Mises Wire

Home | Wire | Mises y Rothbard sobre la democracia

Mises y Rothbard sobre la democracia

  • democracy power transfer

Etiquetas Filosofía y MetodologíaTeoría Política

08/21/2020

Ludwig von Mises rechaza los argumentos estándar de la democracia. No son para él las supuestas virtudes de la deliberación pública. Para él, sólo hay un argumento para la democracia que es convincente. Dice que sólo la democracia permite un cambio pacífico de poder. Cada gobierno, piensa, se basa en el consentimiento popular. Si un número suficiente de personas encuentra que el gobierno ya no es tolerable, no podrá mantenerse en el poder. En una democracia, la gente en esta situación puede reemplazar pacíficamente el gobierno con un partido de oposición más a su gusto. Sin democracia, es probable que haya una revolución violenta, porque los que están en el poder y sus partidarios es probable que se aferren al poder, incluso si su posición es a largo plazo insostenible.

Mises pone el argumento de esta manera en el Liberalismo:

El gobierno por un puñado de personas —y los gobernantes son siempre tan minoritarios como lo son los productores de zapatos— depende del consentimiento de los gobernados, es decir, de su aceptación de la administración existente. Puede que la vean sólo como un mal menor o como un mal inevitable, pero deben ser de la opinión de que un cambio en la situación existente no tendría sentido. Pero una vez que la mayoría de los gobernados se convencen de que es necesario y posible cambiar la forma de gobierno y sustituir el antiguo régimen y el antiguo personal por un nuevo régimen y un nuevo personal, los días de los primeros están contados. La mayoría tendrá el poder de llevar a cabo sus deseos por la fuerza incluso en contra de la voluntad del antiguo régimen. A largo plazo ningún gobierno puede mantenerse en el poder si no cuenta con el respaldo de la opinión pública, es decir, si los gobernados no están convencidos de que el gobierno es bueno. La fuerza a la que recurre el gobierno para hacer que los espíritus refractarios se conformen sólo puede aplicarse con éxito mientras la mayoría no se oponga firmemente.

Hay, por lo tanto, en cada forma de política un medio para hacer que el gobierno al menos dependa en última instancia de la voluntad de los gobernados, es decir, la guerra civil, la revolución, la insurrección. Pero es justamente esta conveniencia la que el liberalismo quiere evitar. No puede haber una mejora económica duradera si el curso pacífico de los asuntos se interrumpe continuamente por las luchas internas...

Aquí es donde la función social realizada por la democracia encuentra su punto de aplicación. La democracia es la forma de constitución política que hace posible la adaptación del gobierno a los deseos de los gobernados sin luchas violentas. Si en un Estado democrático el gobierno ya no se lleva a cabo como lo haría la mayoría de la población, no es necesaria una guerra civil para poner en el cargo a quienes están dispuestos a trabajar para satisfacer a la mayoría. Mediante elecciones y acuerdos parlamentarios, el cambio de gobierno se ejecuta sin problemas y sin fricciones, violencia o derramamiento de sangre.

Hay varios puntos en los que se puede desafiar este argumento. Por ejemplo, ¿qué pasa si la mayoría de la gente se opone al gobierno, pero no hay un consenso que respalde a un grupo de oposición en particular? (No quiero decir que el partido en el poder no deje que los grupos populares de oposición se presenten. Mises cuando habla de democracia asume que las elecciones son justas). Pero incluso si el argumento puede ser cuestionado, parece tener mucho a su favor.

Murray Rothbard hace una notable objeción a este argumento que no ha recibido la atención que merece. Su libro Poder y mercado contiene una profusión de argumentos, uno tras otro, y éste ha escapado a mucha atención.

Su argumento, en resumen, es que si la democracia se supone que es un sustituto de la revolución violenta, entonces el gobierno democrático debe parecerse exactamente al gobierno que habría ganado en una revolución violenta. Es muy poco probable que esto suceda. Si es así, el argumento de Mises falla.

Rothbard explica lo que tiene en mente en este pasaje:

Además, hay otro defecto en el argumento del «cambio pacífico» de la democracia, que es una grave contradicción que se ha pasado por alto universalmente. Los que han adoptado este argumento simplemente lo han usado para dar un sello de aprobación a todas las democracias y luego han pasado rápidamente a otros asuntos. No se han dado cuenta de que el argumento del «cambio pacífico» establece un criterio de gobierno ante el cual cualquier democracia debe pasar la prueba. El argumento de que los votos deben sustituir a las balas debe ser tomado de una manera precisa: que una elección democrática dará el mismo resultado que si la mayoría hubiera tenido que luchar contra la minoría en un combate violento. En resumen, el argumento implica que los resultados de la elección son simple y precisamente un sustituto de una prueba de combate físico. Aquí tenemos un criterio para la democracia: ¿Realmente da los resultados que se habrían obtenido a través del combate civil? Si encontramos que la democracia, o una cierta forma de democracia, conduce sistemáticamente a resultados que están muy lejos de esta marca de «sustituto de las balas», entonces debemos rechazar la democracia o abandonar el argumento.

¿Cómo le va entonces a la democracia, ya sea en general o en países específicos, cuando la probamos con su propio criterio? Uno de los atributos esenciales de la democracia, como hemos visto, es que cada hombre tiene un voto. Pero el argumento del «cambio pacífico» implica que cada hombre habría contado por igual en cualquier prueba de combate. ¿Pero es esto cierto? En primer lugar, está claro que el poder físico no está distribuido equitativamente. En cualquier prueba de combate, las mujeres, los ancianos, los enfermos y los 4F saldrían muy mal parados. Por lo tanto, sobre la base del argumento del «cambio pacífico», no hay justificación alguna para dar a estos grupos físicamente débiles el voto. Por lo tanto, se prohibiría el voto a todos los ciudadanos que no pudieran pasar una prueba, no para la alfabetización (que es en gran medida irrelevante para la destreza en el combate), sino para la aptitud física. Además, sería claramente necesario dar el voto plural a todos los hombres que han sido entrenados militarmente (como soldados y policías), ya que es obvio que un grupo de combatientes altamente entrenados podría derrotar fácilmente a un grupo mucho más numeroso de aficionados igualmente robustos.

¿Podría Mises responder a este argumento? Podría haber dicho que aunque Rothbard tenga razón en que la democracia no es un perfecto sustituto de los resultados de una revolución violenta, está lo suficientemente cerca como para merecer nuestro apoyo, dados los costes de la violencia. Pero estoy seguro de que Rothbard también habría tenido una respuesta para eso. Murray tenía una increíble habilidad para contrarrestar cualquier argumento en su contra, y nunca conocí a su rival en esto.

Author:

Contact David Gordon

David Gordon is Senior Fellow at the Mises Institute and editor of the Mises Review.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire