Power & Market

Realismo, liberalismo y constructivismo: una guía sobre teoría de relaciones internacionales

04/26/2022Scott Duryea

El profesor de la Universidad de Chicago John Mearsheimer dio una conferencia a un grupo de ex alumnos de la universidad en 2014 titulada «¿Por qué Ucrania es culpa de Occidente?», en la que básicamente predijo la guerra ruso-ucraniana. La conferencia tiene más de 24 millones de visitas. Aunque ha sido acusado de simpatías pro-Putin, Mearsheimer abordó el tema de la invasión de la OTAN y las preocupaciones de seguridad de Rusia desde una perspectiva desapasionada, utilizando la teoría de relaciones internacionales para ver la situación desde el lado ruso.

De la misma manera que los misesianos buscan la «regularidad en la concatenación y sucesión de los acontecimientos», la teoría de relaciones internacionales trata de observar regularidades en la forma en que se comportan los Estados. Al comprender el funcionamiento del sistema internacional de Estados, los estrategas y los responsables políticos pueden generalizar y, con suerte, predecir acontecimientos globales, como las incursiones. Al igual que en economía, la teoría modela la realidad empírica. Para los estudiosos de relaciones internacionales, esa realidad son las relaciones entre los Estados en el sistema internacional. En última instancia, el campo relaciones internacionales ofrece tres amplias lentes a través de las cuales los observadores pueden ver el mundo: el realismo, el liberalismo y el constructivismo.

Realismo

John Mearsheimer es uno de los principales expertos en relaciones internacionales que ven el mundo a través de una lente realista. El realismo se centra en la ausencia de un gobierno global que pueda controlar el comportamiento de los actores estatales y no estatales. En otras palabras, el mundo vive bajo un estado de anarquía internacional. En consecuencia, los Estados persiguen la seguridad por encima de otras preocupaciones. La desconfianza en otros Estados significa que sólo pueden confiar realmente en sí mismos para proteger sus intereses nacionales, un principio conocido como autoayuda.

La Historia de la Guerra del Peloponeso de Tucídides, del siglo V a.C., formuló por primera vez los supuestos básicos del realismo. En primer lugar, el Estado es el actor principal en la política internacional. En segundo lugar, el Estado es un actor unitario. En tercer lugar, el Estado es un actor racional: sopesa los costes y los beneficios, tratando de maximizar la utilidad en las decisiones que toma. En cuarto lugar, el Estado se centra en la seguridad frente a las amenazas extranjeras y nacionales. Para el individualista metodológico, estas suposiciones de que los Estados adoptan las características de los seres humanos subjetivos y actuantes parecen exageradas. Dado que el Estado puede definirse como la institución que disfruta del monopolio del uso legítimo de la violencia dentro de un territorio determinado, es lógico que los Estados también proyecten esa violencia hacia el exterior en nombre de la autopreservación.

Hans Morgenthau y Kenneth Waltz aplicaron el realismo al sistema estatal internacional moderno, que comenzó tras la Paz de Westfalia en 1648. Morgenthau (1948) argumentó que los Estados luchan entre sí por el poder militar y económico, lo que lleva a centrarse en las ganancias relativas, más que en las absolutas, en comparación con otros Estados. Una característica de esta lucha por las ganancias relativas es el dilema de seguridad, una situación en la que un país responde a un aumento de las capacidades de otro país con un aumento de las capacidades en sentido contrario. El resultado es un aumento de las capacidades que lleva a todas las partes a un estado de tensión en el que ninguna tiene incentivos para retroceder.

Kenneth Waltz (1979) desarrolló el neorrealismo, también conocido como realismo estructural, postulando que la estructura del sistema internacional explica mejor la política internacional que cualquier característica inherente y universal de los Estados. Su Teoría de la Política Internacional teoriza que la distribución del poder en el mundo determina la paz y la guerra. En concreto, el mundo puede ser unipolar, bipolar o multipolar. La bipolaridad y la multipolaridad representan equilibrios de poder más distribuidos que el actual «momento unipolar» del que goza Estados Unidos. Es una cuestión abierta —y sobre la que los teóricos debaten activamente— si la unipolaridad, la bipolaridad o la multipolaridad conducen a una mayor paz mundial.

Liberalismo

Los Estados del liberalismo son más cooperativos, desafiando la suposición realista de que los Estados están principalmente en conflicto entre sí. A través del comercio, los tratados, las normas, la diplomacia y las instituciones internacionales, los Estados hacen hincapié en las transacciones pacíficas en lugar de la proyección de poder de suma cero. Aunque esta teoría del liberalismo en RRII procede de los pensadores de la Ilustración, no es una ideología prescriptiva como el liberalismo clásico. Hay que recordar que las teorías de RRII intentan formular un modelo generalizado sobre el funcionamiento de los Estados en el sistema internacional. En consecuencia, el liberalismo de RRII considera a los Estados como individuos racionales que cooperan y realizan transacciones en beneficio mutuo.

Los beneficios mutuos pueden surgir cuando los Estados crean instituciones para hacer cumplir las normas que rigen el comportamiento, para permitir que los Estados se comuniquen y para mediar en las disputas. Los acuerdos de seguridad colectiva ofrecen garantías de seguridad a los Estados miembros en caso de que uno de ellos sea agredido por un actor externo. Esta defensa colectiva proporciona una disuasión inicial a los posibles agresores. Asimismo, los liberales no ignoran la seguridad como una preocupación. Por el contrario, consideran que la cooperación es una forma observable de que los Estados se enfrenten a la anarquía internacional.

Una variante moderna del liberalismo es el institucionalismo neoliberal, que sostiene que los Estados cooperan la mayor parte del tiempo a través de lo que Robert Keohane y Joseph Nye (1977) denominaron interdependencia compleja. Los Estados interactúan a través de múltiples canales, además de la diplomacia formal, y tienen una serie de cuestiones a través de las cuales se puede llegar a un acuerdo. La fuerza militar se desplaza entonces cada vez más hacia abajo en la escala de preferencias de los estados cuanto más interactúan y dependen unos de otros. La interacción repetida entre los Estados les ayuda a encontrar intereses comunes y reduce su incentivo para explotar las debilidades de los demás mediante la fuerza militar. Las organizaciones gubernamentales internacionales, u OIG, facilitan estas interacciones para generar un beneficio mutuo.

Constructivismo

Una tercera teoría de relaciones internacionales, menos unificada, denominada constructivismo, se centra en las normas e identidades para explicar la política mundial. Los Estados derivan sus identidades de los individuos, las culturas y las normas y, por tanto, consideran que la anarquía internacional es interpretada de forma diferente por cada Estado. En consecuencia, los Estados con identidades opuestas pueden tener intereses divergentes en la política internacional.

Alexander Wendt (1992) afirmó que «la anarquía es lo que los Estados hacen de ella», expresando la crítica posmodernista común de que la realidad se construye socialmente. Los Estados ven el mundo en función de las creencias, identidades y normas sociales de sus élites. Mientras que los realistas señalan que los Estados están orientados principalmente a la seguridad, los constructivistas replican que la seguridad, y los intereses nacionales en general, no tienen un único significado objetivo que pueda aplicarse a todos los Estados. Además, lo que constituye una identidad o una norma evoluciona con el tiempo, lo que hace que las suposiciones generales sobre el comportamiento del Estado sean inertes.

El poder de las ideas es importante para los constructivistas. La difusión de las ideas, la cultura y el lenguaje a través de la internacionalización, la socialización o la hibridación se convierten en formas de configurar las identidades. El constructivismo no aporta una teoría global sobre los Estados, como intentan hacer el realismo y el liberalismo, y a menudo se piensa que es más bien una teoría crítica como el marxismo o el feminismo. Su valor en la interpretación de la política internacional reside en recomendar a los analistas que estudien las culturas, historias, valores y normas individuales que cada país lleva consigo a la escena internacional.

Aplicación de estas perspectivas al mundo real

El acontecimiento internacional más visible en la actualidad es la guerra ruso-ucraniana. Rusia no pudo detener las ampliaciones de la OTAN de 1999 y 2004, que incorporaron a muchos de los antiguos países soviéticos y del bloque soviético de Europa del Este y de la costa del Mar Báltico. La OTAN se adentró en la esfera de influencia histórica de Rusia y colindó con su frontera occidental. La OTAN trató de invadir aún más: en 2008, declaró su apoyo a la eventual adhesión de Georgia y Ucrania a la alianza. Vladimir Putin se opuso, calificándolo de amenaza directa a Rusia. Al igual que la OTAN, la Unión Europea buscó simultáneamente la integración oriental con su propuesta de Asociación Oriental para incorporar gradualmente a Ucrania a su órbita económica.

La política interna ucraniana exacerbó aún más las tensiones. Las protestas con respaldo americano en 2014 culminaron con la destitución del presidente ucraniano Víktor Yanukóvich y la instalación de un régimen prooccidental en Kiev. Poco después, ucranianos prorrusos y rusos étnicos de Crimea ocuparon edificios gubernamentales, y Rusia se anexionó la península tras un referéndum de secesión. Los juegos de guerra de la OTAN en el Báltico, el armamento y el adiestramiento americano de tropas ucranianas y la creciente integración de facto de Ucrania en la OTAN y en la esfera de influencia de la UE precedieron a la invasión rusa de Ucrania a finales de febrero de 2022.

Los realistas, los liberales y los constructivistas ven esta situación de diferentes maneras. Los realistas centran su análisis en los intereses de seguridad de los Estados y la distribución del poder. La influencia de Occidente creó una amenaza para la seguridad de Rusia y un desequilibrio de poder relativo a favor de Occidente. Las acciones de Rusia reflejan una protección contra la invasión occidental para proteger sus intereses de seguridad.

Los liberales hacen hincapié en la política interna y en el papel de las instituciones internacionales en el conflicto. El golpe de Estado de 2014, que llevó al poder a un gobierno prooccidental, incitó a Rusia a emprender acciones que desestabilizaran el país y volvieran a situar a Ucrania en su órbita comercial. Una población prooccidental dentro de Ucrania vio en la OTAN y la UE una forma de avanzar en sus intereses, reduciendo la dependencia económica ucraniana de Rusia.

Los constructivistas se fijan más en las identidades divergentes en el conflicto. La atracción de la identidad occidental pro-democrática contrasta con el autoritarismo de la Rusia de Putin. La retórica patriótica del Kremlin hizo hincapié en la identidad rusa y justificó la anexión de Crimea como una reterritorialización de una tierra histórica rusa.

Los estudiosos de relaciones internacionales consideran que estas principales teorías son complementarias y a la vez distintas formas de ver el mundo. Mientras que realistas acérrimos como Mearsheimer predijeron la reacción rusa a la invasión de la OTAN, muchos observadores ven estas teorías como herramientas en una caja de herramientas de perspectivas a considerar cuando se interpretan los acontecimientos mundiales.

En consecuencia, es importante entender que las teorías de RRII proporcionan lentes para la interpretación y no un conjunto de políticas públicas que deban aplicarse. En otras palabras, la teoría de RRII no tiene valores, sino que busca entender cómo funciona el mundo. Esta perspectiva contrasta con las ideologías de política interior o de política exterior, que son métodos para conseguir fines.

Sin embargo, las prescripciones de política exterior pueden derivarse de la visión del mundo a través de una de estas teorías. El realismo ofensivo sostiene que la anarquía internacional exige que los Estados busquen constantemente oportunidades para mejorar sus posiciones de poder relativas frente a otros Estados. El realismo defensivo considera que esta estrategia es errónea. En su lugar, los Estados deberían aplicar políticas exteriores de contención para evitar provocar a otros países a la beligerancia. Los liberales suelen ver la interdependencia económica, la democracia y las instituciones internacionales como elementos de construcción de la paz. En consecuencia, los liberales tratan de ampliar la democracia, las relaciones comerciales y las instituciones internacionales en el sistema mundial y entre otros países. Consideran que los valores liberales son mutuamente beneficiosos tanto para los Estados Unidos como para los países destinatarios. Algunos, sin embargo, como Woodrow Wilson, George W. Bush o Hillary Clinton, podrían querer imponer estas instituciones y relaciones por la fuerza. Al igual que la teoría de RRII en general, estos enfoques pueden solaparse y no se corresponden con las ideologías del espectro o la brújula política. La teoría de RRII es a la política exterior lo que la teoría económica es a la política económica. Ambas tratan de comprender el mundo tal y como es y, a continuación, deducir la política que mejor permita alcanzar los fines buscados. 

Bibliografía

Koehane, Robert O. y Joseph S. Nye. Power and Interdependence: World Politics in Transition. Boston: Little, Brown and Company, 1977.

Morgenthau, Hans J. Politics Among Nations: The Struggle for Power and Peace.. Nueva York: Alfred A. Knopf, 1948.

Waltz, Kenneth N. Theory of International Politics. Boston: McGraw-Hill, 1979.

Wendt, Alexander. «Anarchy is What States Make of It: The Social Construction of Power Politics». International Organization 46, no. 2 (primavera de 1992): 391-425.

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Reunión de junio de la Fed: malentendiendo la ciencia económica

06/18/2021Robert Aro

La reunión del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC) de junio presentó más del mismo problema, la compra continua de 120.000 millones de dólares en bonos al mes y tipos de interés cercanos a cero. Sólo que esta vez, la Fed aumentó el interés que paga por las reservas bancarias del 0,10 al 0,15 por ciento. El propósito declarado, según el presidente Jerome Powell, era

con el fin de mantener el tipo de interés de los fondos federales dentro del rango objetivo y apoyar el buen funcionamiento de los mercados monetarios.

Esta explicación del «buen funcionamiento» del mercado avala la misma luz verde proverbial a todas las intervenciones de los bancos centrales. Si no fuera por la Fed, los mercados no funcionarían correctamente, o al menos esa es la base de todas las políticas inflacionistas planteadas por la Fed.

Va más allá de los temas de conversación rutinarios, esta vez ilustrando la completa desconexión entre el banco central y la realidad. Al hablar de las expectativas de inflación (de precios) a largo plazo, dice:

Se movieron a la baja durante el comienzo de la pandemia, lo que exacerbó la preocupación de que pudiéramos encontrarnos donde, por ejemplo, el BCE y el Banco de Japón han estado, donde las expectativas y la propia inflación se deslizan hacia abajo, y es muy difícil detener ese proceso una vez que comienza. Así que eso era una preocupación.

Dicho de forma sencilla, existe la creencia de que si los precios de los bienes y servicios disminuyen, ocurren cosas malas. Indirectamente, está diciendo que en Europa y Japón hubo algún tipo de fallo que llevó a la disminución de los precios. Nunca se articula lo malo que es allí frente a lo malo que podría ser aquí. La Fed pretende hacer las cosas de forma diferente, interviniendo para asegurarse de que los precios no «bajen».

Continúa:

Por lo tanto, es bueno ver que las expectativas de inflación a largo plazo vuelven a subir a un rango que es coherente con nuestros objetivos.

Literalmente, se dice que es bueno que los precios suban en un futuro próximo.

Su euforia por las expectativas de inflación se produce:

Es gratificante ver que han subido desde sus mínimos pandémicos. Y, ya sabes, como sabes, es fundamental en nuestro marco ...

En un mundo asolado por el cierre del gobierno, en el que millones de personas se han quedado sin trabajo, afirmar que el coste de todo debe aumentar los precios hará que la vida de uno sea mejor carece de mérito.

A menudo la gente dice cosas como «es bueno para el negocio», o algo sólo a medias. Sólo ven al vendedor que ha vendido a un precio más alto y piensan que esto es beneficioso, sin tener en cuenta los insumos que el vendedor debe pagar para llevar su producto a la producción. Tampoco se dan cuenta de que el mismo vendedor debe salir y vivir en este mundo, consumiendo productos, también ahora de mayor precio.

Existe una afectación malsana al aumento perpetuo de los precios, medido por un índice de precios. Esa ha sido la causa de la pérdida generacional del poder adquisitivo de nuestros dólares, del aumento de los niveles de deuda y de la penuria general de las masas.

La incomprensión de la economía no se detiene en los precios. Escuche a Powell mientras comparte su preocupación por el mandato de «pleno empleo»:

Y creo que durante el último ciclo, hubo olas de preocupación de que estábamos alcanzando el pleno empleo tan pronto, ya sabes, como 2012 cuando llegué a la Fed ...

Hubo «oleadas de preocupación» por el hecho de que el pleno empleo llegara antes de lo previsto, el supuesto escenario temido de vivir en una nación en la que demasiada gente trabaja a la vez, creando empresas, fabricando bienes o prestando servicios para las necesidades y deseos de los demás. Los Estados Unidos de 2012 debían de ser muy malos con toda esa gente trabajando, según el presidente.

En última instancia, no importa si la Reserva Federal es una fuerza clandestina que opera nefastamente en contra del interés público, o si están tan arriba en su torre de marfil creyendo realmente que son una fuerza para el cambio positivo; puede que nunca sepamos lo que se dice a puerta cerrada. Lo que sí podemos decir con certeza es que no sólo no nos están llevando en dirección a la prosperidad, la libertad y el bienestar, sino que nos están dirigiendo, con todas sus fuerzas, en la dirección exactamente opuesta.

Hasta que esto se convierta en una noticia proverbial y literal de primera plana, «ellos» seguirán ganando, y todos los que no estén estrechamente vinculados a ellos seguirán perdiendo.

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Rebobinando The Mainspring of Human Progress

04/07/2021Gary Galles

Henry Grady Weaver pasó por muchos trabajos hasta llegar a ser director de investigación de clientes de General Motors, lo que le llevó a la portada de Time del 14 de noviembre de 1938. Pero prácticamente nadie lo recuerda. Ahora es más conocido por su breve libro de 1947, The Mainspring of Human Progress, que la página web del Instituto Ludwig von Mises calificó como «la verdadera historia del progreso de la raza humana con una aguda comprensión de la causa fundamental: la propia libertad», lo que hizo que ahora "«varias generaciones consideren este libro como el que inició una revolución intelectual».

El libro tiene un fondo interesante. Se basa en gran medida en la obra de Rose Wilder Lane de 1943 The Discovery of Freedom: Mans’s Struggle Against Authority. Se convirtió en un libro muy influyente, ocupando el puesto 67 en una encuesta de lectores de la Modern Library de 1999 sobre los mejores libros de no ficción. Pero Lane no estaba satisfecha con él, por lo que, a pesar del continuo interés, se negó a permitir que se reimprimiera después de que sólo se hicieran 1.000 copias. Ese interés continuado llevó a Weaver a pedir el consentimiento de Lane para utilizar sus ideas, pero volver a contarlas a su manera, lo que ella concedió. Irónicamente, a pesar de que Mainspring era, por tanto, lo que John Hood llamó «un canto de aficionados a la libertad y al ingenio individual», ocupó el puesto 48 en la misma encuesta.

Los comentarios de los lectores sobre Mainspring han incluido «Nada de lo que diga describirá adecuadamente lo impresionante que es este libro», «Si alguna vez diera una lista de libros que la gente necesita leer antes de morir, éste estaría entre los tres primeros» y «El mejor libro que he leído en 5 años. Un resumen conciso y condensado de las ideas culturales de la civilización occidental reciente». Tales elogios justifican que se le preste una seria atención. Para empezar, considere algunas de sus palabras más perspicaces.

  • La mayoría de los principales males del mundo han sido causados por personas bienintencionadas que han ignorado el principio de la libertad individual, excepto en lo que se refiere a ellos mismos... los «bienhechores» profesionales... que imponen despiadadamente sus puntos de vista a todos los demás... con la permanente seguridad de que el fin justifica los medios.
  • ¿Cuál es el propósito humano en la sociedad?... se trata de beneficiarse a sí mismo obteniendo algo que desea de otra persona que, al mismo tiempo, se beneficia a sí misma obteniendo algo que desea de usted... el intercambio pacífico de beneficios, la ayuda mutua, la cooperación... para el beneficio de cada persona. La suma incalculable de todos estos encuentros es la sociedad humana, que es simplemente todas las acciones humanas individuales que expresan la hermandad del hombre.
  • Discutir el bienestar y las responsabilidades de la sociedad como un todo abstracto... es una simplificación excesiva y una fantasía. El mundo humano real está hecho por personas, no por sociedades. El único desarrollo humano es el autodesarrollo de la persona individual.
  • Incluso hoy en día, muchas personas civilizadas... han albergado la creencia pagana de que el sacrificio de la persona individual sirve a un bien superior... en el falso ideal del desinterés—que enfatiza la conformidad con la voluntad de la masa—frente a las virtudes cristianas de la autosuficiencia, la superación personal, la fe en sí mismo, el respeto a sí mismo, la autodisciplina y el reconocimiento de los propios deberes, así como de los propios derechos. Este tipo de pensamiento se promueve bajo la bandera de la reforma social, pero da lugar a los tiranos «bienhechores» ... que masacran... a las mismas personas que buscan en ellos la vida más abundante y la protección contra el daño.
  • Es muy presuntuoso de cualquier hombre mortal suponer que está dotado de una capacidad tan fantástica que puede dirigir los asuntos de todos sus semejantes mejor que ellos, como individuos, pueden dirigir sus propios asuntos personales.
  • Todo ser vivo debe luchar por su existencia, y los seres humanos no son una excepción. Las delgadas defensas de la civilización tienden a oscurecer las crudas realidades; pero los hombres y las mujeres sobreviven en esta tierra sólo porque sus energías convierten constantemente otras formas de energía para satisfacer las necesidades humanas, y atacan constantemente las energías no humanas que son peligrosas para la existencia humana.
  • En última instancia, no puede haber progreso sino a través del uso más efectivo de nuestras energías individuales, iniciativas personales y capacidades imaginativas...
  • Todo se reduce a la utilización eficaz de la energía humana... la decisión de actuar y la acción misma están siempre bajo tu propio control.
  • Tu libertad de acción puede estar prohibida, restringida o impedida por la fuerza... Pero el hecho es que ninguna fuerza puede hacerte actuar a menos que estés de acuerdo -quizás con vacilación y arrepentimiento- en hacerlo.
  • La libertad individual es el patrimonio natural de cada persona viva.
  • La libertad no puede separarse de la responsabilidad.
  • Tu libertad natural -el control sobre tu propia energía vital- nació en ti junto con la vida misma. Es una parte de la vida misma. Nadie puede dártela, ni tú puedes dársela a otra persona. Tampoco puedes responsabilizar a otra persona de tus actos. El control no puede separarse de la responsabilidad; el control es responsabilidad.
  • El hombre tiene enormes poderes... para hacer cosas nuevas y para cambiar cosas viejas en nuevas formas. No sólo es dueño de la propiedad, sino que también crea la propiedad... sin la propiedad, hay poco incentivo para mejorarla.
  • Las mentes libres son mentes inventivas.
  • Los señores desarrollan sus ambiciosos planes, impuestos por el pelotón de fusilamiento y apoyados por enormes ejércitos depredadores... pero son contradictorios con la naturaleza de la energía humana. Siempre son a expensas de la iniciativa individual; siempre resultan en la opresión, llevando a la degradación humana y a la guerra.
  • En América... los hombres libres iban a tener la oportunidad de vivir sus vidas, planificar sus propios asuntos y trabajar unos con otros, no bajo el látigo de la autoridad coercitiva, sino bajo la disciplina del interés propio ilustrado y la responsabilidad moral.
  • Los americanos no tenían un plan general. Tenían algo más importante. Tenían libertad personal para planificar sus propios asuntos; y la avalancha de energía humana resultante de esa libertad.
  • Este país había sido cubierto por... una tumultuosa multitud de hombres libres... viviendo bajo el gobierno más débil de todo el mundo. La gente que había sido dejada para cambiar por sí misma... que había aprendido las lecciones del realismo... estaba creando un nuevo mundo.
  • El gobierno de la mayoría sin restricciones siempre destruye la libertad, pone a la minoría a merced de la multitud, y trabaja en contra del uso efectivo de la energía humana y la iniciativa individual.

La obra de Henry Grady Weaver, The Mainspring of Human Progress, muestra cómo la pobreza fue el destino de casi todo el mundo a lo largo de la historia del mundo hasta que la evolución del capitalismo hizo posible la civilización. Se trata de una lección que vale la pena recordar, porque como dice Weaver

  • Una de las mejores maneras de asegurar el progreso futuro es tener en cuenta claramente las cosas que han sido responsables de nuestro progreso pasado, así como las cosas que pueden haber impedido que América sea tan grande como podría haber sido.
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Recordando a Tibor Machan

03/18/2021Gary Galles

Mi libro de 2016, Lines of Liberty, reunía las palabras de muchos de los que han sido más importantes en la defensa de la libertad a lo largo de los años. Pero solo incluía a los que ya habían fallecido.

Desde entonces, han muerto algunos incondicionales de la libertad. Tibor Machan puede haber sido el primero, sólo un par de meses después de que terminara mi libro. Dado que merece la pena recordar sus ideas, pensé que su 18 de marzo sería un momento apropiado para hacerlo.

Pero como alguien que dedicó gran parte de su vida profesional a la defensa de la libertad, la obra de Machan es demasiado extensa para abordarla de forma compacta. Publicó cuarenta libros, muchos más artículos académicos y aún más en otros foros. Así que, debido a su larga vinculación con el Instituto Ludwig von Mises, he optado por seleccionar algunas de sus palabras de sus artículos del Mises Daily, escritos entre 1998 y 2005 y todavía accesibles en su archivo de autor.

  • Con la Revolución Americana, algunas personas comunes y corrientes que reflexionaron sobre las cosas decidieron que tal vez son los individuos los que importan en la sociedad.
  • «Sostenemos como verdades evidentes que todos los hombres son creados iguales y son dotados por su creador de ciertos derechos inalienables». Eso significa que los derechos no pueden ser abrogados, no pueden ser violados, ni por las mayorías, ni por los reyes, ni por tu sheriff local, ni por la brigada antivicio, por nadie.
  • Los derechos individuales no significan anarquía. Significa que las personas pueden hacer lo que decidan, siempre que no violen los derechos de los demás.
  • Se supone que cada uno de nosotros tiene sus derechos, derechos inalienables... inalienables incluso por una mayoría.
  • La libertad de los fundadores estadounidenses es ... que las personas en las comunidades requieren en primer lugar no ser frustradas en sus esfuerzos por avanzar en la vida.
  • Otros no pueden ser reclutados para la servidumbre involuntaria.
  • La soberanía tenía que recaer en los individuos, no en los gobiernos; ése es el punto central de ser un ciudadano a diferencia de un súbdito... hay que obtener el consentimiento si se va a gobernar a un ciudadano.
  • «Liberalismo» ... se utiliza para significar la adhesión a los principios de una sociedad libre ... estar libre de las intrusiones de otros, incluyendo, especialmente, los gobiernos.
  • El precio de la libertad es... la eterna vigilancia en más de un sentido. Tenemos que estar atentos tanto para mantener nuestra libertad como para tratarla con responsabilidad.
  • La propiedad privada... es una de las instituciones más benéficas y ciertamente el baluarte contra cualquier tipo de tiranía, ya sea la de un partido gobernante, una dictadura o incluso la de una mayoría democrática.
  • Pídale a alguien que le diga si cree que una persona tiene autoridad exclusiva sobre lo que posee. Los que digan que sí considerarán que el alcance de la autoridad gubernamental en nuestras vidas está muy limitado, principalmente a la protección de los derechos individuales. Los que no lo hagan considerarán que está bien que el gobierno tome, tome y tome más, a través de los impuestos y la regulación gubernamental, para cualquier propósito que pueda tener.
  • Lo que hay que tener en cuenta es que los gobiernos obligan a la gente a hacer lo que no querría hacer por sí misma.
  • Los individuos que trabajan en un entorno de cooperación voluntaria son los que más bien hacen en el mundo. Cuando el gobierno interfiere, la mayoría de los resultados son lamentables.
  • Cuanto menos poder tenga una élite, más probable será que la gente busque bienes con lo que tiene legítimamente... en el comercio en lugar de lo que obtiene a través de tratos políticos.
  • El mundo puede mejorar.... Pero el mejor enfoque excluye la coacción ... que sólo hace que algunas personas sean más poderosas que otras [por] la cantidad de fuerza que tienen derecho a utilizar por ley para salirse con la suya en la vida.
  • La mejor mejora es dejar a las personas lo más a su aire posible.
  • La propiedad privada es un anatema para el socialismo. La institución del derecho a la propiedad privada es una aplicación concreta y práctica de los derechos individuales... [Las personas] pueden así actuar independientemente de los deseos de los demás, si así lo desean, incluso de los deseos del gobierno.
  • Cuanto más grande sea el ámbito público, más ... subversiones de la libertad.
  • El gran gobierno no es un producto de la ilustración sino de la ideología socialista, que no ha producido civilización sino barbarie.
  • El liberalismo —la lucha por la libertad— ha pasado de insistir en que otros no ejerzan el poder sobre nosotros a insistir en que el poder se utilice para diseñar nuestras vidas.
  • Lo que estamos presenciando ahora es la eliminación gradual, en nombre del pueblo... de la soberanía individual y su corolario, la toma de decisiones del mercado.... El gobierno no debe interferir ni siquiera cuando obtiene el apoyo democrático. Al fin y al cabo, el linchamiento también se adhiere a la regla de la mayoría.
  • Cualquier ayuda colectiva para eliminar la injusticia introduce la forma más peligrosa de injusticia, es decir, dar a algunas personas poder sobre otras. ¿Cómo se pueden igualar las cosas si no es con igualadores? Y deben estar armados, pues de lo contrario algunos no cederán al esfuerzo de igualar. Eso hace que estos igualadores sean los más desiguales.
  • Desde el principio, los líderes de este país tuvieron el descaro revolucionario de pedir más libertad para sus ciudadanos.... Este llamamiento se ha visto seriamente eclipsado por el de nuestros líderes actuales, que ni siquiera ven el sentido de mencionar, y mucho menos de ampliar, la protección de la libertad individual como una de las tareas centrales del gobierno.
  • El comienzo de la corrupción del papel adecuado del gobierno es la transformación de un sistema de derechos de propiedad privada en un sistema de propiedad pública de recursos valiosos. Cuando esto comienza, los derechos de los individuos ... comienzan a ser erosionados y el gobierno comienza a establecer la agenda de la sociedad.
  • Los gobiernos utilizan la fuerza para lograr sus objetivos. La fuerza, a menos que se utilice en defensa... causa estragos a su paso, incluso cuando los resultados ostensibles parecen ser grandiosos.
  • Las únicas leyes que se pueden aplicar de manera uniforme y universal en la sociedad son las pocas que tienen como objetivo mantenernos libres. El resto de las llamadas leyes no son más que edictos... ya que se aplican de forma selectiva, no por igual a todos nosotros.
  • Los fundadores tenían un miedo terrible a la democracia como forma de tiranía.... Deberíamos restringir la democracia a funciones muy limitadas, a saber, la selección de los funcionarios que administran la ley.
  • El mercado une a las personas en algunos niveles, pero en ningún caso en todos.... El grueso acepta el medio de intercambio común y la ética del comercio que debe guiar a todos, sin amenazar en absoluto la identidad personal, cultural o religiosa.
  • El libre mercado no tiene nada que ver con la injusticia tal y como se entiende habitualmente. La injusticia implica la violación de los derechos individuales ... [que] está prohibida y severamente castigada en una sociedad de libre mercado. Es precisamente para evitar la injusticia generalizada ... que el Estado está restringido a intervenir en el funcionamiento de la sociedad.
  • La queja no es que el mercado libre haga algo realmente injusto, sólo que no proporciona a todos... lo que los académicos eruditos creen que sería justo.
  • Lo último que necesitamos para combatir los malos hábitos es que un grupo de personas se arme e imponga su idea de vida prudente al resto de nosotros. Serán exactamente lo que una sociedad libre debe resistir más seriamente.
  • No existe un animal como el capitalismo en EEUU ... tenemos un estado de bienestar, una economía altamente regulada, incluso regimentada ... de ninguna manera tan libre con respecto al comercio de bienes y servicios como la teoría capitalista requeriría. Pero ... los que no se cansan de intentar manchar el sistema siguen llamando capitalismo a lo que tenemos y luego encuentran todo lo lamentable ... culpa de este sistema inexistente pero meramente aproximado.
  • Puede haber momentos en los que se justifique más dinero para el gobierno, pero en general, cuida tus bolsillos, porque no importa: el Estado querrá y tomará más de tu dinero en cualquier momento, en paz o en guerra, en auge o en caída, de noche o de día.
  • A menudo se acusa a los individualistas de descuidar la comunidad.... La acusación, sin embargo, es espuria y ciertamente no está probada, excepto en un sentido perverso... cuando algunas personas se nombran a sí mismas como la comunidad... y encuentran que las personas de mentalidad individualista se niegan a aceptar su autodesignación como correcta.
  • No hay que confundir a las personas que presionan por sus propios objetivos... con las que defienden los objetivos de la comunidad y las que, de hecho, han conseguido, por raro que sea, averiguar qué es lo que beneficia a la comunidad. Hay muy pocos en este último grupo, aunque sólo sea porque hay muy pocas cosas que realmente beneficien a todos los miembros de una comunidad. Los Fundadores de Estados Unidos pensaron que sólo hay una cosa así, a saber, la protección de los derechos inalienables de todos a la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad.
  • Si hay una votación exitosa para librar a la comunidad de la tiranía creciente del gobierno, los Demócratas progresistas de repente ya no son Demócratas.
  • En el fondo, los Demócratas son... meros oportunistas que hacen uso del poder de la mayoría sobre los derechos de la minoría. Pero si la mayoría no quiere seguir este plan, pues abajo la democracia.

Tibor Machan no sólo era perspicaz e inspirador, sino también un artista de la palabra digno de ser recordado. Así lo demuestra este pequeño fragmento de lo que escribió. Pero lo que más se me queda grabado es lo que dijo Steven Greenhut sobre él: «Las contribuciones de Tibor al movimiento por la libertad fueron tan elevadas como el propio hombre.... Tenía una verdadera pasión por la libertad y nunca dudaba en expresar su opinión con franqueza». Y es que a todos los que desean avanzar con éxito en la causa de la libertad les vendría bien esa sabiduría, combinada con el tipo de pasión valiente e imperturbable que él ejemplificaba.

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Recordando a Bruto en los idus de marzo

03/15/2021Maurus Adam

Hoy se cumple el aniversario de un día fatídico en la historia del mundo occidental. El 15 de marzo del año 44 a.C., un grupo de senadores romanos asesinó a Cayo Julio César. César, dictador de por vida, era visto por estos senadores, muchos de los cuales estaban personalmente en deuda con él, como un tirano y una amenaza para la libertad romana. Su muerte debía restaurar la república. Se sabe que el asesinato de César tuvo éxito, pero la república cayó en una guerra civil y finalmente se convirtió en una monarquía.

Los senadores sublevados pensaron que el público estaba de su lado en la batalla contra la tiranía, pero el público se volvió contra ellos, expulsándolos de la ciudad. Durante mucho tiempo, estos hombres fueron considerados traidores. La búsqueda de la libertad puede ser una lucha horrible en la que sus defensores se enfrentan a la derrota y a la difamación durante siglos, sin saber que su reputación sólo podrá restablecerse mucho después de su muerte. Nada ilustra mejor esto que el destino del impulsor de la revuelta contra César: Marco Iunio Bruto. Fue Bruto, el clásico republicano, quien se opuso al asesinato de Marco Antonio, el general de César. Mientras los demás veían a Antonio como una amenaza, para Bruto sólo César era el tirano y sólo su muerte era justa. Sin embargo, Bruto fue condenado en base a la lex pedia respaldada por el Senado, perseguido y finalmente se suicidó tras perder la batalla de Filipos contra Octavio y Antonio.

La caída de la república demuestra que un pueblo puede perder su libertad sometiéndose voluntariamente a la tiranía. No es necesario un golpe de Estado para suprimir la libertad. La pregunta se ha planteado recientemente en un artículo de Ethan Yang para el Instituto Americano de Investigación Económica: ¿tenemos todavía la voluntad de seguir siendo una sociedad libre? Los ciudadanos del mundo occidental se han sometido al yugo de los confinamientos. La necesidad de sentirse seguro ha hecho que muchos ciudadanos abandonen la idea de la libertad. El ostracismo de personas que presentan puntos de vista alternativos como la Dra. Sunetra Gupta es el equivalente a la proscripción romana contra los asesinos del César.

Durante siglos, Bruto fue considerado un traidor, al mismo nivel que Judas —Dante colocó a ambos en el círculo interior del infierno en su Divina Comedia—. Pero cuando el pueblo redescubrió su lucha por la libertad, Bruto fue elevado del infierno. El busto de Miguel Ángel, que representa a Bruto con una postura orgullosa y una mirada decidida, expresa claramente el resentimiento republicano contra la tiranía. Los estudiosos discuten sobre el papel de Bruto en la Tragedia de Julio César de Shakespeare, pero está claro que no es el traidor despreciable que ha sido antes, y su representación es probablemente en oposición al absolutismo elisabethiano. El ejemplo de Bruto muestra que no abandonar el principio de la libertad, a pesar de enfrentarse a los reveses del presente, puede resultar en última instancia mantener viva la idea de la libertad.

Pero hay algo más que Bruto nos muestra: que la libertad es un valor. No es simplemente algo que viene con algún «progreso» mal definido, y nada que, como desgraciadamente hacemos tantos hoy, pueda darse por sentado. No podemos dar por sentado que simplemente volverá cuando la pandemia haya terminado, porque en última instancia, la decisión de cuándo se termina recae en nosotros. La importancia de la libertad como valor significa que es algo que motiva la acción. La hemos dado por sentada, hemos antepuesto muchos valores a la libertad, de ahí que estemos perdiendo la libertad. En una época en la que la república estaba a punto de caer en manos de un déspota, en la que el pueblo ha perdido el valor de la libertad, Bruto tuvo que abandonar sus ideales de pietas y amicitias por libertas y aun así perdió la batalla. Pero si podemos revivir el ideal de la libertad en nuestros semejantes de nuevo, si podemos fomentar la acción basada en este valor y la revocación del consentimiento al despotismo moderno, no es necesario que Bruto haga un sacrificio que sólo se aprecia después de siglos.

Valoro la libertad. Creo que la tarea de los que lo hacen es propagar la libertad, y tener en cuenta que, aunque podamos fracasar en el presente, podemos tener éxito más adelante. Por eso, en tiempos en los que las declaraciones políticas pueden llevar al ostracismo y en los que el gobierno pisotea nuestra libertad, guardo una foto de Bruto en mi escritorio.

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Reparaciones y brecha de rendimiento entre blancos y negros

03/15/2021Lipton Matthews

Muchos políticos y activistas insisten ahora en que los afroamericanos de hoy en día merecen reparaciones por la esclavitud de los negros en América antes de la Decimotercera Enmienda. Una de las principales justificaciones de las reparaciones es la diferencia de ingresos entre las razas, y los activistas piensan que las reparaciones pondrán a los negros en igualdad de condiciones con los americanos blancos.

Sin embargo, es probable que esto resulte ser un ejercicio inútil porque no resolverá los problemas que aquejan a los negros y que provienen de la cultura o de la falta de padre.

Además, una de las principales razones de la diferencia de ingresos entre razas es la diferencia de rendimiento, y esta última es una función de la diferencia de competencias.

La brecha de competencias no es exclusiva de los afroamericanos, y no afecta necesariamente a los grupos según las líneas étnicas. Los blancos de los Apalaches, por ejemplo, llevan mucho tiempo sufriendo niveles de pobreza más elevados por razones similares.

No obstante, los afroamericanos como grupo están ciertamente afectados por una brecha de competencias. Las investigaciones han documentado el progreso académico de los afroamericanos y, aunque están logrando avances, en promedio siguen teniendo menos educación que los americanos blancos. Si los hombres negros tienen la tasa de graduación más baja del país, ¿cómo podemos esperar que sus ingresos estén a la par con los de los hombres blancos?

El economista Roland Fryer ha reunido datos que demuestran que la diferencia de ingresos por raza se explica principalmente por la diferencia de rendimiento y no por la discriminación. Estudios anteriores también han descubierto que el rendimiento académico de los adolescentes es responsable de las variaciones en la diferencia de ingresos por raza. Además, Derek Neal, en «Why Has Black-White Skill Convergence Stopped» (¿Por qué se ha detenido la convergencia de habilidades entre negros y blancos?), sugiere que la brecha de habilidades entre negros y blancos puede atribuirse a los modelos familiares que disuaden de invertir en capital humano. Como señala: «Cuando los padres viven separados, surge un problema de agencia. El progenitor que no tiene la custodia no puede estar seguro de que las transferencias destinadas a los gastos de los hijos se gasten íntegramente en ellos. Este problema de supervisión actúa como un impuesto sobre las inversiones en los hijos... En resumen, las diferencias entre blancos y negros en las normas relativas al matrimonio pueden crear diferencias en el mapeo entre el capital humano de los padres y las inversiones en los hijos que podrían apoyar la persistencia de las diferencias de habilidades entre blancos y negros entre los adultos a través de las generaciones.»

Otro factor que contribuye a la diferencia de ingresos entre las razas es la reticencia de los negros a cursar carreras que les permitan obtener salarios lucrativos. Maya Beasley, en su fascinante libro Opting Out: Losing the Potential of America's Young Black Elite sostiene que los estudiantes negros muestran una mayor preferencia por el activismo social y, como resultado, están abrumadoramente representados en profesiones socialmente útiles, pero mal pagadas.

Además, en una entrevista publicada por Inside Higher Ed, Beasley instruye a los estudiantes negros para que establezcan relaciones con personas ajenas a los grupos sociales negros: «Aunque los estudiantes negros pueden obtener un valor sustancial de estas redes, también hay un inconveniente considerable en su separación de la comunidad universitaria más amplia».

Según el informe de Beasley, algunos estudiantes negros sostienen que el miedo al racismo les impide relacionarse con redes de blancos. Sin embargo, estas suposiciones son cada vez más inverosímiles, ya que los estudios demuestran que, desde el punto de vista del racismo, éste está disminuyendo en Estados Unidos, al tiempo que se reduce la tolerancia hacia la retórica racista. Sin embargo, el racismo no es un obstáculo insuperable para las personas que quieren triunfar. Hombres negros como Robert Church y William Scarborough lograron sobresalir a pesar del veneno real del racismo en una época anterior. Por eso, cada vez es más difícil que los americanos negros que viven en un entorno ahora menos hostil utilicen el racismo como excusa para negarse a dedicarse a campos predominantemente blancos o a aprovechar las redes no negras.

Si el objetivo de los activistas y del gobierno es mejorar la situación de los afroamericanos, entonces deben exigirles un mayor nivel de calidad. Bajar la calidad en nombre del antirracismo sólo conseguirá que los afroamericanos no sean competitivos en el espacio de mercado. Echar la culpa de los fracasos económicos directamente al racismo es condescendiente y se basa en la suposición de que los negros son incapaces de ayudarse a sí mismos.

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Rothbard nos enseña a nunca sacrificar la ética de la libertad para que la gente se sienta cómoda con la idea

03/04/2021Daniella Bassi

Esta semana es el cumpleaños de Murray Rothbard. Es una oportunidad para maravillarse con el notable teórico que fue, y en mi opinión La ética de la libertad fue su mayor contribución al mundo que dejó atrás y a las innumerables generaciones que le seguirán. Al igual que la mayoría de las personas del mundo funcionan en mercados distorsionados, también viven bajo una maraña de códigos legales que obstruyen la justicia, por utilizar el término irónico del gobierno de EEUU, prohibiendo la retribución y los acuerdos reparadores entre los infractores y sus víctimas. Sin perder nunca de vista el hecho de la soberanía e inviolabilidad de cada individuo, tan sagrado que un no delincuente nunca debe ser perjudicado, Rothbard reveló el código legal más básico de la humanidad de forma clara y en el contexto de muchos escenarios y tipos de delitos diferentes. Al hacerlo, dejó un tañido que sonó siempre en disonancia contra la afirmación de todo Leviatán de que sus leyes, sus hombres fuertes pagados y sus tribunales guardados son los únicos que saben lo que está bien y lo que está mal. Mostró cómo la ley está sembrada en cada individuo -incluso en el que se dedica a intentar violar a los demás- a partir del instinto y la necesidad de proteger su propia persona y sus pertenencias de la invasión.

Enraizado en el derecho fundamental de propiedad que emana de cada persona, el análisis ético de Rothbard muestra qué es lo que se ha violado (o no) y lo que, por lo tanto, debe restablecerse en cada tipo importante de conflicto, pero nunca fija ni especifica la retribución más allá de esto. Nunca establece una tarifa, por así decirlo, nunca escribe la ley él mismo. El resultado es una exposición de la ley natural que es tan completamente consistente que no hay lucha para pensar en ella como universal. Nos gusten o no, todo tipo de prescripciones culturales y religiosas pueden superponerse a este delgadísimo libertarismo sin que se plantee un dilema moral, siempre que no se utilice o implique la fuerza, y está muy claro dónde los diferentes grupos coercitivos recortan las capacidades defensivas de las personas. Y en todo el mundo, en todo tipo de situaciones en las que se han visto obligados a asumir la postura de gatos sin garras, la ley natural se agita dentro de la gente. Son sometidas u obligadas de alguna manera, sienten que se les impone, y finalmente escapan, en contra de todas las restricciones, tomando represalias de alguna manera o simplemente recuperando su soberanía y actuando sobre las decisiones que se les ha prohibido tomar sobre sus cuerpos y sus frutos.

Al adherirse sistemáticamente a la soberanía individual, Rothbard llegó a algunas conclusiones por las que ha sido muy criticado. Esto es especialmente cierto en lo que respecta a sus opiniones sobre los padres y los hijos: que no se puede obligar a los padres a criar a sus hijos porque hacerlo constituiría una esclavitud y que, por la misma razón, nunca se debe retener a los niños contra su voluntad una vez que han decidido huir. Aunque algunos han argumentado de forma convincente que los padres no pueden dejar a un niño pequeño en un parque y marcharse para siempre, comparando la paternidad con el contrato entre un piloto de avión y sus pasajeros (no puede romperse simplemente a mitad del viaje y los pasajeros «caer» sin paracaídas), Las ideas más importantes de Rothbard aquí son que es inmoral obligar a los padres que no están dispuestos a criar a sus hijos, inicuo obligar a la gente a trabajar durante un período indefinido para alimentar y dar cobijo a otra persona sin importar quién sea, y que la voluntad no agresiva de una persona no puede ser justamente restringida, no importa lo joven que sea, una vez que se da cuenta de su existencia y decide ejercerla.

Pero ambas cosas ocurren más o menos en la mayoría de los regímenes. Es muy difícil para los padres transferir libremente la tutela de sus hijos a alguien de su elección y, por supuesto, en todas partes es ilegal vender esos derechos a alguien. Los niños que ejercen su voluntad de libertad se encuentran con sus rostros impresos en los anuncios de «¿Me has visto?», inquietantemente similares a los anuncios de esclavos fugitivos y siervos contratados. El Estado obliga a los menores de una edad arbitraria a vivir, a veces en contra de sus deseos, con el progenitor que considera más adecuado en los casos de divorcio, y a los que han sido arrebatados de sus familias también se les prohíbe de hecho abandonar los orfanatos y hogares asignados hasta una edad arbitraria. Los esfuerzos preocupados por garantizar que los primeros años de vida estén libres de peligros, utilizando la fuerza para sacar a los niños de los hogares que no cumplen ciertas normas de comodidad o no muestran el afecto que un grupo de legisladores y académicos patrocinados por el Estado considera necesario, a menudo no hacen más que consolidar los acuerdos insatisfactorios y limitar las vías que se pueden tomar para mejorar.

Rothbard, con su toque hábil pero ligero, dio dos posibilidades maravillosamente amplias al problema de las familias sin voluntad desde el punto de vista de los padres: el simple abandono y la libre venta de los derechos de tutela de los hijos. Este planteamiento de soluciones para el mundo que podría ser -el mundo libre- es ideal. Deja a los lectores con un claro sentido del bien y del mal, apunta suavemente hacia posibles soluciones para aquellos que luchan por imaginar un mundo sin intermediarios, y deja abiertas todas las posibilidades que la diversidad de individuos y la colaboración pueden engendrar.

No hace falta decir que los niños no son animales, que no tienen derechos naturales, pero podemos acercarnos a entender que el abanico de posibilidades que podría existir en un mercado libre de derechos de tutela es enorme si consideramos la variedad de formas en que se puede conseguir una mascota en Estados Unidos (por ahora). Se pueden comprar mascotas o adoptarlas gratuitamente de propietarios particulares en mercados privados como Craigslist. Puedes comprarlos a criadores, ya sean certificados por grupos privados como el American Kennel Club o no certificados, o simplemente a personas que tienen una camada en sus manos. Puedes acoger gratuitamente a tu mascota por tiempo indefinido, adoptar a bajo coste, o adoptar gratuitamente de todo tipo de organizaciones benéficas: pequeñas, grandes, laicas, con un sentimiento religioso, políticamente activas en la intervención, o simplemente tratando de ayudar a los animales a encontrar un hogar, etc. Si obtienes tu mascota de un refugio, a menudo pagas muy poco, pero la organización pone varias condiciones sobre cómo puedes mantener a la mascota: interior, exterior, pero se prohíben las ataduras y similares, se requieren visitas periódicas al veterinario y vacunas, debe estar esterilizada o castrada (y por lo tanto no puede ser criada), no puede ser vendida o regalada, etc. También suele ser necesario hablar de tu estilo de vida, revelar dónde vives y trabajas y con quién vives, y revelar si tienes experiencia con animales de compañía. Si no quieres pasar por eso, puedes ir a una tienda de animales, donde pagarás más, pero no te interrogarán necesariamente. Pero también hay libertad en el lado de la venta, y algunas tiendas de animales y criadores también optan por preguntar sobre tu estilo de vida y experiencia. Una vez que se adquiere la mascota, hay todo tipo de opciones para «educarla», desde el adiestramiento informal por parte de amigos o entrenadores a tiempo parcial hasta academias de adiestramiento completas que cobran un buen dinero. Por supuesto, hay muchos grupos que llevan mucho tiempo agitando para que el Estado imponga diversos grados de regulación con el fin de limitar quién puede criar y vender animales de compañía y forzar una visión de la tenencia de animales de compañía a todos, sin ver que el problema de los animales callejeros proviene en gran parte de todas las vías públicas y parques donde se pueden abandonar animales de compañía sin protestar.

No se puede predecir la variedad de acuerdos que podrían formarse con un mercado de derechos de tutela para niños. Podrían ser infinitamente más variados que las muchas opciones que hemos visto con los animales domésticos, ya que los niños tienen derechos naturales y su propia voluntad. La única certeza es que lo malo es lo malo, que retener a los padres y a los hijos en contra de su voluntad, dificultando su búsqueda de acuerdos más agradables, o directamente ilegal, es amoral. La plena autodeterminación conlleva todo tipo de riesgos, previsibles o no. Un niño podría huir a una vida de abyecta pobreza y peores abusos; los padres podrían vender sus fideicomisos y arrepentirse por razones personales o porque el comprador no era quien decía ser (incluso si la diferencia no incumple su contrato). Pero incluso con los importantes riesgos que conlleva, cada minuto de libertad, por imperfecta que sea, es como una gota de agua clara en un desierto. Los Estados, a lo largo del tiempo, han fracasado estrepitosamente en la extirpación de diversos tipos de riesgo; lo único que han hecho casi seguro, una y otra vez, es su propia dominación, que a su vez se ha roto una y otra vez al final.

Demasiados pensadores de la tradición rothbardiana intentan pintar retratos detallados, completos con los pasos 1, 2, 3... de cómo vivir en libertad y cómo hacerla «viable». Se habla constantemente de compañías de seguros privadas y de agencias de defensa privadas, pero hay que tener cuidado. La realidad es que los individuos actúan a propósito. Sus acciones no son reflejos mecánicos y no son predecibles. Nadie puede imaginar todas las cosas que importan a las distintas personas y, por tanto, toda la gama de soluciones que podrían llegar a ofrecerse en los distintos mercados. Puede que resulte incómodo reconocer algunas verdades sobre los derechos naturales por los peligros a los que dejan expuesta a la gente, pero no debemos rehuirlas pintando un retrato de una libertad cuidada con pulcras opciones que tranquilizan a los infieles. Rehuir de todas las vicisitudes y posibilidades que conlleva la libertad, para bien o para mal, es arriesgarse a tropezar en la línea de meta si la gente se siente incómoda con lo que puede encontrar y repetir el ciclo del estatismo. Rothbard no rehuyó las verdades duras, y en esto sigue ofreciendo una visión brillante.

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Rush Limbaugh era genial cuando los Demócratas estaban en la Casa Blanca

02/17/2021Ryan McMaken

Rush Limbaugh ha muerto a los setenta años.

Se esté o no de acuerdo con él, Limbaugh fue durante mucho tiempo inevitable para quienes tenían algún interés en los comentarios políticos, especialmente durante la década de los noventa. Limbaugh tuvo una carrera muy larga, pero su pico en términos de talento y relevancia fue probablemente durante los años de Clinton.

En sus primeros años, ni siquiera sabía que Limbaugh tenía un programa de radio, porque yo estaba en la escuela cuando su programa se emitía en la radio. Como mucha gente, sólo lo conocí cuando se estrenó su programa de televisión en 1992. Para muchos de los que nos considerábamos opositores al «gran gobierno», Limbaugh parecía una voz de disidencia constante en los primeros años de la administración Clinton.

Limbaugh fue implacable en sus burlas a Clinton y en contradecir el mensaje de la administración. Limbaugh incluso se hacía pasar por Clinton con una voz de imitación.

Como criticaba a la administración en el poder, Limbaugh parecía ser un verdadero disidente. Parecía oponerse a todo lo que hacía el gobierno federal. Incluso parecía ser bueno en política exterior, cuestionando las políticas de la administración Clinton en Bosnia e Irak. A finales de 1993, National Review etiquetó a Limbaugh como «el líder de la oposición», lo que parecía apropiado y cierto.

A finales de los noventa, escuchaba bastante el programa de radio de Limbaugh, en gran parte porque trabajaba como contratista en servicios de limpieza y jardinería. Eso significaba conducir mucho en mi camioneta. Y eso significaba mucha radio AM.

Como adolescente despistado, y más tarde como estudiante universitario despistado, pensaba que las personas que se oponían al régimen y a sus planes siempre lo harían, independientemente de quién estuviera en el poder. Cuando terminaron los años de Clinton y empezaron los de Bush, aprendería el error de mis ideas.

Al comenzar los años de Bush, Limbaugh adoptó de repente un tono diferente. Apoyaba los planes y programas de la administración, incluso cuando eran muy similares a los de los años de Clinton. Las cosas empeoraron mucho después del 11 de septiembre. En ese momento, Limbaugh se convirtió en un defensor a ultranza de la administración, impulsando todos los planes que la Casa Blanca estaba impulsando, y abogando por un estado policial en toda regla controlado por el GOP.

En otras palabras, Limbaugh se volvió insufrible. Ya no era divertido ni mordaz. No era más que otro cómplice del régimen, con un poco de escepticismo simbólico para mantener una apariencia de independencia de los mensajes oficiales que salían de la Casa Blanca.

En ese momento, por supuesto, había aprendido la lección. Habiendo empezado a participar en debates políticos durante los años de Clinton, pensaba que quienes criticaban las políticas abusivas y exageradas de la administración lo hacían por algún tipo de principio ideológico. Pensaba que esas personas estaban de acuerdo conmigo en que era importante no dar la vuelta y adoptar las posiciones contrarias sólo porque «nuestro hombre» estuviera en la Casa Blanca. Gracias a Limbaugh, aprendí lo irremediablemente ingenua que era esa postura.

Resulta que la oposición al régimen entre muchas de estas personas sólo importa cuando «su hombre» es el presidente. El resto del tiempo, se supone que debemos hacer lo que nos dicen y apoyar la posición oficial, porque si no lo hacemos, también podríamos esta apoyando al malo.

Al menos, ése es el mensaje que se recibió del giro completo de Limbaugh en 2001, y la lección siempre me quedó grabada.

Nunca me molesté en volver a sintonizar durante los años de Obama para ver qué hacía Limbaugh. Sospecho que volvió a fingir ser un disidente como durante la década de los noventa.

A su favor, en los últimos años, Limbaugh ha dado muestras de comprender —por fin— que el «Estado profundo» no es de los buenos y que todos esos funcionarios de la CIA y del Pentágono a los que había estado vitoreando todos esos años quizá no eran los patriotas desinteresados que aparentemente supuso durante mucho tiempo que eran. Parece haber descubierto que los Dick Cheneys del mundo quizás no son amigos del pueblo estadounidense.

Pero, en su mayor parte, su legado fue el de ser pro-régimen cuando el GOP está dentro y ser anti-régimen cuando el GOP está fuera. Dado que era un artista, por supuesto, es difícil culpar a Limbaugh por esto. Sólo estaba dando a su audiencia lo que quería. Y lo que su público quería era una idea simplista pero incoherente que sostenía que las cosas están bien cuando los Republicanos están en el poder, pero que el mundo es un desastre cuando los Demócratas ganan la Casa Blanca. Está claro que tuvo mucho éxito a la hora de transmitir el mensaje.

Image source:
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Reddit vs. la Fed: ¿quién entiende mejor las burbujas de activos?

02/02/2021Robert Aro

El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, recibió la pregunta de GameStop y la burbuja de activos al final de la reunión del comité del miércoles:

Sé que observan una serie de activos. Pero desde el Bitcoin hasta los bonos corporativos, pasando por el mercado bursátil en general y algunas de estas subidas meteóricas más específicas en acciones como GameStop. ¿Cómo aborda la preocupación de que la política monetaria superfácil, las compras de activos y los tipos de interés cero estén alimentando potencialmente una burbuja que podría causar consecuencias económicas si estalla?

Powell comenzó mencionando la pandemia y la necesidad de continuar con su función asignada por el Congreso de promover el máximo empleo y la estabilidad de los precios. En su respuesta mencionó los 9 millones de puestos de trabajo perdidos el año pasado y que la política monetaria debe seguir siendo acomodaticia para conseguir que «la inflación vuelva al 2% y se mantenga en una media del 2% a lo largo del tiempo». En su opinión, hay que tener en cuenta varios factores de la economía, no sólo «una o dos cosas», como dijo en sus propias palabras. Por último, después de un poco de palabrería de la Fed, abordó la cuestión:

Así que si se observa lo que realmente ha estado impulsando los precios de los activos en los últimos dos meses, no es la política monetaria. Han sido las expectativas sobre las vacunas. Y también es la política financiera, perdón, fiscal, ... las noticias que han estado impulsando las compras de activos, perdón, los valores de los activos en los últimos meses.

Seguramente, no está sugiriendo que ha sido la esperanza de la vacuna y la política fiscal la que ha impulsado las compras de activos. No especificó qué ha impulsado los precios de los activos antes de estos últimos meses. Por suerte, ha aportado una aclaración, concluyendo que las burbujas de activos no son obra de la Fed:

Así que sé que la política monetaria desempeña un papel ahí. Pero así es como lo vemos. Y creo que, ya sabes, creo que la conexión entre los bajos tipos de interés y el valor de los activos es probablemente algo que no es tan estrecho como la gente piensa, porque un montón de diferentes factores están impulsando los precios de los activos en un momento dado.

Estamos parcialmente de acuerdo; los bajos tipos de interés no deberían ser los únicos culpables de la levitación del precio de los bonos y los bienes inmuebles o de los máximos históricos del mercado de valores. El balance de 7 billones de dólares de la Fed y el plan de creación perpetua de dinero deberían tener algo de crédito.

Eso sólo se refiere a los precios de los activos. Según el presidente, están estudiando esta cuestión, pero no es algo que realmente controlen, a diferencia de los aumentos del coste de la vida a través de la inflación de los precios, de la que la Fed sí se hace responsable. Powell señaló:

Así que creemos que es muy poco probable que lo que vemos ahora resulte en, ya sabes, una inflación preocupante. Por supuesto, si tuviéramos una inflación sostenida en un nivel que fuera incómodo, tenemos herramientas para ello. Es mucho más difícil lidiar con una inflación demasiado baja. Sabemos lo que hay que hacer con una inflación más alta, que es que, ya sabes, si surge la necesidad, tendríamos esas herramientas.

Resulta un tanto siniestro pensar que la Fed sabe qué hacer con una mayor inflación (de precios). Powell no especificó cuáles son exactamente esas herramientas. Podrían subir los tipos de interés.  Teniendo en cuenta la gran carga de deuda de los miembros de la sociedad, ya sea el gobierno, los fondos de cobertura, las empresas o el hogar medio, esto sería insondable, no sólo este año, sino en cualquier momento. Si sirve de consuelo, en cuanto a un alto nivel sostenido de inflación, dijo que «no esperamos ver eso en absoluto».

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Recordatorio: los federales controlan una cantidad gigantesca de bienes inmuebles costeros

01/27/2021Ryan McMaken

Un artículo en Vox señala hoy que la administración Biden pretende añadir muchísimas hectáreas a la lista de tierras «protegidas» en Estados Unidos. Las tierras protegidas son tierras que, en la mayoría de los casos, ya eran públicas —generalmente federales— y en las que se han restringido mucho las actividades humanas. La tierra protegida «ideal» —desde la perspectiva de los ecologistas más acérrimos— es un área silvestre donde se prohíben casi todas las actividades humanas.

La administración Biden quiere ampliar esta restricción hasta el punto de abarcar el 30% de la tierra y el 30% de las zonas oceánicas de Estados Unidos. Esto básicamente triplicaría la cantidad de tierra actualmente protegida.

Pero al menos esto dejaría una cantidad considerable de tierra en manos privadas. No se puede decir lo mismo de los océanos. Dado que Estados Unidos no permite la propiedad privada del territorio oceánico, todo está controlado directamente por el gobierno estadounidense.

Mark Brandly discutió algunas de las implicaciones de esto en 2016, escribiendo:

¿Y las tierras sumergidas? El gobierno federal también reclama la propiedad de lo que llaman las tierras sumergidas de Estados Unidos. Estas reclamaciones comenzaron con la legislación de 1799 relativa a las «aguas aduaneras», que permitía el abordaje de buques de pabellón extranjero a menos de 12 millas náuticas de la costa. Con el tiempo, estas reclamaciones se han ampliado y, en 1945, Harry Truman declaró la jurisdicción y el control del gobierno estadounidense sobre la plataforma continental. Durante las décadas siguientes, los gobiernos del mundo reclamaron cantidades cada vez mayores de los fondos oceánicos. Sin embargo, se producían problemas si dos gobiernos discrepaban sobre estas reclamaciones. Esto se convirtió en una cuestión de las Naciones Unidas en la década de los setenta, y en 1982, en la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar, los países del mundo llegaron a un acuerdo sobre sus Zonas Económicas Exclusivas (ZEE), por el que cada país era propietario del mar y de los fondos marinos hasta 200 millas náuticas de la costa.

Debido a la resistencia del Congreso a los tratados de las Naciones Unidas, el Congreso no ratificó este acuerdo. Pero Ronald Reagan, en 1983, simplemente proclamó los derechos de soberanía sobre la Zona económica exclusiva de Estados Unidos. Ratificó el acuerdo por mandato presidencial.

Según un informe del Departamento del Interior, hay 3.900 millones de acres en la ZEE estadounidense. La proclamación de Reagan fue el mayor acaparamiento de tierras de la historia del gobierno estadounidense.

Considere este mapa de EEUU que incluye la ZEE de EEUU. Los distintos colores destacan las regiones de la ZEE.

Un punto a destacar aquí es que hay más de un 70% de tierras sumergidas en EEUU que la cantidad total de tierra seca en este país. Es decir, el gobierno federal posee más tierras sumergidas que la cantidad total de tierras en los 50 estados.

Así, el 76,9% del total de la tierra en Estados Unidos es propiedad del gobierno. No cabe duda de que en lo que respecta a este recurso esencial, la tierra, nuestra economía está fuertemente socializada.

Ni que decir tiene que el hecho de que los federales ya controlen directamente el litoral facilita enormemente los esfuerzos federales por añadir estas zonas a una lista de áreas «protegidas». Los que se oponen a esto pueden dar las gracias a Ronald Reagan. En consecuencia, no hay ningún «mercado» en el uso del litoral, sino que todo es propiedad directa y está planificado por el personal federal. No parece que haya una oposición significativa a esto. Muchos expertos y teóricos —incluyendo la mayoría de los supuestos tipos de «libre mercado»— han rechazado durante mucho tiempo la idea de privatizar las tierras oceánicas cuando la sugirió Walter Block, por ejemplo. Pero mientras se asuma que las zonas oceánicas son «públicas», su uso estará directamente controlado por los federales y restringido a los fines que el régimen considere políticamente más convenientes.

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here