Mises Wire

Home | Node | El estatus de moneda de reserva del dólar no durará para siempre

El estatus de moneda de reserva del dólar no durará para siempre

  • Kremlin

Tags Central BanksGold StandardMoney and Banking

01/28/2021

La Reserva Federal y la confederación de bancos centrales que siguen al presidente Powell y a sus lugartenientes en el edificio Eccles han inundado el mundo con una escritura fiduciaria que sólo está limitada por la imaginación de los keynesianos y los teóricos monetarios modernos. En esta ráfaga de impresión metafórica, un país, Rusia, ha cargado el balance de su banco central no con la especulación de moda, el bitcoin, sino con la bárbara reliquia del oro.

De manera reveladora, el acopio de Rusia comenzó en 2016, y en vísperas de la salida del presidente de la Casa Blanca, Vladamir Putin y Elvira Nabiullina, presidenta del banco central ruso, tenían más oro que dólares estadounidenses almacenados.

Bloomberg informa: «Una campaña de varios años para reducir la exposición a los activos estadounidenses ha hecho que la proporción de oro en las reservas internacionales de Rusia, de 583.000 millones de dólares, supere los dólares por primera vez en la historia».

No es ningún secreto que el Sr. Putin inició la estrategia de «desdolarización» de la economía rusa. El metal amarillo es ahora el segundo componente más importante de las reservas del banco central, después del euro, que constituye un tercio de sus reservas. Las reservas de yuanes chinos representan el 12%.

Hace más de dos años, Forbes comparó el estado petrolero de Texas con el país petrolero. «Aunque Rusia tiene casi cinco veces más residentes que Texas, la economía del estado de la estrella solitaria es más de 400.000 millones de dólares mayor. Los tejanos, por tanto, disfrutan de un producto interior bruto (PIB) per cápita de unos 58.000 dólares, mientras que los rusos tienen uno más cercano a los 8.700 dólares», escribió Frank Holmes.

En el mismo artículo, Holmes señalaba: «La Federación Rusa es el mayor productor individual de crudo del mundo, bombeando 10,95 millones de barriles al día (bpd) en enero, según el ministro de energía del país». Hasta que haya un EV (vehículo eléctrico) en cada garaje estadounidense, no hay que tomar a Rusia a la ligera.

Los estadounidenses se han beneficiado enormemente de tener y comerciar con la moneda de reserva del mundo, aunque la mayoría de la gente no ha pensado en ello. Nadie recuerda cuando la libra esterlina ostentaba esta distinción hace cien años.

«Las monedas de reserva suelen ser emitidas por países desarrollados y estables», Investopedia.com. ¿Desarrollados? Si insiste. ¿Estable? No tanto.

«Los países emisores de moneda de reserva no están expuestos al mismo nivel de riesgo cambiario, especialmente cuando se trata de materias primas, que a menudo se cotizan y liquidan en dólares», explica Investopedia. «Los países emisores también pueden pedir préstamos en sus monedas de origen y están menos preocupados por apuntalar sus monedas para evitar el impago».

Ivestopedia cita entre risas lo que denomina un inconveniente de la moneda de reserva: «Los bajos costes de los préstamos derivados de la emisión de una moneda de reserva pueden provocar un gasto excesivo tanto en el sector público como en el privado, lo que puede dar lugar a burbujas de activos y al aumento de la deuda pública». Me resulta familiar.

En 2015, Patrick Barron escribió en mises.org,

Debido a esta filosofía de impresión de dinero, el dólar es muy susceptible de perder su cacareada posición de moneda de reserva ante el primer país comercial importante que deje de inflar su moneda. Hay pruebas de que China entiende lo que está en juego; ha aumentado sus tenencias de oro y ha instituido controles para evitar que el oro salga de China.

Rusia se ha unido a China.

Barron concluyó: «Si abolimos, o incluso reducimos, las leyes de curso legal y permitimos que el proceso de descubrimiento de precios revele el mejor dinero sólido, si permitimos que nuestro dólar estadounidense se convierta en el mejor dinero posible —un dinero verdaderamente sólido—, entonces las posibilidades de nuestra prosperidad personal y colectiva aumentan enormemente».

La Fed juguetea mientras el dólar arde.

Author:

Doug French

Douglas French is former president of the Mises Institute, author of Early Speculative Bubbles & Increases in the Money Supply, and author of Walk Away: The Rise and Fall of the Home-Ownership Myth. He received his master's degree in economics from UNLV, studying under both Professor Murray Rothbard and Professor Hans-Hermann Hoppe.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon library