Mises Wire

Home | Wire | De los confinamientos al «gran reajuste»

De los confinamientos al «gran reajuste»

  • great reset world economic forum davos

Etiquetas Gran GobiernoProgressivismSocialismo

El bloqueo a raíz de la pandemia de coronavirus ha acelerado la aplicación de los planes de data para establecer el llamado nuevo orden mundial. Bajo los auspicios del Foro Económico Mundial (FEM), los responsables de las políticas mundiales abogan por un «gran reajuste» con la intención de crear una tecnocracia mundial. No es una coincidencia que el 18 de octubre de 2019, en la ciudad de Nueva York, el FEM haya participado en el «Evento 201» en el ejercicio de pandemia «de alto nivel» organizado por el Centro John Hopkins para la Seguridad de la Salud.

Esta tecnocracia que se avecina implica una estrecha cooperación entre los jefes de la industria digital y de los gobiernos. Con programas como el ingreso mínimo garantizado y el cuidado de la salud para todos, el nuevo tipo de gobierno combina un estricto control social con la promesa de una justicia social integral.

La verdad, sin embargo, es que este nuevo orden mundial de la tiranía digital viene con un sistema de crédito social integral. La República Popular China es la pionera de este método de vigilancia y control de individuos, corporaciones y entidades sociopolíticas.

Para el individuo, su identidad se reduce a una aplicación o chip que registra casi cualquier actividad personal. Para obtener unos pocos derechos individuales, y ya sea sólo para viajar a un determinado lugar, una persona debe equilibrar esos aparentes privilegios con su sumisión a una red de reglamentos que definen en detalle lo que es «buena conducta» y se considera beneficioso para la humanidad y el medio ambiente. Por ejemplo, durante una pandemia, este tipo de control se extendería desde la obligación de llevar una máscara y practicar el distanciamiento social hasta la aplicación de vacunas específicas para solicitar un empleo o viajar.

Se trata, en definitiva, de un tipo de ingeniería social que es lo contrario de un orden espontáneo o de desarrollo. Al igual que el ingeniero mecánico con una máquina, el ingeniero social —o tecnócrata— trata a la sociedad como un objeto. A diferencia de las brutales supresiones por el totalitarismo de tiempos anteriores, el ingeniero social moderno tratará de hacer que la máquina social funcione por sí misma de acuerdo con el diseño. Para ello, el ingeniero social debe aplicar las leyes de la sociedad de la misma manera que el ingeniero mecánico sigue las leyes de la naturaleza. La teoría del comportamiento ha alcanzado un estado de conocimiento que hace posible los sueños de la ingeniería social. Las maquinaciones de la ingeniería social no operan a través de la fuerza bruta, sino sutilmente a través de un codazo.

Según el orden previsto por el Gran Reajuste, el avance de la tecnología no está destinado a servir a la mejora de las condiciones del pueblo, sino a someter al individuo a la tiranía de un estado tecnocrático. «Los expertos saben más» es la justificación.

La agenda

El plan para una revisión del mundo es obra de un grupo de élite de hombres de negocios, políticos y su séquito intelectual que solía reunirse en Davos (Suiza) en enero de cada año. Creado en 1971, el Foro Económico Mundial se ha convertido desde entonces en un megaevento mundial. Más de tres mil líderes de todo el mundo asistieron a la reunión en 2020.

Bajo la dirección del FEM, el programa del Gran Reajuste dice que la finalización de la actual transformación industrial requiere una revisión completa de la economía, la política y la sociedad. Tal transformación integral requiere la alteración del comportamiento humano, y por lo tanto el «transhumanismo» es parte del programa.

El gran reajuste será el tema de la 51ª reunión del Foro Económico Mundial en Davos en 2021. Su agenda es el compromiso de llevar la economía mundial hacia «un futuro más justo, sostenible y resistente». El programa pide «un nuevo contrato social» que se centra en la igualdad racial, la justicia social y la protección de la naturaleza. El cambio climático requiere que «descarbonicemos la economía» y que llevemos el pensamiento y el comportamiento humano «en armonía con la naturaleza». El objetivo es construir «economías más equitativas, inclusivas y sostenibles». Este nuevo orden mundial debe ser implementado «urgentemente», afirman los promotores del FEM, y señalan que la pandemia «ha puesto al descubierto la insostenibilidad de nuestro sistema», que carece de «cohesión social».

El gran proyecto de reajuste del FEM es la ingeniería social al más alto nivel. Los defensores del reajuste sostienen que las Naciones Unidas no lograron establecer el orden en el mundo y no pudieron avanzar con fuerza en su programa de desarrollo sostenible -conocido como Agenda 2030- debido a su forma de trabajo burocrática, lenta y contradictoria. Por el contrario, las acciones del comité organizador del Foro Económico Mundial son rápidas e inteligentes. Cuando se ha formado un consenso, puede ser implementado por la élite global en todo el mundo.

La ingeniería social

La ideología del Foro Económico Mundial no es ni de izquierda ni de derecha, ni progresista ni conservadora, tampoco es fascista ni comunista, sino abiertamente tecnocrática. Como tal, incluye muchos elementos de ideologías colectivistas anteriores.

En los últimos decenios, en las reuniones anuales de Davos se ha llegado a un consenso en el sentido de que el mundo necesita una revolución y que las reformas han tardado demasiado. Los miembros del FEM prevén una profunda agitación a corto plazo. El lapso de tiempo debería ser tan breve que la mayoría de la gente difícilmente se dará cuenta de que una revolución está en marcha. El cambio debe ser tan rápido y dramático que aquellos que reconocen que una revolución está ocurriendo no tengan tiempo de movilizarse contra ella.

La idea básica del Gran Reajuste es el mismo principio que guió las transformaciones radicales de las revoluciones francesa, rusa y china. Es la idea del racionalismo constructivista incorporado en el estado. Pero proyectos como el Gran Reajuste dejan sin respuesta la pregunta de quién gobierna el estado. El Estado en sí mismo no gobierna. Es un instrumento de poder. No es el estado abstracto el que decide, sino los dirigentes de determinados partidos políticos y de determinados grupos sociales.

Los anteriores regímenes totalitarios necesitaban ejecuciones en masa y campos de concentración para mantener su poder. Ahora, con la ayuda de las nuevas tecnologías, se cree que los disidentes pueden ser fácilmente identificados y marginados. Los inconformes serán silenciados descalificando las opiniones divergentes como moralmente despreciables.

Los cierres de 2020 posiblemente ofrecen una vista previa de cómo funciona este sistema. El bloqueo funcionó como si hubiera sido orquestado, y tal vez lo fue. Como si siguieran una sola orden, los líderes de las naciones grandes y pequeñas, y de las diferentes etapas de desarrollo económico, implementaron medidas casi idénticas. No sólo muchos gobiernos actuaron al unísono, sino que también aplicaron estas medidas con poca consideración por las horribles consecuencias de un bloqueo mundial.

Los meses de inmovilismo económico han destruido la base económica de millones de familias. Junto con el distanciamiento social, el encierro ha producido una masa de personas incapaces de cuidarse a sí mismas. Primero, los gobiernos destruyeron los medios de vida, luego los políticos aparecieron como el salvador. La demanda de asistencia social ya no se limita a grupos específicos, sino que se ha convertido en una necesidad de las masas.

Una vez, la guerra fue la salud del Estado. Ahora es el miedo a la enfermedad. Lo que queda por delante no es la aparente calidez de un estado de bienestar integral benévolo con un ingreso mínimo garantizado y atención médica y educación para todos. El cierre y sus consecuencias han traído un anticipo de lo que está por venir: un estado permanente de miedo, un estricto control del comportamiento, una pérdida masiva de empleos y una creciente dependencia del Estado.

Con las medidas tomadas a raíz de la pandemia de coronavirus, se ha dado un gran paso para restablecer la economía mundial. Sin la resistencia popular, el fin de la pandemia no significará el fin del encierro y el distanciamiento social. Sin embargo, por el momento, los opositores al nuevo orden mundial de la tiranía digital todavía tienen acceso a los medios de comunicación y a las plataformas para disentir. Sin embargo, el tiempo se está acabando. Los perpetradores del nuevo orden mundial han olido la sangre. Declarar el coronavirus como una pandemia ha sido útil para promover la agenda de su Gran Reestructuración. Sólo una oposición masiva puede frenar y finalmente detener la extensión del poder de la tiránica tecnocracia que está en alza.

Author:

Antony P. Mueller

Dr. Antony P. Mueller is a German professor of economics who currently teaches in Brazil. Write an email. See his website and blog.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire