Mises Wire

Reduflación y califlación se comen nuestro almuerzo

Mises Wire Jonathan Newman

El economista Jeremy Horpedahl rechazó la absurda afirmación de los anticapitalistas de que el capitalismo debe crear escasez de alimentos para obtener lucros. Presentó un gráfico de los datos de la Oficina de Estadísticas Laborales (BLS) que demuestran una disminución sustancial del gasto familiar en alimentos como porcentaje de los ingresos: del 44% en 1901 a un mero 9% en 2021. Esto es algo que hay que celebrar y sin duda puede atribuirse a la abundancia de las economías de mercado.

Pero cuando Jordan Peterson preguntó: «¿Y qué ha pasado los dos últimos años?». me puse a investigar. En primer lugar, confirmé la observación de Horpedahl: la cantidad que gastamos en alimentos como proporción de nuestro presupuesto ha disminuido drásticamente. En segundo lugar, vi lo que Peterson insinuaba: un pico significativo en el gasto en alimentos cuando llegó la crisis y el lío asociado de las intervenciones gubernamentales (figura 1).

Gráfico 1: Alimentación y gasto en consumo personal, 1959-2023

 

Fuente: Oficina de Análisis Económico de EEUU, FRED.

Curiosamente, el pico parece un blip. Alguien ajeno a los acontecimientos de los últimos años podría ver este gráfico y decir: «Sí, algo extraño ocurrió en 2020, pero parece que todo ha vuelto a la normalidad». Sin embargo, estoy seguro de que esto no se ajusta a la experiencia de nadie. Incluso hoy, nadie diría que las visitas a restaurantes y los viajes al supermercado cuestan lo mismo que en 2019.

¿Qué cambió en 2020? ¿Por qué este gráfico no parece correcto? Suponiendo que los datos de la Oficina de Análisis Económico no estén totalmente equivocados (y es importante ser escéptico con los datos del Gobierno), ¿por qué un informe de enero de 2023 sobre el sentimiento de inflación de los consumidores concluye que «hay una desconexión entre los datos de inflación comunicados por el gobierno y lo que los consumidores dicen que pagan ahora por las necesidades»?

La diferencia radica en los aspectos cualitativos de nuestra experiencia como consumidores. Puede que las proporciones de gasto hayan vuelto a su tendencia, pero eso no es todo. La «reduflación» y la «califlación» han hecho mella en la cantidad y la calidad de la comida que disfrutamos, o quizá sería más apropiado decir la comida que toleramos.

Los negocios saben que subir los precios es impopular, sobre todo cuando muchos consumidores están convencidos de que la avaricia es el motor de la inflación. Por eso los negocios recurren a reducir la cantidad de alimento en el envase, diluir el producto pero manteniendo la misma cantidad, o recortar gastos de forma que los consumidores no lo noten inmediatamente.

Afortunadamente, sitios web como mouseprint.org documentan algunos de estos casos:

  • Panecillos de arándanos Sara Lee reducidos de 1 lb., 4.0 oz. por bolsa a 1 lb., 0.7 oz.
  • Los «rollos dobles» de Bounty se reducen de 98 a 90 hojas (¿cómo puede seguir siendo un «rollo doble»?)
  • Reducción de los envases de detergente Gain de 92 onzas líquidas a 88 onzas líquidas sin ninguna diferencia evidente en el tamaño del envase.
  • Botellas de jabón Dawn reducidas de 19,4 onzas líquidas a 18,0 onzas líquidas.
  • Reducción de los envases de salsa de brócoli y queso congelada Green Giant de 10,0 oz. a 8,0 oz. sin cambios en el número anunciado de raciones por envase.

En algunos casos de califlación, el volumen o peso de un producto se mantiene, pero cambian las proporciones. Por ejemplo, Hungry-Man Double Chicken Bowls (una cena congelada de pollo frito y macarrones con queso) mantuvo un peso neto de 15,0 onzas, pero el contenido de proteínas bajó de 39 gramos a 33 gramos.

Y mientras las firmas reducen la cantidad y la calidad de los alimentos que venden, los consumidores también optan por comprar menos alimentos e incluso de menor calidad. El informe de enero de 2023 sobre el sentimiento inflacionista de los consumidores muestra que el 69,4% de los encuestados «redujo la cantidad, la calidad o ambas en sus compras de comestibles debido al aumento de los precios en los últimos 12 meses.»

También hemos visto un cambio generalizado y duradero en el servicio al cliente de los restaurantes. Muchos restaurantes pasaron a ofrecer únicamente comida para llevar durante meses o años. Aunque en algunos restaurantes se ha reintroducido la opción de comer en el local, el servicio no ha sido el mismo, con menús en código QR, horarios más cortos, menos personal y modales ásperos.

No es de extrañar que las intervenciones masivas del gobierno, incluida la creación de billones de dólares nuevos, tuvieran innumerables efectos, algunos que aparecen en diversas estadísticas, pero muchos que no. Por ejemplo, si nos remontamos al periodo de hiperinflación alemana, vemos datos sorprendentemente aburridos sobre las proporciones del gasto en alimentación (gráfico 2).

Gráfico 2: Gasto de los hogares en Alemania, 1920-22

Fuente: Datos de Carl-Ludwig Holtfrerich, La inflación alemana, 1914-1923: Causes and Effects in International Perspective, trans. Theo Balderston (Nueva York: Walter de Gruyter, 1986), citado en Gerald D. Feldman, The Great Disorder: Politics, Economics, and Society in the German Inflation 1914-1924 (Nueva York: Oxford University Press, 1997), p. 549.

No hubo muchos cambios en las proporciones del gasto, a pesar de que los precios se dispararon hasta niveles absurdos. En el mismo periodo, el índice de precios de los alimentos aumentó un 14.613%. Todos los precios, no sólo los de los alimentos, se dispararon, por lo que las proporciones de gasto por categorías se mantuvieron relativamente estables.

El historiador Gerald D. Feldman comentó los datos sobre el gasto de los hogares alemanes de una forma que nos suena familiar: «Sin embargo, como señalaba un estudio tras otro, el impacto total de estos cambios debía entenderse en términos cualitativos». Hubo «una reducción de la calidad y la cantidad de los alimentos consumidos» y «ropa de peor calidad», entre otros cambios cualitativos.

Las estadísticas gubernamentales son incapaces de captar estas sutilezas. Esto debería ser obvio: su experiencia personal como consumidor es algo más que el precio que paga por un determinado peso de comida. No somos meras máquinas; no describimos nuestras vidas en millas por galón o kilovatios hora.

Por eso Ludwig von Mises atacó los engreídos agregados e índices que pretendían medir diversos aspectos de la vida de los consumidores: «La pretenciosa solemnidad de que hacen gala los estadísticos y las oficinas de estadística al calcular los índices del poder adquisitivo y del coste de la vida está fuera de lugar. Estas cifras índice son, en el mejor de los casos, ilustraciones bastante burdas e inexactas de los cambios que se han producido.»

Y concluye: «Un ama de casa juiciosa sabe mucho más sobre los cambios de precios en la medida en que afectan a su propio hogar de lo que pueden decir las medias estadísticas».

image/svg+xml
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Support Liberty

The Mises Institute exists solely on voluntary contributions from readers like you. Support our students and faculty in their work for Austrian economics, freedom, and peace.

Donate today
Group photo of Mises staff and fellows