Friday Philosophy

¿Qué hay en un nombre? Por qué importa la definición de capitalismo

A veces la gente se pregunta si la filosofía sirve para entender la vida cotidiana. ¿No están los filósofos «en laberintos errantes perdidos»? Fuera esas tonterías, dicen algunos. Elaine Sternberg ilustra con su ejemplo que esta opinión es errónea. En su excelente artículo de Economic Affairs «Defining Capitalism», muestra de forma convincente que proporcionar una definición exacta del capitalismo laissez-faire puro es de gran ayuda para responder a muchas objeciones comunes al libre mercado. En un artículo de hace dos semanas, cité algunas de sus críticas a esa abominación llamada «teoría del participante», y en el artículo de esta semana, me gustaría discutir algunos de sus argumentos en el artículo recién citado.

Sternberg explica así el objetivo de su artículo:

Sin una definición clara, los defensores del capitalismo están en desventaja. Son como los defensores de las águilas que las caracterizan simplemente como «aves grandes»: al incluir a los buitres, esa descripción general deja a las águilas expuestas a las acusaciones de carroñeras. Para funcionar eficazmente con cualquiera de los dos tipos de aves —para atacar, defender o incluso identificar adecuadamente a los miembros del grupo— se requiere una noción clara y separada de cada tipo. Del mismo modo, se necesita una definición explícita y operativa del capitalismo para diferenciar el capitalismo bien entendido de todas las demás cosas, especialmente de aquellas con las que a menudo se confunde. (p. 380)

Debido a la imposibilidad de establecer una definición clara de capitalismo, los críticos suelen culpar al libre mercado de prácticas y políticas que en realidad le son ajenas. Probablemente el caso más notorio sea el del «capitalismo de amiguetes», en el que empresarios corruptos obtienen ganancias monopólicas mediante la alianza con el Estado y sus agentes, que se trata como un caso de «capitalismo» y se confunde con el artículo genuino. Del mismo modo, algunos condenan el capitalismo porque no están de acuerdo con las preferencias de los consumidores. Por ejemplo, los críticos desprecian el capitalismo porque mucha gente compra basura artística y pornografía, pero esas preferencias obviamente no son intrínsecas al sistema capitalista. Como dice Ludwig von Mises,

Muchos críticos se complacen en culpar al capitalismo de lo que llaman la decadencia de la literatura. Tal vez deberían culpar más bien a su propia incapacidad para separar la paja del trigo. ¿Son más agudos que sus predecesores hace unos cien años? Hoy, por ejemplo, todos los críticos se deshacen en elogios hacia Stendhal. Pero cuando Stendhal murió en 1842, era oscuro e incomprendido. El capitalismo podía hacer que las masas fueran tan prósperas que compraran libros y revistas. Pero no pudo dotarlas del discernimiento de Mecenas o de Can Grande della Scala. No es culpa del capitalismo que el hombre común no aprecie los libros poco comunes. (Mises, La mentalidad anticapitalista, p. 52)

Si queremos una definición exacta del capitalismo, ¿cómo debemos proceder? No, dice Sternberg, basándose únicamente en ejemplos.

Señalar con ejemplos suele ser menos útil para la definición de lo que se supone; a menudo no funciona ni siquiera para las cosas más sencillas. Señalar no identifica lo que diferencia a elementos que parecen similares: consideremos las gambas y los langostinos.... Señalar sólo puede distinguir los objetos físicos, no los principios de organización que constituyen los sistemas; además, no puede indicar qué características son esenciales.... Los rasgos esenciales de una cosa son sólo aquellos que son individualmente necesarios y conjuntamente suficientes para que sea esa clase de cosa y no otra. (p. 382)

Señala que

Más fundamentalmente, nunca es posible encontrar ejemplos de esencias no adulteradas con accidentes. No hay ejemplos de triangularidad o de terrier que no muestren las características accidentales de algún triángulo particular o de algún perro individual. Como complicación adicional para aislar el capitalismo, las economías reales no suelen ser razas puras sino chuchos. Son híbridos que resultan de interacciones complejas, en las que los acontecimientos contingentes y las circunstancias históricas se combinan con las intenciones humanas y las consecuencias imprevistas. (pp. 383-84)

A esto añadiría que algunas cosas tienen propiedades (es decir, características) que se desprenden necesariamente de la definición de la cosa pero que no forman parte de ella. En la geometría euclidiana, por ejemplo, todos los triángulos equiláteros son equiangulares, pero esta propiedad no está incluida en la esencia de este tipo de triángulo.

