Mises Wire

Home | Wire | Entendiendo mal el liberalismo

Entendiendo mal el liberalismo

  • globe

Etiquetas LiberalismMedios y CulturaSocialismo

08/26/2020

Yoram Hazony, autor de «La virtud del nacionalismo» y uno de los líderes de un nuevo proyecto de «conservadurismo nacional», escribió recientemente un importante y convincente artículo para Quillette titulado «El desafío del marxismo». Hazony dice en voz alta lo que pocos intelectuales occidentales admitirán, a saber, que el liberalismo no se sostiene y no ha triunfado en 2020 América y Europa. No hemos llegado al final de la historia.

Nuestra crítica no se basa en la tesis de Hazony, sino en su particular concepción de lo que es el liberalismo, en lo que se ha convertido y en lo que debería ser.

Hazony lamenta, correctamente, la toma de posesión expresamente marxista de instituciones otrora liberales, especialmente «los medios de comunicación, universidades, compañías tecnológicas, filantropías y burocracias gubernamentales». Resulta que Marx no ha sido contenido en la sala de la facultad. En cambio, una variante del marxismo centrada en la identidad, con una nueva jerga de clase y nuevas víctimas, encuentra apoyo en las salas de redacción, salas de juntas corporativas, agencias de publicidad, artes y todos los alcances de la política. La rapidez de este cambio antiliberal le preocupa, y debería preocuparnos a todos, ya que amenaza con reemplazar las doctrinas favorecidas de la Ilustración sobre la libertad, la justicia y la igualdad legal con nuevas formas rígidas de narrativas de clase opresoras y oprimidas.

Peor aún, la campaña marxista por definición destruye lo que vino antes. Esto incluye las tradiciones, la religión y un paisaje intelectual de investigación abierta del que conservadores como Hazony nos instan a extraer lo común. Una vez que el liberalismo sucumbe ante el marxismo, y no de manera incremental, la misma forma en que organizamos la sociedad se ve sumida en el caos:

Pero mientras que los marxistas saben muy bien que su objetivo es destruir las tradiciones intelectuales y culturales que sostienen el liberalismo, sus oponentes liberales se niegan en su mayoría a participar en el tipo de conservadurismo que sería necesario para defender sus tradiciones y fortalecerlas. De hecho, los liberales frecuentemente menosprecian la tradición, diciendo a sus hijos y estudiantes que todo lo que necesitan es razonar libremente y «sacar sus propias conclusiones».

El resultado es un desequilibrio radical entre los marxistas, que trabajan conscientemente para llevar a cabo una revolución conceptual, y los liberales, cuya insistencia en la «libertad de la tradición heredada» proporciona poca o ninguna defensa y, de hecho, abre la puerta precisamente a los tipos de argumentos y tácticas que los marxistas utilizan contra ellos. Este desequilibrio significa que el baile se mueve sólo en una dirección, y que las ideas liberales tienden a derrumbarse ante la crítica marxista en cuestión de décadas.

Ciertamente Hazony está en lo cierto al analizar el rápido resurgimiento del marxismo en América y Occidente, y se preocupa con razón por ello. Pero hay una persistente sensación de que Hazony no tiene el antídoto para la revolución marxista —el liberalismo— correcto. Sí, una forma de liberalismo falso ha fracasado en Occidente y parece estar en pleno retroceso. Esa forma, sin embargo, es en su mayor parte sólo un vago bulto de creencias que los liberales de hoy sostienen, o al menos hace veinte minutos. No es la concepción rigurosa y definible que Ludwig von Mises proporcionó hace cien años. Y me temo que Hazony utiliza el liberalismo como un término general para lo que los liberales de hoy dicen creer, en lugar de una doctrina coherente.

Esta preocupación surgió en mi entrevista de 2018 con Hazony, donde sugerí gentilmente que había malinterpretado superficialmente a Mises como un avatar del homo economicus hiperracional. De hecho, Mises se esforzó a lo largo de su trabajo en considerar la cultura, el idioma, la nacionalidad, la religión y las instituciones intermediarias que se interponen entre los individuos y los mercados despreocupados. En gran medida gracias a Hazony, aceptó leer más y reconsiderar a Mises.

