Mises Wire

Home | Wire | Es hora de un divorcio nacional

Es hora de un divorcio nacional

  • divorce secession

Etiquetas Descentralización y Secesión

01/19/2021

Ambos cónyuges se han vuelto abusivos, verbal y físicamente. Intercambiando golpes a izquierda y derecha, tanto literal como metafóricamente hablando. No hay ningún punto en común, e incluso si lo hubiera, en este momento ninguna de las partes está interesada en considerarlo. Y sin embargo, una narración continúa siendo impulsada por los políticos de ambos lados: la unidad. Debemos encontrar una manera de unificar, dicen. Biden parece predicarlo todos los días. «Vamos a estar unidos, les guste o no» es mi interpretación de sus discursos.

Y en cuanto a nuestro tiempo presente, ¿qué clase de unidad planea Biden forzar sobre aquellos que no votaron por él? ¿Se sentirán todos unidos cuando intente quitar por la fuerza las armas de millones de ciudadanos responsables? Eso ciertamente no suena como unidad. Esta retórica es una farsa, una que será elocuentemente (o no tanto, ya que viene de Biden) afirmada ahora pero olvidada más tarde.

Por el contrario, estamos a punto de embarcarnos en cuatro años de republicanos cantando la misma canción que los demócratas cantaron durante estos últimos cuatro años: «No es mi presidente». Biden será tan ilegítimo a sus ojos como Trump lo fue a los ojos de la izquierda

No hay unidad aquí. La polarización alcanzó un pico el 6 de enero, pero más picos son inevitables. Tal vez este año, tal vez en el futuro. Pero van a suceder, y podrían ser mucho peores en el futuro.

Sin embargo, a pesar de este sombrío panorama, no tiene por qué ser tan oscuro como parece. Mientras que cada vez más gente se da cuenta de la realidad de que la unidad está lejos de ser realizada, la verdadera realidad es que no tiene que ser realizada. La unidad forzada no es unidad en absoluto, lo que significa que la unidad en su conjunto nunca fue una opción realista en primer lugar.

Por lo tanto, mientras que los detalles y complejidades serán complejos, la única opción realista en este momento es bastante simple: es hora de un divorcio. Es hora de que dejemos de intentar que esto funcione, porque todo lo que estamos haciendo es chocar con paredes de ladrillo, metafóricamente hablando, y tirar ladrillos a las paredes, literalmente hablando. El compromiso más viable es empezar a hablar el lenguaje de la separación. Porque si no lo hacemos ahora, ¿entonces cuándo? Y si esperamos demasiado tiempo, ¿qué más podría ocurrir?

Como ya se ha dicho, los detalles de un divorcio nacional son mucho más complejos y difíciles de entender que simplemente decir que eso es lo que tiene que pasar. No puedo cubrir en profundidad las opciones que presentaré en términos generales a continuación, porque hacerlo requeriría escribir un libro. Pero creo que hay un valor en estas breves descripciones. Además, la lista que sigue no es exhaustiva; estas son sólo las que he investigado personalmente.

Secesión estatal individual: Esta es la opción de la que parece hablarse más y que más se percibe cuando se habla de separación política. Y de hecho se ha hablado recientemente de secesión dentro del estado de Texas, así como dentro de California. En general, es un concepto simple: un estado se separa de la unión y se convierte en su propia nación. Otros estados también pueden separarse y formar sus propias naciones o unirse a la otra. La réplica a esta noción es siempre una referencia a la Guerra Civil. Sin embargo, este no es un argumento honesto. Ningún estado, rojo o azul, en nuestros días, consideraría la idea de separarse de la unión para esclavizar a una raza en particular. Es un argumento estúpido.

Regionalismo: Esto es diferente de la secesión porque no siempre tiene que implicar a los estados individuales. En cambio, el país se divide en diferentes regiones y cada sección se rige más con un enfoque en la cultura política de esa región en particular. Similar a la idea de secesión, el ejemplo obvio que viene a la mente de la gente es una división Norte/Sur. Pero en realidad no creo que así sea como se produciría una división regionalista moderna; no sería una línea limpia, y probablemente habría más regiones que sólo dos. Por ejemplo, partes del Medio Oeste tienen más en común con partes del Sur que con el Noroeste. Los límites no serían tan malos como algunas de esas líneas de condado que se ven, pero tampoco serían líneas rectas verticales u horizontales.

Descentralización radical — estilo Artículos de la Confederación: En este tipo de sistema, los Estados Unidos siguen existiendo geográficamente como ahora. Sin embargo, el gobierno federal es mucho más débil y no tiene la capacidad de cobrar impuestos. Se deja que cada estado individual se gobierne a sí mismo como considere oportuno. Es bastante claro que los Estados Unidos son demasiado grandes para ser gobernados por una fuerza centralizada, y en este tipo de escenario la política estatal y local se vuelve mucho más importante que las elecciones federales. El presidente se vuelve menos importante, y lo mismo ocurre con el Congreso de EEUU y la Corte Suprema. En este sistema, California puede intentar convertirse en una utopía socialista mientras que Texas intenta modelar lo que ellos creen que es una sociedad completamente libre.

No me malinterpreten, sin embargo; ninguno de estas son una salida fácil. No hay una salida fácil. Pero todas son formas de una solución que se pone simplemente: la separación. Y los tipos de soluciones simples pero difíciles son típicamente las más efectivos. Así que, ¿por qué no empezar a poner todas las opciones sobre la mesa? ¿Por qué no decir las palabras que hasta ahora han sido muy reservadas? No hay razón para seguir callados por más tiempo. Empecemos la conversación ahora.

Author:

Mark Metz

Mark Metz writes The Emergent Newsletter at Substack. 

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire