Mises Wire

Home | Wire | Alemania puede salvarse a sí misma, y posiblemente al mundo, abandonando cuatro políticas fallidas

Alemania puede salvarse a sí misma, y posiblemente al mundo, abandonando cuatro políticas fallidas

  • Berlin

Etiquetas Economía globalEstrategiaGuerra y política exterior

08/08/2022

Lo que sigue es una súplica a Alemania —la guerra ha terminado y lo ha hecho durante tres cuartos de siglo. Es hora de dejar de postrarse por el supuesto «bien» de Europa. Es hora de tomar el control total de su política interior y exterior, sin la interferencia de las elites mundiales altaneras y entrometidas, y hacer lo que es mejor para usted. Te sorprenderá gratamente que lo que es bueno para ti también lo es para tus vecinos y para el mundo.

He aquí cuatro políticas fracasadas a las que hay que poner fin:

  1. Los proyectos de energía verde.
  2. Pertenencia a la Unión Monetaria Europea (UEM).
  3. La pertenencia a la Unión Europea.
  4. La pertenencia a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) y las sanciones económicas contra Rusia.

Ninguna de estas políticas está funcionando. Como dijo el humorista y sabio político americano Will Rogers: «Si te encuentras en un agujero, deja de cavar».

  1. Acabar con los proyectos de energía verde. Este es un buen punto de partida, ya que es probable que sus trabajadores ciudadanos se congelen este invierno. El proyecto de energía verde, nacido de la histeria del calentamiento global / cambio climático, nunca dará energía a Alemania ni a ningún otro país. Ha fracasado y no puede tener éxito. Simplemente hay que desechar todos los proyectos de energía verde financiados con fondos públicos, acabar con todas las subvenciones a la «energía verde» y desear lo mejor a los privados. Claro, tal vez haya un nicho aquí y allá para la eólica y la solar, pero hay que abandonar el objetivo nacional de sustituir los combustibles fósiles. No se puede calentar los hogares y hacer funcionar una economía industrial con energía verde.
  1. Abandonar el euro y restablecer el marco alemán. Si alguna vez hubiera una competición por el bloque monetario más tonto del mundo, la Unión Monetaria Europea (UEM) ganaría todos los premios. Como explicó recientemente Claudio Grass, el euro es peor que una moneda fiduciaria patrocinada por el Estado. No tiene un propietario nacional, sino diecinueve, y la mayoría quiere imprimir más euros. Es la tragedia de los comunes aplicada a la moneda. Ustedes tienen un solo voto en la toma de decisiones sobre la política de la UEM, al igual que Chipre y Malta, a pesar de ser la cuarta economía del mundo, la mayor de Europa, y probablemente el país industrial con las mejores finanzas públicas.

Sólo hay un gráfico que se necesita para entender cómo la estructura de la UEM ha saqueado la riqueza de Alemania: el de los saldos de los miembros en el sistema de liquidación TARGET 2. Alemania tiene un saldo acreedor de alrededor de 1,3 billones de euros. Un saldo acreedor es bueno, ¿verdad? Pues no. España e Italia tienen saldos deudores de más de 0,5 billones de euros cada uno. Esto significa que no han pagado lo que han importado, principalmente de Alemania. Es como si tuvieras en tus manos un cheque de un deudor moroso que no quiere ni puede pagar nunca lo que te ha comprado. Olvídate de cobrar alguna vez esta deuda. Has hecho todo lo que has podido para apoyar a los países deudores, pero en lugar de utilizar el dinero para ayudarles hasta que pudieran arreglar sus propias economías, los países deudores han dilapidado tu generosidad. Tómenlo como una lección aprendida y sigan adelante. El hecho es que cuanto más tiempo permanezcan en la UEM, más capital se drena de su economía, como muestra su saldo de crédito cada vez mayor en el Banco Central Europeo. Simplemente no puedes poner a media Europa en la beneficencia.

  1. Abandonar la Unión Europea. Gran Bretaña lo hizo y el cielo no se cayó, aunque todavía no se haya desprendido de todos los hilos de la UE. La UE es un bloque comercial cerrado, lo que significa que tiene libre comercio entre los miembros pero altos aranceles contra los no miembros. Esto no tiene sentido. Basta con adoptar el libre comercio unilateral con el mundo. Funcionó para Gran Bretaña en el siglo XIX, y funcionará en el siglo XXI para cualquier nación lo suficientemente inteligente y valiente como para intentarlo. Este es sólo el argUEMnto económico para abandonar la UE; también hay un argUEMnto no económico de vital importancia. La UE ha pasado de ser un bloque comercial económico cerrado a perseguir lo que sus defensores llaman una «unión cada vez más estrecha»; es decir, la UE quiere destruir la soberanía de sus miembros y asumir el papel de un megaestado gobernado por élites burocráticas designadas en Bruselas. Así es. Su Bundestag decidirá únicamente si las tiendas alemanas pueden vender cerveza los domingos y otros problemas que sacuden la tierra. Es un sueño que se remonta al Sacro Imperio Romano y que han perseguido estadistas amantes de la libertad como Napoleón, Stalin y Hitler. Sólo hay que salir.
  1. Salir de la OTAN. Esto es crucial para recuperar la plena soberanía. Mientras Alemania siga en la OTAN, será gobernada por los Estados Unidos. Alemania no tendrá su propia política exterior basada en sus necesidades especiales en su rincón del mundo. Por supuesto, salir de la OTAN y de la UE significará que Alemania podrá abandonar las sanciones económicas a Rusia. Estas sanciones están fracasando, incluso si Alemania cree que Rusia es culpable de la guerra de Ucrania. La guerra terminará, esperemos que sin una confrontación de grandes potencias, y continuarán los pequeños pasos de décadas hacia la integración de Rusia en la economía mundial. Alemania ha buscado correctamente estrechar lazos con Rusia desde los viejos tiempos de la Unión Soviética, empezando por la Ostpolitik de Willy Brandt. Al igual que la Segunda Guerra Mundial, la Guerra Fría ha terminado hace décadas. Es hora de salir del túnel del tiempo y empezar a integrar a Rusia en un nuevo Concierto de Europa. Alemania puede y debe liderar el camino. 

Conclusión: lo que es bueno para Alemania es bueno para el mundo

En conclusión, no sólo Alemania se salvará del colapso económico y posiblemente político, sino que el abandono de estas cuatro políticas fallidas será un catalizador benigno para el cambio en el mundo. Es más que probable que la UEM y la propia UE se derrumben y que muchas naciones de Europa se conviertan en países del marco alemán en lugar de restablecer sus propias monedas.

En este caso, Alemania, la nación más responsable fiscal y monetariamente de Occidente, controlará la propia moneda y evitará el destino de hiperinflación al que se dirige ahora el euro. El propio dólar se verá obligado a reformarse para poder comerciar con una Europa nueva, mejor y más pacífica. Puedes y debes actuar pronto.

Author:

Contact Patrick Barron

Patrick Barron is a private consultant to the banking industry. He has taught an introductory course in Austrian economics for several years at the University of Iowa. He has also taught at the Graduate School of Banking at the University of Wisconsin for over twenty-five years, and has delivered many presentations at the European Parliament.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here