¿Cuál es entonces la esencia del capitalismo de libre mercado? Sternberg considera que las respuestas de muchos que han ensayado una respuesta son insuficientes. Su propia sugerencia es la siguiente: «El capitalismo es un sistema económico caracterizado por la propiedad privada integral, la fijación de precios en el mercado libre y la ausencia de coerción» (p. 385, énfasis en el original). Si la coerción está ausente, ¿es esto coherente con la existencia de un Estado? Sternberg, de un modo que los lectores de la página de mises.org encontrarán interesante, no se arredra ante las implicaciones de su definición.

Estrictamente hablando, una sociedad con gobierno no puede ser completamente capitalista, en la medida en que el gobierno implica necesariamente coerción y propiedad pública. Sin embargo, por conveniencia, a una sociedad con gobierno se le puede permitir el calificativo de «capitalista» sin reservas si —pero sólo si— el gobierno es mínimamente coercitivo: puede ser como mucho un «vigilante nocturno». Como tal, no debe hacer otra cosa que proteger a las personas y sus bienes contra la coerción, normalmente proporcionando servicios policiales y militares para oponerse a la agresión, y tribunales para hacer cumplir los contratos. (p. 387)

Con esta definición, Sternberg puede responder eficazmente a muchos de los críticos del capitalismo: su postura es decir que al ignorar la esencia del capitalismo, en realidad se están quejando de otra cosa.

Los críticos que denuncian al capitalismo por no alcanzar objetivos positivos, o por promover necesariamente los resultados que denuncian —por ejemplo, la codicia o la adquisición, la alienación o la desigualdad— se equivocan fundamentalmente. Los resultados que se derivan del funcionamiento del capitalismo no son necesarios, y tampoco son ni podrían ser la elección o la responsabilidad del capitalismo como sistema. Responsabilizar al capitalismo de ellos es tan erróneo como culpar al termómetro cuando el paciente tiene fiebre. (p. 388)

Sternberg ha planteado un punto vital, pero yo inyectaría una nota de precaución. No se debe argumentar que porque un estado de cosas indeseable no forma parte de la esencia del libre mercado, una afirmación de que el mercado causaría este estado de cosas no puede tener éxito. No todos los relatos causales se basan en la apelación a las esencias; un crítico del libre mercado podría, por ejemplo, afirmar que permitir que la gente siga sus propias preferencias conduce inevitablemente a las crisis económicas, aunque esta característica no forme parte de la esencia del libre mercado. (Se podría argumentar de este modo incluso si se piensa que la explicación causal debe apelar a las necesidades; como se ha mencionado antes, es falso que toda propiedad necesaria de algo forme parte de su esencia. Y hay quien defiende otras teorías de la causalidad, como la apelación a «necesidades nómicas» que no llegan a la necesidad lógica o metafísica). Me apresuro a añadir que Sternberg no comete esta falacia.

Sternberg despliega su visión de las esencias con gran eficacia. Terminaré con un ejemplo de esto.

Consideremos la afirmación de que las crisis financieras de 2007-2009 fueron causadas por y «representaron un fracaso del capitalismo».... Al aclarar la naturaleza del capitalismo, la definición esencial da crédito a la opinión opuesta, que la acción del gobierno fue la causa de las crisis. La persistente regulación gubernamental de la vivienda y los servicios financieros restringió los usos clave de la propiedad privada y sesgó el funcionamiento del sistema de precios; la acción gubernamental limitó las opciones individuales e institucionales y obstruyó las correcciones del mercado. Además, lo hizo empleando la coacción que el capitalismo necesariamente excluye. Culpar al capitalismo de la crisis parece, pues, doblemente injusto. (p. 389)

Sternberg es una gran filósofa, y los partidarios del libre mercado deberían alegrarse de que esté de nuestro lado.

image/svg+xml
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Support Liberty

The Mises Institute exists solely on voluntary contributions from readers like you. Support our students and faculty in their work for Austrian economics, freedom, and peace.

Donate today
Group photo of Mises staff and fellows