Mises Wire

Home | Wire | El destruccionismo socialista

El destruccionismo socialista

  • Destroyed Factory_Getty
0 Views

Etiquetas Socialismo

Para los socialistas, la llegada del socialismo significa una transición de una economía irracional a una racional. Bajo el socialismo, la gestión planificada de la vida económica toma el lugar de la anarquía de la producción; la sociedad, que se concibe como la encarnación de la razón, toma el lugar de los objetivos en conflicto de los individuos irracionales y con intereses propios. Una distribución justa sustituye a una distribución injusta de los bienes. La necesidad y la miseria desaparecen y hay riqueza para todos. Un cuadro del paraíso se despliega ante nosotros, un paraíso que, según las leyes de la evolución histórica, nosotros, o al menos nuestros herederos, debemos heredar. Porque toda la historia nos lleva a esa tierra prometida, y todo lo que ha sucedido en el pasado sólo ha preparado el camino para nuestra salvación.

Así es como nuestros contemporáneos ven el socialismo, y creen en su excelencia. Es falso imaginar que la ideología socialista domina sólo a los partidos que se llaman socialistas o – lo que generalmente se entiende por lo mismo – «social». Todos los partidos políticos actuales están saturados de las principales ideas socialistas.

Incluso los más fuertes oponentes del socialismo caen en su sombra. Ellos también están convencidos de que la economía socialista es más racional que la capitalista, que garantiza una distribución más justa de los ingresos, que la evolución histórica está llevando al hombre inexorablemente en esa dirección.

Cuando se oponen al socialismo lo hacen con el sentido de que están defendiendo intereses privados egoístas y que están combatiendo un desarrollo que desde el punto de vista del bienestar público es deseable y se basa en el único principio éticamente aceptable. Y en sus corazones están convencidos de que su resistencia es desesperada.

Sin embargo, la idea socialista no es más que una grandiosa racionalización de resentimientos mezquinos. Ninguna de sus teorías puede soportar la crítica científica y todas sus deducciones están mal fundadas. Su concepción de la economía capitalista ha sido considerada durante mucho tiempo como falsa; su plan de un futuro orden social demuestra ser internamente contradictorio, y por lo tanto impracticable.

El socialismo no sólo no haría la vida económica más racional, sino que aboliría completamente la cooperación social. El hecho de que traería justicia es simplemente una afirmación arbitraria, que surge, como podemos mostrar, del resentimiento y la falsa interpretación de lo que ocurre en el capitalismo. Y que la evolución histórica no nos deja otra alternativa que el Socialismo resulta ser una profecía que difiere de los sueños chilásticos de los primitivos sectarios cristianos sólo en su reivindicación del título de «ciencia».

De hecho, el socialismo no es en absoluto lo que pretende ser. No es el pionero de un mundo mejor y más fino, sino el aguafiestas de lo que miles de años de civilización han creado. No construye; destruye. Porque la destrucción es su esencia. No produce nada, sólo consume lo que el orden social basado en la propiedad privada de los medios de producción ha creado. Puesto que un orden socialista de la sociedad no puede existir, a menos que sea como un fragmento de socialismo dentro de un orden económico que descanse de otra manera en la propiedad privada, cada paso hacia el socialismo debe agotarse en la destrucción de lo que ya existe.

Tal política de destruccionismo significa el consumo de capital. Hay pocos que reconocen este hecho. El consumo de capital puede ser detectado estadísticamente y puede ser concebido intelectualmente, pero no es obvio para todos.

Ver la debilidad de una política que eleva el consumo de las masas a costa de la riqueza de capital existente, y por lo tanto sacrifica el futuro al presente, y reconocer la naturaleza de esta política, requiere una visión más profunda que la que se da a los estadistas y políticos o a las masas que los han puesto en el poder. Mientras los muros de los edificios de las fábricas sigan en pie, y los trenes continúen circulando, se supone que todo está bien con el mundo. Las crecientes dificultades para mantener el alto nivel de vida se atribuyen a varias causas, pero nunca al hecho de que se siga una política de consumo de capital.

En el problema del consumo de capital de una sociedad destructiva encontramos uno de los problemas clave de la política económica socialista. El peligro del consumo de capital sería particularmente grande en la comunidad socialista; el demagogo lograría el éxito más fácilmente aumentando el consumo por cabeza a costa de la formación de capital adicional y en detrimento del capital existente.

Está en la naturaleza de la sociedad capitalista que el nuevo capital se está formando continuamente. Cuanto mayor es el fondo de capital, más aumenta la productividad marginal del trabajo y, por lo tanto, más altos son los salarios, tanto absolutos como relativos. La formación progresiva del capital es la única manera de aumentar la cantidad de bienes que la sociedad puede consumir anualmente sin disminuir la producción en el futuro, la única manera de aumentar el consumo de los trabajadores sin perjudicar a las futuras generaciones de trabajadores. Por lo tanto, el liberalismo ha establecido que la formación progresiva del capital es el único medio por el cual la posición de las grandes masas puede ser permanentemente mejorada.

El socialismo y el destruccionismo buscan alcanzar este fin de una manera diferente. Proponen utilizar el capital para conseguir la riqueza presente a expensas del futuro. La política del liberalismo es el procedimiento del padre prudente que salva y construye para sí mismo y sus sucesores. La política del destruccionismo es la política del derrochador que disipa su herencia sin importar el futuro.

Extraído de Socialismo: un análisis económico y sociológico. Publicado como «La naturaleza del destruccionismo», sección 1 del capítulo 33, «Los factores del destruccionismo».

Author:

Ludwig von Mises

Ludwig von Mises fue el líder reconocido de la escuela austriaca de pensamiento económico, un prodigioso creador de teoría económica y un autor prolífico.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire