esto incluye pedir prestado a otros— antes de poder comprar algo. Por el contrario, un emisor de moneda no tiene tales limitaciones, y no tiene que preocuparse por los ingresos al decidir qué proyectos financiar.

En realidad, la situación es un poco más matizada. Para cosechar realmente las ventajas desbloqueadas por la TMM, un gobierno debe disfrutar de la soberanía monetaria. Para ello, ser un emisor de moneda es una condición necesaria pero insuficiente. Hay otras dos condiciones, como explica Kelton:

Para aprovechar plenamente los poderes especiales que corresponden al emisor de la moneda, los países deben hacer algo más que concederse a sí mismos el derecho exclusivo de emitir la moneda. También es importante que no prometan convertir su moneda en algo de lo que podrían quedarse sin ella (por ejemplo, oro o la moneda de algún otro país). Y deben abstenerse de pedir prestado... en una moneda que no es la suya. Cuando un país emite su propia moneda no convertible (fiat) y sólo pide prestado en su propia moneda, ese país ha alcanzado la soberanía monetaria. Los países con soberanía monetaria, entonces, no tienen que manejar sus presupuestos como lo haría un hogar. Pueden utilizar su capacidad de emisión de moneda para aplicar políticas destinadas a mantener una economía de pleno empleo. (Kelton 2020, págs. 18-19, negrita añadida)

Los países con un «alto grado de soberanía monetaria» incluyen «los EEUU, Japón, el Reino Unido, Australia, Canadá y muchos más» (Kelton 2020, p. 19). (Y note que incluso estos países no eran «soberanos» en los días del patrón oro, porque tenían que ser cuidadosos en la emisión de moneda para no quedarse sin oro). Por el contrario, países como Grecia y Francia hoy en día no son monetariamente soberanos, porque ya no emiten la dracma y el franco, sino que adoptaron el euro como su moneda.

La insistencia en que los países emitan deuda en su propia moneda ayuda a explicar casos incómodos como el de Venezuela, que sufre de hiperinflación y, sin embargo, tiene la capacidad de emitir su propia moneda. La respuesta (desde la perspectiva de la TMM) es que Venezuela tenía una gran proporción de su deuda externa denominada en dólares americanos, en vez de en bolívares, y por lo tanto el gobierno venezolano no podía simplemente salir del agujero. Por el contrario, según el argumento de la TMM, el gobierno de EEUU debe sus deudas en dólares estadounidenses, por lo que no hay que preocuparse por una crisis fiscal.

Sí, Kelton sabe sobre la inflación

En esta etapa del argumento, la respuesta obvia para cualquier lector postpubescente será, «¡¿Pero qué pasa con la inflación?!» Y aquí es donde el crítico de la TMM debe tener cuidado. Kelton subraya repetidamente a lo largo de su libro —y la he visto hacerlo en entrevistas e incluso en Twitter— que la impresión de dinero no es una fuente de riqueza real ilimitada. Ella (y también Warren Mosler, como explicó cuando lo entrevisté en mi podcast) entiende y advierte a sus lectores que si el gobierno federal imprime demasiados dólares en un intento vano de financiar demasiados programas, entonces la economía se verá afectada por su genuina limitación de recursos, lo que resultará en un rápido aumento de los precios. Como dice Kelton:

¿Podemos imprimir nuestro camino hacia la prosperidad? ¡De ninguna manera! la TMM no es un almuerzo gratis. Hay límites muy reales, y no identificar y respetar esos límites podría traer un gran daño. la TMM se trata de distinguir los límites reales de las limitaciones auto-impuestas que tenemos el poder de cambiar. (Kelton 2020, p. 37, negrita añadida)

En otras palabras, cuando alguien como Alexandria Ocasio-Cortez propone un New Deal Verde, desde la perspectiva de la TMM las preguntas relevantes no son, «¿Puede el Congreso permitirse un proyecto tan caro? ¿Nos ahogará en tinta roja? ¿Estamos cargando a nuestros nietos con una enorme factura de tarjeta de crédito?» Más bien, las preguntas pertinentes son: «¿Hay suficiente holgura en la economía para aplicar un Nuevo Acuerdo Verde sin reducir otros tipos de producción? Si aprobamos este gasto, ¿la nueva demanda absorberá en gran medida a los trabajadores de las filas de los desempleados? ¿O desviará a los trabajadores de los empleos existentes mediante la oferta de salarios?»

El problema fundamental de la TMM

Ahora que hemos puesto la mesa, podemos exponer sucintamente el problema fundamental de la visión de Kelton: independientemente de lo que suceda con el «nivel de precios», la inflación monetaria transfiere recursos reales del sector privado a las manos de los funcionarios políticos. Si un proyecto gubernamental se considera inasequible según la contabilidad convencional, también se le debe negar la financiación a través de la imprenta.

Lo que hace que la TMM sea «cool» es que está (supuestamente) basado en una nueva visión que muestra cómo todos los economistas y contadores de frijoles de la corriente principal están encerrados en viejos hábitos de pensamiento. Por qué, estos chapuceros siguen tratando al Tío Sam como una corporación gigante, que tiene que llegar a fin de mes y siempre tiene que satisfacer el resultado final. En cambio, los TMM entienden que los federales pueden imprimir tantos dólares como quieran. No son los ingresos sino la inflación (de precios) lo que limita la capacidad de gasto del gobierno.

Odio tener que decírselo a Kelton y a los otros gurús de la TMM, pero los economistas, en particular los de la tradición del libre mercado, han estado enseñando esto durante décadas (y quizás siglos). Por ejemplo, aquí está Murray Rothbard en su tratado de 1962, Hombre, economía y Estado:

En este momento, subrayemos el punto importante de que el gobierno no puede ser de ninguna manera una fuente de recursos; todo lo que gasta, todo lo que distribuye en generosidad, debe adquirirlo primero en ingresos, es decir, debe extraerlo primero del «sector privado». La gran mayoría de los ingresos del gobierno, el núcleo de su poder y su esencia, son los impuestos, a los que nos referiremos en la siguiente sección. Otro método es la inflación, la creación de nuevo dinero, que discutiremos más adelante. Un tercer método es el préstamo al público. (Rothbard 1962, pp. 913-14, negrita añadida)

Para repetir, esta es la tarifa estándar en la tradición de la economía de libre mercado. Después de explicar que los programas de gasto del gobierno simplemente devuelven al sector privado recursos que antes le habían sido arrebatados, el economista informará al público de que hay tres métodos por los que se produce esta toma: impuestos, préstamos e inflación. El economista a menudo añadirá que el préstamo del gobierno puede ser considerado como un mero impuesto diferido, mientras que la inflación es un mero impuesto oculto.

Y no es sólo que la inflación sea equivalente a los impuestos. Debido a que es más difícil para el público entender lo que sucede cuando la impresión de dinero del gobierno los hace más pobres, hay un sentido definido en el que los impuestos estándar son «honestos» mientras que la inflación es insidiosa. Por eso Ludwig von Mises consideraba que las finanzas inflacionarias eran «esencialmente antidemocráticas»: la imprenta permite al Estado salirse con la suya en gastos que el público nunca aceptaría pagar explícitamente a través de simples subidas de impuestos.

Kelton y otros teóricos de la TMM argumentan que la inflación no es un problema en este momento en los EEUU y otras economías avanzadas y por lo tanto no tenemos que ser tímidos a la hora de poner en marcha la imprenta. Pero, independientemente de que el índice de precios al consumidor aumente o no a una tasa «inaceptablemente» alta, es un hecho simple que cuando el gobierno imprime un millón de dólares extra para financiar el gasto, entonces los precios (cotizados en dólares de los EEUU) son más altos de lo que habrían sido de otro modo, y las personas que tienen activos denominados en dólares son más pobres de lo que habrían sido de otro modo. Supongamos que los precios hubieran bajado en ausencia de la impresión de dinero del Estado. En este caso, todos los que tienen activos en dólares habrían visto su riqueza real subir debido a la deflación de los precios. Si el gobierno simplemente imprime suficientes dólares nuevos para mantener los precios estables, sigue siendo el caso de que esos titulares originales de dólares terminan más pobres en relación con lo que de otra manera hubiera sucedido.

Ahora para estar seguros, Kelton y otros teóricos de la TMM objetarían en este punto de mi argumento. Afirman que si todavía hay alguna «holgura» en la economía, en el sentido de trabajadores desempleados y fábricas que operan por debajo de su capacidad, entonces un estallido de la inflación monetaria puede poner a trabajar esos recursos ociosos. Aunque el aumento de los precios lleve a la redistribución, si la producción total es mayor, entonces la producción per cápita también debe ser mayor. Así que, en promedio, la gente todavía se beneficia de la inflación, ¿verdad?

En este sentido, simplemente tenemos un desacuerdo sobre cómo funciona la economía, y en esta disputa creo que los austriacos tienen razón mientras que los TMMistas están equivocados. Según la teoría del ciclo económico de Mises, la «capacidad ociosa» de la economía no cae del cielo, sino que es el resultado de las malinversiones realizadas durante el auge anterior. Así que si seguimos el consejo de Kelton y ponemos en marcha la imprenta en un intento de volver a poner en marcha esos recursos desempleados, simplemente pondrá en marcha otro ciclo de auge/quiebra insostenible. En cualquier caso, en el mundo real, los proyectos del Estado financiados por la inflación no sólo utilizarán los recursos actualmente ociosos, sino que también desviarán al menos algunos trabajadores y materias primas de otras salidas del sector privado, como explico en este artículo.

En resumen, la «percepción» fundamental de la TMM —es decir, que los gobiernos que emiten monedas fiduciarias sólo tienen que temer la inflación de los precios, no la insolvencia— es algo que otros economistas han reconocido durante décadas. Donde los TMM dicen algo diferente es cuando afirman que la impresión de dinero sólo tiene un costo de oportunidad cuando la economía está en pleno empleo. Pero en este punto, los TMMistas —como sus primos más ortodoxos los keynesianos— están simplemente equivocados.

Preguntas difíciles para la TMM

Un movimiento retórico estándar es que los proponentes afirmen que la TMM no es ideológico, sino que simplemente describe cómo funciona realmente un sistema financiero basado en dinero fiduciario. (Por ejemplo, este fue el argumento principal que Mike Norman usó cuando él y yo nos batimos en duelo con los videos de YouTube). Sin embargo, ya que tanto depende de si un gobierno tiene «soberanía monetaria», es sorprendente que los TMMistas nunca parecen preguntarse por qué algunos gobiernos disfrutan de este estatus mientras que otros no.

Por su parte, Kelton critica a ciertos gobiernos soberanos no comunes por acciones particulares, como unirse a una unión monetaria (Kelton 2020, p. 145), pero no hace la pregunta básica: Una vez que un economista de la TMM explica sus beneficios, ¿por qué no todos los gobiernos de la tierra siguen los criterios para convertirse en un soberano monetario? De hecho, ¿por qué no todos nosotros, como individuos, emitimos nuestros propios billetes de papel —en mi caso, yo imprimiría los RPM, lo que suena bien— y además sólo pedimos prestado a los prestamistas en nuestras propias monedas personales? De esta manera, si se retrasa en los pagos de la hipoteca, podría simplemente imprimir más de sus propias notas personales para ponerse al día con el banco.

Planteadas de esta manera, estas preguntas tienen respuestas obvias. La razón por la que Grecia adoptó el euro, y por la que Venezuela pide prestado tanto en deuda denominada en dólares, y la razón por la que uso dólares en lugar de realizar transacciones en RPM, es que el resto de la comunidad financiera es muy recelosa de la dracma griega, el bolívar venezolano, o el billete RPM murphyiano. En consecuencia, los gobiernos griego y venezolano, así como yo personalmente, todos subordinaron nuestra libertad técnica a ser «soberanos monetarios» y violaron uno o más de los criterios de Kelton.

En resumen, la razón por la que la mayoría de los gobiernos (incluidos los gobiernos estatales de los EEUU) del mundo no son «soberanos monetarios» es que a los miembros de la comunidad financiera les preocupa que abusen de una imprenta. El gobierno griego sabía que su economía recibiría más inversiones y que podría pedir prestado en condiciones más baratas, si abandonaba la dracma y adoptaba el euro. El gobierno venezolano sabía que podía obtener préstamos «reales» mucho más grandes si estaban denominados en una moneda relativamente dura como el USD en lugar de la moneda venezolana, que podía ser tan fácilmente degradada (como la historia ha demostrado). Y personalmente no puedo interesar a nadie en las transacciones financieras que implican mis auténticos billetes de RPM, por lo que, a regañadientes, tengo que unirme a la zona del dólar.

Ahora que hemos cubierto este terreno básico, tengo una pregunta de seguimiento para el campo de la TMM: ¿Qué haría falta para que un gobierno pierda su soberanía monetaria? En otras palabras, de los gobiernos que son actualmente soberanos monetarios, ¿qué tendría que pasar para que los gobiernos empiecen a pedir prestado en divisas, o para que aten su propia moneda a una promesa de rescate, o incluso abandonen su propia moneda y acepten una emitida por una entidad extranjera?

También en este caso la respuesta es clara: un gobierno que se comprometiera demasiado imprudentemente con la inflación monetaria —lo que llevaría a los inversores a rechazar esa moneda «soberana» en particular— se vería obligado a hacer una o más de esas concesiones para seguir formando parte de la comunidad financiera mundial. Irónicamente, los actuales soberanos monetarios correrían el riesgo de perder su codiciado estatus si realmente siguieran los consejos de política de Stephanie Kelton.

La TMM está realmente equivocada con el dinero

Para un marco que se enorgullece de describir de forma neutral el funcionamiento real del dinero y la banca desde que el mundo abandonó el patrón oro, es incómodo que la TMM esté simplemente equivocado sobre el dinero. En esta sección resumiré tres de los principales errores que Kelton comete sobre el dinero.

Error Monetario #1: Al contrario de la TMM, el Tesoro necesita ingresos antes de poder gastar

Una afirmación fundamental del campo de la TMM es que a diferencia de ti, de mí y de Walmart, el Tesoro de los EEUU no necesita tener dinero antes de gastarlo. Aquí hay un ejemplo de Kelton que presenta la descripción de la TMM de la financiación del gobierno:

Toma el gasto militar. En 2019, la Cámara de Representantes y el Senado aprobaron una legislación que aumentó el presupuesto militar, aprobando 716 mil millones de dólares... No hubo debate sobre cómo pagar el gasto... En cambio, el Congreso se comprometió a gastar el dinero que no tenía. Puede hacerlo debido a su poder especial sobre el dólar americano. Una vez que el Congreso autorice el gasto, agencias como el Departamento de Defensa tienen permiso para firmar contratos con compañías como Boeing, Lockheed Martin, etc. Para aprovisionarse de cazas F-35, el Tesoro de los EEUU instruye a su banco, la Reserva Federal, para llevar a cabo el pago en su nombre. La Reserva Federal lo hace marcando los números de la cuenta bancaria de Lockheed. El Congreso no necesita «encontrar el dinero» para gastarlo. ¡Necesita encontrar los votos! Una vez que tenga los votos, puede autorizar el gasto. El resto es sólo contabilidad. A medida que los cheques se emiten, la Reserva Federal compensa los pagos acreditando en la cuenta de los vendedores el número apropiado de dólares digitales, conocidos como reservas bancarias. Es por eso que TMM a veces describe a la Reserva Federal como el marcador del dólar. El anotador no puede quedarse sin puntos. (Kelton 2020, p. 29, negrita añadida)

Para un tratamiento más riguroso y técnico, los lectores avanzados pueden consultar el artículo de la revista de Kelton, revisado por colegas, de finales de los años noventa, sobre los mismos temas. Sin embargo, ya sea que nos basemos en el libro de Kelton o en su artículo técnico, el problema para los TMMistas sigue ahí: nada en su descripción es exclusivo del Tesoro de los EEUU

Por ejemplo, cuando hago un cheque personal de 100 dólares a Jim Smith, que también usa mi banco, podríamos explicar lo que pasa así: «Murphy instruyó al Bank of America para que simplemente agregue 100 dólares digitales a la cuenta de Jim Smith» Fíjense que esta descripción es exactamente lo mismo que dijo Kelton sobre la compra de material militar por parte del Tesoro en la cita del bloque anterior. (Es cierto que Bank of America no puede crear dinero base de curso legal de la manera en que lo hace la Reserva Federal; tapo ese agujero en la analogía un poco más abajo con mi ejemplo de Goldman Sachs).

Por supuesto, no puedo gastar una cantidad ilimitada de dólares, ya que soy un usuario de la moneda, no un soberano monetario. En particular, si «instruyo» a Bank of America para que aumente el saldo de la cuenta corriente de Jim Smith en más dólares de los que tengo en mi propia cuenta corriente, el banco puede ignorar mis instrucciones. O, si mi sobregiro no es demasiado grande, el banco podría seguir adelante y honrar la transacción pero luego mostrar que tengo un saldo negativo (y además cobrarme un cargo por fondos insuficientes).

La única diferencia entre mi situación y la del Tesoro de los EEUU es que yo ya he rebotado cheques y pagos en línea antes, mientras que el Tesoro de los EEUU no lo ha hecho. De hecho, el propio artículo de la revista de Kelton muestra que el Tesoro mantuvo constantemente (hasta el momento de su investigación) un saldo de cuenta corriente de unos 5.000 millones de dólares y que la cantidad de cierre diario nunca descendió mucho por debajo de este nivel (Kelton 1998, pág. 11, figura 4).

De hecho, el propio Tesoro actúa como si necesitara ingresos antes de poder gastar. Por eso el Secretario del Tesoro realiza todo tipo de maniobras extravagantes, como posponer las contribuciones a los planes de jubilación de los empleados del gobierno, siempre que hay un estancamiento en el techo de la deuda y el Tío Sam se encuentra con una crisis de efectivo.

Los TMM dan por sentado que si el Tesoro alguna vez tratara de gastar más de lo que contiene el saldo de su cuenta corriente de la Fed, la Fed honraría la petición. Tal vez sí, y tal vez no; John Carney de la CNBC (quien moderó el debate en la Universidad de Columbia entre el padrino de la TMM Warren Mosler y su servidor) cree que es una cuestión abierta en términos de los requisitos legales reales, aunque Carney cree que en la práctica la Reserva Federal seguiría adelante y cobraría el cheque.

Sin embargo, para reiterar, hasta ahora el Tesoro nunca ha intentado gastar dinero que no tuviera ya en su cuenta corriente. La TMM quiere hacerles creer que hay algo especial que ocurre día tras día cuando se trata de gastos del Tesoro, pero simplemente se equivocan: hasta ahora, al menos, el Tesoro nunca ha desafiado a la Reserva Federal sobregirando su cuenta.

De hecho, la propia Kelton en su artículo técnico de finales de los años noventa delata implícitamente el juego cuando defiende la visión del mundo de la TMM de esta manera:

El balance del gobierno puede considerarse sobre una base consolidada, dada por la suma de los balances del Tesoro y de la Reserva Federal con activos y pasivos compensatorios que simplemente se cancelan entre sí... la venta de bonos por parte del Tesoro a la Reserva Federal es simplemente una operación de contabilidad interna, que proporciona al gobierno un balance gastable autoconstruido. Aunque las limitaciones autoimpuestas pueden impedir que el Tesoro cree todos sus depósitos de esta manera, no hay un límite real en su capacidad de hacerlo. (Kelton 1998, pág. 16, cursiva en el original)

Lo que Kelton escribe aquí es cierto, pero por la misma razón podemos considerar los balances de la Reserva Federal y de Goldman Sachs sobre una base consolidada. Si hacemos eso, entonces Goldman Sachs puede ahora gastar una cantidad infinita de dinero. Claro, sus contadores pueden seguir construyendo estados de ganancias y pérdidas y advertir sobre malas inversiones, pero estas son restricciones autoimpuestas; mientras la Reserva Federal en la práctica honre cualquier cheque que Goldman Sachs escriba, entonces todos los sobregiros son automáticamente cubiertos por un préstamo interno de la Reserva Federal al banco de inversión. La única razón por la que esto no funcionaría es si la Reserva Federal se enfrentara a Goldman y dijera que no. Pero esa es exactamente la situación con respecto al Tesoro también.

Siempre que discuto los méritos de la TMM, debato si sacar a relucir o no esta particular argucia, porque preguntarse si la Reserva Federal realmente cubriría un sobregiro del Tesoro no llega a la esencia de lo que está mal con la TMM. En realidad, simpatizo con las afirmaciones de la TMM de que la Reserva Federal estaría obligada a respaldar al Tesoro en todas las circunstancias; sería muy ingenuo pensar que la Reserva Federal realmente goza de «independencia» del gobierno federal que otorga al banco central su poder. Además, creo que las diversas rondas de expansión cuantitativa (QE) durante los años de Obama no fueron impulsadas simplemente por el deseo de minimizar la brecha de producción, sino que fueron necesarias para ayudar a monetizar las cargas de la nueva deuda federal que se está emitiendo. (Por supuesto que Trump y Powell están haciendo un baile similar.)

Aun así, creo que es importante que el público se dé cuenta de que los héroes de la TMM los están engañando cuando afirman que hay algo único en el Tío Sam en la forma en que interactúa con su banquero. Hasta ahora, este no es técnicamente el caso. Incluso cuando la Reserva Federal ha estado claramente monetizando la emisión de nuevas deudas —como durante las guerras mundiales— todos los jugadores involucrados técnicamente han pasado por los movimientos de hacer que el Tesoro primero ponga a flote los bonos para llenar sus arcas con fondos prestados y sólo después gastar el dinero. El lector inocente no sabría esto si se basara en las cuentas estándar de la TMM de cómo funciona el mundo.

Error monetario #2: A diferencia de la TMM, los impuestos no se elevan en la mayoría de las monedas.

Otro error central del enfoque de la TMM es su teoría del origen y el valor del dinero. (Si quiere ver el punto de vista austriaco, consulte mi artículo sobre las contribuciones de Menger y Mises) Para preparar el escenario, aquí está Kelton explicando cómo Warren Mosler tropezó con la visión del mundo que eventualmente sería llamada la teoría monetaria moderna:

Mosler es considerado el padre de la TMM porque trajo estas ideas a un puñado de nosotros en la década de los noventa. Él dice... que se le ocurrió después de sus años de experiencia trabajando en los mercados financieros. Estaba acostumbrado a pensar en términos de débitos y créditos porque había estado operando con instrumentos financieros y observando la transferencia de fondos entre cuentas bancarias. Un día, comenzó a pensar de dónde deben haber venido todos esos dólares originalmente. Se le ocurrió que antes de que el gobierno pudiera restarnos (débito) cualquier dólar, primero debía sumarlo (crédito). Razonó que el gasto debe haber sido lo primero, de otra manera, ¿de dónde habría sacado alguien los dólares que necesitaba para pagar el impuesto? (Kelton 2020, p. 24)

Esta comprensión de la TMM se relaciona con su visión del origen del dinero y de cómo los impuestos le dan su valor. Kelton explica resumiendo lo que aprendió de Mosler:

El Estado emisor de moneda quiere algo real, no algo monetario. No es nuestro dinero de los impuestos lo que el Estado quiere. Es nuestro tiempo. Para conseguir que produzcamos cosas para el estado, el gobierno inventa impuestos... Esta no es la explicación que encontrarás en la mayoría de los libros de texto de economía, donde se prefiere una historia superficial sobre el dinero que se inventa para superar las ineficiencias asociadas al trueque... En esa historia, el dinero es sólo un dispositivo conveniente que surgió orgánicamente como una forma de hacer el comercio más eficiente. Aunque a los estudiantes se les enseña que el trueque fue una vez omnipresente, una especie de estado natural del ser, los estudiosos del mundo antiguo han encontrado pocas pruebas de que las sociedades estuvieran alguna vez organizadas en torno al intercambio de trueques.

la TMM rechaza la narrativa ahistórica del trueque, recurriendo en cambio a un extenso cuerpo de erudición conocido como cartografía, que muestra que los impuestos fueron el vehículo que permitió a los antiguos gobernantes y a las primeros Estado-nación introducir sus propias monedas, que sólo más tarde circularon como medio de intercambio entre los particulares. Desde el principio, la obligación fiscal crea personas que buscan trabajo remunerado... en la moneda del gobierno. El Estado... luego gasta su moneda en existencia, dando a la gente acceso a las fichas que necesitan para liquidar sus obligaciones con el estado. Obviamente, nadie puede pagar el impuesto hasta que el Estado primero suministra sus fichas. Como un simple punto de lógica, Mosler explicó que la mayoría de nosotros tenía la secuencia equivocada. Los contribuyentes no estaban financiando al Estado; el Estado estaba financiando a los contribuyentes. (Kelton 2020, pp. 26-27, negrita añadida)

He incluido estas largas citas para asegurarme de que el lector entienda el atractivo superficial de la TMM. ¿No es intrigante que Mosler argumente que el Estado financia a los contribuyentes? Y cuando piensas en su simple punto sobre los débitos y créditos, parece que no sólo es probablemente correcto, sino que debe serlo.

De nuevo, es una pequeña y ordenada demostración. El único problema es que es demostrablemente falso. Simplemente no es cierto que los dólares se inventaron cuando algún gobernante autocrático de la nada impuso impuestos a una población sujeta, pagaderos sólo en esta nueva unidad llamada «dólar». La explicación de la TMM sobre la procedencia del dinero no se aplica al dólar, al euro, al yen, a la libra... Ahora que lo pienso, no creo que la explicación de la TMM se aplique ni siquiera a una moneda única emitida por un soberano monetario. Todos los países que actualmente disfrutan de soberanía monetaria han construido su fuerza económica y su buena voluntad con los inversores basándose en una historia de dinero duro.

En una reseña del libro de Kelton, no voy a ahondar en los problemas con las supuestas pruebas antropológicas que supuestamente demuestran que las civilizaciones antiguas utilizaban dinero inventado por decreto político, en lugar de dinero que surgió espontáneamente del comercio de productos básicos. Para ese tema, remito al lector interesado a mi reseña del libro de David Graeber.

Sin embargo, permítanme mencionar antes de salir de esta subsección que la historia de la TMM en el mejor de los casos sólo explica por qué una moneda tiene un valor distinto de cero; no explica la cantidad real de su poder adquisitivo. Por ejemplo, si el IRS declara que cada ciudadano de los EEUU debe pagar 1.000 dólares en un impuesto de encuesta cada año, entonces es cierto, los ciudadanos de los EEUU tendrán que obtener el número necesario de dólares. Pero podrían hacerlo tanto si el salario promedio es de 10 dólares por hora o 10.000 dólares por hora, y si una barra de pan cuesta 1 o 1.000 dólares.

Además, otras cosas iguales, si el Estado baja las tasas de impuestos, entonces fortalece la moneda. Esa es seguramente parte de la razón por la que el dólar estadounidense subió un 50 por ciento frente a otras monedas después de la reducción de la tasa de impuestos en los primeros años de Reagan. Así que la afirmación de la TMM de que los impuestos son necesarios, no para aumentar los ingresos (tenemos una imprenta para eso), sino para apuntalar el valor de la moneda, es en el mejor de los casos seriamente engañosa.

Error Monetario #3: TMM confunde la deuda con el dinero

Sorprendentemente, a pesar de que su sistema afirma explicar cómo funciona el dinero, los TMMistas aparentemente no conocen la simple diferencia entre dinero y deuda. Aquí está Kelton tratando de calmar la histeria sobre la deuda nacional:

La verdad es que estamos bien. El reloj de la deuda en la calle 43 Oeste simplemente muestra un registro histórico de cuántos dólares el gobierno federal ha añadido a los bolsillos de la gente sin restarles (impuestos). Esos dólares se están ahorrando en forma de bonos del Tesoro de los Estados Unidos. Si tienes la suerte de tener alguno, ¡felicidades! Son parte de su riqueza. Mientras que otros pueden referirse a él como un reloj de deuda, en realidad es un reloj de ahorro de dólares. (Kelton 2020, pp. 78-79, negrita añadida)

La parte que he puesto en negrita en la cita anterior es simplemente errónea. Y no quiero decir, «Está mal según la economía austriaca, pero bien según la TMM». No, incluso en el marco de la TMM, la afirmación de Kelton sobre la deuda nacional es errónea. La deuda federal pendiente sólo correspondería a «cuántos dólares [se han] añadido a los bolsillos de la gente sin restarlos...» en la medida en que la Reserva Federal había monetizado la deuda llevando los títulos del Tesoro a su propio balance. Pero en la medida en que parte de la deuda pendiente del Tesoro está actualmente en manos de individuos y entidades que no son la Reserva Federal, la declaración de Kelton es simplemente errónea.

En el marco de la TMM, el gasto del gobierno federal crea nuevos dólares, mientras que los impuestos los destruyen. Dado que un déficit presupuestario federal se refiere a una situación en la que el Tío Sam gasta más de lo que cobra impuestos, es comprensible que Kelton concluyera que la deuda federal, que refleja la historia acumulada de los déficits y superávits presupuestarios netos a lo largo del tiempo, es igual al número neto de dólares que el Tío Sam «gastó hasta existir».

Pero para repetir, esto está mal. Kelton olvidó que cuando el Tesoro saca a flote nuevos bonos, esa acción (en el marco de la TMM) también destruye los dólares al quitarlos de las manos del público. Así que si toda la deuda pendiente del Tesoro estuviera en manos del público (o de bancos centrales extranjeros), entonces los déficits acumulados del presupuesto federal no corresponderían a ninguna creación neta de dólares, ni siquiera en el marco de la TMM.

Quédese conmigo; tenemos un paso más: en el marco de la TMM (y también en el marco austriaco, para el caso), cuando la Reserva Federal compra valores del Tesoro en circulación en el mercado secundario y los lleva a su balance, esto crea nuevos dólares. Por lo tanto, en la medida en que los títulos del Tesoro en circulación estén en el balance de la Reserva Federal, esa parte de la deuda nacional correspondería a «cuántos dólares [se han] añadido a los bolsillos de la gente sin restarlos...».

¿Ve el lector lo engorroso que es el marco de la TMM? Llevó a su principal proponente a cometer un error elemental en su intento de explicar lo básico al público. Por el contrario, viniendo de un fondo ortodoxo, supe inmediatamente que la afirmación de Kelton estaba equivocada, porque pedir dinero prestado per se no crea dinero. Esto es cierto tanto si lo hacen las corporaciones como si lo hace el Tío Sam. (Imagínense 1.000 millones de dólares en moneda real y que el Tesoro siga emitiendo nuevos bonos de 1.000 millones de dólares para seguir pidiendo prestado ese mismo montón de trozos de papel verde para volverlos a colocar continuamente. Este procedimiento aumentaría la deuda nacional tanto como quisiéramos, pero en cualquier momento seguiría habiendo los mismos mil millones de dólares en moneda).

Para explicar lo confundida que está Kelton sobre la diferencia entre el Tesoro de los EEUU y los dólares, más adelante en el libro escribe: «Diablos, ni siquiera creo que debamos referirnos a la venta de bonos del Tesoro de los EEUU como un préstamo o etiquetar los propios valores como la deuda nacional. Sólo confunde la cuestión y causa un dolor innecesario» (Kelton 2020, p. 81).

Aquí hay otra forma en que puedo demostrar que a la discusión de Kelton obviamente le falta algo: si Kelton tuviera razón y la deuda nacional de los Estados Unidos fuera un recuento de cuántos dólares en neto el gobierno ha «gastado en la existencia», entonces cuando Andrew Jackson pagó la deuda nacional, el pueblo americano no habría tenido dinero - el último dólar habría sido destruido. Y sin embargo, ni siquiera Kelton afirma que los dólares fueron desterrados temporalmente del planeta Tierra, simplemente afirma que la política de Jackson causó una depresión. (Para la versión austriaca de este episodio histórico, ver este artículo.)

Para una ilustración aún más descarnada de la confusión de la TMM entre deuda y dinero, consideremos las citas aprobadas por Kelton de un experimento de pensamiento de Eric Lonergan, quien preguntó: «¿Qué pasaría si Japón monetizara el 100% de los JGB [bonos del gobierno japonés] en circulación?». Es decir, ¿qué pasa si el Banco de Japón emitió dinero nuevo para comprar hasta el último bono del gobierno japonés en la tierra? Lonergan argumenta que «nada cambiaría», porque la riqueza del sector privado sería la misma; el Banco de Japón se habría dedicado a un mero intercambio de activos. De hecho, debido a que sus ingresos por intereses ahora serían menores mientras que su riqueza sería la misma, la gente del sector privado gastaría menos después de la monetización total de la deuda (!), según Lonergan.

En respuesta a estas afirmaciones, hago un simple punto: no puedes gastar bonos del gobierno japonés en la tienda de comestibles. Es por eso que el dinero y la deuda son cosas diferentes. Si Lonergan estuviera en lo cierto, entonces también podríamos ir en la dirección contraria: específicamente, si el gobierno japonés emitiera suficientes bonos para absorber hasta el último yen del planeta Tierra, entonces aparentemente Lonergan tendría que decir que la demanda agregada medida en yenes se dispararía. Pero, ¿cómo podría hacerlo, si ya nadie tiene ningún yen? Recuerda, no puedes pagar tu alquiler o comprar comestibles con bonos del gobierno.

¿Los déficits presupuestarios  = ahorros privados?

En el capítulo 4, Kelton expone el caso de la TMM de que los déficits presupuestarios, lejos de «desplazar» el ahorro del sector privado, son en realidad la única fuente de activos privados netos. Utilizando simples tautologías contables, Kelton parece demostrar que la única manera en que el sector no gubernamental puede tener un superávit fiscal es si el sector gubernamental tiene un déficit fiscal.

Yendo por el otro lado, cuando el Estado es «responsable» por tener un superávit presupuestario y comienza a pagar su deuda, por pura contabilidad vemos que esto debe ser la reducción de los activos financieros netos en manos del sector privado. (Por eso no debería sorprender, argumenta Kelton, que cada superávit importante del gobierno condujera a una mala recesión [Kelton 2020, p. 96].)

En la presente revisión, no voy a revisar y criticar cuidadosamente este argumento en particular, como lo he hecho en este artículo. Basta con decir que podría sustituir «gobierno» en el argumento de la TMM con cualquier otra entidad y lograr el mismo resultado. Por ejemplo, si Google pide prestados 10 millones de dólares mediante la emisión de bonos corporativos y luego gasta el dinero, entonces los activos financieros netos de The World Except Google suben precisamente 10 millones de dólares. (O más bien, la forma en que se definen los términos para que estas afirmaciones sean verdaderas es la misma en que Kelton consigue que las afirmaciones de la TMM sobre el Tío Sam se lleven a cabo). Entonces, ¿acabo de probar algo realmente importante sobre las finanzas de Google?

Obviamente algo está mal aquí. Usando definiciones estándar, la gente del sector privado puede ahorrar, e incluso acumular, riqueza financiera neta sin considerar en absoluto al sector gubernamental. Por ejemplo, Robinson Crusoe en su isla desierta puede «ahorrar» de sus ingresos de coco para financiar su inversión de futuras horas de trabajo en un barco y una red. Incluso si insistimos en un contexto financiero moderno, los individuos pueden adquirir acciones de capital en nuevas corporaciones, adquiriendo así activos que no corresponden a un «débito» de nadie más.

Es un uso artificioso y gravemente engañoso de la terminología cuando los defensores de la TMM argumentan que los déficits presupuestarios son una fuente de riqueza financiera para el sector privado. Olvídese de la contabilidad y mire el panorama general: incluso si el banco central crea un nuevo 10 millones de dólares y simplemente se lo entrega a Jim Smith de forma gratuita, no ha hecho a la comunidad 10 millones de dólares más rica, excepto en el sentido nominal en el que todos podríamos ser «millonarios» con esta práctica. La mera creación de dinero no hace que haya más casas o coches o acres de tierra de cultivo disponibles. Imprimir dinero nuevo no hace a la comunidad más rica. En el mejor de los casos es un lavado con la redistribución, y de hecho en la práctica hace a la comunidad más pobre distorsionando la capacidad de los precios para guiar las decisiones económicas.

La garantía de trabajo de la TMM

El último punto que deseo discutir es la garantía de trabajo de la TMM. Estrictamente hablando, esta propuesta es distinta del marco general de la TMM, pero en la práctica creo que todos los principales teóricos de la TMM apoyan alguna versión de la misma.

Según la propuesta de Kelton, el gobierno federal tendría una oferta permanente para emplear a cualquier trabajador a 15 dólares por hora (Kelton 2020, p. 68). Esto establecería un piso contra todos los demás trabajos; Kelton lo compara con la Reserva Federal estableciendo la tasa de fondos federales, que luego se convierte en el tipo base para todos los demás tipos de interés de la economía.

Kelton sostiene que su propuesta eliminaría la innecesaria holgura de nuestro sistema económico, donde millones de trabajadores languidecen en el desempleo involuntario. Además, afirma que su garantía de empleo aumentaría la productividad a largo plazo de la fuerza de trabajo e incluso ayudaría a la gente a encontrar una mejor colocación laboral en el sector privado. Esto se debe a que actualmente «los empleadores no quieren correr el riesgo de contratar a alguien que no tiene antecedentes laborales recientes» (ibíd., pág. 68).

Hay varios problemas con esta propuesta. En primer lugar, ¿por qué Kelton supone que sólo sacaría a los trabajadores de las filas de los desempleados? Por ejemplo, supongamos que Kelton fijara el salario en 100 dólares por hora. Seguramente hasta ella podría ver el problema aquí, ¿no? Los trabajadores serían desviados del empleo productivo del sector privado al ámbito gubernamental, proporcionando un dudoso servicio, en el mejor de los casos, a la dirección de los funcionarios políticos.

Segundo, ¿por qué los empleadores estarían dispuestos a contratar a alguien que ha pasado, digamos, los últimos tres años trabajando en el sector del empleo garantizado? Estos serían, por diseño, los trabajos más cómodos de América. Kelton admite esto cuando dice que el salario base sería el mínimo para todos los demás trabajos.

Viéndolo de otra manera, no es realmente una garantía de trabajo si es difícil mantener el puesto. En otras palabras, si a la gente que dirige el programa federal de empleos se le permite despedir a empleados que se presentan borrachos o que son simplemente trabajadores horribles, entonces ya no es una garantía.

Conclusión

El nuevo libro de Stephanie Kelton «The Deficit Myth» hace un muy buen trabajo explicando la TMM a los nuevos lectores. Debo admitir que me sorprendió gratamente la cantidad de temas diferentes que Kelton podía discutir desde un nuevo punto de vista, de una manera que era a la vez absurda y aparentemente convincente.

El problema es que el divertido libro de Kelton está totalmente equivocado. Los aburridos trajes con su contabilidad estándar son correctos: en realidad cuesta algo cuando el Estado gasta dinero. El hecho de que desde 1971 tengamos una imprenta sin restricciones no nos da más opciones, simplemente le da a la Reserva Federal mayor licencia para causar ciclos de auge/quiebra y redistribuir la riqueza a personas políticamente conectadas.

Author:

Contact Robert P. Murphy

Robert P. Murphy is a Senior Fellow with the Mises Institute. He is the author of many books. His latest is Contra Krugman: Smashing the Errors of America's Most Famous KeynesianHis other works include Chaos Theory, Lessons for the Young Economist, and Choice: Cooperation, Enterprise, and Human Action (Independent Institute, 2015) which is a modern distillation of the essentials of Mises's thought for the layperson. Murphy is cohost, with Tom Woods, of the popular podcast Contra Krugman, which is a weekly refutation of Paul Krugman's New York Times column. He is also host of The Bob Murphy Show.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire