Mises Wire

Home | Wire | ¿Cómo CNN+ fue despedido por Netflix? Economistas austriacos podrían tener una respuesta

¿Cómo CNN+ fue despedido por Netflix? Economistas austriacos podrían tener una respuesta

  • digging

Etiquetas Auges y caídasLa FedCiclos Económicos

04/26/2022

Días después de que Netflix informara de malos resultados y de un golpe «inesperado» a su base de suscriptores, la CNN anunció que había desconectado su propio y flamante servicio de streaming, CNN+.

A pesar de los argumentos en contra de la empresa matriz, la aventura de CNN+ resultó ser un costoso error que atrajo a pocos suscriptores y a un mísero número de espectadores habituales. El proyecto ya había invertido 300 millones de dólares, más los contratos de actores que deben reasignar. Tenían previsto gastar 1.000 millones de dólares en el despliegue completo.

Pero esto es poca cosa comparado con las inversiones que Netflix ha hecho en su servicio de streaming. Mientras tanto, se han lanzado más de media docena de otros servicios de streaming, con miles de millones invertidos en reempaquetar, reinventar y regurgitar programas de contenido antiguo.

Esos planes se vinieron abajo, y Netflix bajó más de 125 dólares por acción, o un 35%. Otros valores con servicios de streaming son Disney, que bajó más de un 5%; Warner Brothers, que bajó un 6%; y Paramount, que bajó más de un 8% como reacción a las malas noticias de Netflix (estas empresas tienen una base más amplia y no dependen tanto de sus servicios de streaming; por ejemplo, las acciones de Roku sólo cayeron un 5%, ya que sus productos se utilizan en el streaming pero también se compran para otras aplicaciones).

La caída de suscriptores fue modesta y podía esperarse debido a la apertura de la economía tras el desvanecimiento de la farsa del covid. El uso compartido de contraseñas por parte de los suscriptores de Netflix, en el que los amigos no tienen que pagar, también fue destacado por los medios de comunicación, pero los inversores conocen este problema desde hace tiempo.

Los precios de las acciones reflejan el futuro esperado, no el pasado. Los cambios previstos en la economía que repercuten en los beneficios de las empresas se incorporan a los precios actuales de las acciones. Aspectos como los tipos de interés, la población y la base de clientes, los cambios estacionales, los impuestos y la normativa se incorporan a la tarta del precio de las acciones.

Dado que todas las explicaciones de los medios de comunicación sobre el desplome de Netflix fueron ampliamente anticipadas por los inversores, ¿por qué este repentino desplome? Las acciones han bajado dos tercios este año, cuatro veces la pérdida del NASDAQ. ¿Cuál es el factor desconocido, inesperado e imprevisible que falta?

Aquí me dirijo a la Reserva Federal. Toda su palabrería y sus limitadas acciones de endurecimiento son un factor clave que explica el actual mercado bajista de las empresas tecnológicas y explicará claramente los problemas que se avecinan en las acciones tecnológicas e inmobiliarias y en los precios de los activos en general.

La Fed lleva muchos años impulsando una política de tipos de interés ultrabajos. En el último ciclo de la Fed, ésta fue capaz de revertir el endurecimiento anterior e inflar masivamente la oferta monetaria y su balance al amparo del covid, como expliqué en mi reciente discurso en Birmingham.

Tras el quijotesco asalto monetario del presidente de la Fed, Jerome Powell, al covid a partir de marzo de 2020, Netflix duplicó su precio en dieciocho meses. Powell redujo el coste del capital para los bancos y las grandes empresas a casi cero. En el proceso, ayudó a inflar las últimas ofertas de contenido de la compañía, la base de suscriptores, los ingresos, las ganancias y las proyecciones de la compañía. Netflix era la empresa adecuada en el momento adecuado.

No es de extrañar que la ganancia de la empresa por parte del covid y de la Fed fuera una señal para los posibles competidores. Otros empresarios están siempre atentos y tratan de aprovechar esas aparentes oportunidades de beneficio.

En este caso, se pusieron en marcha nuevos servicios de streaming y se disparó la cantidad de nuevos y costosos contenidos. Todo esto requiere grandes inversiones, y aunque el streaming era sólo una parte del auge de la inversión en tecnología y bienes raíces, el bloqueo de los tipos de interés de la Fed cerca de cero proporcionó fondos de bajo coste a todos los solicitantes, muy especialmente a cualquier parecido a Netflix.

En mi libro Skyscraper Curse ilustro este proceso y su inversión con un ejemplo estilizado de la industria de los chips informáticos para explicar el funcionamiento de la teoría austriaca del ciclo económico. Para simplificar, los empresarios deben hacer proyecciones sobre los costes y los ingresos para valorar los beneficios potenciales con el fin de realizar inversiones ajustadas al riesgo en la producción futura.

En ausencia de distorsiones de la política de la Fed, las empresas pueden confiar en esas proyecciones. Sin embargo, en un mundo distorsionado por la Fed, esperamos resultados diferentes. El primer fabricante de chips informáticos nuevo y más potente sale a buscar la mejor tierra, la mejor mano de obra y las tecnologías más novedosas para su proyecto y se dedica a construir capital fijo y a organizar el proceso global de producción y distribución.

Sin embargo, cuando otros empresarios reconocen el potencial de beneficios de la empresa, inician sus propios proyectos similares imitando al primero. Esto crea demandas imprevistas sobre el terreno ideal, la mano de obra, el capital y otros recursos necesarios. Esto aumenta sus costes reales por encima de los previstos.

Ahora piensa en términos de proveedores de contenidos. Cada contenido necesita escritores, actores, directores, productores, etc. En un mundo sin Netflix, hay una escala salarial basada en la calidad de las personas determinada por el mercado. En un mundo con Netflix, la escala salarial sube. Con diez servicios de streaming pujando por los contenidos, esta escala sube aún más.

Los consumidores que estaban contentos con el producto original de Netflix y entusiasmados por las perspectivas de otros productos se encuentran inundados por los nuevos productos de la competencia. Sin embargo, si están contentos con un servicio de streaming y se entusiasman con más opciones, es poco probable que se suscriban a todos esos servicios. Es más probable que los consumidores elijan sólo algunos que les convengan más o que cambien de un servicio a otro en función de la mejor oferta.

En estas circunstancias, las empresas experimentan un aumento inesperado de los costes y una caída inesperada del precio y la demanda previstos para su producto. El resultado de unos costes más altos y unos ingresos más bajos significa que los beneficios serán menores de lo previsto, o incluso se convertirán en pérdidas. El impacto de esto hace caer los precios de las acciones.

La diferencia clave entre un mercado libre sin ciclo de auge-caída y nuestra situación es que la Reserva Federal puede mantener su tipo de interés político y, por tanto, los costes de los fondos de inversión muy por debajo de los niveles normales a pesar del importante aumento de los préstamos.

En un mercado libre sin un banco central como la Fed, todos los aumentos de los préstamos deben satisfacerse con el aumento del ahorro real, en lugar de la impresión, y esto presiona al alza los tipos de interés y pone un límite a las nuevas inversiones.

En conclusión, la teoría austriaca del ciclo económico explica muy bien estos acontecimientos y probablemente será la que mejor explique los sucesos económicos de los próximos meses en comparación con los factores que los inversores ya conocen, como intentan hacer los medios de comunicación.

Author:

Contact Mark Thornton

Mark Thornton is the Peterson-Luddy Chair in Austrian Economics and a Senior Fellow at the Mises Institute. He is the book review editor of the Quarterly Journal of Austrian Economics, and has authored seven books and is a frequent guest on national radio shows.

Do you want to write on this topic?
Check out our submission Guidelines
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty