Mises Wire

Home | Wire | Los proponentes de las vacunas forzadas quieren que pienses que la sanidad es un recurso comunitario

Los proponentes de las vacunas forzadas quieren que pienses que la sanidad es un recurso comunitario

  • vax

Etiquetas Salud

10/23/2021

Uno de los argumentos que actualmente circulan en apoyo de la obligación de vacunarse es que las personas no vacunadas causarán una carga excesiva en el sistema sanitario porque es más probable que contraigan el covid-19 y ocupen camas de hospital que podrían utilizarse para otras personas. Presumiblemente, por «otras personas» se refieren a las que se vacunaron como se les dijo.

Este sentimiento parece estar detrás de declaraciones como la de un reciente artículo de opinión del Washington Post de que «los no vacunados están matando a la gente de una manera que probablemente nunca imaginaron». También parece estar detrás de la decisión de unos setenta y cinco médicos de Florida de realizar un «paro simbólico» para «protestar por el aumento de pacientes no vacunados de COVID-19». Si se echa un vistazo a cualquier plataforma de medios sociales, es probable que aparezca más de esta narrativa de que las personas no vacunadas van a paralizar el sistema de salud americano.

Esta narrativa está siendo utilizada por los partidarios de los mandatos de vacunación para pintar a cualquiera que se niegue a alinearse con sus deseos en cuanto a la vacunación no sólo como peligroso, sino como inmoral.

La suposición implícita de que la sanidad es un recurso comunitario

Los que se oponen a los mandatos parecen tener el sólido argumento de que, si las vacunas funcionan, los vacunados no deberían tener necesidad de obligar a otros a vacunarse también. Las cargas de no estar vacunado recaerán sobre los hombros de los no vacunados, por lo que no existe ninguna justificación para exigirles que hagan algo diferente.

En respuesta, muchos de los que pretenden imponer la obligatoriedad de las vacunas han adoptado el argumento de que los no vacunados seguirán perjudicando a la sociedad simplemente al someter al sistema sanitario a una presión indebida cuando inevitablemente enfermen en masa. Este grupo afirma que no vacunarse representa un agotamiento innecesario de los escasos recursos sanitarios y, por tanto, es una opción poco ética.

Incluso si fuera cierto, y hay razones para ser escépticos al respecto, se trata de un argumento meramente utilitario, pero de alguna manera ha logrado transformarse en uno moral a los ojos de muchas personas. ¿Cómo ha sucedido esto?

Normalmente no consideramos que alguien que compra un servicio perjudique a los demás sólo porque deje un poco menos de él para los demás, ya que toda actividad humana sería poco ética según ese criterio. La mayoría de la gente sólo vería esto como poco ético si implicara el consumo de recursos que pertenecen a otra persona. Por esta razón, para considerar que el acto de no vacunarse no es ético, los recursos sanitarios deben considerarse como un bien comunitario, es decir, como recursos que pertenecen a la sociedad colectivamente y no a los individuos que los producen o compran. Los individuos que enferman no se limitan a comprar medicamentos, sino que consumen medicamentos que pertenecen a todos los demás.

Que nuestras élites políticas ya mantienen algo parecido a esta actitud colectiva respecto a la sanidad no es ningún secreto, ya que el presidente de EEUU ha regañado recientemente que «nuestra paciencia se está agotando» con los no vacunados y sus opciones médicas personales.

Las actitudes comunitarias hacia la sanidad fomentan falsas afirmaciones morales sobre su uso

Si se consigue habituar al ciudadano medio a adoptar esta actitud comunitaria respecto a los recursos sanitarios, se puede esgrimir como garrote moral contra todo aquel que disienta de los mandatos de los dirigentes de la comunidad. Esta supuesta propiedad colectiva de los recursos sanitarios implica el derecho de la sociedad a controlar el uso que los individuos hacen de esos recursos. Aquellos que se encuentren malgastando los recursos de la comunidad deben ser despreciados como sus enemigos.

La intensidad de la emoción en torno al tema de la asistencia sanitaria durante una pandemia sólo puede impulsar esta tendencia. Los miembros de la sociedad, presos del pánico, pueden convencerse más fácilmente de que los demás están moralmente obligados a preservar esos recursos sanitarios comunes a expensas de cualquier otra consideración.

Así, los miembros de la sociedad llegan a vilipendiar el simple acto de un individuo de considerar alternativas y sopesar los costes y beneficios para sí mismo. No es aceptable que una persona utilice su propio juicio para determinar qué curso de acción será en su propio interés; se le exige que ceda al juicio colectivo y adopte cualquier intervención médica que la sociedad considere mejor, no lo que la sociedad considere mejor para su salud personal, sino lo que considere mejor para la sociedad en su conjunto.

El principal problema de esta caracterización es que no es cierto que la sanidad sea un «recurso comunitario» en este sentido. Los recursos sanitarios son simplemente aquellos materiales y servicios médicos que los individuos están dispuestos a proporcionar a los compradores que están dispuestos a pagar por ellos (a pesar de los programas estatales artificiales como Medicare).

Miles de individuos toman decisiones sanitarias y compran servicios médicos por sí mismos como éste cada día. Pero el ciudadano medio no ve a cada individuo haciendo estas cosas por sí mismo. Sólo ve el efecto neto de esas miles de acciones que se suceden día tras día y que dan lugar al «sistema sanitario» que conocemos. El hecho de que este conjunto de acciones individuales interconectadas se confunda en la mente de muchos como una entidad colectiva es algo parecido a un engaño de masas.

Ludwig von Mises trató la idea de los sistemas sociales colectivos con gran habilidad en Socialismo: un análisis económico y sociológico. Mises abordó la larga historia del pensamiento intelectual en la que se asumía que algún propósito externo imbuía a la sociedad de algo parecido a una personalidad propia. Pero los primeros pensadores eran ingenuos ante el hecho de que la existencia de sociedades interconectadas sólo es posible una vez que los individuos comienzan a participar en una división del trabajo. Es esta acción de los individuos, explicable enteramente por sus deseos de servir a sus propios fines individuales, la responsable del avance de las sociedades. Mises dice que «el pensador primitivo siempre ve las cosas como si hubieran sido organizadas desde fuera, nunca como si hubieran crecido por sí mismas, orgánicamente» (p. 296).

En cambio, Mises enseña que la sociedad es el resultado de muchos individuos que actúan de forma independiente y voluntaria por sus propios intereses. Por tanto, la cooperación es necesaria, no por la fuerza, sino porque esta cooperación es el medio por el que un hombre puede hacer que otro haga algo voluntariamente que le beneficie. «La sociedad sólo existe cuando la voluntad se convierte en una co-disposición y la acción en una coacción. Esforzarse conjuntamente hacia objetivos que los individuos solos no podrían alcanzar en absoluto, o no con igual eficacia, eso es la sociedad». (p. 297)

La visión colectiva se opone a esta forma de entender la sociedad:

El movimiento colectivista de hoy en día deriva su fuerza no de una carencia interior del pensamiento científico moderno, sino de la voluntad política de una época que anhela el Romanticismo y el Misticismo. Los movimientos espirituales son revueltas del pensamiento contra la inercia, de los pocos contra los muchos; de los que por su fuerza de espíritu son más fuertes solos contra los que sólo pueden expresarse en la masa y en el populacho, y que sólo son significativos porque son numerosos. El colectivismo es lo contrario de todo esto, el arma de los que quieren matar la mente y el pensamiento. (p. 64)

Casi cien años después de este escrito, los elementos colectivistas de nuestras sociedades parecen aún más deseosos de aplastar la mente y el pensamiento que antes. Hoy en día, la amenaza de la condena moral para cualquiera que se atreva a cuestionar sus directivas sobre la vacunación es sólo un instrumento más que han adaptado para este propósito.

Author:

Robert Zumwalt

Robert Zumwalt is an attorney with undergraduate degrees in economics and political science.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here