Mises Wire

Burocracia y Grove City College: cómo una universidad resistió la burocratización de la educación superior

En la última sección de su Burocracia, Ludwig von Mises lamenta la pérdida del «sentido crítico» que protegía a la gente del autoritarismo (Mises 1944, 108). Según Mises, esto era culpa de la burocratización de la educación, que enseñaba falsedades a los estudiantes, especialmente en economía (Mises 1944, 82). Un ejemplo excelente fue la clase académica del Imperio Alemán, que formaba un «guardaespaldas intelectual» (Mises 1944, 82) de las políticas del imperio.

Sin embargo, Mises escribió su libro en 1944, antes de que la burocracia dominara las universidades americanas. En 1950, los estudiantes se dividían a partes iguales entre universidades públicas y privadas (Edwards 2000, 130), frente al 77% de estudiantes que van a universidades públicas en la actualidad. América está sufriendo la burocratización de la que advirtió Mises. Sin embargo, esto no es inevitable; algunas instituciones han evitado la burocratización. La más destacada es el Grove City College. Desde su fundación, Grove City ha luchado por mantener su independencia. Debido a su dedicación a los principios de fe y libertad, el colegio se erige como bastión de la independencia educativa. Contrastar el Grove City College con las tendencias generales puede proporcionar una hoja de ruta para que otros se resistan a la burocratización.

Burocracia en universidades públicas y privadas

La definición de Mises de gestión burocrática como «gestión obligada a cumplir normas y reglamentos detallados fijados por un órgano superior» (Mises 1944, 45) se aplica tanto a las universidades públicas como a las privadas. Las universidades públicas funcionan como firmas de propiedad pública que Mises clasificaría como burocráticas. Proporcionan bienes y servicios pero no operan con ánimo de lucro ya que están subvencionadas por el gobierno (Mises 1944, 59). Teniendo en cuenta que aproximadamente el 38% de toda la financiación de las universidades públicas procede directamente del gobierno, puede decirse que las universidades públicas dependen de esa financiación. Además, las universidades públicas se gobiernan mediante un proceso burocrático. Los consejos de administración de las universidades son elegidos directamente por las legislaturas estatales o están sujetos a juntas de gobernadores que gestionan las escuelas públicas. Por ejemplo, en el estado de Florida, todas las universidades públicas están sujetas a la Junta de Gobernadores del estado. Los Estados pueden tener sistemas ligeramente diferentes, pero la gobernanza es siempre burocrática.

Por otra parte, los colegios y universidades privados se burocratizan por vías indirectas. Mises explicó un fenómeno similar en la Europa continental cuando las empresas privadas dependían del gobierno para funcionar (Mises 1944, 72). Las formas indirectas incluyen la regulación vinculada a la financiación y la acreditación. Por ejemplo, en 1987, el Congreso aprobó la Ley de Restauración de los Derechos Civiles, que obligaba a toda institución que recibiera financiación federal a cumplir la normativa sobre derechos civiles (Edwards 2000, 223). Teniendo en cuenta que el 9% de toda la financiación de las escuelas privadas procede directamente del gobierno y aún más a través de ayudas indirectas a los estudiantes, la mayoría de las escuelas privadas deben cumplir la normativa gubernamental. Esto ha dado lugar a una clase de administradores responsables de su cumplimiento, lo que contribuye a la sobrecarga administrativa (Vedder 2019, 193). Otra forma de burocratizar las universidades es a través de la acreditación. Para ser elegible para recibir fondos federales, una escuela debe estar acreditada a través de una agencia de acreditación (Vedder 2019, 255). A su vez, estas agencias son aprobadas por el Departamento de Educación (Hall 2012, 236). Las distintas agencias de acreditación deben mantener los estándares entre las universidades miembros establecidos por el Departamento de Educación. Las instituciones que pierden la acreditación corren el riesgo de quebrar.

Problemas de burocratización

Una vez que una parte concreta de la economía se burocratiza, le resulta difícil funcionar al margen del sistema de lucro y pérdida (Mises 1944, 59). Así, se vuelve ineficiente y presta un mal servicio a los consumidores. La educación superior no es diferente. El proceso de burocratización se traduce en una rebaja de los estándares, una cultura ideológica y una sobrecarga administrativa.

