Mises Wire

Home | Wire | Sin privacidad, sin propiedad: el mundo en 2030 según el FEM

Sin privacidad, sin propiedad: el mundo en 2030 según el FEM

  • surrounded

Etiquetas El medio ambientePobreza

El Foro Económico Mundial (FEM) fue fundado hace cincuenta años. Ha ganado cada vez más prominencia a lo largo de las décadas y se ha convertido en una de las principales plataformas de pensamiento y planificación futurista. Como lugar de encuentro de la élite mundial, el FEM reúne a los líderes de los negocios y la política junto con algunos intelectuales seleccionados. El impulso principal del foro es el control mundial. Los mercados libres y la elección individual no son los valores principales, sino el intervencionismo estatal y el colectivismo. La libertad individual y la propiedad privada desaparecerán de este planeta hasta 2030 según las proyecciones y escenarios del Foro Económico Mundial.

Ocho predicciones

La libertad individual está en peligro otra vez. Lo que puede estar por delante se proyectó en noviembre de 2016 cuando el FEM publicó «8 Predictions for the World in 2030». De acuerdo con el escenario del FEM, el mundo se convertirá en un lugar muy diferente al actual porque la forma en que la gente trabaja y vive experimentará un profundo cambio. El escenario para el mundo en 2030 es más que una simple predicción. Es un plan cuya implementación se ha acelerado drásticamente desde entonces con el anuncio de una pandemia y los consiguientes confinamientos.

Según las proyecciones de los «Consejos del Futuro Global» del FEM, la propiedad privada y la privacidad serán abolidas durante la próxima década. La próxima expropiación iría más allá incluso de la demanda comunista de abolir la propiedad de los bienes de producción, pero dejando espacio para las posesiones privadas. La proyección del FEM dice que los bienes de consumo también dejarían de ser propiedad privada.

Si la proyección del FEM se hiciera realidad, la gente tendría que alquilar y pedir prestado sus necesidades al estado, que sería el único propietario de todos los bienes. El suministro de bienes sería racionado de acuerdo con un sistema de puntos de crédito social. Las compras en el sentido tradicional desaparecerían junto con las compras privadas de bienes. Cada movimiento personal sería rastreado electrónicamente, y toda la producción estaría sujeta a los requisitos de energía limpia y un medio ambiente sostenible.

Para lograr una «agricultura sostenible», el suministro de alimentos será principalmente vegetariano. En la nueva economía de servicios totalitaria, el gobierno proporcionará alojamiento básico, comida y transporte, mientras que el resto deberá ser prestado por el estado. El uso de los recursos naturales se reducirá al mínimo. En cooperación con los pocos países clave, una agencia mundial fijará el precio de las emisiones de CO2 a un nivel extremadamente alto para desincentivar su uso.

En un video promocional, el Foro Económico Mundial resume las ocho predicciones en las siguientes declaraciones:

  1. La gente no será dueña de nada. Los bienes son gratuitos o deben ser prestados por el Estado.
  2. Los Estados Unidos ya no serán la superpotencia líder, pero un puñado de países dominarán.
  3. Los órganos no serán transplantados sino impresos.
  4. El consumo de carne será minimizado.
  5. Se producirán desplazamientos masivos de personas con miles de millones de refugiados.
  6. Para limitar la emisión de dióxido de carbono, se fijará un precio global a un nivel exorbitante.
  7. La gente puede prepararse para ir a Marte y comenzar un viaje para encontrar vida extraterrestre.
  8. Los valores occidentales serán puestos a prueba hasta el punto de ruptura.

Más allá de la privacidad y la propiedad

En una publicación para el Foro Económico Mundial, la ecoactivista danesa Ida Auken, que fue ministra de medio ambiente de su país de 2011 a 2014 y sigue siendo miembro del Parlamento danés (el Folketing), elaboró un escenario de un mundo sin privacidad ni propiedad. En «Welcome to 2030», ella imagina un mundo donde «no tengo nada, no tengo privacidad, y la vida nunca ha sido mejor». Para el 2030, dice su escenario, las compras y la propiedad se han vuelto obsoletas, porque todo lo que una vez fue un producto es ahora un servicio.

En este idílico nuevo mundo suyo, la gente tiene acceso libre a transporte, alojamiento, comida, «y todas las cosas que necesitamos en nuestra vida diaria». Como estas cosas se volverán gratuitas, «terminó no teniendo sentido para nosotros poseer mucho». No habría propiedad privada en las casas ni nadie pagaría alquiler, «porque alguien más está usando nuestro espacio libre cuando no lo necesitamos». La sala de estar de una persona, por ejemplo, se utilizará para reuniones de negocios cuando uno esté ausente. Preocupaciones como «las enfermedades del estilo de vida, el cambio climático, la crisis de los refugiados, la degradación ambiental, las ciudades completamente congestionadas, la contaminación del agua, la contaminación del aire, el descontento social y el desempleo» son cosas del pasado. El autor predice que la gente estará feliz de disfrutar de una vida tan buena que es mucho mejor «que el camino en el que estábamos, donde se hizo tan evidente que no podíamos continuar con el mismo modelo de crecimiento».

Paraíso ecológico

En su contribución de 2019 a la Reunión Anual de los Consejos del Futuro Global del Foro Económico Mundial, Ida Auken predice cómo puede ser el mundo en el futuro «si ganamos la guerra contra el cambio climático». Para 2030, cuando las emisiones de CO2 se reduzcan enormemente, la gente vivirá en un mundo en el que reunirse en el plato de la cena «será algo poco frecuente» mientras que el agua y el aire estarán mucho más limpios que hoy. Debido al cambio de la compra de bienes a la utilización de servicios, la necesidad de tener dinero desaparecerá, porque la gente gastará cada vez menos en bienes. El tiempo de trabajo se reducirá y el tiempo de ocio aumentará.

Para el futuro, Auken imagina una ciudad donde los coches eléctricos han sustituido a los vehículos de combustión convencional. La mayoría de las carreteras y aparcamientos se habrán convertido en parques verdes y zonas de paseo para los peatones. Para 2030, la agricultura ofrecerá principalmente alternativas de base vegetal para el suministro de alimentos en lugar de carne y productos lácteos. El uso de la tierra para producir alimentos para animales disminuirá enormemente y la naturaleza se extenderá de nuevo por todo el planeta.

Fabricar el consentimiento social

¿Cómo se puede hacer que la gente acepte ese sistema? El cebo para atraer a las masas es la seguridad de una atención sanitaria integral y un ingreso básico garantizado. Los promotores del Gran Reajuste prometen un mundo sin enfermedades. Debido a los órganos producidos biotecnológicamente y a los tratamientos médicos basados en la genética individualizada, se dice que es posible un aumento drástico de la esperanza de vida e incluso de la inmortalidad. La inteligencia artificial erradicará la muerte y eliminará las enfermedades y la mortalidad. La carrera entre las empresas de biotecnología para encontrar la clave de la vida eterna está en marcha.

Junto con la promesa de convertir a cualquier persona ordinaria en un superhombre divino, la promesa de un «renta básica universal» es muy atractiva, en particular para aquellos que ya no encontrarán un trabajo en la nueva economía digital. La obtención de un ingreso básico sin tener que pasar por la cinta de correr y la desgracia de solicitar asistencia social se utiliza como cebo para conseguir el apoyo de los pobres.

Para que sea económicamente viable, la garantía de un ingreso básico requeriría la nivelación de las diferencias salariales. Los procedimientos técnicos de la transferencia de dinero del Estado se utilizarán para promover la sociedad sin dinero. Con la digitalización de todas las transacciones monetarias, cada compra individual será registrada. En consecuencia, las autoridades gubernamentales tendrían acceso sin restricciones para supervisar en detalle la forma en que cada persona gasta su dinero. Un ingreso básico universal en una sociedad sin dinero en efectivo proporcionaría las condiciones para imponer un sistema de crédito social y ofrecería el mecanismo para sancionar el comportamiento indeseable e identificar lo superfluo y no deseado.

¿Quiénes serán los gobernantes?

El Foro Económico Mundial guarda silencio sobre la cuestión de quién gobernará en este nuevo mundo.

No hay razón para esperar que los nuevos poseedores del poder sean benévolos. Sin embargo, incluso si los principales responsables del nuevo gobierno mundial no fueran mezquinos sino sólo tecnócratas, ¿qué razón tendría una tecnocracia administrativa para seguir con los indeseables? ¿Qué sentido tiene para una élite tecnocrática convertir al hombre común en un superhombre? ¿Por qué compartir los beneficios de la inteligencia artificial con las masas y no guardar la riqueza para los pocos elegidos?

Sin dejarse llevar por las promesas utópicas, una evaluación sobria de los planes debe llegar a la conclusión de que, en este nuevo mundo, no habría lugar para la persona promedio y que sería encerrada junto con los «inempleables», los «débiles mentales» y los «mal educados». Detrás de la predicación del evangelio progresista de la justicia social por los promotores del gran reajuste y el establecimiento de un nuevo orden mundial se esconde el siniestro proyecto de la eugenesia, que como técnica se llama ahora «ingeniería genética» y como movimiento se llama «transhumanismo», un término acuñado por Julian Huxley, el primer director de la UNESCO.

Los promotores del proyecto guardan silencio sobre quiénes serán los gobernantes en este nuevo mundo. La naturaleza distópica y colectivista de estas proyecciones y planes es el resultado del rechazo del capitalismo libre. Establecer un mundo mejor a través de una dictadura es una contradicción de términos. No menos sino más prosperidad económica es la respuesta a los problemas actuales. Por lo tanto, necesitamos más mercados libres y menos planificación estatal. El mundo se está volviendo más verde y ya se está produciendo una caída en la tasa de crecimiento de la población mundial. Estas tendencias son la consecuencia natural de la creación de riqueza a través de los mercados libres.

Conclusión

El Foro Económico Mundial y sus instituciones conexas, en combinación con un puñado de gobiernos y unas pocas empresas de alta tecnología, quieren llevar al mundo a una nueva era sin propiedad ni privacidad. Valores como el individualismo, la libertad y la búsqueda de la felicidad están en juego, para ser repudiados en favor del colectivismo y la imposición de un «bien común» definido por la autoproclamada élite de los tecnócratas. Lo que se vende al público como la promesa de igualdad y sostenibilidad ecológica es, de hecho, un brutal ataque a la dignidad humana y a la libertad. En lugar de utilizar las nuevas tecnologías como un instrumento de mejora, el gran reajuste busca utilizar las posibilidades tecnológicas como una herramienta de esclavitud. En este nuevo orden mundial, el estado es el único dueño de todo. Se deja a nuestra imaginación el averiguar quién programará los algoritmos que manejan la distribución de los bienes y servicios.

Author:

Antony P. Mueller

Dr. Antony P. Mueller is a German professor of economics who currently teaches in Brazil. Write an email. See his website and blog.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire