Mises Wire

Home | Wire | Las expropiaciones: ¿realmente quienes se resisten son un problema?

Las expropiaciones: ¿realmente quienes se resisten son un problema?

  • phil
0 Views

03/27/2020

Las expropiaciones dan al gobierno el poder de tomar la propiedad privada para uso público. El argumento popular de que esta interferencia con la propiedad privada es necesaria va así: No podemos medir la utilidad subjetiva, pero podemos tomar los incrementos de riqueza como un aproximado de los incrementos de utilidad. (Esta suposición es errónea, pero no entraré en eso aquí) Supongamos, en esta suposición, que algún proyecto público agregue una gran cantidad de riqueza a la economía. Desafortunadamente, alguien posee una pequeña parcela de tierra necesaria para poner el proyecto en marcha. A menudo, una ancianita que se niega a vender su casa, impidiendo que se construya una carretera, se da como ejemplo del problema.

Puede que se incline a descartar este argumento inmediatamente. ¿No sería injusto para la anciana quitarle su casa, para que la riqueza total aumente? Pero los partidarios del argumento tienen una respuesta. Dicen: «¿No podemos darle a la anciana suficiente dinero para que esté tan bien como antes? Entonces, la economía está mejor y ella no está peor».

Nunca he encontrado este argumento persuasivo. Creo que sufre de un defecto crucial. Antes de explicar cuál es ese defecto, veamos una declaración del argumento del distinguido erudito legal liberal clásico Richard Epstein. En su libro Simple Rules for a Complex World (Harvard, 1995), dice: «A menudo, el gobierno necesita obtener recursos materiales de los individuos para prestar servicios al público en general...  Los problemas de retención y coordinación impiden que se llegue a una solución consensuada para ciertos activos clave, como parcelas específicas de tierra necesarias para la construcción de un fuerte o una carretera pública. Este problema se resuelve mejor con la toma por parte del gobierno con el pago de una compensación justa. Idealmente, el ciudadano individual queda indiferente a la pérdida».

¿Cuál es el fallo crucial del argumento? Al principio se podría pensar que es el hecho de no tener en cuenta el valor no monetario de su casa para la anciana. Y si tiene un gran valor sentimental para ella; tal vez es la casa en la que ha vivido toda su vida. ¿O si la propiedad tomada es un santuario religioso? Ofrecer una compensación basada sólo en el valor de la propiedad parece injusto.

Es un punto excelente, pero no es en el que quiero concentrarme aquí. El argumento sigue siendo erróneo, incluso si no se tiene en cuenta este tipo de valor. Incluso si la propietaria no le da ningún valor sentimental o religioso a su casa, pero ve la adquisición de una manera estrictamente de dólares y centavos, hay un problema que involucra la compensación que se ofrece.

El problema es este: cuando se dice que la propietaria tiene que estar tan bien como antes, algo importante está siendo ignorado. La propiedad es ahora mucho más valiosa que antes de que el proyecto de construcción de un puente entrara en escena. Por hipótesis, el puente añade inmensamente a la riqueza de la economía. Si el gobierno tuviera que comprar la tierra al propietario para construir la carretera, tendría que ofrecer mucho más que el valor de la propiedad, dejando el puente fuera de la cuenta. En resumen, el propietario podría «abstenerse» para captar una parte sustancial de la ganancia económica del proyecto.

Los partidarios de la expropiación tienen una respuesta obvia a este punto. ¿No se está aprovechando injustamente el propietario al resistirse? ¿No se necesita algún tipo de acción para evitar que el propietario se aproveche de la situación?

Antes de responder a esto, un punto de aclaración es esencial. Desde la perspectiva de los rothbardianos, todo el asunto se disuelve de una vez. Si tienes derecho a cierta propiedad, entonces no te la pueden quitar y eso es todo. Los derechos no pueden serte quitados porque la riqueza total subiría si así fuera. Los lectores no se sorprenderán de que este sea mi propio punto de vista, pero aquí estoy considerando el argumento sólo en sus propios términos.

Los que no aceptan los derechos de propiedad absolutos pueden decir que el caso es el de la persona que exige a una víctima de la sed en el desierto una cuota de un millón de dólares por un trago de agua. ¿No es alguien que lo hace aprovechándose de la desgracia de la víctima de una manera moralmente inaceptable? (De nuevo, no estoy cuestionando si tiene derecho a actuar así.)

Pero el caso de la retención no es como este ejemplo. El propietario está llevando a cabo una negociación estratégica. No se está aprovechando de la desgracia de nadie, salvo de la «desgracia» de que los que se beneficiarían económicamente del puente tendrán que pagar más dinero y terminarán con menos ganancia neta.

Pero supongamos que no estás de acuerdo conmigo en esto. ¿Y si crees que sería injusto para el propietario captar casi toda la ganancia económica del puente? De ello no se desprende que se le pueda privar de ninguna ganancia en absoluto. ¿Por qué toda la ganancia del puente debe ir a los que inician el proyecto y ninguna al propietario? ¿No tiene derecho a algo más que a que le devuelvan su nivel de bienestar anterior?

Prácticamente nadie encuentra mi punto de vista persuasivo, pero, con razón o sin ella, eso no suele ser suficiente para hacerme callar. Si es así en este caso, dejaré que mis lectores juzguen.

Author:

Contact David Gordon

David Gordon is Senior Fellow at the Mises Institute, and editor of The Mises Review.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire