Mises Wire

Home | Wire | La inflación del dinero fiat no sólo sube los precios sino que también socava la división del trabajo

La inflación del dinero fiat no sólo sube los precios sino que también socava la división del trabajo

  • rising grocery prices

Etiquetas InflaciónPatrón OroIntervencionismo

01/20/2023

La cola de las cajas registradoras automáticas del Albertsons de mi barrio se extendía hasta la sección de frutas y verduras de la tienda. ¿Es esto progreso humano? me preguntaba mientras escaneaba mis compras, justo después de haber llenado el depósito de gasolina de mi coche en una tienda cercana al trabajo.

No hace mucho, alguien no sólo le echaba gasolina y le limpiaba el parabrisas, sino que también le revisaba el aceite y la presión de los neumáticos mientras usted esperaba cómodamente al volante de su coche. Las gasolineras se llamaban estaciones de servicio por una razón. Alguien prestaba servicio. Ahora, la gasolina se vende en tiendas de conveniencia o en grandes superficies, donde los consumidores se encargan de la manguera.

Las tiendas de comestibles son más nuevas en el modelo de que los clientes lo hagan por sí mismos y todavía lo están introduciendo gradualmente. Los pocos cajeros visibles siempre están lo bastante ocupados como para animar a la gente a escanear ellos mismos en lugar de esperar la preciada ayuda humana.

A nivel local, una vez que absorba Albertsons (que ya ha absorbido Vons) y Smith's, Kroger puede intentar apretar más a los clientes. Dado el estrecho margen de beneficios de los supermercados, pedir una bolsa de manzanas podría obtener la respuesta «Aquí tienes un saco. La escalera está allí, y los árboles están en la parte de atrás». Hubo un tiempo en que los tenderos tenían empleados que te llevaban la compra hasta el coche y la metían dentro, a veces con una sonrisa.

En palabras de Murray Rothbard:

El desarrollo de la división del trabajo es clave para el avance de cualquier economía por encima del nivel más primitivo. Condición necesaria para cualquier tipo de economía desarrollada, la división del trabajo es también requisito para el desarrollo de cualquier tipo de sociedad civilizada. . . . Sin la oportunidad de especializarse en aquello que mejor sabe hacer, ninguna persona puede desarrollar plenamente sus facultades; ningún hombre, por tanto, podría ser plenamente humano.

Supongo que decir en voz alta que bombear mi propia gasolina y escanear mi propia compra me impiden ser plenamente humano provocaría a un marxista pasajero. Después de todo, el propio Karl Marx dijo,

Mientras que en la sociedad comunista, donde nadie tiene una esfera exclusiva de actividad sino que cada uno puede llegar a ser consumado en la rama que desee, la sociedad regula la producción general y así hace posible que yo haga una cosa hoy y otra mañana, que cace por la mañana, que pesque por la tarde, que críe ganado por la noche, que critique después de cenar, tal como tengo la mente, sin convertirme nunca en cazador, pescador, pastor o crítico.

En clase, Rothbard bromeó: «Marx nunca pareció preocuparse por quién iba a sacar la basura».

Esta ruptura de la división del trabajo, causada por la producción de dinero fiat gubernamental, ha tenido consecuencias más perjudiciales que la desaparición de las estaciones de servicio y los cajeros de los supermercados. La gente ahora tiene que preocuparse de quedarse sin dinero antes de quedarse sin aliento. Jörg Guido Hülsmann explica en La ética de la producción de dinero que

el orden legal imperante es en sí mismo el problema que causa la inflación perenne. Los monopolios legales, las leyes de subasta legal y la suspensión de pagos legalizada se han convertido involuntariamente en instrumentos de injusticia social. Generan inflación, irresponsabilidad y una distribución ilícita de los ingresos, normalmente de los pobres a los ricos.

Sin inflación fiat, explica Hülsmann, atesorar oro o plata sería una forma de ahorro perfectamente aceptable. No habría necesidad de convertirse en un experto en el análisis de acciones y bonos. El dinero no se evaporaría:

Y lo que es más importante, [los metales preciosos] eran extremadamente adecuados para la gente corriente. Carpinteros, albañiles, sastres y agricultores no suelen ser observadores muy sagaces de los mercados internacionales de capitales. Colocar algunas monedas de oro bajo el colchón o en una caja de seguridad les ahorraba muchas noches de insomnio y les independizaba de los intermediarios financieros.

En el mundo fiat de hoy en día, uno debe ser competente a la hora de juzgar la dirección de los mercados financieros o de juzgar la opinión de los intermediarios financieros que pueden resultar ser charlatanes que no saben nada o fraudes. Hülsmann escribe,

Las personas mayores con un fondo de pensiones, las viudas y los tutores de huérfanos deben invertir su dinero en los mercados financieros, no sea que su poder adquisitivo se evapore delante de sus narices. Así, pasan a depender de los intermediarios y de los caprichos de los precios de las acciones y los bonos.

La mayoría de la gente no está preparada emocionalmente para gestionar sus inversiones. Richard Oxford enumera en cuatro errores que cometen los autoinversores:

  1. Los autoinversores tienden a comprar demasiado pronto y por la razón equivocada.
  2. Los inversores tienden a comprar porque otro compró y le ha ido bien.
  3. Los inversores tienden a mantener las acciones más tiempo del que deberían e ignoran las señales del mercado.
  4. Los inversores pueden estar emocionalmente apegados a sus decisiones.

Es probable que haya muchos más.

El mundo tecnológico ha puesto en nuestras manos todo tipo de artilugios, pero la prosperidad y el progreso humano dependen de la acumulación de capital y de la división del trabajo. La producción de dinero fiat destruye ambas.

Author:

Doug French

Douglas French is President Emeritus of the Mises Institute, author of Early Speculative Bubbles & Increases in the Money Supply, and author of Walk Away: The Rise and Fall of the Home-Ownership Myth. He received his master's degree in economics from UNLV, studying under both Professor Murray Rothbard and Professor Hans-Hermann Hoppe.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Adobe Stock
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here