Mises Wire

Home | Wire | Los milénials ricos traman el fin de la civilización

Los milénials ricos traman el fin de la civilización

  • millennial

Etiquetas CapitalismoMedios y cultura

12/22/2020

El New York Times se las arregló para encontrar algunos jóvenes cuyas cucharas de plata les dan un sabor agrio en la boca. Al oírlos hablar, su buena suerte los está enfermando.

«Quiero construir un mundo en el que alguien como yo, un joven que controla decenas de millones de dólares, sea imposible», dijo Sam Jacobs, de 25 años, al Times. Jacobs se fue a la universidad como un joven normal y regresó como un socialista. De repente, la «riqueza extrema y plutocrática» de su familia se convirtió en una carga demasiado pesada para él.

«Quiere poner su herencia al servicio del fin del capitalismo», Zoë Beery escribió para el NYT, «y con ello quiere decir que usa su dinero para deshacer los sistemas que acumulan dinero para los de arriba, y que han jugado un gran papel en la ampliación de la desigualdad económica y racial».

Vaya, eso es un poco de autodesprecio. Si Ludwig von Mises pudiera aconsejar al joven Jacobs, cuyo abuelo fundó Qualcomm y que va a heredar 100 millones de dólares. En su libro Problemas epistemológicos de la economía, Mises escribió: «A través de todos los cambios en el sistema de estratificación social imperante, los filósofos morales siguieron aferrándose a la idea fundamental de la doctrina de Cicerón de que hacer dinero es degradante».

Beery escribe que la riqueza se concentra en los paréntesis superiores y «Los milénials serán los receptores del mayor cambio generacional de activos en la historia americana».

Eso no parece un pensamiento preocupante; sin embargo, lo es para Rachel Gelman, una treintañera de Oakland, California, que describió su política a Beery como «anticapitalista, antiimperialista y abolicionista».

«Mi dinero es en su mayoría acciones, lo que significa que proviene de pagar mal y subestimar a la gente de la clase trabajadora, y eso es imposible de desconectar de los legados económicos del genocidio y la esclavitud indígenas», dijo la culpable Gelman. «Una vez que me di cuenta de eso, no podía imaginarme hacer nada con mi riqueza además de redistribuirla a estas comunidades.»

Mises lo vio de forma diferente. «La riqueza de los ricos no es la causa de la pobreza de nadie; el proceso que hace a algunas personas ricas es, por el contrario, el corolario del proceso que mejora la satisfacción de los deseos de muchas personas. Los empresarios, los capitalistas y los tecnólogos prosperan en la medida en que logran abastecer mejor a los consumidores», escribió en La mentalidad anticapitalista.

Elizabeth Baldwin es una socialista democrática de 34 años de edad de Cambridge, Massachusetts, que fue adoptada de la India por una familia blanca cuando era bebé. Ahora, gracias a sus padres adoptivos, es rica, con una cartera de acciones que contiene acciones de Coca-Cola y Exxon-Mobil.

Pero, odia la idea de tener su riqueza atada en acciones de corporaciones multinacionales y en su lugar «preferiría poner mi dinero en una comunidad a la que se le han negado recursos económicos y que perturba el sistema».

Está dirigiendo sus fondos hacia lo que ella y otros milénials ricos describen como «economía solidaria». Su compañera de viaje y socialista democrática, Emma Thomas, de 29 años, describió que ahora está invirtiendo en «una economía que tiene que ver con el intercambio y la atención de las necesidades, que es cooperativa y sostenible, y que no exige un crecimiento desenfrenado».

«En algún momento, estos números en una pantalla son imaginarios», dijo Thomas al Times. «Pero lo que no es imaginario es si tienes refugio, comida y una comunidad. Esos son los verdaderos beneficios».

¿De dónde vienen estas ideas? De la facultad de la universidad, por supuesto. Richard D. Wolff, marxista y profesor emérito de economía de la Universidad de Massachusetts Amherst, dijo que ha estado argumentando profesionalmente en contra de los puntos de venta del capitalismo desde que comenzó su carrera docente, en 1967, pero que sus estudiantes milénials «están más abiertos a escuchar ese mensaje de lo que nunca lo estuvieron sus padres».

Sólo podemos agradecer a Dios que los padres de estos jóvenes creyeran en servir a los clientes y ahorrar su riqueza. Esta riqueza no fue creada de manera nefasta. Como Murray Rothbard explicó, «En el libre mercado, es un hecho feliz que la maximización de la riqueza de una persona o grupo redunda en beneficio de todos.»

Lo que estos milénials están tramando no debe ser ignorado. Como Mises escribió en su libro Liberalismo, «La civilización moderna no perecerá a menos que lo haga por su propio acto de autodestrucción».

Author:

Doug French

Douglas French is former president of the Mises Institute, author of Early Speculative Bubbles & Increases in the Money Supply, and author of Walk Away: The Rise and Fall of the Home-Ownership Myth. He received his master's degree in economics from UNLV, studying under both Professor Murray Rothbard and Professor Hans-Hermann Hoppe.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire