Mises Wire

Home | Wire | El proceso de mercado no es un problema de conocimiento

El proceso de mercado no es un problema de conocimiento

  • book with lightbulb

Etiquetas HayekCálculo y ConocimientoPreciosTeoría de la Producción

06/05/2023

El ensayo de Friedrich Hayek «El uso del conocimiento en la sociedad», publicado en 1945 en la prestigiosa revista American Economic Review, suele considerarse una importante contribución a la economía. Con razón, porque aporta «carne» importante al «esqueleto» de la teoría de los precios. Sin embargo, los economistas austriacos a menudo exageran su importancia de forma que corren el riesgo de socavar la teoría económica austriaca.

Entre las exageraciones destaca la afirmación de que Hayek demostró en su ensayo que el sistema de mercado ofrece la solución al problema del conocimiento a través de los precios. Concretamente, cómo los precios agregan y ponen a disposición información relevante sobre las particularidades del tiempo y el espacio. El papel de los empresarios consiste entonces en ajustar sus empresas de producción a los cambios de precios. Esta es, pues, la maravilla del mercado, tal y como la definió Hayek: que la producción empresarial responde a los cambios sin necesidad de conocer los detalles de dichos cambios.

Aunque el ensayo funciona bien como crítica del supuesto de la «información perfecta» en la economía dominante, que era posiblemente el propósito de Hayek al escribirlo, una lectura misesiana deja claro que el argumento es, en el mejor de los casos, incompleto. El razonamiento de Hayek simplifica en gran medida el argumento del cálculo económico, degrada el emprendimiento a la acción reactiva y malinterpreta los precios de los factores como portadores de información sobre el pasado. Aunque se enumeran aquí como errores separados, equivalen a un único problema central: un malentendido o una tergiversación del proceso de mercado.

El cálculo económico es un proceso

El argumento misesiano del cálculo económico suele malinterpretarse como la incapacidad de cualquier economía para asignar racionalmente los recursos sin precios. Los socialistas de mercado, como Fred Taylor y Oskar Lange, cometieron este error. Por lo tanto, como solución, los socialistas de mercado ofrecieron un esquema en el que el socialismo podría salvarse teniendo una lista central de precios que los burócratas de la junta de planificación central actualizarían a medida que se observaran escaseces y excedentes. Hay varios problemas prácticos con este intento de solución, pero el problema central es teórico: no reconoce que el problema no es la incapacidad de agregar conocimientos dispersos, sino la incapacidad de hacer frente a la incertidumbre del futuro.

Según Ludwig von Mises, el problema del cálculo económico no es una mera cuestión de recopilación y tratamiento de la información, sino la de hacer frente a un futuro incierto en términos de valor. Las inversiones en la producción actual se realizan necesariamente sin saber si los consumidores valorarán los bienes y servicios producidos y en qué medida. La cuestión no es la eficiencia en la producción de bienes específicos en el presente (que es el papel de la gestión), sino cómo decidir qué inversiones deben hacerse dadas las valoraciones futuras desconocidas. En otras palabras, los precios actuales de los factores no pueden representar información sobre el pasado.

Los precios son precios futuros

Los precios de los factores tampoco pueden representar información sobre el estado actual del mercado porque la producción en curso no está destinada a satisfacer deseos que ya se tienen, sino deseos que los consumidores tendrán en el futuro. Los precios de los factores también incorporan juicios empresariales sobre qué producciones son posibles. Podemos observarlo fácilmente cuando se establecen nuevas normativas que no afectan a la producción actual, pero que tendrán efectos en el futuro. Por ejemplo, una prohibición de los automóviles de gasolina muchos años en el futuro haría que los precios de los factores utilizados en la fabricación de automóviles de gasolina bajaran, mientras que los precios de los factores utilizados en la producción de bienes sustitutivos subirían. Este no debería ser el caso si los precios representan el presente. En cambio, debería ser obvio que los precios representan expectativas sobre el futuro.

El papel de los empresarios

El empresario está en el centro del argumento del cálculo económico de Mises. No se trata simplemente de ajustar la producción a la nueva información, si ésta puede agregarse y comunicarse fácilmente, sino de un proceso de determinación de precios. En los mercados, los empresarios que buscan beneficiarse de la incertidumbre de los futuros estados del mercado determinan los precios de los factores. Como dice Mises en Human Action «Los empresarios, deseosos de obtener beneficios, aparecen como postores en una subasta, por así decirlo, en la que los propietarios de los factores de producción ponen a la venta tierra, bienes de capital y mano de obra.»

¿En qué se basan las ofertas competitivas de los empresarios por los factores? La base es el valor estimado de los bienes que pretenden poner a disposición de los consumidores (descontado utilizando su tasa de preferencia temporal). En otras palabras, un empresario que prevea producir bienes de gran valor para muchos consumidores podrá superar en la puja a los empresarios que estimen que sus producciones serán de menor valor o de valor para menos consumidores. Los ingresos futuros estimados (ajustados en función de los rendimientos exigidos y las tasas de preferencia temporal de los empresarios) determinan los precios que pueden ofrecer y ofrecerán por los factores en el presente.

Este proceso de licitación elimina a los empresarios cuyas producciones se consideran de valor insuficiente. Este proceso también dirige los recursos hacia manos más capaces. Sin embargo, también determina los precios de los factores en el presente, basándose en la valoración colectiva de los empresarios del valor futuro de la producción actual. Esta cuestión falta en el debate de Hayek. También es lo que falta en los intentos de solución de los socialistas de mercado al problema de cálculo de Mises.

El argumento incompleto de Hayek

Como dice Hayek en su famoso ensayo:

Un orden económico racional viene determinado precisamente por el hecho de que el conocimiento de las circunstancias de las que debemos hacer uso nunca existe de forma concentrada o integrada, sino únicamente como los fragmentos dispersos de conocimientos incompletos y a menudo contradictorios que poseen todos los individuos por separado. El problema económico de la sociedad no es, por tanto, un mero problema de cómo asignar recursos «dados», si por «dados» se entiende dados a una mente única que resuelve deliberadamente el problema planteado por esos «datos». Es más bien un problema de cómo asegurar el mejor uso de los recursos conocidos por cualquiera de los miembros de la sociedad, para fines cuya importancia relativa sólo conocen estos individuos. O, para decirlo brevemente, es un problema de utilización de conocimientos que no le son dados a nadie en su totalidad.

Leído como una crítica a la hipótesis de la «información perfecta» en la economía dominante, el argumento de Hayek señala un importante problema con la forma en que se (mal)entiende la información. No es perfecta, sino imperfecta y asimétrica, siempre incompleta y dispersa.

Sin embargo, leyendo el ensayo desde una perspectiva misesiana, Hayek no sólo dirige la atención del lector hacia una cuestión relativamente poco importante, sino que, en efecto, tergiversa el problema del cálculo y, por tanto, el proceso de mercado.

Author:

Contact Per Bylund

Per Bylund, PhD, is a Senior Fellow of the Mises Institute and Associate Professor of Entrepreneurship and Johnny D. Pope Chair in the School of Entrepreneurship in the Spears School of Business at Oklahoma State University, and an Associate Fellow of the Ratio Institute in Stockholm. He has previously held faculty positions at Baylor University and the University of Missouri. Dr. Bylund has published research in top journals in both entrepreneurship and management as well as in both the Quarterly Journal of Austrian Economics and the Review of Austrian Economics. He is the author of three full-length books: How to Think about the Economy: A Primer, The Seen, the Unseen, and the Unrealized: How Regulations Affect our Everyday Lives, and The Problem of Production: A New Theory of the Firm. He has edited The Modern Guide to Austrian Economics and The Next Generation of Austrian Economics: Essays In Honor of Joseph T. Salerno

Do you want to write on this topic?
Check out our submission Guidelines
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Adobe Stock