El artículo de Quillette, sin embargo, evidencia la perspectiva actual de Hazony de lo que podríamos llamar liberales modales. Ausentes de base moral en la religión, evitando la tradición y la historia, y hostiles a los Estados-nación individuales, los liberales de Hazony carecen de amarre intelectual contra la multitud. Cuando los marxistas vienen por ellos, es mucho más fácil y profesionalmente mucho más sabio simplemente permanecer callados y esperar lo mejor.

Este tipo de liberalismo vago y sin fundamento explica la persistente tendencia de Hazony a tomar los pronunciamientos políticos e ideológicos al pie de la letra. Así, los autoproclamados liberales, desde Noam Chomsky a Hillary Clinton a Mises y Hayek, están todos cortados por el mismo patrón. Si dicen que son liberales, lo son. Pero hay una gran diferencia entre Hillary Clinton y Ludwig von Mises que no puede ser descartada simplemente llamando a ambos liberales o incluso «neoliberales». Este tipo de imprecisión no le hace ningún favor a Hazony.

Sin embargo, esta caricatura hazoniana del liberalismo no es una completa ficción. Surgió en la segunda mitad del siglo XX, y persiste en el XXI, entre los autoproclamados liberales clásicos que pueblan muchas organizaciones sin fines de lucro, ONG, medios de comunicación y think tanks de Beltway. Es el liberalismo del Instituto Cato y la Institución Brookings, de la profesora Deirdre McCloskey y la profesora Nadine Strossen, de David Brooks en el New York Times y de David French en la National Review. Estos cuasi liberales, como los progresistas de izquierda, comparten un profundo sentido de que la historia tiene un arco: todo mejorará todo el tiempo, si sólo los recalcitrantes americanos dejan de resistirse al programa. Requiere un implacable universalismo político, un conjunto de reglas y un tipo de gobierno para todos, en todas partes.

En esta visión, el liberalismo es una forma de pensar, una especie de visión del mundo ilustrada adoptada por la gente buena. El liberalismo se vuelve casi indefinible por su amplitud: un pasaje interconectado de actitudes abiertas y tolerantes a través de una franja de cuestiones «sociales». El cosmopolitismo, la razón, la tolerancia, el feminismo, el antirracismo y un saludable grado de apoyo a la democracia igualitaria están en primer plano; la economía no es el centro de atención. Sí, los mercados libres y los derechos de propiedad desempeñan un papel de apoyo, pero el liberalismo modal se preocupa más por la autorrealización humana que sólo es posible con los tipos correctos de actitudes culturales de izquierda. Los mercados funcionan, hacen que la gente mejore materialmente, y sobre todo producen los tipos de sociedades y personas que gustan a los liberales.

Las preguntas para esta clase de liberalismo se escriben solas. ¿Sus adherentes realmente piensan que el siglo XX representa un triunfo liberal en Occidente? ¿El voto democrático masivo ha producido sociedades liberales? ¿Son el Brexit y la presidencia de Trump ilegítimos per se, o simplemente porque a los liberales no les gustaron los resultados? Mirando el siglo pasado, ¿deberíamos contar dos sangrientas guerras mundiales, la banca central y las monedas fiduciarias, los impuestos sobre la renta, el ascenso de los superestados gerenciales, los vastos programas de seguridad social y bienestar, y las disminuciones de los derechos de propiedad inimaginables para nuestros abuelos como éxitos liberales? ¿Qué es exactamente liberal, y qué no lo es?

El mencionado Mises explicó esto hace cien años. Su concepción del liberalismo, particularmente encontrada en sus libros de entreguerras Nación, Estado y economía (1919) y Liberalismo (1927), muestran a Mises basando la organización de la sociedad en la propiedad y la cooperación del mercado:

El programa del liberalismo, por lo tanto, si se condensa en una sola palabra, tendría que decir: propiedad, es decir, propiedad privada de los medios de producción (ya que en lo que respecta a las mercancías listas para el consumo, la propiedad privada es algo natural y no se discute ni siquiera por los socialistas y comunistas). Todas las demás reivindicaciones del liberalismo son el resultado de esta exigencia fundamental.

Junto con la palabra «propiedad» en el programa del liberalismo uno puede colocar muy apropiadamente las palabras «libertad» y «paz». (Liberalismo, p. 19-20)

Aquí condensamos el liberalismo misesiano hasta su esencia definible: propiedad, libertad y paz. No hay nada blando o difuso aquí. Para aquellos que quieran seguir leyendo, Mises proporciona definiciones.

  • Sin propiedad somos completamente vulnerables y sin agencia, parados desnudos en un pedazo de tierra. La primera caloría, la primera gota de agua, la primera puntada de ropa, todo representa una propiedad. Lo que creamos o producimos de la naturaleza representa nuestra voluntad y acciones manifestadas en forma física (o digital). La propiedad, no los vagos ideales de libertades personales o derechos individuales, establece el escenario para toda la actividad humana.
  • Sin libertad, por la cual Mises significaba independencia del arbitrario poder estatal, perdemos el dominio sobre nuestras vidas y trabajos. Para Mises, la libertad no es una aspiración incipiente o una serie de condiciones confusas para «vivir tu mejor vida». No es la liberación de los deseos mundanos, de la infelicidad o del oprobio social. Es la capacidad de vivir y dirigir la propia vida en gran medida libre de la coacción del estado, nada más y ciertamente nada menos. El liberalismo misesiano reconoce la servidumbre involuntaria como un tremendo mal, pero también reconoce necesariamente la servidumbre parcial a un gobierno rapaz como algo contrario a nuestra naturaleza.
  • Sin paz, el hombre pierde su capacidad de disfrutar de la propiedad o de ejercer la libertad. La guerra simboliza la negativa de los hombres a tratar con los demás de forma cooperativa y el descenso a un estado animal de la naturaleza. «La guerra, la carnicería, la destrucción y la devastación tenemos en común con las bestias depredadoras de la selva; el trabajo constructivo es nuestra característica distintiva como humanos» (Liberalismo, p. 24).

Este programa misesiano, complementado con su apoyo a la agresiva autodeterminación y secesión nacional para hacer frente a las inevitables disputas políticas, presenta una forma muy diferente y mucho más precisa de liberalismo.

¿Hillary Clinton o Paul Krugman, ambos «liberales» hazonitas, mantendrían la propiedad como sacrosanta y argumentarían en contra de la zonificación o de los impuestos redistributivos? ¿Kamala Harris o Rachel Maddow argumentarían que la libertad debería incluir la capacidad de promulgar leyes localizadas de aborto o de armas? ¿Condenaría Joe Biden, partidario de Black Lives Matter, la quema de concesionarios de automóviles en Kenosha como peligroso preludio de la posibilidad más antiliberal, a saber, la guerra civil abierta?

La concepción demasiado amplia del Dr. Hazony del liberalismo como simple visión del mundo de los liberales puede ser que no tenga sentido. Estoy seguro de que él estará de acuerdo en que no luchamos contra el marxismo con tópicos o muestras de tolerancia; lo hacemos con un robusto y mejor conjunto de principios claramente definidos: propiedad, autodeterminación, mercados y paz. Mises, no con tópicos sobre la tolerancia que emanan de la clase política moribunda, proporciona la polaridad opuesta a Marx. La «mera» economía de Mises es, de hecho, la comprensión de la cooperación y la elección humanas frente a la escasez, y nos da el plano para organizar una sociedad rica y justa. En la medida en que conservadores como Hazony pueden estar de acuerdo con este plan, el liberalismo de Mises es el robusto contrapeso al autoritarismo marxista. Pero Hazony debe renunciar a un grado significativo de Estado si espera preservar algún grado de nación.

Author:

Contact Jeff Deist

Jeff Deist is president of the Mises Institute. He previously worked as chief of staff to Congressman Ron Paul, and as an attorney for private equity clients. Contact: email; Twitter.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty Images
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire