Mises Wire

Home | Wire | Shakespeare nos ayuda a entender el descenso de Roma en imperio

Shakespeare nos ayuda a entender el descenso de Roma en imperio

  • rome

Etiquetas Reseñas de libros

09/16/2021

 

Shakespeare’s Rome: Republic and Empire
por Paul Cantor
1976; University of Chicago Press, 2017, 228 pp.

Paul Cantor será probablemente más conocido por los lectores de la página del Mises por su uso pionero de la economía austriaca en la crítica literaria, y muchos conocerán también sus brillantes estudios sobre la cultura popular. (Para el primer tema, véase mi reseña.) También es uno de los principales críticos de Shakespeare del mundo, y su tema principal en este ámbito es Shakespeare como pensador político, un tema que resulta tan esclarecedor como sorprendente a primera vista. Hace varios años, publicó Shakespeare’s Roman Trilogy, un relato de las opiniones de Shakespeare sobre la República y el Imperio romanos, desarrolladas en las obras Coriolanus, Julius Caesar y Antony and Cleopatra. El libro incluye también un análisis de la representación que hace Shakespeare del ascenso del cristianismo y una sorprendente comparación de Shakespeare con Nietzsche sobre el declive del mundo antiguo. Espero abordar pronto ese libro, pero por ahora quiero hablar del primer libro de Cantor sobre Shakespeare, escrito cuarenta años antes de su estudio posterior y reeditado junto con él, que sienta las bases del nuevo volumen. (Aunque no habla del auge del cristianismo en la Shakespeare’s Rome, el libro da muestras de que el tema ya le interesaba [véanse las páginas 220-21n18]).

Cantor sostiene que en Coriolanus y Antony and Cleopatra, las obras analizadas en Shakespeare’s Rome, éste presenta un profundo relato de la transición de la República al Imperio. Para algunos, la noción de Shakespeare como pensador político puede parecer extraña: «Desde Ben Jonson, ha estado de moda cuestionar el conocimiento que Shakespeare tiene de Roma, e incluso sostener que sus romanos son meros ingleses isabelinos disfrazados» (p. 7; Cantor señala que Goethe sostenía esta opinión [p. 209n1]). Esta opinión, sin embargo, importa preconceptos historicistas en la lectura de Shakespeare, en lugar de intentar entenderlo como él mismo lo entendió. A este respecto, el autor dice: «Si suponemos a priori que Shakespeare era incapaz de comprender Roma, nunca leeremos sus obras romanas con la suficiente atención como para determinar si tenía alguna percepción de Roma. Es demasiado fácil no encontrar algo cuando uno está convencido desde el principio de que no hay nada» (p. 8). En su revuelta contra el historicismo, es evidente que Cantor es un alumno aventajado de Leo Strauss.

Resulta que Shakespeare sabe más sobre Roma que muchos de los críticos historicistas. Algunos de ellos, por ejemplo, se preguntan si la República romana era una aristocracia, por el Senado, o una democracia, por el tribunado. De hecho, no era ninguna de las dos cosas, sino que era un «régimen mixto», un concepto que originó Aristóteles. «Los teóricos de la política siempre han considerado la República romana como un ejemplo de una cuarta forma de gobierno, la llamada constitución mixta o régimen mixto, que implica precisamente la mezcla de aristocracia y democracia que Shakespeare retrata en Coriolanus » (p. 9; véase también, pp. 209-10n7).

No fue sólo la noción de régimen mixto lo que Shakespeare tomó de la antigüedad clásica. La clave del análisis de las obras de Cantor es otra parte de la filosofía política clásica, la visión de que los regímenes políticos promueven y dependen de ciertos temperamentos humanos. La República se basaba en el valor marcial.

Así, la austeridad romana y la virtud marcial deben entenderse en el contexto de Roma.... Es difícil encontrar una palabra inglesa que abarque este complejo de austeridad, orgullo y servicio público que constituye la romanidad en Shakespeare, del mismo modo que la única palabra eros describe la fuerza que se manifiesta en formas tan diversas como el hambre, la sed, el deseo sexual y los «anhelos inmortales». Tal vez la mejor palabra para describir el lado de la naturaleza humana que se desarrolla en un personaje como Coriolanus es spiritedness, un término que tiene la ventaja sobre alternativas como corazón o coraje de llamar inmediatamente a la mente el espíritu público. (pp. 36-37, énfasis en el original)

Cantor subraya que en este tipo de régimen no hay separación de la Iglesia y el Estado, y mucho menos una esfera privada de «religión»; siguiendo a Fustel de Coulanges, y de nuevo a Strauss, sostiene que los dioses forman parte de las instituciones cívicas de la ciudad. «El horizonte de Roma y el horizonte del cielo son coextensivos o, dicho de otro modo, en la Roma de Shakespeare incluso los dioses están en cierto sentido incluidos en el recinto de la ciudad». Es evidente que esta aspiración a la totalidad por parte de la comunidad romana va más allá de las pretensiones del Estado moderno tal como lo concebimos» (p. 57). Cantor sugiere brillantemente que el recurso a las visiones divinas privadas en el Imperio constituye, desde el punto de vista de la concepción más antigua, un declive de la religión.

En la República, el Senado patricio era la principal expresión del espíritu, mientras que los plebeyos estaban más movidos por el eros; pero no hay que pensar que esta última clase estuviera totalmente desprovista de hombres de espíritu. Por el contrario, los plebeyos de mayor capacidad y espíritu fueron cooptados en las instituciones del régimen republicano a través del cargo de tribuno. Aunque, en apariencia, los tribunos podían vetar cualquier medida del Senado, en realidad el Senado seguía teniendo el control. El éxito de este acuerdo entre las dos clases dependía de la ocultación, y los senadores y los titulares de altos cargos, como los cónsules, tenían que «hacer el juego» a los plebeyos. Coriolano es un general de insuperables logros militares y valor, al que el Senado desea ascender a cónsul, pero su negativa a ocultar su desprecio por los plebeyos en su campaña electoral hace que el Senado lo repudie. Sus logros militares no sirven para nada, porque ha traspasado el velo del que dependen las instituciones de la República. Cantor hace esta sugerente observación. «Según Livio y Maquiavelo, la política del Senado romano era hacer que un hombre soportara el peso de la ira popular y luego sacrificarlo para apaciguar a los plebeyos» (p. 219n28). Este comentario es especialmente revelador si se considera a la luz de la obra de René Girard, que ha influido en el trabajo de Cantor posterior a Shakespeare’s Rome.

Las cosas eran muy diferentes bajo el Imperio, analizadas en Antony and Cleopatra. «Para entender por qué Antonio prefiere aparentemente una vida de amor en lugar de la política, hay que considerar cómo han cambiado los términos de su elección desde la época de la República. En el Imperio, las recompensas de la vida pública empiezan a parecer vacías, mientras que la vida privada parece ofrecer nuevas fuentes de satisfacción. El cambio con respecto a la época de la República podría resumirse convenientemente en la fórmula: el régimen imperial trabaja para desalentar el espíritu y fomentar el eros, o, expresado con mayor precisión, al eliminar la prima que la República otorga al espíritu, el Imperio libera al eros con un nuevo poder» (p. 128). Ni Antonio ni Cleopatra sacrificaron por completo la concepción más antigua por la más nueva, y Cantor expone la intrincada y compleja dialéctica entre ambos, contrastándola con la completa absorción mutua de Tristán e Isolda tal y como se representa en el libreto de Wagner (p. 177).

En Shakespeare’s Rome, Cantor nos ayuda a comprender por qué Shakespeare no sólo fue un gran escritor, sino también un gran pensador político, y eso no es poco.

Author:

Contact David Gordon

David Gordon is Senior Fellow at the Mises Institute and editor of the Mises Review.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here