Bajos estándares

La burocratización hace que las universidades preparen mal a los estudiantes para la vida después de la universidad. La educación superior no consiste únicamente en la formación profesional; debe dotar a los estudiantes de habilidades necesarias como el pensamiento crítico, la ética del trabajo y el trabajo en equipo (Caplan 2018, 18). Estas habilidades fundacionales son transferibles entre el aula y el lugar de trabajo. Sin embargo, las escuelas están fallando en enseñar a los estudiantes estas habilidades. Curiosamente, mientras que los estudiantes a principios de la década de 1960 tenían en promedio por debajo de un promedio de calificaciones (GPA) de 3,0 (Vedder 2019, 56) y estudiaban cuarenta horas a la semana (Vedder 2019, 57), hoy en día el GPA universitario medio es de 3,28 mientras que los estudiantes en promedio solo estudian diecisiete horas a la semana. Como los estudiantes trabajan menos, no están aprendiendo las habilidades que necesitan. La culpa es de la burocracia. Cuando el gobierno empezó a dar ayudas a los estudiantes, la matrícula y los lucros de las universidades se dispararon. Sin embargo, las escuelas sólo conservan esta financiación si los estudiantes siguen matriculados. Existe un incentivo para bajar los niveles de exigencia con el fin de maximizar las matriculaciones. Desgraciadamente, esto se hace a costa de la preparación de los estudiantes.

Cultura ideológica

Mises observó que si una organización no se regía por lucro y pérdida, debía tener otro ethos animador (Mises 1944, 60). En la enseñanza superior moderna, ese ethos es la ideología, concretamente el izquierdismo radical. Hoy en día, los liberales superan en número a los conservadores, con ocho profesores demócratas por cada republicano (Lukianoff y Schlott 2023, 57). Además, los profesores disidentes creen que se les presiona para que no expresen sus creencias. Un escandaloso 72% de los profesores conservadores temían perder su trabajo o su reputación debido a sus opiniones en 2022 (Lukianoff y Schlott 2023, 59). Algunas instituciones reprimen abiertamente la libertad de expresión con sistemas de denuncia de prejuicios. Estos sistemas animan a los estudiantes a denunciar «lenguaje ofensivo» a las autoridades. Una encuesta realizada en 824 universidades americanas reveló que 456 instituciones mantenían sistemas de denuncia de prejuicios. Es comprensible que el 80% de los estudiantes universitarios afirmen autocensurar su discurso. La mayoría de las universidades son bastiones ideológicos, no centros de libre investigación.

Hinchazón administrativa

Por último, la burocratización provoca una sobrecarga administrativa. Entre 1976 y 2018, la matriculación de estudiantes aumentó un 78%, el profesorado a tiempo completo un 82%, los administradores a tiempo completo crecieron un 164% y los profesionales no docentes un 465%. Muchos de estos administradores y profesionales actúan como burócratas en el sistema universitario. Su crecimiento se debe a la falta de señales de lucro necesarias para optimizar la eficiencia. En ausencia de señales de mercado, los gestores burocráticos no tienen forma de saber qué bienes o servicios demandan los ciudadanos. Se centran en sus propios departamentos, intentando mejorar su rendimiento, que siempre puede mejorarse con más recursos (Mises 1944, 62). En la enseñanza superior, los administradores intentan mejorar sus oficinas ampliándolas. A medida que las burocracias se expanden en la enseñanza superior, también lo hacen sus costes. En el curso 1929-30, los gastos administrativos y generales consumían el 11% del gasto total en educación superior (Vedder 2019, 176), frente al 23% actual. La hinchazón de la burocracia es cada vez más costosa para la educación superior.

La excepción: Grove City College

El Grove City College, apodado Freedom's College, sigue siendo un faro de independencia en la educación superior. Fundado en 1876 por Isaac Ketler, el colegio persigue la misión de enviar «jóvenes de ambos sexos que no sólo tengan mentes bien formadas y eficientes, sino que posean personalidades íntegras, que respondan a motivos elevados y que sigan ideales elevados» (Edwards 2000, 54). La universidad se mantiene fiel a esta misión y ha evitado muchos escollos burocráticos. Académicamente, los estudiantes de Grove City se sitúan por encima de las medias nacionales. Por ejemplo, en 2021, las puntuaciones medias de los estudiantes del Grove City College en el Major Field Test fueron superiores al 81% de las puntuaciones nacionales. Además, los estudiantes conservan un sentido crítico a través de la formación en teología, ciencias sociales, filosofía y ciencias empíricas como parte del plan de estudios de artes liberales. Este plan de estudios está diseñado para equipar a los estudiantes con una visión cristiana del mundo (Van Til 2015, 118). Sin embargo, el Grove City College se ha enfrentado en el pasado a retos de burocratización que han exigido a los líderes del centro un esfuerzo intencionado de resistencia.

Financiación federal

El Grove City College lleva más de un siglo sin aceptar directamente ayudas públicas. De hecho, ha sido hostil a la financiación federal. Tras la Segunda Guerra Mundial, cuando el gobierno empezó a conceder fondos a las universidades, J. Howard Pew, presidente del consejo de administración, dijo sobre las subvenciones gubernamentales que «poco a poco este control se irá expandiendo hasta que, como un cáncer asolador, infectará todo nuestro sistema educativo» (Edwards 2000, 114). El compromiso de la universidad con la independencia fue a menudo inconveniente. Durante la década de 1960, el presidente Stanley Harker tuvo problemas para recaudar fondos para la residencia Mary Anderson Pew North porque los posibles donantes esperaban que la universidad solicitara ayuda federal (Dayton 1973, 219). Afortunadamente, el edificio se terminó con fondos privados. Incluso durante el caso del Tribunal Supremo Grove City College contra Bell, la universidad mantuvo que nunca había aceptado una subvención, préstamo o cualquier otro tipo de ayuda del gobierno (Edwards 2000, 199). La política de no aceptar fondos federales continúa en la actualidad, protegiendo a la universidad de la burocratización. En 2021, el gobierno de Biden exigió a todos los contratistas federales que cumplieran con los mandatos de la vacuna covid-19 . Esto incluía a muchas universidades que tienen contratos con el gobierno. Sin embargo, Grove City College no exigió vacunas porque no tenía ningún negocio con el gobierno federal.

Creencias cristianas

A diferencia del resto de la enseñanza superior, el Grove City College se ha mantenido antiideológico. Desde sus inicios, el Grove City College ha sido aconfesional, aunque se inclinaba teológicamente por la Reforma (Edwards 2000, 20). El presidente Stanley Harker, que dirigió el colegio entre 1956 y 1971, dijo: «En nuestra búsqueda de la verdad, debemos perseguir objetivamente todos los puntos de vista en nuestro campus, viviendo dentro de nuestra herencia bajo un paraguas cristiano» (Van Til 2015, 94). El Grove City College nunca ha sido una cámara de eco. Tras la jubilación de Harker en 1971, Charles MacKenzie fue elegido nuevo presidente del Grove City College. Uno de sus mayores logros fue el plan de estudios Keystone, el núcleo de dieciocho horas de artes liberales de Grove City (Edwards 2000, 236). Hoy en día, el plan de estudios expone a los estudiantes a diferentes perspectivas en diversas disciplinas y fomenta el pensamiento crítico, pero lo hace desde una perspectiva cristiana. En 2022, tras los gritos de estudiantes y antiguos alumnos para que se prohibiera la supuesta teoría crítica de la raza en el campus, el Consejo de Administración respondió: «Los temas controvertidos sólo pueden estudiarse mediante el examen crítico de las opiniones enfrentadas». A pesar de las presiones de unos y otros, Grove City mantiene una atmósfera no ideológica.

Enfrentándose al gobierno

Uno de los mayores retos a los que se enfrentó el Grove City College llegó en 1976 en forma de carta del Departamento de Salud, Educación y Bienestar (HEW). En ella se exigía a la universidad que cumpliera la normativa contra la discriminación sexual del Título IX (Edwards 2000, 196). Si la universidad se negaba, se cortarían todos los fondos gubernamentales destinados a los estudiantes. En ese momento, una cuarta parte de los estudiantes de Grove City recibían ayuda federal (Edwards 2000, 198). Curiosamente, el gobierno no acusó a Grove City de discriminar nunca a las mujeres (Graham 1998, 414). En su lugar, el HEW quería que la universidad garantizara el cumplimiento de la normativa, incluso cuando no se hubiera producido ninguna infracción. Con valentía, MacKenzie, con el apoyo del Consejo de Administración, se negó a firmar la carta. Cuando HEW suspendió todas las ayudas a los estudiantes, la universidad presentó una demanda. El resultado fue una batalla legal de ocho años que culminó en el caso del Tribunal Supremo de 1984: Grove City College contra Bell. El resultado fue una victoria desigual, ya que el tribunal dictaminó que incluso la ayuda indirecta sometía a los colegios a la normativa del Título IX, pero que la normativa sólo se aplicaba al departamento del colegio que recibía la ayuda (Edwards 2000, 219). Para el Grove City College, sólo la oficina de ayuda financiera estaría sujeta al Título IX, el resto de la institución quedaría libre. La decisión detuvo varias investigaciones federales sobre universidades y escuelas de todo el país por violaciones del Título IX (Graham 1998, 418). Desde entonces, Grove City no ha recibido ninguna ayuda gubernamental.

Mirando hacia delante

Nunca se insistirá lo suficiente en los logros de Grove City. Sin embargo, la batalla por la independencia dista mucho de haber terminado. Un nuevo reto se está gestando a través de la acreditación. La agencia de acreditación del Grove City College, la Middle States Commission on Higher Education (MSCHE), ha revisado sus directrices de acreditación para incluir los principios de diversidad, equidad e inclusión (DEI). Las nuevas Normas de Acreditación y Requisitos de Afiliación de la MSCHE incluyen la DEI como uno de sus cinco «Principios Rectores». Se requerirá que Grove City College demuestre «evidencia de alineación entre la misión, los objetivos estratégicos y el principio de diversidad, equidad e inclusión». Estas directrices serán aplicables a Grove City College durante la próxima visita de acreditación en 2027.

Aunque el Grove City College debe afrontar los retos del futuro, debe estar orgulloso de su pasado. Es una institución excepcional. Como ya se ha dicho, esta no es la primera batalla de Grove City contra la burocratización. El colegio tiene una historia de lucha por la fe y la libertad. A través de un compromiso con la independencia y las creencias cristianas, Grove City College ha mantenido altos estándares, ha evitado la toma ideológica, y ha minimizado la sobrecarga administrativa. Grove City College sigue siendo un modelo para mantener el sentido crítico.

Referencias

Caplan, Byan. 2018. The Case against Education: Why the Education System Is a Waste of Time and Money. Princeton, NJ: Princeton University Press.

Dayton, David M. 1973. 'Mid the Pines: A History of Grove City College. Grove City, PA: Grove City College Alumni Association.

Edwards, Lee. 2000. Freedom's College. Washington, DC: Regnery Publishing.

Graham, Hugh Davis. 1998. “The Storm over Grove City College: Civil Rights Regulation, Higher Education, and the Reagan Administration.” History of Education Quarterly 38 (4): 407–29. https://doi.org/10.2307/369849.

Hall, Joshua. 2012. “Higher-Education Accreditation: Market Regulation or Government Regulation?” Independent Review 17, no. 2 (Fall): 233–38. http://www.jstor.org/stable/24563103.

Lukianoff, Greg, and Rikki Schlott. 2023. The Canceling of the American Mind. New York: Simon and Schuster.

Mises, Ludwig von. 1944. Bureaucracy. New Haven, CT: Yale University Press. https://mises.org/library/book/bureaucracy.

Van Til, L. John. 2015. The Soul of Grove City College: A Personal History. Self-published, CreateSpace Independent Publishing Platform.

Vedder, Richard K. 2019. Restoring the Promise. Oakland, CA: Independent Institute.

image/svg+xml
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Support Liberty

The Mises Institute exists solely on voluntary contributions from readers like you. Support our students and faculty in their work for Austrian economics, freedom, and peace.

Donate today
Group photo of Mises staff and fellows